Cómo asar un ají en estufa de gas

Una vez que los pimientos de asan, su sabor adquiere unos matices ahumados que añaden un gran sabor a los platos. Pueden ser un gran ingrediente en ensaladas, salsas y muchas otras recetas.   Existe una gran variedad de métodos para asar pimientos, desde el horno a la parrilla pasando por un hornillo de gas. Un horno o parrilla probablemente es más efectivo para asar pimientos. Sin embargo, en este artículo, nos centraremos en el hornillo de gas y asaremos los pimientos verdes de la variedad Anaheim.

Pasos

  1. Corta ¾ del tallo de casa pimiento e inserta un palo de madera (no de plástico) a través del tallo, hasta que atraviese el pimiento completamente. El palo servirá para girar el pimiento y retirar del fuego una vez que hayas terminado de asarlos. También puedes olvidarte de los palillos y usar unas pinzas.
  2. Enciende el fuego del hornillo a medio-alto. Necesitas una llama grande para conseguir asar lo más rápidamente posible y que se tueste lo suficiente. Las temperaturas más bajas requieren más gas y tiempo para asar los pimientos. Quizá quieras cubrir con aluminio la tapa del hornillo antes de encender el fuego, ya que puede ensuciarse.
  3. Coloca los pimientos sobre la rejilla, asegurándote de que están cerca de la llama.
  4. Deja los pimientos sobre la llama, vigilando continuamente y pendiente de los crujidos que indican que la piel se está rajando y que los pimientos se están asando.
  5. Gira todos los pimientos una vez que la piel se haya tostado por un lado. Debes girarlos hasta que toda la piel esté tostada y crujiente. No te preocupes por la piel quemada, la carne de debajo estará perfectamente.
  6. Retira los pimientos del fuego una vez que estén completamente tostados. Hay muchas formas para proceder a enfriar los pimientos.
    • Pon los pimientos en una bolsa de papel y ciérrala. El vapor ayudará a retirar las pieles. También puedes colocarlos en un bol y cubrirlos con papel film, o sellarlos en una bolsa para el congelador, o ponerlos en una cacerola con la tapa.
    • También puedes sumergirlos en agua helada. Esto parará el proceso de cocinado y facilitará la retirada de las pieles. Este método, sin embargo, resta sabor a los pimientos.
  7. Frota los pimientos entre tus manos, o retira la piel con los dedos. Una vez que estén pelados, coloca los pimientos en una tabla de cortar.
  8. Retira la parte superior de cada pimiento y corta un lado, dejando abierta el interior. Elimina las semillas y la membrana blanca. Esto también puede hacerse con la mano bajo el chorro de agua.
  9.  

Consejos

  • Lava bien los pimientos antes de asar. Pueden contener químicos o residuos orgánicos.
  • Todos los tipos de pimientos pueden servir para asar. Los pimientos rojos, los chiles y los jalapeños se encuentran entre los pimientos que se utilizan para asar más comúnmente.
  • Hunde los palillos de madera en agua caliente durante 10 minutos antes de colocar los pimientos en el hornillo. Esto evitará que se quemen y se rompan durante el proceso.
  • No pasa nada si se quedan algunos trocitos de piel quemada en los pimientos. Esto añadirá incluso más sabor.
  • Si no tienes guantes, puedes usar papel multiuso para retirar las pieles. Esto funciona especialmente bien si los pimientos están muy calientes, o si son muy picantes.
  • Lavarse las manos con jabón líquido y sal, o zumo de limón, ayuda a librarse del olor y del picante en tus manos y dedos.
  • Lavarse las manos con una mezcla de aceite y jabón antes de usar el agua puede reducir el picante bastante. Esto es debido a que las partes picantes de las plantas de los chiles no se disuelven en agua.
  •  

Advertencias

  • Si vas a asar pimiento picantes, debes tomar algunas preocupaciones.
    • El humo puede irritarte los ojos, la nariz y los pulmones, así que quizás quieras ponerte unas gafas o una máscara.
    • Ponte guantes. Una vez que el aceite caliente te cae en la piel, no hay mucho que se pueda hacer para librarte del dolor de las quemaduras. Sólo el tiempo (12-24 horas, dependiendo de la fuerza del aceite) permitirán calmarlo. Al menos usa guantes para quitar las semillas, pero si no tienes unos a mano, asegúrate de lavarte las manos antes de tocar nada, especialmente los ojos.
    • También asegúrate de que la cocina está bien ventilada para que los humos puedan salir.
  • Puede que te hagas adicto al aroma que producen los chiles asados. Si es así, probablemente gastarás más dinero del necesario sólo por experimentar el aroma una y otra vez.
  • Mantente alerta si estás usando palillos de madera, ya que pueden prenderse y provocar un incendio.
  • ASEGÚRATE DE NO TOCARTE LOS OJOS después de haber pelado pimientos picantes. Podría causarte una irritación.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página