Cómo envejecer madera usando vinagre y lana de acero

Los muebles nuevos pueden ser mucho más robustos y baratos que los antiguos, pero la madera envejecida tiende a un aspecto mucho más lujoso que la madera nueva y sin tratar. Para conseguir lo mejor de ambos mundos muchas personas optan por teñir la madera nueva. El proceso no requiere que vayas a la ferretería, ya que es muy posible que ya tengas en tu casa todo lo que necesites.

Prepararse para realizar el teñido

  1. Reúne los materiales. Este es un proceso bastante sencillo que necesita unos suministros mínimos. Es posible que ya los tengas en casa. Pero en caso contrario no podrás encontrar todo lo que necesites en una tienda de "Todo a un dólar", de comestibles o en algunos sitios como Target o Walmart.
    • Vinagre blanco destilado. Sirve cualquier marca.
    • Lana de acero. La de clase fina es la ideal porque se deshace mejor, pero también sirve la de cualquier clase.
    • Algún tipo de contenedor. Es posible usar un cubo, una jarra, un cuenco o cualquier otro que tengas a mano. En caso de que te desagrade el olor del vinagre es posible utilizar un contenedor que puedas cerrar mientras se asiente la mezcla, especialmente cuando quieras que sea bastante oscura, ya que tendrás que dejarla reposar durante más tiempo.
    • Guantes de goma. Son opcionales, pero en caso de que estés preocupado por cortarte los dedos con la lana de acero o tengas previsto elaborar una solución particularmente oscura que podría mancharte los dedos, es buena idea.
    • Un colador. También es opcional, ya que es posible aplicar el tinte directamente del recipiente en el que lo hayas elaborado. Será algo práctico en caso de que quieras trasvasar el líquido a otro contenedor para guardarlo y usarlo más tarde.
    • Una brocha.
  2. Asegúrate de que estés tiñendo el tipo de madera apropiado. Algunas maderas responderán mejor que otras. De ese modo evitarás meterte en el problema de elaborar un tinte solo para descubrir que la madera no se teñirá.
    • La madera con granos separados es mejor, especialmente cuando el grano de la madera esté superpuesto en capas duras y blandas, ya que al contrario que las capas duras, las capas blandas se ven afectadas por el proceso, lo que produce el efecto de madera antigua.
    • Las maderas blandas son más fáciles de trabajar que las maderas duras. El pino amarillo del sur, el cedro del oeste y el abeto son candidatos excelentes para envejecer. El roble rojo, el arce u otros maderas de crecimiento lento y grano denso no lo son.
    • Las maderas con grano definido como las de nogal, roble blanco, olmo o fresno también se trabajan bien.
    • Este método no es adecuado para suelo laminado ya que es probable que el vinagre degrade el adhesivo que mantiene pegadas las capas y se separen.
  3. Decide el aspecto que quieras que tenga la madera. El tinte elaborado con lana de acero y vinagre abarca desde un rojizo o marrón oxidado hasta un marrón oscuro muy quemado. La gama de intensidades también varía, de muy ligera a muy intensa. Estos factores están condicionados por la gama de la lana de acero y el vinagre, así como la cantidad de tiempo que dejes actuar la mezcla. Antes de empezar, decide el color aproximado del tinte que quieras elaborar y llévalo a cabo en consecuencia.
    • El color del tinte se determinará en función del tiempo que repose. El tinte que dejes en remojo durante un par de días tendrá un tono oscuro, quemado. Cuanto más tiempo repose, más añejo será el color.
    • La intensidad del tinte se determinará tanto por la cantidad de esponjas de lana de acero que uses como por el tiempo que dejes asentar la mezcla. Usar de 1 a 3 esponjas de lana de acero para 1,9 litros (medio galón) de vinagre bastarán para la mayoría de trabajos. En caso de que quieras que el tinte oscurezca más rápido, prueba a usar una esponja más de lana de acero. En caso de que se oscurezca demasiado, simplemente dilúyelo con agua.

Elaborar el tinte

  1. Desmenuza la lana de acero. Este paso no es estrictamente necesario, pero ayudará en el proceso de desintegración y acelerará las cosas. Es posible que quieras ponerte guantes de plástico para evitar cortarte los dedos. Separa en trozos las esponjas de lana de acero, y deposita los trozos en el recipiente en el que estés mezclando el tinte.
  2. Combina los materiales. Esto es bastante sencillo. Simplemente vierte el vinagre sobre la lana de acero. Mézclalo bien y tápalo.
  3. Déjalo reposar. Es posible hacer un tinte muy claro en solo 15 minutos aproximadamente, pero es probable que quieras esperar más tiempo. Con 2-4 días conseguirás un tinte adecuado para la mayoría de trabajos, pero también es posible dejar reposar la mezcla durante meses para conseguir un efecto más acentuado.
  4. Cuela el tinte. Este es un paso opcional y es muy importante en caso de que tengas previsto guardar la mezcla para usarla más adelante. Cuando alcance el color que quieras, cuela la mezcla a través de un colador en un recipiente nuevo con tapón. También es posible usarlo directamente desde cualquier recipiente en el que esté almacenado.

Aplicar el tinte

  1. Tiñe una superficie de prueba. Es posible que no quieras aplicar el tinte sobre el mueble sin saber cómo quedará una vez aplicado. Aplica un poco sobre un trozo de madera del mismo tipo, o sobre alguna parte que estés tiñendo que no sea visible normalmente y espera una hora. En caso de que no te guste el color que hayas obtenido, haz modificaciones de la mezcla. Añade más lana de acero, espera más tiempo en caso de que lo prefieras más oscuro, o dilúyelo con agua para que sea más claro.
  2. Lija la madera. Es posible darle un aspecto mucho más envejecido a la madera lijándola antes de aplicar el tinte. Este paso es opcional, y el teñido quedará bien tanto si lo haces como si no. Solo es cuestión del efecto que quieras lograr.
  3. Aplica el tinte sobre la madera. No existe una técnica en particular necesaria para ello. Aplícalo en la dirección de la veta, cúbrela de manera homogénea y déjalo reposar para permitir que el tinte penetre en la madera. Entonces déjalo secar, siéntate y admira tu obra.
  4. Encera la madera. Es posible elegir si hacerlo o no en función del aspecto que quieras que tenga el acabado final. Para un brillo pulido, espera a que la madera seque completamente, aplica la cera, déjala secar durante una hora y púlela con un paño. En caso de que desees un aspecto más natural, marcado por el tiempo, omite este paso.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página