Cómo afilar las puntas de las crayolas

Las crayolas que pierden el filo de la punta pueden volver a tener puntas afiladas de forma sencilla con un poco de agua caliente, aquí está cómo.

Método del agua caliente

  1. Sumerge la punta sin filo de la crayola en un tazón con agua caliente. Déjala ahí por unos cuantos minutos, si no te imaginas cómo sostenerla, amárrala a una pedazo de hilo que esté amarrado a un lápiz. Pon una pila de libros a ambos lados del tazón y pon el lápiz atravesado en los libros con la crayola amarrada colgando dentro del tazón, lo suficientemente alto como para que solo la punta de la crayola quede dentro del agua caliente.
  2. Sácala del agua después de unos minutos.
  3. Dale forma a la punta con tus dedos.

Sacapuntas eléctrico para crayolas

  1. Compra un sacapuntas para crayolas. Este es similar a un sacapuntas eléctrico para lápices.
  2. Mete la punta de la crayola y deja trabajar al sacapuntas hasta que la punta esté afilada. Es rápido y te tomará menos esfuerzo que el método de arriba si puedes conseguir este artículo.

Sacapuntas manual para crayolas

  1. Compra un sacapuntas manual para crayolas.
  2. Sácale punta a la crayola de la misma forma que le sacarías punta a un lápiz con un sacapuntas manual.

Afilado con un cuchillo

  1. Consigue un cuchillo y crayolas. El cuchillo no tiene que ser súper afilado con un cuchillo de mantequilla funcionara.
  2. Desliza el cuchillo en la punta del lápiz de color, yendo y viniendo. ¡Ten cuidado de no hacerte daño!
  3. Cortando de la base del crayola para la punta es más fácil, aunque también se puede tratar de trabajar de lado a lado.

Cosas que necesitarás

  • Agua caliente
  • Tazón
  • Lápiz, hilo y libros si haces un soporte para la crayola (útil si vas a afilar la punta de muchas crayolas)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página