Cómo elegir una almohada

Las condiciones en las que duermes cada noche (el colchón, la temperatura de la habitación, la posición para dormir e incluso tu almohada) afectan la calidad de sueño que obtienes. Encontrar la almohada más adecuada para ti depende de tus hábitos para dormir, así que saber cómo elegir una ayudará a asegurar que te levantes fresco y listo para tu día.

Pasos

  1. Elige tu almohada de acuerdo a la posición en la que normalmente duermes.
    • Las personas que duermen de costado necesitan una almohada firme para que sostenga el cuello y la cabeza.
    • Si duermes boca arriba, una almohada mediana y firme te ayudará a proteger tu cabeza.
    • Las almohadas suaves son la mejor opción para aquellas personas que duermen boca abajo.
  2. Considera usar una almohada de plumas.
    • Las almohadas de plumas están hechas del plumaje interno de los gansos y patos, y pueden rellenarse según tu preferencia. Las almohadas más firmes o más gruesas son adecuadas para las personas que duermen de costado, mientras que las menos gruesas para personas que duermen boca arriba o abajo.
    • Las almohadas de plumas se amoldan a tu cabeza, hombros y cuello.
    • Pueden durar hasta 10 años y son resistentes y transpirables, ya que están fabricadas con material natural.
  3. Usa una almohada de látex para que sostenga tu cuello y cabeza. El látex está fabricado de la savia de árboles de caucho, por lo cual es elástico y resistente.
    • Son resistentes a las bacterias y los ácaros del polvo, y son una buena alternativa si eres alérgico.
    • Las almohadas de látex vienen en todas las formas y tamaños. Las consistencias también varían, algunas usan material triturado y otras son fabricadas de relleno sólido.
  4. Compra una almohada de espuma viscoelástica si tienes un problema relacionado con el sueño, como tensión en la mandíbula y en el cuello, ya que se amolda a la forma de tu cuerpo mientras te mueves durante la noche.
    • Una almohada de densidad alta es más recomendable para evitar que el material se arruine.
    • Ten en cuenta de que este material puede hacerte sentir calor, ya que no “transpira”. Una almohada nueva de espuma viscoelástica puede tener un olor desagradable que desaparecerá después de un tiempo.
    • Las almohadas de espuma viscoelástica vienen en todas las formas y tamaños, incluyendo la versión en forma de S.
  5. Elige tu almohada considerando la comodidad y no el costo. Párate junto a una pared en tu posición favorita para dormir y coloca la almohada contra la pared. Si la almohada que estás probando funciona con tu cuerpo, tu cuello debe estar alineado con tu columna.
  6. Ten cuidado cuando compres una almohada para un propósito específico, como una almohada para controlar el ronquido o una almohada fría. Estas podrían ser útiles para ti como también podrían no serlo. Muchas veces, estas almohadas especiales son caras. Busca reseñas e investigaciones para justificar tu compra. También pregunta en las tiendas sobre los reembolsos o garantías de reembolso antes de hacer tu compra.

Consejos

  • Lava tu almohada con frecuencia según las instrucciones del fabricante o usa una funda de almohada para incrementar su duración. Las almohadas de espuma no se pueden lavar, pero una funda ayudará a mantenerlas limpias.
  • Reemplaza tu almohada cuando se arruine o no mantenga más su forma. Dobla tu almohada en dos en sentido longitudinal y mantenla así por 30 segundos. Si no regresa a su forma original cuando la sueltas, necesitas una almohada nueva.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página