Cómo minimizar el tamaño de tus poros

¿Quieres que tus poros parezcan más pequeños? Los poros en realidad no crecen o se encogen, pero pueden lucir más grandes cuando están obstruidos. Lavar tu cara con cuidado, utilizar un tratamiento de vapor, probar una mascarilla facial y usar el maquillaje adecuado; puede ayudarte a que tus poros se vean más pequeños.

Empieza una nueva rutina de lavado de cara

  1. Comienza por quitarte el maquillaje. La acumulación de maquillaje es responsable muchas veces de obstruir los poros, por lo que quitarlo de forma adecuada es un paso importante en la reducción de su tamaño. Usa almohadillas para quitar el maquillaje o una bola de algodón empapado en desmaquillante para limpiar suavemente todo.
    • La vaselina es un buen desmaquillante natural. Frótala sobre las zonas de tu cara con maquillaje y retíralo con un algodón.
    • Nunca te acuestes con maquillaje. Tus poros se verán más grandes en la mañana.
  2. Lava tu cara con agua tibia. Rocía agua en tu cara un par de veces seguidas para eliminar cualquier rastro de desmaquillante. Esta técnica de lavado suave es suficiente para eliminar de tu cara la acumulación de todos los días. Evita usar limpiadores que contengan sulfatos y otros productos de limpieza agresivos, los cuales irritan la cara, causando que los poros parezcan más grandes.
    • Usa agua tibia, no caliente, para limpiar tu cara. El agua caliente puede causarte irritación y resequedad en la piel, dando lugar a poros más grandes.
    • Seca tu cara dando toques suaves con una toalla suave, en lugar de restregarla, para evitar la irritación de la piel.
  3. Exfolia tu rostro. Exfoliar elimina regularmente las células muertas de la piel, que de lo contrario podrían acumularse, mezclando la suciedad y el sudor, y obstruyendo los poros. Utiliza una de las siguientes técnicas de exfoliación un par de veces a la semana, para ayudar a que tus poros se vean más pequeños:
    • Prueba el cepillado en seco. Compra un pequeño cepillo de cerdas suaves (un cepillo de bebé funcionará) y utilízalo para cepillar suavemente la piel muerta de tu cara mientras está seca.
    • Utiliza un producto de exfoliación. Si es posible, elige un producto de exfoliación facial con ingredientes naturales que no rasguñen tu cara. Muchos limpiadores faciales están hechos con nueces molidas o azúcar que se frotan en tu cara para levantar la suciedad y la piel muerta.
    • Haz una limpieza facial. Haz una taza de té verde y añade una cucharada de azúcar y una cucharada de miel. Extiende la mezcla sobre tu cara y frota suavemente en círculos para exfoliar tu cara. Enjuaga con agua tibia y da palmadas suaves a tu cara para secarla, cuando hayas terminado.
  4. Hidrata todas las noches. Mantener la piel hidratada hace que los poros se vean más pequeños, evitando que tu piel se seque y se acumule en tus poros. Utiliza aceite, loción o crema todas las noches después de completar tu rutina de lavado y exfoliación, para despertar con poros más pequeños.

Prueba un tratamiento de vapor

  1. Lava tu cara. Quítate el maquillaje y lava tu cara, según la técnica descrita anteriormente. Sécala dando toques con una toalla suave, para prepararla para el tratamiento de vapor.
  2. Hierve agua en una olla pequeña. Cuando hierva, vierte el agua caliente en un recipiente resistente al calor y colócalo sobre la mesa.
    • Añade té verde, té de menta u otro te de hierbas al agua para obtener los beneficios de la aromaterapia también.
    • Si tienes acné, añade unas gotas de aceite de árbol de té al agua. El aceite del árbol de té tiene propiedades naturales que combaten el acné.
  3. Date baños de vapor en tu cara. Mantén tu cara sobre el recipiente y coloca una toalla sobre tu cabeza y los hombros de manera que el vapor se dirija hacia tu cara. Deja que el vapor bañe tu cara durante unos diez minutos. El vapor ayudará a liberar los tapones que estén obstruyendo tus poros.
  4. Enjuaga tu cara con agua fría. Rocía agua fría por tu cara para limpiarla de las células muertas de la piel y el vapor. Da toques suaves a tu cara con una toalla suave para secarla, y luego aplica crema hidratante.

Usa una mascarilla para minimizar los poros

  1. Haz tu propia mascarilla de arcilla. Las mascarillas de arcilla se extienden por la cara y se dejan secar. A medida que el agua de la mascarilla comienza a evaporarse, la arcilla tira de la piel y toma con ella las células muertas de la piel y los desechos que obstruyen los poros. Haz tu propia mascarilla de arcilla utilizando la siguiente técnica:
    • Mezcla 1 cucharada de arcilla de bentonita, 1 cucharada de harina de avena y 1 cucharada de agua en un tazón pequeño. Usa una cuchara para revolver hasta que se mezclen bien los ingredientes.
    • Aplica la mezcla en tu cara, teniendo cuidado de cubrir todas las áreas en las que se obstruyen los poros. Deja reposar hasta que se seque, aproximadamente 15 minutos.7
  2. Lava la mascarilla con agua tibia y da toques suaves a tu cara para secarla con una toalla suave. Tus poros ya no deberán estar obstruidos.
  3. Prueba una mascarilla alfa hidroxi o de ácido hidroxi beta. Este tipo de mascarillas están disponibles en las tiendas de belleza especializadas. Éstas exfolian tu piel con ácidos que corroen las células muertas, dejando tu cara con apariencia renovada.
  4. Enjuaga tu cara, sécala y aplica la mascarilla de ácido en toda tu cara. No apliques demasiado en la piel delicada cerca de los ojos. Deja que la máscara repose durante 15 minutos.
    • Enjuaga la mascarilla con agua tibia y seca tu cara con una toalla suave. Aplica crema hidratante para evitar que se seque tu cara.

Usa maquillaje corrector de poros

    • Usa una crema hidratante protectora. Ya que el maquillaje contribuye a obstruir los poros, necesitas una crema hidratante entre el maquillaje y la piel. Aplica una ligera crema hidratante natural, y deja que tu rostro la absorba durante unos minutos antes de continuar.
    • Aplica base para maquillaje o corrector. Dependiendo de tu tipo de piel, es mejor elegir un corrector mate o brillante. Asegúrate de que coincida con tu tono de piel, y aplícalo con un algodón.
  1. No te sientas tentada a usar demasiado corrector en un esfuerzo por ocultar tus poros. Si te pones demasiado sólo atraerás más atención a las áreas que estás tratando de minimizar.
    • Experimenta con diferentes marcas. Algunos correctores podrían no funcionar para tu tipo de piel. Si un corrector parece resecarte la cara o hacer que tus poros se vean más grandes, prueba otro.
    • Utiliza polvo mineral. Una ligera aplicación de polvo sobre el corrector puede hacer que los poros parezcan mucho más pequeños. Espera hasta que el corrector se haya fijado antes de usar una brocha con rubor o bronceador para aplicar suavemente el polvo en tu cara.

Consejos

  • También puedes hacer tu propio exfoliante con azúcar, aceite de oliva y miel, que realmente funciona y tu piel quedará realmente suave.
  • Haz esto una vez a la semana si tu piel es seca, y cada 3 días si tu piel es grasa, pero limpia e hidrata todos los días.

Advertencias

  • No apliques demasiado exfoliante, porque hará que tu piel se pele y se enrojezca. Frota suavemente con movimientos circulares.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página