Cómo convertir tu cubículo de oficina en tu santuario personal

El cubículo de oficina ha sido visto por mucho tiempo como un espacio frío e impersonal para trabajar. La película “Office Space” le dio en el clavo al ambiente de trabajo en un cubículo por ser indiscreto, limitado y prosaico. Aunque el personaje principal, Peter, termina derrumbando las paredes de su oficina para encontrar paz y libertad (y una ventana), no tienes que recurrir a medidas tan dramáticas. En vez de eso, puedes crear tu propio santuario usando sólo unos cuantos artículos caseros y organizando de manera inteligente.

Pasos

  1. Deshazte del desorden para quitar el “ruido blanco.” Una razón por la cual tu cubículo puede estar dándote malas vibras es porque estás intentando trabajar con un gran número de papeles, grapadoras y artículos de oficina (sin mencionar tu almuerzo) desparramados sobre todo el espacio que tienes. Limpia el desorden y podrás empezar a encontrar la paz.
    • Organiza el trabajo en pilas específicas. No sólo te empezarás a sentir más Zen, sino que también tendrás un nivel más eficiente si tu trabajo no está esparcido sobre tu escritorio. Empieza creando pilas pequeñas de trabajo; elementos en los que estés trabajando actualmente, elementos que ya hayas completado y elementos que deben ser archivados. Crea una pila para la papelería no relacionada con el trabajo o elementos en el piso en tu espacio para eliminarlos de tu área de trabajo.
    • Añade un sistema organizacional a tu escritorio. Compra uno tú mismo o habla con tu gerente de compras acerca de conseguir un sistema organizacional para tu cubículo. Ya sean archiveros o una caja de hecho/por hacer, revisa la cantidad de papeleo y otros elementos existentes en tu cubículo para darle un hogar específico a cada pila. También, todos los elementos externos que te distraigan de tu trabajo deberán ser llevados a casa o puestos en un área lejos de tu espacio de trabajo inmediato. No sólo reducirás el desorden, sino que también te ayudará a liberarte del pánico que te trae buscar información perdida.
    • Suscríbete a la política de escritorio limpio. La Corporación IBM tiene una política de escritorio limpio donde los empleados deben limpiar y guardar toda la papelería y elementos al final del día. Ya sea que tu compañía tenga este tipo de política o no, suscríbete a tener un escritorio limpio, para que cuando llegues en la mañana, el ambiente esté apto para tener un día pacífico (lo que pase después de que llegues es otra historia).
  2. Ajusta la iluminación. La iluminación puede tener un serio impacto en el estado de ánimo. Las luces duras y fluorescentes pueden estar brillando sobre ti, pero no tienes que vivir por completo con el ambiente riguroso que te han impuesto. Para mejorar la iluminación, aquí hay algunas sugerencias:
    • Crea un ambiente relajado añadiendo bombillas de bajo voltaje a tu escritorio añadiendo una o dos lámparas pequeñas. Compra una lámpara pequeña que sea compatible con una bombilla de bajo voltaje, como una de 40 watts. Pon la lámpara cerca de tu computadora o área de trabajo para crear un flujo más suave de luz. Ponla en un ángulo donde caiga de manera que ilumine tu trabajo pero no moleste a tus ojos. Después de que hayas añadido una lámpara, te preguntarás cómo habías trabajado antes; esta fuente de luz personal mejorará tu sentido de la iluminación considerablemente y puede que incluso ya no notes las luces fluorescentes.
    • Es bien sabido que algunos trabajadores adornan su cubículo con series de luces. Estas son más para el efecto que para una luz que sea de utilidad, pero pueden ser muy efectivas, especialmente durante los meses más oscuros.
    • Añade una pecera pequeña con un pez falso o de verdad. Si tienes espacio, una pecera pequeña con luz o incluso una lámpara de lava pueden crear un ambiente groovy y pacífico. Escoge una luz de un color cálido como naranja o rojo para que bañe el área en una luz que tranquilice el ambiente. Sólo sé cuidadoso en un ambiente de trabajo conservador; las lámparas de lava pueden no verse compatibles con que tomes tu trabajo en serio.
    • Si te gustaría una luz más natural sobre tu escritorio, habla con tu supervisor. Puede que sea tan sencillo como cambiar el ángulo de tu cubículo, o tan complicado como cambiarte de lugar. Pero mencionarlo es importante si es importante para ti; molestarte por tu complexión amarillenta y posicionamiento miserable no cambiará nada. Pídelo amablemente y tal vez lo obtengas.
  3. Lleva tu hogar a la oficina. Después de que hayas limpiado tu espacio, considera llenarlo con unas pocas cosas “significativas” de casa. Asegúrate que tienes espacio para algunos elementos y esa fotografía enmarcada o juguetes que no añadirán más desorden a tu espacio. Cuando decores tu santuario en tu cubículo, recuerda que menos siempre es más, pero un toque hogareño aumentará tu sentido de pertenencia. Aquí hay algunas cosas que puedes añadir a tu espacio para hacerlo un santuario:
    • Fotos de tus mascotas y familia. Una de las mejores maneras de añadir calor y personalidad a tu cubículo es poner algunas fotografías de tu familia y mascotas en tu área. Considera añadir tu foto favorita al lado de tu computadora o estación de trabajo y luego unas pocas fotos más en estantes. Te animará ver esas caras regularmente, y los miembros de familia y mascotas siempre son buenos temas de conversación con los compañeros de trabajo.
    • Añade una o dos plantas que sean fáciles de cuidar. Si tienes espacio, una planta verde puede remover la esterilidad de un ambiente de cubículo. Selecciona una planta que requiera muy poco mantenimiento o escoge una planta realista de seda. También necesitarás una botella de rocío para regarla regularmente.
    • Lleva una frazada pequeña o almohada. ¿La silla de la oficina es incómoda o tal vez sientes frío por las mañanas? Añade una pequeña frazada o almohada de casa para hacer que tu espacio sea más acogedor. Escoge un color que te haga sentir pacífico o energizado.
    • Fotos, posters e impresos de exteriores. ¡Las imágenes de tus lugares vacacionales favoritos, áreas externas y escenas hermosas pueden iluminar un espacio de cubículo y recordarte planear tus próximas vacaciones.!
    • Los pósters inspiracionales o motivacionales pueden crear un sentido de armonía también. Encuentra una frase o una imagen y frase que ilumine tu día y deja que todos los demás también la disfruten poniéndola en la pared. Una buena frase es una del Dr. Jill Bolt Taylor que dice: “Por favor toma responsabilidad por la energía que traes a este lugar.” Y por supuesto, no puedes pasar por alto la eterna frase “Piensa más allá de lo estructurado.”
  4. Añade sonidos pacíficos. Ya que estás trabajando en un cubículo, sé consciente que otros pueden oír cualquier sonido que venga de tu área y merecen su propio santuario también. Antes de que añadas cualquier cosa que haga algún sonido, revisa con tus vecinos y el jefe para asegurarte que tienes el visto bueno para proceder. Aquí hay algunas adiciones que pueden funcionar para ti:
    • Una fuente pequeña. Las tiendas de decoración de hogar venden fuentes pequeñas que pueden ser puestas sobre una repisa, generando los sonidos relajantes del agua corriendo. Las fuentes varían en tamaño, desde la más pequeña que cabe en la palma de tu mano, quitándote muy poco espacio.
    • Sonidos del océano u otros sonidos naturales. Muchos CDs de New Age o sonidos de la naturaleza pueden ser comprados para evocar los sonidos del océano, el agua corriendo, el canto de un pájaro o niños jugando. Puedes tocar el CD durante tiempos estresantes en el día o mientras estás tomando tu descanso y necesitas relajarte. Lleva audífonos si los sonidos irritan a tus compañeros de trabajo.
    • Ventilador giratorio pequeño. ¿Tienes vecinos que hablan mucho o ruidos fuertes alrededor de tu cubículo? No dejes que los ruidos exteriores añadan estrés a tu día; considera añadir un ventilador giratorio que provee ruido blanco y un poco de aire extra. Sin embargo, si planeas incluir un ventilador, apúntalo hacia la pared de tu cubículo para que no vuele los papeles a través del lugar.
  5. Incluye animales a tu experiencia. No todos los lugares de trabajo aceptarán esta propuesta, así que es para un lugar de trabajo más liberal o creativo (en tal caso, puedes tener un escritorio de espacio abierto y no un cubículo) pero si puedes, añadir unos cuantos peces en un tanque puede ayudar a mejorar tu humor y crear un sentido de santuario. Sin embargo, esto no es para las personas que no quieran responsabilidades; necesitarás alimentar al pez a diario (e improvisar algo para los fines de semana) y limpiar el tanque o pecera cada semana, así como hacer arreglos para cuando estés fuera (¿tus compañeros de trabajo están dispuestos?). Si no puedes tener un pez, ¡entonces intenta escabullir tu gato al trabajo de vez en cuando!
    • Las imágenes de animales pueden ayudarte a convertir un cubículo frío en un santuario. Usa imágenes de tu propia colección de fotos, de viejos calendarios (o cuelga un calendario actual con fotos de animales), y de impresos de internet.
  6. Escoge tus propios artículos para beber y comer. Salva los recursos del planeta y lleva tu propia taza y tazones para usar en vez de los desechables de la oficina. Estos definitivamente añadirán un toque hogareño, son una experiencia táctil mucho más agradable y todos reconocerán tu taza y tazón de la mezcla ecléctica en la alacena de la cocina.
    • Haz un lugar ceremonial para beber y comer en tu cubículo. Lleva una bandeja, añade una cafetera o tetera, tu bebida favorita en una jarra o bote, tus galletas favoritas y algunos otros premios. Hazlo de tal manera que se pueda mover para hacer espacio para trabajar y luego simplemente transportado de vuelta a donde estés sentado para disfrutar una bebida y un bocado, en cualquier ocasión que necesites un descanso.
    • Algunas personas unen fuerzas y crean pequeños espacios ceremoniales para tomar té o café en algún lugar central a sus cubículos o en un espacio en un cubículo donde tengan un espacio abierto. Esto puede mejorar los lazos entre trabajadores, y si amas los artículos coleccionables, puede ser un lugar para mostrar teteras, samovars, ollas para café y cucharas, tazas, etc.
    • Ten un plato con dulces coloridos en algún lugar permanente en tu cubículo. Siempre mantenlo lleno de tus dulces favoritos, ya sea para ti mismo o para todos los demás también. Si estás a dieta, cámbialo por bastones de zanahoria y bayas, ¡o lo que funcione para ti!
  7. Usa el humor para mejorar tu vida de cubículo. Tener cosas divertidas en las paredes del cubículo puede darte un alivio de estar encerrado en una pequeña caja todo el día. Además, el humor será bien recibido por tus compañeros si es mostrado en donde puedan leerlo. Algunas ideas incluyen pósters divertidos, tiras de caricatura, un chiste del día o de la semana, imágenes graciosas (por ejemplo, de los LOL cats) etcétera. Sólo asegúrate que es humor aceptable y no menosprecia a nadie o a ningún grupo de personas.
    • Cambiar los elementos humorísticos regularmente los mantendrá frescos y tendrá a tus compañeros rondando tu cubículo todo el tiempo para “enterarse de lo último”, creando una atmósfera de convivencia en tu lugar.
  8. Hazle frente al “hot desking”. Esto es cuando te dan un escritorio un día, en el cubículo de alguien más. Es mucho más difícil hacerlo sentir como un santuario personal porque estás siendo movido constantemente de lugar. Sin embargo, es posible si empacas unas cuantas cosas de tu santuario. A una caja o bolsa pequeña, añádele una o dos fotos en un mismo marco, tus bolsas de té favoritas, un spray de aroma (si es permitido; algunas personas protestan ante tales olores), audífonos para tu reproductor MP3 y una pequeña figurilla o flor en un florero. Cada mañana que te acomodes, rápidamente acomoda estos objetos y crea tu espacio instantáneamente. Perfecciona el arte de guardar esto y empacarlo en dos minutos.

Consejos

  • Si tu oficina lo permite, añade una pequeña vela aromática o incluso una vela sin llama para darle un toque acogedor a tu cubículo.
  • Reacomoda tus muebles para que no estés totalmente de espaldas a la abertura del cubículo. De esa manera, puedes ver a la gente mientras camina y no serás sorprendido si alguien se acerca por detrás de ti, lo cual es un gran problema para muchos trabajadores.
  • Los juguetes también pueden hacer que tu cubículo se sienta más como tu casa, sin embargo, asegúrate que sean de buen gusto y que no ofendan a ningún compañero o a tu jefe. Y sé cuidadoso con pegarlos en la parte de arriba de tu cubículo; tus compañeros de trabajo tal vez no quieran estar viendo figuras de Hello Kitty o Star Trek todo el día.
  • Mira fotos de mejoras de cubículos de otras personas para sentirte inspirado (intenta en Flickr, Pinterest, etc.)
  • Sé cuidadoso cuando uses aromaterapia u otros olores. La gente que se ve perturbada por olores de perfumes puede quejarse con todo derecho si se sienten abrumados por cualquier aroma que estés usando de más.
  • Un espejo pequeño puede ayudarte a hacer parecer un lugar más grande de lo que es, y también te sirve para hacerte saber si hay cilantro atascado entre tus dientes después de la comida.
  • Si tienes un sombrero o abrigo, pon ganchos en tu cubículo como piezas por sí solas.
  • ¿Te sientes observado desde atrás? Puedes mover tu escritorio (aunque a veces es imposible) o poner un bloqueo visual, como una planta grande o incluso algún material como gasa que pueda ser sujetado de un lado de la entrada a tu cubículo para que te cubra.
  • Si amas bordar, considera hacer una pieza que diga “Cubículo, Dulce Cubículo”.
  • Darle vida a tu hardware si puedes. Consigue un pad para el ratón inspirador. ¡Puedes imprimir tus propios pads, permitiéndote usar cualquier diseño, frase inspiracional o broma que te guste! Y no olvides hacer que el fondo de pantalla de tu escritorio sea inspirador.

Advertencias

  • Recuerda que tu cubículo no es lo mismo que tener una oficina, y cualquiera, desde extraños hasta compañeros de trabajo pueden tener acceso a tus pertenencias. Asegúrate que guardes bajo llave cualquier cosa de valor al final del día o que seas capaz de vivir con la posibilidad que algunos artículos pueden no estar ahí cuando regreses. Incluso paquetes de galletas desaparecen cuando se dejan solos...
  • Mantenlo real y profesional. Las fotografías de mujeres u hombres desnudos no son aceptables, y mantente alejado de propaganda religiosa o política. Esto es tu trabajo, no un púlpito.
  • Sé consciente que la decoración de tu cubículo habla mucho sobre quién eres. ¡Asegúrate que está diciendo algo positivo, profesional y maduro!
  • Conoce las reglas de la compañía con respecto a decorar, hacer ruido, etc. en tu cubículo personal antes de transformarlo en tu propia guarida. Tal vez no sean comprensivos si quebrantas sus reglas o la zona de confort de otras personas.

Cosas que necesitarás

  • Recuerdos
  • Imágenes, pósters, postales, etc.
  • Tachuelas o alfileres
  • Comida, té y café
  • Tela
  • Elementos hechos a la medida
  • Juguetes o figurines
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página