Cómo hacer la respiración circular

Generalmente, en la respiración normal, las personas inhalan a través de la nariz y exhalan usando solo los pulmones. Para los que tocan instrumentos de viento, este proceso puede ser limitante. No pueden sostener notas por más de lo que puedan necesitar y no pueden adaptar algo de la música escrita a otros tipos de instrumentos. La respiración circular, un método que te permite exhalar e inhalar simultáneamente, abre más posibilidades para los músicos. Aunque es relativamente nuevo para la música occidental, la respiración circular se ha practicado en otras culturas por siglos o más. Es probable que haya sido desarrollada por la población aborigen de Australia.

Aprende el método

  1. Llena tus mejillas con aire e inhala y exhala a través de la nariz. Lo que haces es establecer una segunda fuente de aire, la cual puedes usar cuando tus pulmones se quedan sin aire.
    • Si bien esto puede hacerte ver como una ardilla, la analogía que te puede servir es pensar en ti mismo como una gaita humana y en tus mejillas como los fuelles.
  2. Bota el aire que has estado manteniendo en la boca. Cierra la mandíbula, pero deja una pequeña apertura en tu boca y usa los músculos de las mejillas para expulsar el aire lentamente. Sigue inhalando profundamente a través de la nariz. Controla el movimiento para que te tome entre tres y cinco segundos botar el aire de la boca.
    • Los expertos difieren en cierta medida en este punto. Algunos recomiendan mantener las mejillas hinchadas todo el tiempo y volver a llenarlas frecuentemente con un poco de aire de los pulmones. Sin embargo, otros sugieren que puede ser más natural hacer que tus mejillas vuelvan a una posición de respiración normal mientras dejas que el aire salga de tu boca.
    • Experimenta con ambos métodos para determinar cuál es más cómodo y efectivo para ti y para tu instrumento.
  3. Exhala usando los pulmones cuando el aire de la boca se termine. Debido a que has respirado a través de la nariz todo el tiempo, tus pulmones deben haberse llenado al momento en que el aire de tu boca se haya terminado. Puedes cambiar la fuente de aire cerrando el paladar blando.
  4. Llena tus mejillas con aire de nuevo. Debes hacerlo antes de que tus pulmones se queden sin aire, de manera que tengas tiempo para llenar tus pulmones nuevamente mientras usas el aire almacenado en tu boca.
  5. Repite esta secuencia continuamente. Una vez que puedas convertirlo en un proceso perfecto, nunca más tendrás que hacer una pausa para respirar mientras tocas tu instrumento.

Practica la técnica

  1. Practica escupir. Escupir un chorro fino de agua puede darte una buena idea de la técnica, en parte debido a que el agua es visible mientras que el aire no. Escupir mientras haces la respiración circular también replicará con más precisión la fuerza que necesitarás para producir el sonido en tu instrumento.
    • Llena tu boca con tanta agua como puedas.
    • Inhala y exhala a través de la nariz y escupe el agua en un chorro fino y continuo.
  2. Usa un sorbete. Cerrar los labios alrededor de un sorbete imitará la embocadura (la posición de la boca) que usas para tocar tu instrumento, así que esta es una buena manera de practicar. Pon un sorbete en un vaso de agua y sigue los pasos para hacer la respiración circular mientras tratas de soplar, de manera que se produzca una serie constante de burbujas.
  3. Vocaliza. La respiración circular se puede haber desarrollado inicialmente para tocar el didgeridoo, usado con más frecuencia para producir notas largas y sostenidas. Los profesores de este instrumento sugieren que vocalizar puede conducir a un proceso más parejo.
    • Haz un sonido fuerte (“JA”) al cambiar del aire de tus mejillas al aire de tus pulmones.
  4. Prueba tu boquilla. Soplar a través de un sorbete puede ayudarte con la técnica, pero no te ayudará a saber cómo suena. Con tu boquilla, en cambio, sabrás si produces el sonido sin tener que preocuparte demasiado acerca de su resonancia o su calidad.
    • Si escuchas cualquier ruptura notable del sonido, es quizás porque esperas hasta que una fuente de aire esté totalmente agotada para cambiar a la otra. Cambia de la boca a los pulmones y viceversa un segundo antes de que una de las fuentes que usas se quede sin aire.
    • Este ejercicio también es útil debido a que te dará una idea de cuán firmemente necesitas sostener los labios para que la técnica sea exitosa.

Usa tu instrumento

  1. Pruébalo lo más pronto posible. No esperes hasta que hayas dominado la técnica en los escenarios de práctica para aplicarla a tu instrumento. La única manera de mejorar en esto es hacerlo, así que agrega el resto de tu instrumento tan pronto como puedas hacer un sonido usando la boquilla.
  2. Escala niveles. No empieces con música complicada o con canciones en absoluto. En vez de eso, empieza sosteniendo notas individuales, luego pasa a hacer ejercicios sencillos y repetitivos. Esto te permitirá seguir perfeccionando la técnica.
    • Algunos registros harán esto más sencillo que otros. Puedes encontrar más fácil empezar con los ejercicios que toquen la parte más alta del rango de tu instrumento.
  3. Practica un poco cada día. La respiración circular puede ser mental y físicamente agotadora al principio, así que tal vez podría ser difícil que la mantengas por mucho tiempo. Sin embargo, eso no significa que debas practicar de vez en cuando. En vez de eso, prueba con tres sesiones diarias de unos minutos por vez mientras aprendes la técnica.

Consejos

  • Sigue respirando hacia y desde el diafragma mientras haces la respiración circular. Esto es algo adicional, no algo que te permita desechar los fundamentos de una buena técnica de respiración.
  • No pienses en la técnica en términos del cambio de una fuente de aire a otra, lo cual puede conducir a algo menos que una transición sin problemas. En vez de eso, piensa al respecto como un proceso continuo.
  • Al empezar el aprendizaje de la técnica, no trates de pasar por todo el proceso de una sola vez. Acostúmbrate al primer paso, luego al segundo y así sucesivamente.
  • Prepárate para dedicar meses o incluso años a perfeccionar la técnica. Te tomó años aprender a tocar un instrumento, no creas que hacer la respiración circular será distinto.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página