Cómo dejar de sentirse enfermo

Cuando llega la temporada de resfriados e influenza, ¿es inevitable enfermarse? No tiene por qué serlo. Si te propones tomar ciertas precauciones, como lavarte las manos con mucha frecuencia y fortalecer tu sistema inmune, es probable que logres superar la temporada sin problemas de salud. Sigue leyendo para enterarte de cómo hacer para evitar contagiarte de virus comunes, al igual que de enfermedades más serias, tomando algunas precauciones simples.

Prevén el resfriado común y la influenza

  1. Lávate las manos. Esta es la manera más efectiva de evitar contagiarte de un resfriado o de influenza y de asegurarte de no contagiar a nadie. El virus del resfriado se contagia fácilmente a través del contacto, por lo que lavarte las manos es la mejor manera de eliminar el virus cuando hayas tocado una superficie infectada. Considera que es de especial importancia lavarte las manos después de estar en un espacio público en el que mucha gente que podría estar resfriada o tener influenza haya tocado lo mismo que tú. Lava bien tus manos con agua tibia y jabón después de:
    • Viajar en metro, autobús o tren
    • Ir a la tienda de comestibles o a cualquier otra por la que transite mucha gente
    • Ir a la escuela o al trabajo
    • Ir a un baño público
    • Usar el equipo en un gimnasio
  2. No te toques los ojos, la nariz o la boca antes de lavarte. Considera que es inevitable tocar las barandillas o los botones del elevador, pero que sí puedes evitar tocarte los ojos, la nariz y la boca. Tocar estas partes de tu cara facilita que el virus del resfriado o de la influenza entre en tu sistema. No te frotes los ojos, no te rasques la nariz o te chupes los dedos antes de lavarte las manos con agua tibia y jabón.
    • El gel y las toallitas antibacteriales resultarán ser un recurso práctico cuando no tengas un lugar cercano donde lavarte las manos.
    • En el caso de que debas frotarte la nariz o tocarte la cara, cubre tu mano con un pañuelo de papel o con una manga, en el peor de los casos, a fin de evitar transmitir gérmenes directamente a tu cara.
  3. No compartas alimentos o bebidas con otros. Durante la temporada de resfriados e influenza, lo mejor es rechazar las ofertas de compartir comida y bebida. Considera que estar en contacto con la saliva o mucosidades de otra persona es una manera segura de contagiarte de cualquier virus que esté incubando. Usa tus propios utensilios y consigue tu propia taza en lugar de compartirlos con alguien.
  4. Evita compartir los artículos personales. Tal vez es obvio que no deberías usar un cepillo de dientes ajeno, pero hay otros objetos personales que tampoco es recomendable que compartas. No uses la rasuradora, cortaúñas o cualquier otro artículo que tenga contacto con los fluidos corporales de otra persona. Lo mismo se aplica a compartir toallas, paños de lavar y ropa blanca, como sábanas y fundas de almohadas. Todos estos artículos pueden transmitir los gérmenes del resfriado y de la influencia de una a otra persona.
    • Tampoco compartas el maquillaje. Usar lápiz labial, delineador de ojos, rimel y base ajenos podría transmitir sus gérmenes directamente a tu cara.
    • Evita usar el teléfono celular de otros y sanitiza el tuyo con frecuencia.
  5. Haz lo posible por permanecer alejado de las personas enfermas. Si piensas que alguien podría estar enfermo, es recomendable que mantengas una distancia segura cuando interactúes con él.
    • También podrías considerar la posibilidad de usar un cubrebocas cuando salgas, a fin de filtrar las bacterias y los virus.
  6. Ponte la vacuna contra la influenza. Cuando todos los que te rodean estén enfermos, lo mejor será que seas más cuidadoso a fin de evitar contagiarte. Considera que ponerte la vacuna contra la influenza es una medida preventiva inteligente, que muchos descubren que los mantiene sanos durante toda la temporada. Visita a tu médico para que te ponga la vacuna contra la influenza o acude a la farmacia de tu área para aplicártela.
    • Ten presente que existen diferentes tipos de vacunas contra la influenza, aprobadas para distintos grupos de gente. Algunas son solo para personas de 18 o más años de edad, mientras que otras son específicamente para los niños o los bebés. Asegúrate de ir a una clínica profesional para obtener el tipo correcto de vacuna.
    • Si etás considerado como un sujeto de "alto riesgo", definitivamente es buena idea que te apliques la vacuna contra la influenza. La categoría de "alto riesgo" incluye a los siguientes grupos: personas mayores de 65 años o menores de 5 años, mujeres embarazadas y gente con ciertas condiciones médicas.

Fortalece tu sistema inmune

  1. Come muchos alimentos ricos en vitaminas. No importa qué tipo de enfermedad intentes no contraer, puedes darte la mejor oportunidad de permanecer sano si consumes una dieta rica en vitaminas y minerales esenciales. Ten presente que las personas con una mala nutrición tienen un porcentaje más elevado de enfermedades y padecimientos. Asegúrate de que tu dieta incluya los siguientes componentes, todos ellos conectados con la salud del sistema inmune, a fin de mantenerlo fuerte:
    • Vitamina A. Come zanahorias, batatas (camotes), verduras de hoja verde, calabazas, damascos (albaricoques, chabacanos) y melones.
    • Vitamina B. Come frijoles, verduras, aves, pescado y carne.
    • Vitamina C. Come papaya, brócoli, pimientos, naranjas, kiwis, fresas (frutillas) y coles de bruselas.
    • Vitamina D. Toma bastante sol y come salmón, arenques y soya.
    • Vitamina E. Come almendras, nueces, semillas de girasol, germen de trigo y crema de cacahuate (maní).
    • Selenio. Come atún, camarones, salmón, pavo, pollo y otros pescados.
    • Zinc. Come mariscos, carne de res, germen de trigo, espinaca y castañas de cajú (anacardos).
  2. Permanece hidratado. Beber suficiente agua y obtenerla de las frutas y verduras es esencial para mantener fuerte tu sistema inmune y para ayudar a tu cuerpo a expulsar los gérmenes. Bebe 8 vasos de agua al día a fin de mantenerte sano y aumenta tu consumo cuando sientas que estás a punto de enfermarte. Asegúrate de permanecer hidratado de la mañana a la noche.
  3. Descansa. Probablemente hayas pasado por esto: trabajaste dos noches completas seguidas y, al tercer día, contrajiste un resfriado. La falta de sueño causa que el cuerpo sea menos capaz de combatir las enfermedades y más susceptible a enfermarse. Intenta dormir un mínimo de entre 7 y 8 horas todas las noches.
  4. Trata de reducir el estrés bajo el que estás. La cantidad de estrés que haya en tu vida está relacionado con el problema del sueño. El estrés social o psicológico también puede cobrarse un precio considerable en la respuesta inmune del cuerpo. Ten presente que el estrés puede interrumpir la comunicación entre el sistema nervioso, el sistema endocrino (hormonal) y el sistema inmune del cuerpo. Básicamente, evita que los sistemas anteriores orquesten el delicado equilibrio que te permite estar sano. Los científicos piensan que el estrés envía un flujo constante de hormonas que afectan la función de los glóbulos blancos, que son los ejecutores de la respuesta inmune.
  5. Reduce el consumo de alcohol y tabaco. Beber alcohol y fumar producen una gran cantidad de problemas de salud y además exacerban las enfermedades comunes. Si te sientes un poco decaído, evita salir a beber alcohol y fumar cigarrillos. En su lugar, bebe agua, cena bien y acuéstate temprano, tal vez puedas evitar enfermarte.
  6. Haz del ejercicio una prioridad. Lo mejor es hacer ejercicio todos los días, pero si no puedes comprometerte a una rutina diaria, intenta incluirlo en tu día al menos tres veces a la semana. Considera que ejercitarte te mantiene oxigenado, desintoxica tu cuerpo y simplemente lo fortalece, interna y externamente..
  7. Aprovecha el poder del vapor. Agrega humedad al aire con tecnología (vaporizador, humidificador) o a la antigua, con ollas de agua caliente. Ten presente que cuando el aire a tu alrededor se seca mucho, las membranas mucosas de tu cuerpo tienden a secarse. Aunque las mucosidades podrían parecer desagradables e inútiles, son increíblemente importantes, ya que contienen una gran cantidad de anticuerpos útiles que están diseñados para prevenir la enfermedad y funcionan como una especie de papel matamoscas, al atrapar a posibles intrusos (bacterias) antes de que hayan entrado en tu sistema.
    • Humedece el aire al porcentaje correcto. Trata de mantener la humedad a un porcentaje de entre el 30 % y el 50 % durante el verano y de entre el 30 % y el 40 % en invierno. Ten presente que si la humedad baja más allá del 30 % las mucosas se secan demasiado, pero si sube por encima del 50 % estarás propenso a un grupo diferente de problemas de salud.
  8. Usa hierbas que estimulen el sistema inmune. Mientras que no se ha comprobado que la mayoría de las hierbas ayuden a la prevención de las enfermedades, hay unas pocas que parecen ayudar. No te hará daño beber un té herbal e incorporar algunas hierbas en tu dieta, a fin de darte la mejor oportunidad de evitar las enfermedades. Prueba las siguientes hierbas saludables:
    • Ajo: se ha demostrado que ayuda a prevenir las infecciones.
    • Ginseng: se dice que aumenta la función inmune.
    • Probióticos: ayudan con la digestión y previenen las infecciones.
    • Equinácea: comúnmente se usa como una medida preventiva contra los resfriados, pero su eficacia es controversial en la comunidad médica.

Evita las enfermedades

  1. Ponte las vacunas necesarias. Muchas enfermedades se pueden prevenir con vacunas que se aplican durante la niñez o más adelante, durante el curso de la vida. Si no estás vacunado contra las enfermedades comunes, o no estás seguro de que tus vacunas estén al día, habla con tu médico al respecto. La varicela, por ejemplo, prácticamente ha desaparecido gracias a las vacunas. Lo mismo ha pasado con el sarampión, la poliomielitis y otras enfermedades que alguna vez fueron comunes.
  2. Toma precauciones cuando viajes. Si planeas viajar a otro país, averigua si debes tomar precauciones extras para evitar enfermarte. Considera que no estarás acostumbrado ni a la comida ni al agua y que estarás expuesto a patógenos nuevos. Toma las siguientes precauciones:
    • Visita al médico para obtener las vacunas necesarias y medicamentos preventivos si viajarás a un lugar en el que la malaria, la tuberculosis y otras enfermedades sean fáciles de contraer.
    • Averigua qué tipo de comida y agua son seguros de consumir en la región a la que viajes. Tal vez desees llevar contigo tus propias provisiones a fin de permanecer del lado seguro.
    • Lleva un mosquitero si viajas a un lugar en el que la malaria sea común.
  3. Practica el sexo seguro. Las infecciones transmitidas sexualmente (ITSs) no son difíciles de prevenir si tomas las precauciones adecuadas. Asegúrate de usar un condón u otra protección que prevenga la transmisión de ITSs durante la actividad sexual. Si tienes una pareja estable, es buena idea que tanto tú como ella se hagan un estudio a fin de detectar infecciones sexualmente transmitidas comunes.

Consejos

  • Beber agua limpia tu sistema. Asegúrate de beber la suficiente a fin de mantenerte fresco y sentirte mejor. Bebe aún más agua si tienes fiebre, considera que deshidratarte no mejorará tu situación.
  • Piensa en otra cosa o conversa con alguien.
  • Si pudiste comer algo y mantenerlo en el estómago, intenta tomar un poco de Pepto Bismol o bebe algo como ginger ale.
  • La gente podría tratarte mejor porque estás enfermo.
  • Si tu estómago está afectado, consume comidas ligeras, tales como té y pan tostado, huevos, papas asadas, etc. Evita las bebidas y los alimentos ácidos, ya que te pueden provocar más malestar estomacal.
  • Duerme mucho y bebe agua en abundancia. Cuando duermas, levanta tu cabeza con almohadas ya que esto evitará que te despiertes y te sientas enfermo.
  • Mira películas o juega videojuegos. Mira una comedia, esto te ayudará a no pensar en el dolor o malestar.
  • Nombra animales, plantas, grupos musicales, etc., que comiencen con cada letra del alfabeto. Este es un buen método para distraerte.
  • Decide si lo mejor será que no asistas a la escuela o al trabajo a causa de tu enfermedad.

Advertencias

  • No sientas pánico, esto te enfermará más.
  • Si estás verdaderamente enfermo, no intentes retener el vómito, ya que este es el mecanismo natural de defensa de tu cuerpo.
  • No comas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página