Cómo saber si sufres de neuropatía en los pies

La neuropatía en los pies indica algún tipo de problema o mal funcionamiento en las pequeñas fibras nerviosas del pie. Los síntomas de la neuropatía incluyen dolor (punzante, eléctrico y agudo), hormigueo, adormecimiento y debilidad muscular en los pies. Frecuentemente, la neuropatía periférica afecta a ambos pies, pero no siempre, ya que depende de la causa. Las causas comunes de la neuropatía en los pies incluyen la diabetes no controlada, el alcoholismo avanzado, la infección, la deficiencia de vitaminas, las enfermedades renales, los tumores en los pies, los traumas, la sobredosis de drogas y la exposición a ciertos venenos. Reconocer los signos y los síntomas de la neuropatía en los pies te dará ciertamente una mejor idea de lo que está causando tu problema, pero solo un médico profesional puede hacer un diagnóstico seguro.

Reconocer los primeros síntomas

  1. Presta más atención a tus pies. Puedes asumir que la pérdida de sensibilidad o el hormigueo esporádico en tus pies es parte normal y prevista del envejecimiento, pero no. En cambio, es uno de los primeros signos de que los pequeños nervios sensoriales en tus pies no están funcionando apropiadamente. Por tanto, examina tus pies con mayor frecuencia y compara la capacidad que tienen de sentir toques ligeros con la de las otras partes del cuerpo, como en los muslos o en las manos.
    • Usa un lápiz o un bolígrafo para golpear ligeramente tus pies (en la parte superior y en la parte inferior) para saber si puedes sentirlo. Mejor aún, cierra los ojos y pide a un amigo que lo haga.
    • La pérdida de la sensibilidad o de la vibración generalmente empieza en los dedos de los pies y se difunde lentamente hasta los pies y, finalmente, a las piernas.
    • En los Estados Unidos, la causa más común de la neuropatía en los pies es la diabetes. El 60 o 70 % de diabéticos desarrollarán neuropatía en sus vidas.
  2. Reconsidera el dolor que sientes en el pie. Algún malestar o calambre ocasional en el pie puede ser completamente normal, especialmente después de largas caminatas con zapatos nuevos, pero un dolor punzante continuo o un dolor eléctrico intermitente sin razón es uno de los primeros signos de la neuropatía en los pies.
    • Fíjate si cambiarte de zapatos hace alguna diferencia en el dolor que sientes o prueba algunas plantillas genéricas.
    • Por lo general, el dolor neuropático empeora por la noche.
    • Algunas veces, los receptores de dolor se vuelven tan sensibles con la neuropatía que el solo hecho de cubrir tus pies con una manta es insoportable (una condición que se conoce como alodinia).
  3. Verifica si sientes debilidad en los músculos del pie. Si caminar se te hace más difícil o te sientes más torpe o más propenso a accidentes al estar de pie, entonces esto puede ser un signo de daño temprano a los nervios motores por la neuropatía. La caída del pie al caminar (ocasionando muchos tropiezos) y la pérdida de equilibrio también son síntomas neuropáticos comunes.
    • Trata de pararte de puntillas por 10 segundos y fíjate qué tan difícil se te hace. Si no puedes hacerlo, entonces esto puede indicar un problema.
    • También puedes experimentar espasmos involuntarios y pérdida del tono muscular en los pies.
    • Un derrame cerebral también puede causar debilidad muscular, parálisis y pérdida de la sensibilidad en los pies, pero los síntomas generalmente son repentinos y están acompañados de muchos otros signos y síntomas; en cambio, la neuropatía generalmente es gradual.

Reconocer los síntomas avanzados

  1. Presta atención a los cambios en la piel y en las uñas de los pies. El daño avanzado a los nervios autónomos en los pies probablemente hará que sudes menos, de manera que habrá menos humedad en la piel (que se volverá seca, escamada o descamada) y en las uñas de los pies (que se volverán quebradizas). Es probable que las uñas de tus pies empiecen a romperse y a lucir como si tuvieras una infección fúngica.
    • Si tienes una enfermedad arterial simultánea causada por la diabetes, la piel de la parte inferior de la pierna puede volverse de color marrón oscuro debido a la falta de irrigación sanguínea.
    • Además de los cambios de color, la textura de la piel puede cambiar, la cual lucirá más suave y brillante que antes.
  2. Presta atención a la formación de úlceras. La ulceración de la piel de los pies es una consecuencia del daño avanzado de los nervios sensoriales. Inicialmente, las úlceras neuropáticas pueden ser dolorosas, pero a medida que el daño de los nervios sensoriales progresa, la capacidad de los nervios de transmitir el dolor se reduce drásticamente. Las lesiones repetidas pueden dar como resultado la formación de muchas úlceras que quizás incluso no notes.
    • Las úlceras neuropáticas generalmente crecen en las bases de los pies, especialmente en las personas que caminan constantemente descalzos.
    • La presencia de úlceras aumenta el riesgo de la infección y de la gangrena (la muerte del tejido).
  3. Ten cuidado con la falta total de sensibilidad. Perder completamente la sensibilidad en los pies es una situación grave y nunca se considera normal. No tener sensibilidad al tacto, a la vibración o al dolor hace que sea difícil caminar y te pone en peligro de sufrir un trauma de pie, lo que puede conducir a la infección. En las etapas avanzadas de la enfermedad, puedes experimentar parálisis en los músculos de los pies, lo que hará que caminar sin ayuda sea prácticamente imposible.
    • La pérdida de la sensibilidad del dolor y de la temperatura puede conducir al descuido con respecto a las quemaduras accidentales y los cortes. Es probable que no estés consciente de que estás lastimando tus pies.
    • La falta total de coordinación y de equilibrio te pone en riesgo de fractura de la pierna, de la cadera y de la pelvis por caídas.

Visitar a un médico para la confirmación

  1. Visita a tu médico de cabecera. Si sospechas que el problema de tu pie es algo más que un esguince o una distensión menor y puede tratarse de neuropatía, entonces visita a tu doctor. Él te hará un examen médico y te hará preguntas acerca de tus antecedentes, de tu dieta y de tu estilo de vida. También es probable que tu doctor te haga un análisis de sangre para revisar los niveles altos de glucosa (un signo de diabetes), los niveles de ciertas vitaminas y la función tiroidea.
    • También puedes examinar tus niveles de azúcar en la sangre en casa con un dispositivo de análisis comprado en alguna tienda, pero asegúrate de leer las instrucciones cuidadosamente.
    • Los niveles altos de glucosa en la sangre son tóxicos y dañan los nervios pequeños y los vasos sanguíneos, ya que se trata de demasiado etanol (el cual proviene de las bebidas alcohólicas).
    • Las deficiencias de vitamina B (especialmente de B12 y folato) son otras causas relativamente comunes de neuropatía.
    • Tu doctor también puede tomar una muestra de orina para saber cuán bien funcionan tus riñones.
  2. Pide que te deriven a un especialista médico. Es probable que tengas que ver a un especialista de los nervios (neurólogo) para obtener un diagnóstico confirmado de neuropatía. El neurólogo puede ordenar un estudio de conducción nerviosa (ECN) o una electromiografía (EMG) para evaluar la capacidad de los nervios de tus pies y de tus piernas para transmitir mensajes eléctricos. El daño puede ocurrir en el recubrimiento protector de un nervio (vaina de mielina) o debajo, en su axón.
    • El ECN y la EMG no son muy eficaces para diagnosticar la neuropatía de fibras pequeñas, así que algunas veces puede ser útil una biopsia de piel o una prueba cuantitativa del reflejo axonal sudomotor (PCRAS).
    • La biopsia de piel puede revelar problemas con las terminaciones de las fibras nerviosas y es más sencilla y más segura que una biopsia del nervio, ya que tu piel está en la superficie.
    • El especialista también puede realizar una prueba Doppler a color para que pueda ver la condición de los vasos sanguíneos de tus piernas a fin de considerar o descartar la insuficiencia venosa.
  3. Visita a un podólogo. Un podólogo es un especialista del pie que puede darte otra opinión informada del problema de tus pies. Un podólogo examinará cualquier trauma en tus pies que puedan haber dañado algún nervio o algún bulto o tumor benigno que esté irritando o comprimiendo los nervios. Un podólogo también puede prescribir zapatos hechos a medida o plantares ortopédicos (plantillas) para tus pies a fin de aumentar la comodidad y la protección.
    • Un neuroma es un bulto benigno en el tejido del nervio que se suele encontrar entre el tercer y el cuarto dedo del pie.

Consejos

  • Se sabe que algunos medicamentos de la quimioterapia causan daño al nervio periférico, así que pregunta a un doctor especializado en cáncer acerca de los efectos secundarios del tratamiento.
  • Algunos metales pesados (como el plomo, el mercurio, el oro y el arsénico) se pueden depositar en los nervios periféricos y causar destrucción.
  • El consumo excesivo o crónico de alcohol puede conducir a una deficiencia de las vitaminas B1, B6, B9 y B12, las cuales son importantes para la función del nervio.
  • Por otro lado, el exceso de suplementos de vitamina B6 puede algunas veces ser dañino para los nervios.
  • La enfermedad de Lyme, el herpes zóster (varicela zóster), el herpes simple, el virus de Epstein-Barr, el citomegalovirus, la hepatitis C, la lepra, la difteria y el VIH son tipos de infecciones que pueden conducir a la neuropatía periférica.

Advertencias

  • Visita a tu doctor inmediatamente si experimentas cualquiera de los siguientes signos o síntomas: un dolor rápidamente ascendente en el pie, una fiebre alta, los dedos de los pies negros y descoloridos, un olor nauseabundo y fuerte en los pies, cualquier luxación o fracturas óseas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página