Cómo decidir si comprar acciones individuales o adquirir acciones mediante fondos mutuos

Las acciones son los instrumentos en los que debes invertir grandes cantidades de dinero a largo plazo. Pero, ¿debes comprar acciones individuales o adquirir acciones mediante fondos mutuos? Las siguientes consideraciones te pueden ayudar a tomar una decisión.

Pasos

  1. Pregúntate si tienes el tiempo para hacer una investigación sobre las acciones. Si estás dispuesto a dedicar tiempo y energía para aprender acerca del análisis de seguridad, aplicarlo para investigar acciones individuales y vigilar tus participaciones en el transcurso del tiempo, elige las acciones individuales. Pero si no tienes tiempo o inclinación por ello, compra fondos mutuos; la inversión pasiva mediante fondos de índice es probablemente tu mejor opción.
  2. Ten en cuenta los costos de operación. ¿Cuántas operaciones haces por año? ¿Cuál es el tamaño promedio de tu operación? Puedes comprar acciones individuales por menos de $10 por operación mediante un corredor de descuento. En cambio, los fondos mutuos tienen 3 costos principales: comisiones (honorarios cobrados cuando compras o vendes un fondo mutuo), porcentaje de gastos generales anuales (honorarios cobrados como un porcentaje de tu inversión total), y la rotación (los márgenes, las comisiones del corredor y las ganancias de capital incurridas por los administradores de los fondos mutuos al rotar su cartera son transferidos a sus inversionistas de fondos mutuos). La rotación es un costo oculto, que se estima equivale a 1.24% de los activos de cada 100% de rotación.[1] Por ejemplo, si inviertes $100,000 en un fondo mutuo que cobra una comisión de entrada de 5%, porcentaje de gastos generales de 1% y tiene una rotación anual de 100%, pagarías $5,000 por la comisión de entrada, invirtiendo solo $95,000 en el fondo y cada año el porcentaje de gastos generales y la rotación te costarían $2,128, que no verías porque estos honorarios son deducidos automáticamente del valor activo neto de los fondos mutuos. Ya que los fondos mutuos cobran honorarios como porcentaje de tus activos, mientras más dinero inviertes, mayores son las probabilidades de que te sea mejor invertir en acciones individuales. Por otro lado, si tiendes a operar con frecuencia e incurres en comisiones de corredor como un porcentaje de tu inversión que es significativamente mayor que el porcentaje de gastos generales anuales cobrados por un fondo mutuo, te sería mejor invertir en fondo mutuos.
  3. Ten en cuenta cuánto tienes que invertir. En general, para obtener una diversificación adecuada, necesitas invertir sumas más o menos similares en un mínimo de 10 acciones diferentes. Para un corredor de descuento que cobra $3 por operación, eso significa $30 en comisiones.
    • Si tienes menos de $500 para invertir: considera los fondos mutuos sin comisiones o fondos de índice. Selecciona entre aquellos que cobran el porcentaje de gastos generales más bajo y tienen la rotación más baja. Por ejemplo, invertir $500 en un fondo de índice bursátil total que no cobra comisiones, un porcentaje de gastos generales de 0.18% y tiene una rotación anual de 4.5%, solo costará $1.18 al año en comisiones (calculadas como (0.0124*0.045 + 0.0018)*$500), y $11.80 en diez años. Esto es posiblemente menos de lo que pagarías en comisiones al comprar acciones individuales.
    • Si tienes más de $10,000 para invertir: las acciones individuales son probablemente mejores. El fondo de índice de bajo costo mencionado anteriormente aún te costaría $23.58 al año, y $235.80 en un plazo de 10 años, lo que es significativamente más que los $30 que pagarías en comisiones por desarrollar una cartera diversificada de 10 acciones individuales.
    • Si tienes entre $500 y $10,000 para invertir: puedes decidir entre las acciones individuales y los fondos mutuos; elige según tus preferencias.
  4. Ten en cuenta cuánto control necesitas sobre tu inversión. Si prefieres tener control sobre las acciones de las que puedes ser propietario y cuándo comprar y vender, elige las acciones individuales. Si prefieres delegar un administrador financiero profesional las decisiones de compra, venta y reserva, decídete por los fondos mutuos.
  5. Ten en cuenta cuánta diversificación necesitas para estar cómodo. Si eres lo suficientemente paciente para desarrollar tu cartera en el transcurso del tiempo para que incluya de 10 a 30 diferentes emisiones, y estás dispuesto a aceptar algunos riesgos específicos de la compañía, opta por las acciones individuales. Por otro lado, si prefieres diversificación instantánea y riesgos mínimos específicos de la compañía, elige los fondos de índice, que contienen cientos, sino miles, de acciones diferentes.
  6. Ten en cuenta la facilidad de la ejecución. Las acciones individuales son fáciles de operar en línea en cualquier momento del día hábil, mientras que los fondos mutuos solo se pueden adquirir al final del día de operación, cuando se calcula el valor activo neto (NAV, por sus siglas del inglés) del fondo.
  7. Considera tu estrategia de inversión. Los fondos mutuos te permiten realizar un retiro mensual automático de tu cuenta bancaria desde tan solo $50 por mes, lo que te facilitar invertir regularmente en una manera de promediación del dólar. La mayoría de fondos mutuos también te permiten reinvertir dividendos. Por otro lado, comprar acciones individuales a través de corredores demanda más esfuerzo de tu parte. Si eliges la inversión sistemática de promediación del costo del dólar y el aspecto de reinversión de los dividendos de los fondos mutuos, pero prefieres acciones individuales sobre la base de otras consideraciones, puedes tener lo mejor de ambas opciones al invertir mediante los Planes de Compra Directa de Acciones (DSPP, por sus siglas en inglés) ofrecidos por muchas compañías. Consulta Cómo comprar una acción sin un agente de bolsa.
  8. Decide si tener participación en compañías verdaderas es importante para ti. Comprar acciones individuales te da una participación en compañías, en tanto que comprar fondos mutuos no confiere propiedad directa en las acciones individuales. Como accionista, tienes derecho a asistir a las reuniones anuales de accionistas y participar en las decisiones corporativas. Comprar acciones directas también te da derecho a los beneficios que muchas compañías ofrecen a los accionistas.

Consejos

  • Si aún te cuesta tomar una decisión, ten presente que no tienes por qué optar por las acciones o los fondos mutuos, y dejar de lado la otra opción. Puedes invertir en ambos, lo que te dará una mejor diversificación y te permitirá experimentar con cada uno para ver qué método de inversión funciona mejor para ti.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página