Cómo escapar de un campo minado

Los campos minados con minas mortales en Corea del Norte, Pakistán, Vietnam, Iraq y muchos otros países en el mundo son los responsables de miles de muertes cada año. Incluso, las minas que tiene décadas de instalación son tan peligrosas como cuando se colocaron por primera vez; son capaces de explotar a causa de la más mínima presión. El artículo a continuación te enseñará a escapar a salvo de un campo minado y evitar entrar a uno.

Averiguar la situación

  1. Busca señales que indiquen que hay minas cerca. La mayorías de las minas están ocultas; sin embargo, si sabes qué señales buscar, tendrás una mayor oportunidad de evitarlas. Si estás en un área minada, no bajes la guardia ni si quiera por un momento. Busca constantemente las siguientes señales:
    • Alambres de trampa. Por lo general, no son tan visibles así que tendrás que acercarte para ver el suelo de cerca. Con normalidad, los alambres son tan delgados que dificultan lograr identificarlos.
    • Señales que indiquen que se ha reparado el camino. Por ejemplo, áreas pavimentadas, nuevo relleno colocado, parches de carreteras, zanjas, entre otros. Estas señales podrían indicar que se ha instalado minas cerca.
    • Señales o marcas en árboles, estacas o postes. Las fuerzas armadas que colocan las minas marcan los campos minados para proteger a sus propios soldados.
    • Animales muertos. El ganado y otros animales detonan con frecuencia las minas.
    • Vehículos dañados. Los carros, camionetas u otros vehículos abandonados indican que podrían haber detonado una mina y que habrían más cerca.
    • Objetos sospechosos en los árboles y los arbustos. Las minas no siempre se entierran y los artefactos explosivos sin estallar no siempre se colocan en el suelo.
    • Interrupciones en las huellas de los neumáticos o huellas que se detienen sin explicación alguna.
    • Los alambres que se dirigen fuera del camino. Estos indicarían que hay partes del alambre que están enterradas parcialmente.
    • Rasgos raros en el suelo o patrones que no están presentes en la naturaleza. Por ejemplo, las plantas podrían marchitarse o cambiar de color, la lluvia desaparecería alguna parte de la cubierta de la mina, esta podría verse penetrada o rajada en los bordes o el material que cubre las minas se vería como montículos de tierra.
    • Civiles que se alejan de ciertos lugares o de ciertos edificios. Con frecuencia, las personas de la localidad saben dónde se han colocado las minas o los artefactos explosivos sin estallar. Pregúntales para que logres determinar los lugares exactos que contienen minas.
  2. Detente de inmediato. Detente en el preciso momento en que te des cuenta que te encuentras en peligro. No des ningún otro paso. Tomate un tiempo para evaluar tu situación y formular un plan de escape. De ahora en adelante, tus movimientos tendrán que ser lentos, bien pensados y realizados con cuidado.
  3. Avísales a tus compañeros acerca del peligro. Tan pronto como creas que te encuentras en peligro, asegúrate que todos sepan de modo que dejen de moverse antes de que alguien detone un explosivo. Grita que se detengan. Diles que no muevan los pies. Si, en esta situación, eres el líder, tendrás que asesorarlos para retirarse a salvo del campo minado. Asegúrate que todos estén informados, ya que un paso en falso podría matarlos a todos.
  4. No recojas nada del suelo. Muchas de las minas se colocan por medio de una trampa. Puedes pensar que estás recogiendo un casco, una radio o un artefacto militar y quién diría que hay, en realidad, una mina dentro. Incluso, se utilizan juguetes o comida como carnada. Si no se te cayó, no lo recojas.

Escapar a salvo

  1. Sigue tus huellas para escapar del área minada. Si sospechas que has entrado a un campo minado o área minada, ya sea que lo has notado por las señales de advertencia, de ver una mina o mina potencial o porque ocurre una detonación, mantén la calma y aléjate del peligro pisando en las huellas de tus pasos. Dentro de lo posible, no gires.
    • Mira hacia atrás mientras caminas y coloca lentamente tus pies exactamente donde se encuentran tus pisadas.
    • Continúa hasta que estés seguro de que estás fuera de peligro. Por ejemplo, al llegar a un camino u otra área que se utiliza con frecuencia para el traslado.
  2. Sondea el suelo. En caso de que tengas que moverte hacia delante o que no puedas ver tus pisadas, tendrás que sondear el suelo en busca de minas y movilizarte hacia delante poco a poco. Sondea el suelo con cuidado y con ayuda de tus manos o pies. Además, puedes utilizar un cuchillo u otro objeto para sondear el área poco a poco.
    • Sondea en ángulos y no en dirección recta, ya que las minas se detonan normalmente por una presión de arriba a abajo.
    • Una vez que hayas terminado con un área pequeña, avanza y continúa probando. Es más seguro movilizarse a través del campo con lentitud y sobre el vientre en vez de caminar.
  3. Consigue ayuda si se te hace muy difícil decidir. Si no estás seguro por completo cuál fue tu pisada anterior y no te sientes cómodo para realizar un sondeo, no te arriesgues a movilizarte. Un par de pulgadas podrían ser la diferencia entre la vida y la muerte. Pide ayuda o haz que alguien que esté cerca lo haga por ti.
    • Si te encuentras solo y puedes utilizar un teléfono celular, haz una llamada y pide ayuda.
    • No utilices un radio bidireccional a menos que sea necesario. Esto se debe a que la señal del radio podría causar que explote cierto tipo de minas o artefactos explosivos sin estallar.
    • Si no tienes un medio para comunicarte con nadie, espera. No trates de correr y no trates de sondear el camino de salida a menos que sepas lo que haces.
  4. Presta atención y busca señales que indiquen que una detonación podría suceder. Cuando estés saliendo de un campo minado, mantente alerta por si hay señales de que una mina explote. Escucha si hay sonidos inusuales. Puedes notar un sonido de "clic" si se ha oprimido una placa de presión o se ha movido una varilla inclinada. Incluso, puedes oír la explosión de una cápsula. Además, presta atención a lo que sientes. Si estás muy alerta y procedes a caminar lentamente, podrías, por ejemplo, sentir la tensión de un alambre de trampa.
  5. Tírate de inmediato al suelo si se inicia una detonación. Cuando los soldados están en esta situación, solo gritan "al suelo". Si notas cualquiera de estas señales o si alguien que está cerca grita una señal de alerta ya que ha detonado una mina, tírate al suelo tan rápido como puedas. Puede ser que tengas solo un segundo antes de que la mina explote; sin embargo, si utilizas este minuto con sabiduría, podrías lograr escapar de una lesión grave o la muerte. Las minas explotan hacia arriba; por ello, la parte más segura es la que se encuentra cerca al suelo.
    • Dentro de lo posible, cae hacia atrás para cubrir, en la medida de lo posible, la parte superior del cuerpo y no le caiga metralla. Si bien es cierto que es probable toparse con otra mina, el área detrás de ti será el lugar más seguro, ya que ya estuviste caminando por ahí.
    • No trates de correr de la explosión, los proyectiles vuelan lejos de la mina a miles de pies por segundo, y el radio, es decir, la distancia desde la mina en la que puedes salir herido, puede llegar a ser 100 pies (30 m) o más.
  6. Señaliza el peligro y reporta su ubicación a las autoridades apropiadas. Si encuentras una mina, ayuda a asegurar que otra persona la evite por medio de una señalización. Dentro de lo posible, utiliza símbolos reconocidos internacionalmente o las señales de advertencia que se utiliza habitualmente en la localidad. Asegúrate de estar en un territorio seguro antes de intentar colocar una señal de advertencia. Apunta la ubicación del peligro y repórtala a la policía, los militares o los desminadores de la localidad.

Evitar campos minados

  1. Aprende acerca de las minas terrestres. El término “artefacto explosivo sin estallar” (UXO, por sus siglas en inglés) se utiliza para referirse a todo tipo de armas explosivas como bombas, granadas y proyectiles de artillería que se han colocado, pero no han explotado. Es decir, son explosivos "fallidos", pero que tienen una posibilidad de detonarse. Algunas veces, las minas terrestres se consideran como un tipo de artefacto explosivo sin estallar y si bien las minas reciben la mayor atención de los medios de comunicación, la verdad es que todos los artefactos explosivos sin estallar son igualmente peligrosos. En algunas partes del mundo, los artefactos explosivos sin estallar, a parte de las minas, son los peligros más grandes que existen.
  2. Aprende la historia del área. Cuando viajes a un área desconocida, es aconsejable que aprendas acerca de la historia de ese lugar para determinar si hay un riesgo de encontrar una mina terrestre. Obviamente, las áreas que se encuentran en un conflicto bélico tienen un mayor riesgo de contar con minas. Sin embargo, las minas terrestres y los artefactos explosivos sin estallar seguirán siendo peligrosos incluso después de que cesen las hostilidades.
    • Por ejemplo, en Vietnam, Camboya y Laos, aún hay millones de minas y bombas fallidas. Asimismo, en Bélgica, país que hace mucho no sufre un conflicto bélico, las tropas han retirado, en los últimos años, cientos de toneladas de artefactos explosivos sin estallar que se dejaron tras la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial.
  3. Presta atención a las señales de advertencia. Es cierto que no puedes contar siempre con que los campos minados estén señalizados; sin embargo, debes mantenerte alejado de los que sí lo están. Algunos de los símbolos reconocidos internacionalmente para los campos minados son una calavera con dos huesos cruzados y un triángulo rojo. Por lo general, aunque no siempre, las señales son rojas y tienen escrito las palabras "minas" o "peligro" en mayúsculas.
    • Cuando no se observa ninguna señal formal, puede ser que se haya usado señales de advertencia improvisadas, tales como rocas pintadas (con rojo para indicar los límites de un campo minado y con blanco para indicar el camino seguro), pilas de piedras, banderas en el suelo, césped amarrado o cintas para cercar un área.
    • Muchos campos minados no tienen señales de advertencia, así que no tomes por sentado que esta falta de señalización indica que el área es segura.
  4. Interroga en la localidad. Con frecuencia, las señales de advertencia de minas no duran mucho tiempo. Con el paso del tiempo, las plantas, el clima, los animales y las personas retiran u ocultan estas señales. En algunas áreas, las señales de advertencia de metal son un material valioso para las edificaciones y es común ver que son utilizadas, por ejemplo, para parchar un techo de metal. Inclusive, en muchos lugares, nunca se llega a colocar las señales de advertencia. No obstante, las personas de la localidad conocen las ubicaciones generales de las minas y los artefactos explosivos sin estallar. Por ello, lo mejor que puedes hacer cuando viajes en un territorio potencialmente peligroso es preguntar a las personas de la localidad acerca de qué áreas son seguras, o mejor aún, conseguir un guía.
  5. No te alejes de los caminos establecidos. Si las personas usan con regularidad un camino, puedes estar seguro de que no está minado. Con excepción de las situaciones de combate activo. Sin embargo, el peligro podría estar al acecho justo fuera del camino.

Consejos

  • Las personas están familiarizadas con las minas que se detonan con presión, las cuales se detonan porque una persona las pisa o un vehículo pasa encima de estas; no obstante, existen otros tipos diferentes de minas y métodos de detonación. Algunas se detonan por "liberación" de presión (como cuando alguien recoge un objeto que se encuentra encima de la mina), otras utilizan alambres con trampa, la presencia de vibraciones o aparatos que se detonan con elementos magnéticos.
  • Cuando te encuentres en duda, quédate en los caminos pavimentados, ya que las minas no se pueden colocar en el pavimento. Asimismo, ten cuenta que las minas (la mayoría en zonas de combate activo) se colocan en cuevas o que los alambres de trampas se colocan a través de un camino para detonar las minas en la carretera.
  • Los detectores de metales no te avisarán necesariamente si hay peligro, ya que las minas pueden estar hechas no solo de metal, sino que también de plástico o madera.
  • Las minas terrestres se encuentran en los campos minados o las áreas minadas. Los campos minados son áreas con límites establecidos - aunque no siempre sean visibles - en las que se colocan las minas y con frecuencia en mayor cantidad, ya que, por lo general, se utilizan para lograr objetivos de defensa. Por otra parte, las áreas minadas no tienen límites establecido y, por ello, abarcan mucho más espacio que los campos minados. Estas tienen una cantidad menor de minas (intercaladas) y son típicas en las situaciones de conflicto armado de guerrillas.

Advertencias

  • Nunca asumas que un área recientemente "despejada" es segura. Retirar las minas es un proceso difícil y complicado; por ello, es común que las minas terrestres se queden en un área que se despejó oficialmente. Una de las principales razones para que esto suceda es que las minas se hunden considerablemente, ya que se encuentran en el suelo por mucho tiempo. Sin embargo, durante el curso de congelación y descongelación anual, las áreas congeladas impulsan, algunas veces, estas minas profundamente enterradas hacia la superficie.
  • No lances, ni trates lanzar, rocas a una mina o artefacto explosivo sin estallar. Si hay otras minas alrededor, la detonación de una podría activar una cadena de detonaciones.
  • Recuerda que las minas no funcionan como en las películas. No escucharás un sonido de "clic" ni habrá una señal de advertencia antes de que la mina se active. No puedes huir corriendo de una mina, en especial, de una mina de límite. Esta utiliza una primera carga propulsora para elevar a la mina por encima del suelo, luego, detona una segunda carga que esparce bolas de metal o metralla en todas las direcciones. Se puede esperar que estas piezas viajen más rápido que un fusil y, además, se dirigen a todas las direcciones.
  • No utilices una radio bidireccional cuando te encuentres en un campo minado. La señal del radio podría causar que explote cierto tipo de minas o artefactos explosivos sin estallar. Si otras personas se encuentran en un campo minado, aléjate al menos 300 metros antes de intentar pedir ayuda por radio. Asimismo, la señal de los teléfonos celulares podría detonar accidentalmente los artefactos explosivos. Los insurgentes y terroristas han usado con frecuencia los teléfonos celulares para detonar remotamente artefactos explosivos, pero estas detonaciones requieren una señal.
  • No trates de modificar las minas o artefactos explosivos sin estallar y no intentes destruirlos a menos que cuentes con la capacitación apropiada y el equipo para hacerlo.
  • Asegúrate no dejar caer nada o arrastrar algo por encima del suelo mientras tratas de regresar a salvo siguiendo tus pasos.
  • Nunca entres a propósito a un campo minado o un área minada a menos que seas un desminador capacitado y cuentes con el equipo apropiado.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página