Cómo hacer una broma en una pijamada

Una pijamada es la situación perfecta para hacer bromas. Los amigos están por todos lados y la hora de dormir hace que cualquiera sea un objetivo fácil. Con un poco de tácto e ingenio, tú puedes aprender cómo hacer bromas que sorprendan a tus amigos sin que se vuelvan tus enemigos.

Jugar amigablemente

  1. Advierte a tus amigos. Todos deben estar de acuerdo en que será una noche de bromas antes de que empiece la pijamada. Establece algunas reglas básicas. Por ejemplo, al primero que se quede dormido se le hará una broma. También se puede tratar de un juego libre, en el que se le puedan hacer bromas a cualquiera en cualquier momento.
    • Considera establecer reglas para las situaciones en las que la persona a la que se le hace la broma se despierte o sorprenda al bromista. Por ejemplo, si se atrapa a un bromista, este tiene que obedecer las órdenes de la víctima por toda la noche.
    • Trata de ser creativo limitando los objetos que se puedan usar para las bromas. En una noche, solo se debe admitir la crema de afeitar, la gelatina y un cojín de ventosidades. Cambia estos objetos en cada pijamada en las que se hagan bromas.
    • Establece un premio para la persona que haga bromas exitosamente a la mayoría de las personas. Por ejemplo, la persona que haga la menor cantidad de bromas o a la que se le hizo más bromas tendrá que comprar el almuerzo al mejor bromista.
  2. Establece lo que está fuera de los límites. Algunas personas pueden tener una aversión particular hacia algunas bromas. Es probable que algunas personas no quieran que sus pertenencias terminen congeladas, mientras que otras no querrán que ocurra ninguna broma en el baño. Es muy importante que te asegures con qué cosas las personas se sienten cómodas para que ninguna broma ofenda potencialmente a nadie.
  3. Nunca permitas las bromas revanchistas. Algunas personas pueden hacer bromas crueles con la intención de herir a alguien o cobrar venganza. Si ves que alguien hace una broma a un amigo que pueda dañarlo física o emocionalmente, llama a esta persona a un lado y hazle saber que eso no es aceptable. Las bromas se deben dar en una atmósfera inclusiva, no en una hostil.
  4. Haz la clásica broma de la llamada para reparar el teléfono. Esta es una buena broma si quieres que todos se diviertan sin hacer bromas a nadie que se encuentre en la fiesta. Si un amigo no responde, toma una guía telefónica para buscar a una víctima desprevenida. Cuando conteste el teléfono, hazte pasar por un técnico de teléfonos. Dile que hay un daño telefónico y que debe soplar al auricular. Pídele que sople varias veces. Finalmente, dile “Gracias por inflar mi globo”. Asegúrate de marcar un código telefónico para que no se pueda rastrear tu teléfono.

Hacer bromas mientras las personas duermen

  1. Crea un ambiente para dormir. Por ejemplo, vean un par de películas o escuchen música relajante. Si son casi las 11:30 p. m. y hay personas que aún no se han dormido, busca a un amigo que no se duerma rápidamente y dile que te ayude a planear algo aburrido y relajante. Pídele a todos que se echen en el piso o en la cama. Luego empiecen a contarse secretos alrededor de un círculo. Si te toca alguien que no reponda inclínate cuidadosamente para ver si se quedó dormido. Si es así, llegó el momento. De lo contrario, lávate la cara y sigue hasta que encuentres a alguien dormido.
  2. Rocía crema de afeitar en las personas que están dormidas. Esta broma es fácil de hacer y es perfecta para obtener algo de diversión inofensiva. La mejor parte es que no necesitas ser muy creativo con ella. Solo asegúrate de no poner crema de afeitar cerca de los ojos, ya que puede causar irritación.
    • Toma la crema de afeitar de alguien del baño. Es muy probable que se encuentre cerca de las máquinas de afeitar y de otros suministros para afeitar.
    • Rocía un poco en su cabello y hazle un bigote, una barba o cualquier peinado loco que se te ocurra.
    • En la mañana, se levantará y quedará totalmente sorprendido.
  3. Escribe algo en su frente. Consigue algunos marcadores lavables o lápiz labial rojo. Asegúrate de que los marcadores y el lápiz labial no sean tóxicos y que sean fáciles de lavar. Ten especial cuidado con los lápices labiales, ya que sus dueñas pueden molestarse cuando se den cuenta que los has usado para una broma. Si tu amigo se queda dormido rápidamente, escribe “¡Sorpresa!” o alguna otra frase en su frente.
  4. Haz la clásica broma de la mantequilla de cacahuate en la mano. Cuando tu amigo se duerma, ponle un poco de mantequilla de cacahuate en ambas manos. Luego, hazle cosquillas en la nariz con una pluma u otro objeto pequeño hasta que se despierte. Por lo general, estará sobresaltado y su reacción será darse una palmada inmediatamente en la cara, cubriéndola con mantequilla de cacahuate.
  5. Congela el sostén de tu amiga. Esta broma es perfecta para las personas que les gusta hacer bromas con poca preparación. Asegúrate de que tu amiga esté dormida o lejos de su bolso para que no note que su sostén ha desaparecido.
    • Saca el sostén de tu amiga de su bolso.
    • Remójalo en agua caliente.
    • Pónlo en la congeladora.
    • Una vez que esté congelado, rómpe el hielo que está en el medio de las dos copas del sostén.
    • Luego ponlo en su bolso, de manera que cuando se lo ponga en la mañana sienta escalofríos.
  6. Suspende un objeto en gelatina. Esta broma es muy popular por el show de televisión The Office, en el que un personaje suspende una engrapadora en un tazón de gelatina. Asegúrate de esperar un par de horas, ya que la gelatina requiere de algo de tiempo para hacerse.
    • Busca el objeto que quieras suspender en la gelatina. Prueba con una pequeña pieza de ropa, una billetera o la tarjeta de identificación de estudiante de alguien.
    • Prepara la gelatina según las instrucciones del paquete, pero llena el recipiente a la mitad.
    • Pon la gelatina en la refrigeradora y deja que se asiente por dos horas.
    • Saca la gelatina y pon el objeto deseado en la parte superior de la primera capa.
    • Prepara otro paquete de gelatina y viértelo en la parte superior del primer objeto.
    • Pon el tazón de nuevo en la refrigeradora y deja que se asiente por otras dos horas.
    • Finalmente, tendrás el objeto apreciado de tu amigo envuelto firmemente en la gelatina.

Asustar a tus amigos

  1. Lleva un objeto aterrador falso. Por ejemplo, lleva oculta una rata, una serpiente o un murciélago falso a la pijamada. Piensa en lugares estratégicos para esconder los animales falsos. Podrías esconder perfectamente una rata falsa en el bolso de alguien o debajo de una almohada. Puedes esconder serpientes en el inodoro o puedes hacer que se asome en la parte inferior de la ducha. Los murciélagos pueden colgar estratégicamente encima de los amigos que estén durmiendo o en armarios espeluznantes.
  2. Usa un cambiador de voz amenazante. Muchos teléfonos tienen aplicaciones que te permiten cambiar la voz, lo cual puede ser útil para asustar a alguien. Espera hasta que tu amigo se duerma o esté preocupado y colócate detrás de él en un ángulo en el que no pueda verte. Carga el sonido más aterrador en el cambiador de voz de tu teléfono (algo como el tono de Darth Vader generalmente funciona) y di cosas amenazantes en su oído cuando menos lo espere.
  3. Realiza el clásico susto de saltar de repente enfrente de alguien. Cualquiera puede hacer esta broma, pero se necesita talento para perfeccionar la sincronización. Busca una ubicación estratégica para ocultarte (por ejemplo, detrás de una puerta o de una pared) en la que no se te pueda ver. Espera hasta que tu objetivo pase cerca. Considera decirle a un amigo que te ayude a conducir al objetivo cerca del lugar en el que te ocultas. Salta enfrente de esa persona, pega un grito cuando esté cerca de ti y obsérvala mientras grita por la sorpresa.

Ser escurridizo

  1. Sácate los zapatos. Los zapatos ruidosos y las pisadas pesadas pueden despertar fácilmente a las víctimas desprevenidas. Cuando te acerca sigilosamente a tus amigos o merodeas alrededor de las personas que están dormidas, asegúrate de quitarte los zapatos y caminar de puntillas alrededor de las víctimas. Es preferible caminar con calcetines o con los pies desnudos. Asegúrate de mantener el equilibrio mientras caminas de puntillas para evitar caer y crear conmoción.
  2. Muévete rápidamente. Trata de no tardar más tiempo del que sea absolutamente necesario, ya que esto prolongará las probabilidades de que te sorprendan. Planea tu broma con anticipación y calcula el tiempo de los pasos necesarios para saber cuánto tiempo te tomará. Establece un temporizador silencioso y cíñete a ese tiempo tanto como puedas para que no te arriegues a arruinar la broma.
  3. Actúa como si no supieras nada en la mañana. Todas las personas tratarán de averiguar quién es el bromista, así que actúa como si no supieras nada cuando te acusen. Mantén una expresión tranquila y fresca aunque quieras reírte a carcajadas o proclamar orgullosamente tu victoria.

Consejos

  • Maximiza la velocidad y el sigilo sin sacrificar lo uno por lo otro. La velocidad puede ser contraproducente si eres ruidoso y descuidado en el proceso, mientras que el sigilo es inútil si te tardas demasiado en hacer la broma. Aprende cómo ser silencioso y rápido en todas tus bromas.
  • Pide a un amigo que te ayude a hacer algo realmente astuto. Trata de formar alianzas para hacer bromas a fin de protegerte y tener ayuda con las bromas elaboradas.

Advertencias

  • Nunca seas demasiado irrespestuoso o tus amigos pueden irse.
  • Si alguien se molesta demasiado asegúrate de terminar la noche de bromas. Las personas pueden ser sensibles y es importante respetar sus sentimientos si una broma las ofende.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página