Cómo decidir si un siamés es el gato adecuado para ti

El gato siamés es una raza rara y única que ha sobrevivido durante más de 10 siglos. En Tailandia, eran sagrados y solían ser los guardianes del templo. Muchas personas sueñan con tener un gato siamés debido a sus ojos encantadores, su apariencia impresionante y su elegancia. También es una raza muy inteligente a la que no le gusta ser ignorada y tiene fama de ser no solo muy ruidosa sino también muy exigente. Antes de que decidas tener un siamés, tómate el tiempo de aprender más sobre la raza y considera si es o no el tipo adecuado de mascota para ti.

Considerar tener un gato siamés

  1. Aprende sobre las características positivas de los gatos siameses. Existen muchas razones buenas para tener un gato siamés. Aprende todo sobre las cosas geniales que esta raza tiene para ofrecer cuando consideres si un siamés es o no el adecuado para ti.
    • A los gatos siameses se les conoce por ser gatos muy cariñosos. Les encanta sentarse en tu regazo e incluso se subirán a la cama contigo por la noche.
    • Los gatos siameses son muy hermosos. Los hay de muchas variaciones diferentes de color y tienen unos ojos azules hermosos. Los colores más comunes son el "seal point" (marrón oscuro), el "chocolate point" (marrón claro), el "blue point" (gris oscuro) y el "lilac point" (gris claro).
    • No requieren que los cepillen mucho. Su pelo es muy corto y aunque lo mudan no es tan notorio como en otras razas.
    • Son vigorosos y les encanta jugar.
    • A menudo son buenos con los niños. Incluso pueden ser más tolerantes con la gente joven que con los adultos. Por supuesto, siempre debes supervisar a los niños pequeños con mascotas para garantizar la seguridad tanto del niño como de la mascota.
  2. Considera un siamés si te gustaría tener un perro pero no puedes tener uno. Si te gustaría tener un perro pero no puedes o no te permiten tener uno en el lugar donde vives, entonces tal vez quieras considerar un siamés. Ellos comparten muchas de las mismas características de un perro y algunos gatos siameses incluso pueden aprender a jugar a tirar y traer cosas.
    • Asegúrate de que te permitan tener un gato en el lugar donde vives. Si alquilas, consulta con el casero para estar seguro.
  3. Sé consciente de los problemas de salud relacionados con los gatos siameses. La mayoría de los animales de raza pura tienen un mayor riesgo de ciertos problemas de salud debido a la crianza selectiva necesaria para crear la raza. El gato siamés no es diferente. Entre algunas de las enfermedades a las que los gatos siameses son propensos se incluyen:
    • Aparición temprana de enfermedad renal. Una variedad de problemas afectan el riñón, lo que lleva al gato a envejecer prematuramente. Esta enfermedad puede provocar un aumento de la sed, poco apetito, pérdida de peso, vómitos, respiración mala, pelaje escaso y muerte prematura. En algunos casos el deterioro puede retrasarse con la prescripción de dietas y medicamentos pero las visitas periódicas al veterinario serán necesarias.
    • Debilidad en el sistema inmunológico. Esta condición hace que el gato sea vulnerable de contagiarse de la infección de leucemia felina. Si tienes un gato positivo del virus de la leucemia, entonces no es una idea buena tener un siamés.
    • Megaesófago. El esófago es el conducto muscular que conecta la boca al estómago. Si el gato desarrolla megaesófago, el conducto se volverá grande y flácido, lo que retrasará el viaje de la comida hacia el estómago. Esta condición conlleva a la regurgitación de la comida, un consumo insuficiente de calorías y malnutrición.
    • Nistagmo. Los gatos siameses también pueden tener una peculiaridad en la inervación de los ojos, lo que quiere decir que sus ojos se mueven de un lado a otro como si observaran pasar a un tren interminable.

Aprender sobre la raza

  1. Comprende que los gatos siameses se diferencian de otras razas de gato. Mientras muchos gatos son tranquilos, llevaderos y les gusta dormir mucho, un siamés no es este tipo de gato. En cierta forma, tener un siamés se parece mucho más a tener un perro. Los gatos siameses son tenaces e inteligentes. Si el siamés pone la mira en hacer algo entonces lo hará a pesar de los obstáculos o consecuencias.
  2. Espera dificultad en el entrenamiento de tu gato siamés. Debido a su inteligencia y terquedad, los gatos siameses son muy difíciles de entrenar. Por ejemplo, un siamés puede ignorar las experiencias desagradables como el hecho de que los rocíen con agua, lo que hace difícil disuadirlos del mal comportamiento.
  3. Ten presente que los gatos siameses son extremadamente ruidosos. Un gato normal puede chirriar y ronronear, pero el siamés maúlla y maúlla. Un siamés puede maullar y maullar durante horas si quiere algo. El maullido del gato siamés es alto y bastante molesto, lo que hace que sea difícil de ignorar.
    • Reflexiona si un gato bullicioso te molestaría o te haría sentir mejor.
  4. Ten presente que los gatos siameses buscan compañía. Si quieres un gato porque estás fuera mucho tiempo, entonces tener un gato siamés tal vez no sea tu mejor opción. Los gatos siameses necesitan atención y maullarán o destruirán el lugar si no la tienen. Estos gatos se encuentran necesitados y requieren tu atención. Si no reciben atención suficiente, a menudo recurren a un comportamiento destructivo para olvidarse de que están solos.
    • Necesitarás alojar a tu gato siamés o contratar a un cuidador de mascotas cama adentro cuando estés fuera por más de un día, ya que tu siamés no será capaz de tolerar la ausencia humana durante ningún periodo prolongado.
  5. Determina si puedes hacer que tu casa sea lo suficientemente segura para un gatito o gato nuevo. Si planeas tener un gatito siamés, entonces necesitarás que el gatito examine tu casa. Pero incluso si planeas tener un siamés adulto, necesitarás asegurarte de que tu casa sea segura para el gato. Los gatos siameses son muy inteligentes y curiosos. Pueden terminar enredados en tus cables eléctricos o subir a tus estantes.
    • Asegura los cables flojos, coloca una pantalla en la chimenea, coloca candados de seguridad para niños en todos tus estantes y mantén el fuego fuera del alcance.

Encontrar un gato siamés

  1. Adopta a un siamés de un grupo de rescate siamés o de otro refugio. Ten presente que los siameses provenientes de los refugios tal vez no tengan pedigrí, incluso si lucen como gatos siameses. La única manera de saber con seguridad si un gato es siamés es leer los documentos de registro del gato, lo que la mayoría de los refugios de gatos no tienen. Sin embargo, un gato proveniente de un refugio puede ser un compañero maravilloso.
    • Los grupos de rescate tal vez tengan papeles para sus gatos siameses, según la forma en que se obtuvieron los gatos.
  2. Compra un siamés de un criador responsable. Si quieres estar seguro de que tienes un gato siamés, no consigas un gato siamés de un criador de vecindario o de una tienda de mascotas. Investiga primero. Los criadores responsables estarán encantados de darte referencias y decirte a qué asociaciones de gatos pertenecen. También proporcionarán los papeles de registro y una garantía sanitaria.
    • Los espectáculos de gatos son lugares excelentes para conocer criadores responsables.
  3. Pídele recomendaciones a tu veterinario. Si no conoces ningún criador en tu zona y no puedes encontrar un siamés en un refugio, considera pedirle a tu veterinario local recomendaciones sobre cómo encontrar un gato siamés. Tu veterinario puede ser capaz de remitirte a un criador respetable o a un grupo de rescate siamés en tu zona.

Advertencias

  • Tener una mascota cuesta dinero. No tengas una mascota a menos que puedas pagar su comida, la atención veterinaria y otras necesidades básicas.
  • Tener una mascota es un compromiso a largo plazo. No tengas ningún tipo de mascota a menos que estés dispuesto y seas capaz de cuidarla durante toda su vida. En el caso de los gatos, ¡esto puede significar entre 10 y 20 años!
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página