Cómo lidiar con alguien que siempre llega tarde

¿Tienes un amigo o un familiar que siempre llega tarde? ¿Alguna vez te has preguntado si eres tú quien debe relajarse o si es la otra persona quien debe cambiar? En la mayoría de casos, es una combinación de ambas cosas. Primero, reduce tus expectativas y luego encárgate del Señor o la Señora Tardanza. Con un poco de suerte, ¡podrás llegar a un acuerdo que contente a ambas partes!

Reduce tus expectativas

  1. No le creas cuando dice que llegará a tiempo. En otras palabras, no te hagas falsas esperanzas. No esperes que alguien que siempre llega tarde repentinamente se aparezca temprano. Si tienes un amigo o un familiar que ha llegado tarde por 27 años, es muy probable que no vaya a cambiar, incluso si promete que lo hará. Alguien con tardanza crónica, probablemente sea así siempre, a menos que se dé una situación extrema, ¡a la que seguro llega tarde también!
  2. Intenta comprender por qué llega tarde siempre. Es probable que no sea por egoísmo ni simplemente porque puede. Quizás no tenga la habilidad de calcular el tiempo que tardará, que tenga una vida caótica o que sea caprichoso por naturaleza. Cuando encuentras la causa tras el síntoma, es fácil no enojarse.
    • También considera su proveniencia. Cuando algunas culturas dicen 6 p.m., quieren decir 6 p.m., mientras que otros dicen 6 p.m. cuando en realidad quieren decir Aparece entre las 7 y las 11 si, ya sabes, tienes ganas.
  3. Comprueba si puedes relajarte un poco. Sí, es posible que sea su problema, pero, ¿de qué manera puedes cambiarlo? Quizás puedes ser más tolerante con tu amigo. Haz un pacto contigo mismo para enojarte solo si se retrasa más de 20 minutos. Si es menos, se salvó. No es lo mejor, pero te ahorra la angustia.
    • Cuando "sabes" que va a llegar tarde, también es tu culpa. ¿Por qué te enojas por algo garantizado?
  4. Ajusta tus expectativas y tu comportamiento. Si no esperas que llegue a tiempo, no te decepcionarás tanto si no lo hace. Además, si esperas que llegue tarde, ¡también puedes llegar tarde!
    • Además, si por algún motivo el universo se detiene y llega a tiempo la única vez que llegas tarde, dile que es una cucharada de su propia medicina. ¿Le gusta que malgasten su tiempo? Es probable que no.
  5. Dile que llegue antes que el resto. Si la fiesta comienza a los 9 p.m., dile al tardón crónico que comienza a las 8:30. Cabe repetir que probablemente estés haciéndole un favor. ¡No eres el único irritado!
    • Esto solo funciona hasta que se dé cuenta del truco. Cuando lo haga, ¡quizás sea hora de discutirlo!
  6. Lleva cosas que te mantengan ocupados. Te enojarás peor con tu amigo cuando llegue tarde si lo único que puedes hacer es dar vueltas mientras esperas. Lleva un libro o papel y lápiz contigo para mantenerte ocupado. El tiempo volará y quizás ni te des cuenta de que llegó tarde.
    • Considéralo una recompensa dentro de lo posible. Tienes 15 minutos adicionales para terminar el libro que habías aparcado. ¡Genial! ¡Un poco de tiempo extra!

Lidia con alguien no muy puntual

  1. Determina si es algo personal. ¿Tu amigo solo llega tarde cuando se encuentra contigo? Considera si es un tardón crónico o si se trata de una grosería dirigida específicamente hacia ti. Adapta la comunicación con esa persona según esto. Es menos aceptable gritarle a alguien por llegar tarde a tu fiesta de cumpleaños si llega tarde a todas las fiestas de cumpleaños a las que asiste.
  2. Infórmale de tu límite. No hay nada malo con decirle a tu amigo educadamente que si no llega a cierta hora te irás sin él. Es perfectamente razonable, maduro e inofensivo. Si tu amigo de verdad quiere participar en la actividad contigo, se asegurará de llegar a tiempo.
    • En algunos casos, tendrás que irte luego de 20 minutos. Se sentirá mal y perderás tiempo, pero con suerte dejarás clara tu posición. La próxima vez que te pida hacer algo, dile que no piensas alistarte, ir y esperar solo para regresar a casa. Sé firme, pero racional. ¡Tu tiempo vale!
      • Es una razón para que esa persona vaya a ti. Esperar cómodamente es mucho mejor.
  3. Abre los ojos. Tu tiempo es importante. Cuando tu amigo llega tarde, es una indicación clara de lo poco que te respeta. ¡Díselo! Reduce tu productividad, es grosero y, por sobre todo, es completamente innecesario. Luego de la charla, sé directo y pregúntale si llegará tarde la próxima vez que tengan planes. ¿Te oyó fuerte y claro?
    • Hay maneras de señalar las cosas que te molestan de tu amigo sin lastimarlo. Mantén el tono de tu voz y tus palabras neutrales. Habla en primera persona y sonríe.
  4. Dale la oportunidad de decirte algo que le moleste de ti. Si te molesta que llegue tarde siempre, es probable que haya algo que tú hagas que lo moleste de igual manera. Sé justo y deja que te critique también. Esto equilibra el campo de juego y los ayuda a negociar.
  5. No le des responsabilidades. Nunca dejes que el tardón sea responsable del transporte ni de llevar los boletos a la ópera. Una situación ya irritante puede volverse peor si el chico con el pastel de cumpleaños está tardando y no contesta el teléfono.
    • Si pide ser responsable de algo, ¡sé honesto! Debe mejorar su comportamiento si quiere ser parte de la acción.
  6. Ofrécele un incentivo. Si tienes un grupo de amigos que se reúne todo el tiempo y excluir a una persona por llegar siempre tarde no es una opción, sé creativo. Inventa algo como "quien llegue tarde paga la cuenta". Si todo el grupo está de acuerdo, ¡puede ser un incentivo para cambiar!

Consejos

  • Usa la oportunidad para crecer. Quizás siempre te has estresado por llegar a tiempo. Date cuenta de que no es necesario. Llegar muy tarde o muy estresado es igual de desagradable.
  • Pon el ejemplo. No sermonees a tu amigo sobre lo mucho que odias sus tardanzas si vas a llegar tarde la próxima vez que vayan por unos tragos. En su lugar, llega siempre temprano y gánate su respeto.
  • Sé comprensivo. Por lo general, la gente no llega tarde a propósito. Es probable que tu amigo sepa que tiene un problema y que te molesta.
  • Velo como una oportunidad para tomarte tu tiempo. ¿No es agradable salir sin prisa de casa para encontrarte con alguien? Considera las ventajas de tener un amigo que llega tarde: tú también puedes llegar tarde. Toma un café, mira las noticias, envía esos correos electrónicos de último minuto o date unos momentos para ti.
  • Haz que su reloj avance más rápido. Bien, puede ser un poco pillo, pero si te sientes lo suficientemente cómodo con esa persona puedes intentarlo. Oye, probablemente le hagas un favor.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página