Cómo cuidar verdolagas de flor (portulacas)

Las verdolagas de flor, también conocidas como portulacas, son plantas suculentas, por lo que resultan un excelente cultivo si vives en un clima seco, ya que pueden almacenar agua y sus flores también aportan mucho color a la alfombra del jardín. También son muy fáciles de cuidar una vez que comienzas a hacerlo. Sin embargo, como todas las plantas, las verdolagas de flor requieren de algunas atenciones especiales. Nota: por el momento, este artículo no cuenta con la información sobre cómo cultivarlas desde las semillas.

Pasos

  1. Consigue las plantas. Puedes comprarlas en cualquier vivero local, dado que son plantas populares de verano, aunque muchas tiendas de mejoras para el hogar y supermercados se apegan a plantas más tradicionales, como los pensamientos y los geranios.
  2. Planea dónde vas a poner las verdolagas de flor. Dependiendo de la variedad que hayas comprado, deberás separarlas entre sí según la distancia que requieran, que generalmente será de entre 15 y 20 cm (6 y 8 pulgadas). En el momento tal vez te parecerá que es mucha distancia, pero estas plantas crecen rápidamente y luego agradecerás haber planeado con anticipación. Dado que las verdolagas de flor aman el sol, trata de acomodarlas en un lugar que esté soleado todo el día. También ten presente cómo sacar el mayor provecho de tus plantas. Por ejemplo:
    • Las plantas de portulaca son pequeñas. Si estás planeando usarlas como parte de un arreglo floral en tu jardín, ¡ponlas adelante de las demás plantas!
    • Dado que la verdolaga de flor o portulaca es fácil de cuidar, absorbe el dióxido de carbono (las emisiones del escape de los automóviles) y son muy agradables a la vista, en ocasiones se las acomoda a los costados de los caminos de entrada o de los estacionamientos.
  3. Planta las portulacas. Asegúrate de plantarlas en el suelo después de la primera helada. La razón por la que se dan tan bien en los climas secos es que son plantas desérticas, por lo que no les gusta el frío.
  4. Asegúrate de que las raíces estén bien establecidas. Esta etapa requerirá de que mimes a las plantas de portulaca por un tiempo. Riégalas todos los días por alrededor de una semana, ya que es probable que las raíces no se hayan expandido hasta cubrir el área necesaria para que toda la planta obtenga agua suficiente.
  5. Poda tus plantas. Esta es una de las pocas tareas que tendrás que hacer por las portulacas más de una vez a la semana cuando las plantas ya estén establecidas y además esto asegurará que reemplacen las flores muertas rápidamente. Para hacerlo necesitarás sostener con firmeza la flor muerta y luego jalar hasta que se desprenda y quede a la vista el nuevo pimpollo.
  6. Desmaleza las portulacas. Hazlo tan a menudo como sea necesario, de acuerdo a la cantidad de agua y a la fertilidad que tenga tu jardín, ya que ambos son factores importantes en la cantidad de malezas que se desarrollarán.
  7. Riega las verdolagas de flor. Deberías tratar de imitar los hábitos de lluvia del desierto y regar las plantas abundantemente para luego dejar que la tierra se seque por completo antes de regarlas nuevamente. Por lo general, será suficiente con regarlas alrededor de una vez a la semana (consulta los consejos).
  8. ¡Siéntate y disfruta de tus bellas flores! Si reciben el agua suficiente las verdolagas de flor seguirán floreciendo durante todo el verano.
  9. ¡Repite el proceso el año que viene! Desafortunadamente, las verdolagas de flor, o portulacas, son plantas anuales, así que tendrás que plantar otras nuevas el año que viene, a no ser que se hayan resembrado solas.

Consejos

  • Este artículo no incluye información sobre cómo sembrar semillas de verdolaga de flor. Sin embargo, si planeas cultivar tus plantas desde la semilla, asegúrate de que broten después de la última helada y en lo demás trátalas como a cualquier otra portulaca.
  • Si tu jardín tiene un sistema automático de riego diario leve, puedes acomodar las verdolagas de flor en el mismo sistema sin peligro, solo asegúrate de que no reciban un exceso de agua con riegos abundantes diarios.

Advertencias

  • No pongas las verdolagas de flor en la sombra; prefieren el sol directo para alcanzar su tamaño y productividad máximas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página