Cómo ser una chica fiestera en la preparatoria sin arruinar tu vida

Casi todas las chicas en la preparatoria quieren en secreto ser una chica fiestera, dejar de lado las reglas y preocupaciones, y ¡divertirse! Este artículo te indicará como hacerlo… sin causar problemas a tus padres, profesores y sin bajar tus calificaciones.

Pasos

  1. Consigue el aspecto: solo porque te rebelas contra las reglas no significa que debas rebelarte contra la moda y los estilos. Trata de usar negro y otros tonos neutrales. Una falda negra ceñida y corta con una camiseta sin mangas marrón más unas zapatillas negras de marca converse son el atuendo perfecto. Por lo demás, unas pantis negras y finas con una chaqueta de punto de color neutral son geniales. Siempre usa atuendos básicos como ese para resaltar tu belleza. Compra una buena base y corrector cosmético para perfeccionar tu tono de piel. Además usa un rímel negro y un delineador con punta fina sobre la línea superior de las pestañas y la línea interna del ojo. Perfecciona una rutina de maquillaje con la cual tu rostro luzca misterioso pero divertido. También, asegúrate de peinar tu cabello todos los días. Considera teñir tu cabello con un color que para ti combine con tu tono de piel. Ve al gimnasio todos los días por media hora después de la escuela para ponerte en forma y asegúrate de seguir una dieta balanceada. Sin embargo, no te obsesiones o te etiquetarán como “la chica del trastorno alimenticio” en lugar de la chica fiestera.
  2. Consigue mensajes de textos ilimitados. Pídeselos a tus padres o incluso consigue un trabajo los fines de semana para pagarlos si aún no los tienes. Esto es esencial para ser una chica fiestera. Harás muchos amigos y tendrás que comunicarte constantemente con ellos.
  3. Habla con las personas. Es probable que después de cambiar tu aspecto, atraigas más la atención de los chicos. Si alguien te habla, respóndele con desinterés pero con amabilidad. Siempre piensa primero lo mejor de los demás y nunca juzgues a nadie. Sin embargo, busca a otras chicas fiesteras y proponte hacerte amiga de ellas.
  4. Conoce cuándo se realizan las grandes fiestas. Trata de hablar con la persona que organiza la fiesta de manera casual. Mantén una conversación y después podrías decir como si nada: "Entonces, ¿qué harás este fin de semana?". Cuando mencione la fiesta, habla sobre ello al decir: "Bien, eso suena muy divertido, no he estado en una fiesta desde hace mucho tiempo". Esto es prácticamente una invitación y si la persona lo hace, entonces muéstrate desinteresada otra vez y dile: "Sí, espero ir a la fiesta. Podría estar ocupada, pero ¿te puedo enviar un mensaje?". Después, si aún no tienes su número, consíguelo. Continúa al día siguiente y envíale un mensaje de texto en el cual indiques que puedes asistir. Si no te invita, no te estreses, siempre se organizan otras fiestas.
  5. Prepárate para la fiesta al ponerte un vestido todo negro o una camiseta negra sin mangas con una falda ceñida y tacones (¡asegúrate de que puedas caminar con ellos!). Para el maquillaje, prueba con un ahumado negro y suave en los ojos más el maquillaje que siempre uses. Si tus padres son estrictos, diles que pasarás la noche en casa de una amiga y ponte una chaqueta sobre tu blusa. Si lo haces bien, ellos nunca se enterarán. Lleva una cartera de mano con tu celular, al menos 20 dólares por si acaso, maquillaje para los retoques, mentas para el aliento, un condón (por si acaso) y cualquier otra cosa que puedas necesitar.
  6. En las fiestas, especialmente en la primera, asegúrate de no embriagarte, pero es preferible que no tomes. Aunque parezca mentira, en realidad embriagarse es un calmante para todos. Puedes buscar en Google cuántas bebidas puedes tomar según tu peso y género. Trata de tomar de 2 a 3 como máximo. Solo acepta bebidas de personas en las que confíes y siempre vigila tu bebida. Eso no te convierte en una perdedora… las mejores chicas fiesteras lo hacen. Ten presente que en la mayoría de los países, la edad para consumir alcohol es después de convertirse en un adulto. Ten en cuenta que es ilegal consumir alcohol si eres menor de edad y también conoce las consecuencias antes de hacerlo. Tu cerebro aún se está desarrollando a tu corta edad, y el alcohol u otras drogas pueden entorpecerlo. No te olvides de lo que puede suceder con tus padres y también a veces con las cosas de la escuela. Según adónde vayas, puedes ser expulsada de los clubes y otros grupos; eso es seguro. Si te embriagas, es posible que te arrepientas de las decisiones que tomes. Además, no te sientas obligada a hacer algo que no quieres, pero tampoco te asustes. No consumas ninguna droga porque nunca se sabe lo que hay en ellas. Siempre ten dinero para un taxi por si acaso, así como un plan de emergencia para la noche. Nunca entres en el automóvil de un conductor ebrio.
  7. En la fiesta, ¡sé amable! Con suerte, estarás allí con un amigo que querrá conocer nuevas personas contigo. Si no es así, márchate y solo habla con alguien que luzca bien. Solo di lo siguiente: "Oye, ¿cómo te llamas? ¿En qué año estás?” y empieza una conversación breve. Si te parece una buena persona, sigue hablando; si no, habla con alguien más. Es posible que salgas con alguien. No tengas una aventura de una noche. No hagas otra cosa que no sea dar un beso y tal vez tocar un poco. Después, consigue su número antes de irte.
  8. Una vez que hayas hecho esto en algunas fiestas, debes comenzar a ser invitada a ellas sin intentarlo. Felicidades, desde ese momento eres oficialmente una chica fiestera. No vayas más allá de eso… las chicas fiesteras reciben mucha atención de los chicos y pueden convertirse en chicas que salgan de su zona de confort, se vuelvan drogadictas o se enfrenten a situaciones difíciles. No tengas miedo de decir no o sí. Di lo que piensas.
  9. Recuerda dejar tiempo para la escuela. Dedica al menos una hora a hacer tus tareas cada noche y dos horas los fines de semana para tener todo controlado. Después tendrás mucho tiempo para las fiestas y los chicos.
  10. Después de un tiempo, es probable que cometas un error y tus padres te sorprendan bebiendo, si lo haces. Solo diles que lo lamentas, que fue una decisión tonta y no lo volverás hacer de nuevo. Mantén un perfil bajo por un tiempo.
  11. Si tienes algún problema con la policía que haga una redada en una fiesta, trata de mantener la calma. Si vives en Estados Unidos o en otro país, tendrías problemas por el consumo de alcohol si lo bebes sin ser mayor de edad. ¡Eso podría ser malo! Por tanto, es importante irte de las fiestas si sientes que hay mucho alboroto y que los vecinos empiezan a irritarse. Sin embargo, si te encuentras en esa situación, sé amable y discúlpate con la policía. Es probable que no te metas en muchos problemas, lo peor es que se lo informen a tus padres.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página