Cómo aplicar un peeling químico

El peeling químico es un método efectivo para limpiar la piel, eliminando células muertas y secas de la superficie para dejar el cutis más suave y terso. Si bien muchos peelings químicos se realizan en la consulta médica, también existen versiones de uso doméstico que utilizan sustancias químicas menos potentes pero que ofrecen resultados parecidos. Cuando aprendas la manera correcta de prepararte y aplicar estos productos, verás mejores resultados.

Pasos

  1. Prepara tu piel para la exfoliación química hecha en casa.
    • Si estás tomando algún producto bajo prescripción médica que contenga tretinoína, como Retin-A o Differin, descontinua el uso al menos una semana antes del peeling. La tretinoína es la forma ácida de la vitamina A y se usa comúnmente para tratar el acné o para minimizar la aparición de líneas de expresión y arrugas. Estos productos pueden irritar la piel, lo que afectaría los resultados de tu peeling.
    • Realiza una exfoliación suave 24 horas antes de tu tratamiento usando un exfoliante facial suave. Después de lavar tu piel, aplica una solución de pH para prepararla para el peeling.
  2. Hazte una prueba en una zona pequeña de la piel antes del peeling químico.
    • Una prueba en un zona te puede dar una idea de cómo responderá tu piel al peeling. Hazte la prueba en el antebrazo o en un área pequeña de la piel debajo de la oreja cerca de la línea del cuero cabelludo. Deja la solución por al menos 1 minuto antes de removerla con agua.
    • Examina la zona donde aplicaste el producto 24 horas después. Si la piel se ve normal en esa área, procede con el tratamiento de rejuvenecimiento de cutis. Si apareciera alguna irritación, como piel colorada o sensible, baja la concentración química de la solución para el peeling y realiza otra prueba. Si aparecieran signos de una reacción alérgica, tales como protuberancias o comezón, intenta bajar la concentración de los ingredientes activos (ácido glicólico, salicílico o tricloroacético) en tu solución química.
  3. Enjuaga tu cara antes de aplicarte la solución química del peeling.
    • Utiliza agua y un enjuague sin jabón para evitar resecar tu cutis antes del peeling. Luego aplica un astringente suave tal como el hamamelis o la solución preparada que viene con el kit de peeling químico.
  4. Aplica una capa pareja de la solución de peeling químico en tu cutis.
    • Usa una mota de algodón o un hisopo en la aplicación y empieza por las zonas menos sensibles de la piel como la frente, el mentón y las mejillas. Continúa aplicando el peeling químico debajo de los ojos, en la nariz y el cuello. Asegúrate de aplicar la solución de manera uniforme; de lo contrario, los resultados serán disparejos.
  5. Deja el producto en tu piel por el tiempo recomendado.
    • La mayoría de los kits de peeling recomiendan no más de 1 a 2 minutos dependiendo del tipo de peeling y cuán concentrada sea la solución química. Vigila que no haya irritación en la piel. Es normal que haya cierto ardor; no obstante, si sientes que tu piel se empieza a congelarse (pérdida de sensibilidad) o te pica demasiado, retira la solución química inmediatamente.
  6. Retira la solución y aplica una sustancia neutralizadora.
    • Muchos kits traen una sustancia neutralizadora que detiene el efecto de los químicos de manera que no puedan continuar irritando la piel. Sin embargo, si tu kit no trae un neutralizador, significa que tu peeling está diseñado para detener su efecto tan pronto como te enjuagues con agua y no se necesita otra solución.

Advertencias

  • A veces los kits no incluyen un neutralizador. En ese caso utiliza una mezcla de polvo de hornear y agua, por si acaso.
  • No dejes el peeling químico en tu cara por mucho rato porque puede causar daño en tu piel, incluso quemaduras. Observa tu piel y pon atención a la hora para asegurarte de recibir los máximos beneficios del peeling y evitar efectos colaterales.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página