Cómo rasurarse las axilas

Eliminar el vello de las axilas puede ayudarte a reducir el mal olor y es una norma cultural en muchos lugares. Algunos atletas, como los nadadores, eliminan el vello corporal para mejorar su desempeño. Afeitarte es una de las formas más eficientes y baratas de eliminar el vello de las axilas. Los métodos más comunes incluyen usar una máquina de afeitar o una rasuradora eléctrica. No se recomienda usar una navaja de afeitar.

Usa una máquina de afeitar

  1. Prepara tu piel. Por lo general, es más fácil afeitarte en la ducha o durante un baño. El agua suavizará la piel, mientras que el calor evitará que se erice, lo que haría que te cortes al afeitarte.
  2. Aplícate un lubricante hidratante. Los geles, las lociones o las espumas para afeitar de venta comercial pueden ayudarte a suavizar la piel y permitir una afeitada más suave. El jabón, el champú o el acondicionador pueden ser sustitutos adecuados.
    • Cubre toda el área con una cantidad abundante de lubricante.
    • Si es necesario, puedes volver a aplicarte jabón o gel cuando estés a la mitad del proceso de afeitado.
  3. Levanta un brazo junto a tu cabeza. Cuando la piel se encuentra estirada es mucho más fácil lograr una afeitada suave y evitar los cortes.
  4. Empieza a afeitarte. Sostén la rasuradora con tu otra mano y empieza a afeitarte hacia la dirección en la que crece el vello. Si tu piel es sensible, afeitar en dirección contraria a los granos puede provocar irritación. Si no sufres de sensibilidad, afeita hacia arriba y hacia abajo, ya que el vello de las axilas puede crecer en muchas direcciones diferentes.
    • Evita presionar la rasuradora en tu piel con mucha firmeza, ya que esto puede causar irritación.
  5. Enjuaga la rasuradora después de cada pasada. Para lograr la afeitada más suave, lo mejor es eliminar la espuma y los vellos cortados.
    • No trates de retirar el vello ni limpiar la rasuradora con tus dedos, o te cortarás.
  6. Haz lo mismo en la otra axila. Usar tu mano no dominante para afeitarte puede requerir algo de práctica, pero con el tiempo será más fácil.
  7. Culmina el proceso de afeitado. Enjuágate en ambas axilas para eliminar toda espuma o vello suelto sobrante. Es probable que la piel esté sensible, así que considera usar un hidratante suave después de secarte.
    • Los desodorantes pueden causar ardor si te los aplicas inmediatamente después de afeitarte.
    • Considera afeitarte de noche para permitir que tu piel descanse y se cure antes de aplicarte algún producto.
    • Si la irritación o la inflamación persisten, consulta a un dermatólogo o prueba un proceso diferente.

Usa una rasuradora eléctrica

  1. Identifica el tipo de rasuradora que tienes. Algunos modelos más recientes pueden usarse en piel mojada o seca, pero la rasuradora eléctrica común está diseñada para usarse solo en piel seca. Revisa el empaque para conocer el tipo de rasuradora que tienes.
    • Si no estás segura, trata de afeitarte con la piel seca primero.
    • Los aparatos eléctricos nunca deben usarse en la ducha o la bañera. Las rasuradoras de piel mojada pueden usarse en la piel mojada, pero nunca debes usarla mientras te bañas.
  2. Examina el mecanismo de afeitado. Si tu rasuradora cuenta con un mecanismo rotativo, será más eficaz moverla en círculos. Si es una rasuradora tipo máquina de afeitar, pásala hacia arriba y hacia abajo varias veces para lograr la afeitada más suave. Saber con anticipación el tipo de movimiento a utilizar garantizará una afeitada exacta y reducirá el riesgo de sufrir cortes o fricciones.
  3. Prepara tu piel. Lograrás la afeitada más suave si tu vello está completamente seco. Limpia el vello de tu axila para eliminar los aceites o los residuos del desodorante.
    • Considera usar un producto para antes del afeitado que esté diseñado específicamente para rasuradoras eléctricas. Es posible que se promocione para facilitar la eliminación del vello facial en los hombres.
  4. Mantén la piel estirada. Levanta el brazo de forma que la piel que está debajo esté lo más firme y lisa posible. Esto reducirá el riesgo de que la rasuradora atrape tu piel.
    • Sostén la rasuradora eléctrica en un ángulo recto en dirección a tu piel.
    • Afeita en el grano del vello. Esto podría requerir pasar la rasuradora en muchas direcciones diferentes para garantizar la afeitada más exacta.
  5. Sé paciente. Si recién estás empezando a usar una rasuradora eléctrica, tu piel podría volverse sensible e irritarse con facilidad. Después de varias semanas de uso constante, este problema debería estar resuelto. Si la irritación persiste, deja de usarla o consulta a un dermatólogo.
    • Si tienes cortes abiertos o piel gravemente irritada, espera hasta que sane completamente antes de tratar de afeitarte de nuevo.
  6. Dale mantenimiento a la rasuradora eléctrica. Al igual que la mayoría de los productos eléctricos, las rasuradoras funcionan mejor si se cuidan apropiadamente. Reemplaza las piezas desgastadas y limpia la rasuradora con frecuencia.
    • Usa un cepillo para limpiar con cerdas suaves para eliminar cuidadosamente el vello y otras partículas de las navajas después de cada afeitada.
    • Evita golpear la rasuradora en el lavabo o mostrador para retirar el vello, ya que esto podría desgastar o desafilar las navajas.
    • Con el tiempo, la rasuradora podría perder su filo, aumentando el riesgo de sufrir cortes. Es probable que el manual del usuario contenga información sobre cómo ordenar e instalar las piezas de repuesto.
  7. Prueba diferentes productos. La mayoría de las rasuradoras eléctricas están diseñadas para que los hombres eliminen el vello facial, por lo que podrían ser demasiado potentes para la piel suave de las axilas. Si pruebas una rasuradora para hombres y tienes problemas, considera buscar un producto para mujeres.

Consejos

  • Usar una navaja de afeitar sin usar agua o lubricante puede aumentar la irritación de la piel. Es mejor evitar afeitar tu piel seca con una navaja de afeitar, siempre que sea posible.
  • Siempre usa una rasuradora afilada; esto ayuda a prevenir la formación de erupciones en las axilas. Si tu rasuradora pierde su filo, deja de usarla o reemplaza las navajas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página