Cómo dibujar a lápiz

Dibujar objetos y personas de tal manera que parezcan reales es una manera infalible de impresionar a los demás. Los fundamentos básicos son fáciles de aprender y con la práctica podrás volverte muy diestro. Lee el artículo a continuación para aprender algunas maneras útiles para dibujar imágenes que se vean realistas.

Conseguir ayuda específica

  1. Aprende a dibujar formas humanas. Si quieres dibujar personas, tendrás que aprender a dibujar sus cuerpos de manera realista. Las caricaturas nos dan una idea muy distorsionada del aspecto correcto para dibujar personas, pero con un poco de trabajo, ¡te podrá salir bien!
  2. Aprende a dibujar rostros con muchos detalles. Los dibujos de rostros humanos son unos de los más difíciles de hacer. ¿Cuán apartados dibujas los ojos? ¿Cómo haces para que se vean reales y no como una caricatura? Al estudiar los rostros humanos y empleando estos trucos, podrás dibujar rostros que se vean realistas.
  3. Aprende a dibujar paisajes. ¿Te vas de viaje y quieres dibujar los hermosos paisajes a tu alrededor? ¡Tal vez quieras dibujar tu ciudad! Sea cual sea el caso, podrás dibujar paisajes con facilidad usando unos cuantos trucos sencillos.
  4. Aprende a dibujar animales. Quizás prefieras dibujar animales. ¡Podría ser muy divertido y no tan difícil como parece! Con la práctica y algunos consejos útiles, también podrás dibujar animales.
  5. Aprende a dibujar automóviles. También podrás dibujar automóviles y otros dispositivos mecánicos. ¡Es divertido y muy popular! ¡Intenta dibujar tu auto soñado hoy mismo!
  6. Aprende a agregar sombras y reflejos. Las sombras y los reflejos son los elementos que otorgan profundidad a los dibujos y hacen que se vean más realistas. Aprende dónde hacer las sombras y los reflejos para que tus dibujos se vean más tangibles.
  7. Aprende a usar la perspectiva. La perspectiva, o la aparente variación del tamaño de un objeto a medida que se aleja, es otro elemento que le otorga realismo al dibujo. Podría parecer complicado, pero en realidad es muy fácil. ¡Inténtalo!

Dibujar elementos de la vida real

  1. Dibuja usando un modelo. La manera más sencilla para comenzar a dibujar algo de la vida real consiste en usar un modelo. Dibuja lo que está justo enfrente de ti. Podría ser una persona, un objeto o un paisaje. Dibujar directamente algo que puedas observar será lo que mejorará considerablemente tus habilidades.
    • Intenta hacerlo tan rápido como puedas. Esto le enseñará a tu cerebro a recoger la información más importante rápidamente y de manera eficiente. Observa las formas básicas y las proporciones antes de pasar a los detalles. Esto evitará que tengas que hacer modificaciones si el modelo se mueve.
  2. Dibuja a partir de una fotografía. Si no puedes conseguir un modelo vivo o te preocupa que el modelo se mueva demasiado o sencillamente no tienes tiempo para dibujar un modelo vivo, en su lugar podrás dibujar a partir de una fotografía. Esta no es una herramienta de aprendizaje muy eficaz, pero brinda resultados similares en cuanto al dibujo final.
    • Si quieres hacer un dibujo fotorealista, pero careces de las habilidades necesarias, este será el método más fácil, ya que podrás observar en gran detalle a tu propio ritmo.
  3. Dibuja algo que salga de tu imaginación. Si bien no aprenderás mucho, sencillamente podrás dibujar una imagen realista que salga de tu imaginación. Para ser verdaderamente realista, necesitarás tener un excelente conocimiento de la luz y de las sombras, así como de la proporción, de la forma y de los pliegues físicos.

Hacer esbozos

  1. Haz un esbozo antes de comenzar. Antes de comenzar, crea unos cuantos esbozos de cómo quieres que se vea tu imagen final. Esto te ayudará a hacerla mucho mejor, pues te permitirá explorar la composición y los detalles a modo de práctica.
  2. Dibuja un esbozo en miniatura. Podrás comenzar con un esbozo en miniatura, o una imagen pequeña, con el fin de transmitir solamente las formas básicas del dibujo. Esto es excelente para decidir el esquema general (que normalmente se denomina “composición” en bellas artes).
  3. Dibuja un esbozo detallado. Una vez que hayas decidido la composición, podrás hacer un esbozo más detallado. Esto te ayudará a acostumbrarte a crear las formas de tu sujeto, a modo de práctica. Si durante este paso, tienes muchas dificultades con la imagen, te indicará que deberás usar una pose o una forma más sencilla.
  4. Busca formas básicas. Cuando crees estos esbozos, deberás buscar las formas básicas las cuales forman el objeto que estás dibujando. Todas las cosas que existen están compuestas de una o más figuras. Las narices, por ejemplo, son complejos piramidales, por su parte, los árboles son una serie de conos o círculos. Busca las figuras que te ayuden a darles dimensión a tus dibujos, asimismo te ayudarán a dibujar correctamente.
  5. Haz una copia. Haz una copia del esbozo para poder dibujar encima de él. Lo mejor sería dibujar tu imagen final encima del esbozo, ya sea básico o detallado, dependiendo de tus gustos personales. Esto te permitirá retocar las formas, además te será una guía para crear la imagen final.

Agregar complejidad

  1. Primero dibuja la silueta completa del sujeto. Hazlo bien y descubrirás que es mucho más fácil saber en qué lugar irá cada elemento. Con frecuencia descubrirás que es más fácil dibujar la figura del espacio negativo alrededor de un objeto que el borde del objeto en sí.
  2. Dibuja lo que ves, no lo que creas ver. Uno de los aspectos más importantes al dibujar imágenes realistas consiste en asegurarse de estar dibujando lo que ves en realidad y no lo que creas ver. Nuestros cerebros tienden a generalizar las imágenes, así que pon atención y recrea lo que tu cerebro tiende a eliminar, no sólo crearás imágenes con más realismo, también te enseñará mucho.
    • Un truco para evitar dibujar las cosas que supones ver consiste en tener una foto de una revista, ponerla al revés y dibujarla. Esta técnica le engaña a tu cerebro haciéndole creer que está viendo algo nuevo en lugar de algo que supones familiar. De esta manera, podrás dibujar lo que realmente ves (formas únicas) en lugar de dibujar la forma que siempre has creído que determinado sujeto tiene.
    • Presta especial atención a elementos, tales como las orejas, las narices, las hojas de los árboles y los cuellos de las camisas. Estas son cosas que tendemos a generalizar en la mente, por lo cual ignoramos sus detalles. Si quieres dibujar algo con realismo, asegúrate de dibujar los elementos que lo hace único. Los elementos como las orejas son muy diferentes de persona a persona.
  3. Usa la perspectiva. La perspectiva, o cómo los objetos parecen de diferentes tamaños con relación a la distancia a la que están de ti, es muy importante para lograr que los objetos se vean realistas. Cuando haces un paisaje realista, por ejemplo, necesitarás dibujar los árboles que están más alejados más pequeños y con menos detalles, aun cuando fueran más altos que los árboles que están más cerca de ti. Esto imitará la manera en que tus ojos perciben los objetos y hará que la imagen sea más realista.
    • La perspectiva se dibuja primero buscando la línea del horizonte. Cuando ves algo de la vida real, verás que habrá un punto en el que la Tierra física visible se encuentra con el cielo. Esta es la línea del horizonte. Necesitarás calcular en dónde deberás colocarla en tu dibujo y dibujarla suavemente con una regla.
    • Dibuja un punto de fuga. Podrás usar uno, dos o tres puntos. Hacer uno es lo más sencillo, pero dos es lo más común. Hacer tres puntos es difícil, así que evítalo hasta que te sientas cómodo. El método para dibujar la perspectiva con dos puntos de fuga se describe a continuación:
    • Dibuja uno o dos puntos en alguna parte de la línea del horizonte. Esta es la dirección o direcciones en la que los objetos desaparecen. Podrás tener los puntos en el mismo papel o podrán estar lejos de la página y estar marcados en tu superficie de trabajo. Con la perspectiva con dos puntos de fuga, necesitarás tener un punto en cualquier lado del objeto que estés intentado dibujar.
    • Dibuja la línea central de tu objeto y luego, desde la parte superior y luego desde la parte inferior del objeto, usa una regla para dibujar las línea de vuelta a tu punto de fuga.
    • Calcula a qué distancia hacia atrás va el objeto y luego dibuja más líneas verticales, entre las líneas de fuga en ángulo, para comenzar a crear el cuadro que rellena tu objeto.
    • Cierra el cuadro dibujando una línea desde la línea de fondo a un lado del punto de perspectiva en el lado opuesto. Ahora, podrás ver qué partes de tu objeto deberán ser visibles y en qué grado.
  4. Presta atención a las proporciones. Las proporciones son los tamaños de los objetos con relación a cada uno. Especialmente al dibujar a personas, prestar atención a las proporciones será decisivo para conseguir el realismo de la imagen. La mayoría de los rostros de las personas, por ejemplo, siguen ciertas fórmulas matemáticas las cuales hacen que partes de la cara y del cuerpo se alineen de una manera particular. Las proporciones mal hechas harán que tus dibujos se vean caricaturescos o extraños.
    • Por ejemplo, los humanos tienen de cinco a siete cabezas de alto. La distancia entre tus ojos es de un ojo de longitud. La línea de la boca normalmente señala a la esquina de tu mandíbula. Hay 30 cm (1 pie) de distancia entre el codo y la muñeca. Hay muchas más medidas como estas en el cuerpo humano y puede llevar tiempo aprenderlas todas, pero es un proceso gratificante e interesante.

Dominar las sombras y los reflejos

  1. Decide las fuentes de luz. Los reflejos y las sombras harán la mayor parte para que tus dibujos parezcan fotorealistas. Cuanto más detallados y exactos sean los reflejos y las sombras, los dibujos se verán más realistas. Sin embargo, antes de que hagas estos reflejos y sombras, necesitarás decidir dónde se ubica la fuente de luz en tu dibujo.
    • Una fuente de luz puede ser algo como una lámpara o puede ser la luz de una ventana. Si es al aire libre, puede ser la luz del sol. La luz viajará en línea recta desde esta fuente y recaerá en las superficies de los objetos que estás dibujando.
  2. Coloca las sombras. Las áreas que están escondidas o bloqueadas de la línea de luz estarán en sombra. Cuanto más lejos de la luz, la sombra será más profunda. Una vez que hayas determinado de dónde proviene la luz en tu dibujo, decide dónde estarán las sombras más oscuras y comienza a sombrear más estas zonas. Las sombras le dan a los dibujos profundidad y forma.
    • Tu siguiente paso será añadir sombras de nivel medio. Estas son zonas las cuales sólo están parcialmente en sombra y no son tan oscuras como las áreas con un sombreado profundo. Continúa haciéndolo de esta manera hasta que tengas de tres a de seis niveles bloqueados o zonas de sombreado.
    • Una vez que hayas colocado las sombras en general, difumínalas todas con tu dedo o un difuminador. Este las degradará, o difuminará, suavemente. Sin embargo, mantén las líneas bien marcadas de una sombra, tales como las sombras de una mesa o de otro objeto sólido, si las hay.
    • Sombreado y líneas de variación. Si estás usando tinta o no quieres usar sombras degradadas, podrás darle profundidad y forma usando con cuidado líneas y texturas. Haz un contorno más grueso en las zonas donde estarían las sombras, como la parte honda de la parte superior de una manzana o el punto en la parte trasera del cuello cerca de la oreja. Traza líneas que sigan la forma del objeto y líneas superpuestas en direcciones diferentes para que tenga la apariencia de sombras.
    • Busca más información sobre los sombreados o grabados para que veas ejemplos de cómo son, además de obras maestras de este arte. Hacer bien este tipo de dibujo es un desafío y exige mucha práctica. Sin embargo, es muy versátil.
  3. Coloca los reflejos. Una vez que hayas puesto todas las sombras, añade los brillos en los lugares donde la luz recae directamente en el objeto. Puedes hacer esto con un borrador, con un carboncillo blanco o una sustancia similar.
    • Por ejemplo, para un rostro iluminado desde el frente, los brillos irán encima de las cejas, siguiendo la línea de la nariz y encima de los pómulos y de la barbilla, ya que estas zonas son las que sobresalen más.

Tener las herramientas apropiadas

  1. Usa lápices. La herramienta más común para dibujar con este estilo es un lápiz. Los lápices te permitirán trazar con facilidad sombras y dejar espacios o borrar las zonas con reflejos o brillos. Los lápices son fáciles de acomodar, lo cual te dará un gran control sobre la imagen que haces.También se difuminan relativamente bien.
    • Los lápices tienen distintos grados de dureza (con mayor o menor cantidad de grafito). Entre más duro sea el lápiz, más suave será la marca que haga. Usa lápices diferentes dependiendo de lo claros u oscuros que necesites que sean los trazos. Los lápices duros estarán etiquetados con una H y los blandos con una B. Cuanto más alto el número indicado cerca de la letra, más dureza o suavidad tendrá el lápiz. Un lápiz estándar, por ejemplo, es el HB.
  2. Usa bolígrafos. También podrás usar un bolígrafo para hacer dibujos realistas. Esto dependerá de las líneas y proporciones muy exactas, del sombreado, de las líneas de variación y del estilo de grabado con sombras. Podrás usar cualquier bolígrafo para este fin, pero obtendrás el mejor resultado con una pluma o con una pluma pincel o plumín, ya que te dará mayor oportunidad de cambiar la anchura del trazo.
  3. Usa carboncillo. También podrás usar carboncillo para hacer dibujos realistas. Dibujar al carboncillo quizá sea el medio más fácil para dibujar. Con él, podrás hacer sombras y resaltar, lo cual es un aspecto crucial a la hora de hacer dibujos realistas. El carboncillo se puede correr y difuminar fácilmente, lo cual podría ser beneficio pero también podría crear dificultades.
    • Hay muchas variedades de formas y tamaños de carboncillos para dibujo. Los de vid gruesa o los de sauce delgado son buenos para un nivel medio, mientras que los lápices de carboncillo prensado son fabulosos para hacer detalles.
  4. Usa el papel apropiado. Dependiendo del medio que elijas, necesitarás asegurarte de conseguir el tipo de papel adecuado. Especialmente, los carboncillos requerirán un papel diseñado para ese medio (un papel con una textura fuerte al cual pueda adherirse). Los lápices irán bien con un papel de tela suave, ya que ayudarán a que se difumine.
    • En lo posible, asegúrate de buscar papel archival libre de ácido. Este evitará que los dibujos se amarilleen con el paso del tiempo o que se desgasten mucho.
    • Además del papel especial, será necesario echarle un espray fijador al dibujo hecho con carboncillo para que no se corra una vez terminado.
  5. Consigue un difuminador. Un difuminador es un rollo de papel en forma de lápiz cuya punta es áspera. La punta sirve para difuminar el carboncillo o el lápiz, formando los grados suaves de sombras en el dibujo. Necesitarás pulirlo cada vez que se llene de carboncillo o de grafito debido a los lápices. El difuminador se puede comprar en una tienda o hacerlo a mano.
  6. Consigue un borrador. Un borrador es algo de incalculable valor para quitar los errores y crear brillos. Podrás usar uno normal de vinilo, uno para lápiz o un borrador para carboncillo en forma de plastilina. También podrás usar el borrador para lápices en forma de plastilina, ya que es fácil de moldear finamente para borrar un detalle.

Consejos

  • Dibujar la piel y al cabello con realismo es una de las habilidades más difíciles de desarrollar. Recuerda dibujar el cabello por secciones, ya que así crece. Cada sección deberá tener sombras y reflejos. Esto ayudará a que el cabello que dibujes parezca más real. También recuerda buscar las imperfecciones de la piel. Las pecas, marcas, cicatrices y las arrugas son lo que hacen que la piel parezca real en lugar de plástico.
  • Usa un portaminas de punta fina para las zonas de los detalles, como las pestañas y las arrugas. Esto hará más fácil hacerlas y hará que parezcan más reales. Una buena anchura para un lapicero sería de unos .5 mm o menos.
  • Dibuja con frecuencia. Mantén un cuaderno con tus esbozos y dibuja siempre que puedas. Dibuja a las personas que estén a tu alrededor mientras estés en el bus o el tren. También podrás dibujar las cosas que te rodean cuando estés comiendo o sentado viendo la televisión. Practicar a menudo te ayudará a desarrollar tus habilidades más rápidamente.
  • Tira el papel al aire y mira en el espejo de vez en cuando mientras lo dibujas. Esto permitirá ver cuando estás dibujando de manera desigual. Es muy común dibujar un ojo más alto o más grande que el otro. Las líneas de la mandíbula también se suelen dibujar desiguales. Echar el dibujo al aire es muy práctico y tendrá un gran impacto mientras estás haciendo el esbozo.
  • ¡Diviértete!
  • Los portaminas son lindos, delgados y buenos para dibujar.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página