Cómo hacer que la vacunación sea más fácil para tu bebé

Las vacunas son algo muy importante para los padres que desean seguir el esquema de vacunación de sus hijos recomendado por el médico. A pesar de que algunos padres deciden no aplicar las vacunas por motivos religiosos o personales, la mayoría prefieren aplicarlas para protegerlos de diferentes enfermedades. Si los padres están de acuerdo de aplicar la vacuna, lo más difícil para ellos es controlar el malestar y el dolor que queda después de aplicarla. Los bebés que son más grandes comprenden que algo va a suceder en cuanto ven a la enfermera llegar con una aguja muy grande, se alteran y se ponen poco cooperativos por el miedo que sienten a la inyección que recibirán al aplicar la vacuna. Los bebés más pequeños, aunque aún no comprenden bien qué es lo que sucede, también tienen este tipo de reacciones de miedo y malestar. Es muy difícil explicarle a un bebé pequeño que la mayoría de las vacunas no causan mucho dolor, especialmente para los padres. Aquí te ofrecemos algunos pasos sencillos que puedes seguir para hacer que la vacunación sea más sencilla para tu bebé.

Ayuda a que tu bebé se sienta cómodo en el consultorio del médico

  1. Presenta a tu bebé al personal del consultorio del doctor.
    • A partir de los 6 meses de vida, tu bebé puede reconocer caras que le parecen conocidas, ya que se familiarizan con ellas con el tiempo. Si tu bebé reconoce al personal del consultorio de tu médico, es probable que el ambiente no le sea atemorizante.
    • Tómate el tiempo para conocer a las enfermeras y al personal del consultorio, si ellos te conocen a ti y a tu bebé, lo saludarán por su nombre. Esto le dará la sensación a tu bebé de que se encuentra con amigos, y no con extraños, lo cual disminuye por mucho el miedo y la tensión que pueda sentir.
  2. Llega al consultorio del médico a la hora de la cita. Si llegas muy temprano, tal vez tengas que esperar un rato y eso puede aumentar la ansiedad de tu bebé, y según la edad de tu hijo, tal vez sospeche que algo va a pasar. Si tu bebé es pequeño, puede sentirse muy estimulado si pasa mucho tiempo en la sala de espera, y puede llegar a sentirse cansado y malhumorado.
  3. Trata de seguir con el mismo médico, si es posible. No es recomendable que cambies frecuentemente de médicos. Si llevas a tu bebé con el mismo médico que lo atendió desde que era recién nacido, desarrollará una relación con ese doctor. Este paso es muy bueno para que tu bebé no sienta ansiedad ni miedo cuando le toquen las vacunas u otro procedimiento médico. No solamente tu pediatra conoce bien a tu bebé, tu bebé también lo conoce bien, lo cual lo hace sentir seguro y cómodo ya que no es un extraño.
  4. Pide a tu familia que te acompañe al médico. Si llevas a tu esposo, facilitará por mucho la aplicación de la vacuna. De esta manera uno de ustedes puede distraer a tu bebé mientras el otro lo sostiene firmemente para que le apliquen la vacuna. Aunque hay algunos bebés que no les gusta esto, generalmente se sentirán más tranquilos, seguros y cómodos.

Estrategias que ayudarán a que tu bebé se sienta más cómodo durante la vacunación

  1. Ofrécele una distracción a tu bebé. Esta es la manera más fácil y utilizada para que la vacunación sea algo más sencillo y tolerable para tu bebé. Una distracción puede evitar que algunos bebés sientan el piquete, porque para el momento en que tu bebé se de cuenta de lo que está pasando, la vacuna ya fue administrada. Cómprale un juguete nuevo o cántale una canción a tu bebé. También puedes contarle una historia graciosa o leerle un libro.
    • Otra distracción que puede funcionar para tu bebé son las caricaturas. Si tu médico tiene una TV en el consultorio, sintoniza unas caricaturas. Si tu médico no tiene una TV en la sala de examinación, pregúntale si está bien si llevas la tuya, y si puedes llevar un DVD con la película o programa favorito de tu bebé. Es probable que tu bebé se entretenga con el programa y se le olvide dónde está.
  2. Dale algo dulce a tu bebé antes de la vacunación. Los estudios han demostrado que el dolor disminuye, si le das algo dulce a tu bebé justo antes de la vacunación. Este truco funciona en bebés pequeños también, solamente pon un poco de agua con azúcar en su chupete. Para los bebés o niños más grandes, una paleta será suficiente.
  3. Entumece el área donde se aplicará la vacuna. Existen cremas especiales que sirven para entumecer el área donde se aplicará la vacuna, y que disminuyen el dolor que pueda sentir tu bebé. Estas cremas evitan que los nervios envíen señales de dolor a tu cerebro, además de entumecer la piel. Debes aplicar la crema una hora antes del procedimiento para darle tiempo a que funcione. Pide a tu médico que te recomiende una crema para tu bebé.
  4. Debes mantener la calma antes y después de la aplicación de la vacuna. Tu bebé necesita sentir tu apoyo y si te ves estresada, tu bebé se estresará también.
    • No es necesario que le expliques a tu bebé las razones por las cuales la vacuna es necesaria, porque no va a entender nada de lo que le dices en ese momento.
    • Si tu bebé protesta porque no desea que lo inyecten, debes mantenerte firme y tranquilo. Nunca te enojes con tu bebé y siempre háblale en un tono suave y tranquilizador.
  5. Listo.

Consejos

  • Si se te olvida llevar algo contigo para distraer a tu bebé, puedes pedir una a tu médico o enfermera. Muchos pediatras tienen juguetes en el consultorio con este fin.
  • Si logras hacer que la primera experiencia de tu bebé con las vacunas sea agradable, va a ser más fácil para ambos aplicarlas en un futuro.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página