Cómo construir una maqueta de ADN

¿Estás interesado en crear tu propia maqueta de ADN, los bloques originales para la construcción de la vida? Entonces considera sacar el artista que llevas dentro y fabrica una maqueta de ADN con arcilla polimérica o con alambre y cuentas para realizar un proyecto que seguramente ganará cualquier feria de ciencias.

Construye una maqueta de arcilla

  1. Reúne los materiales. Para construir una maqueta de ADN de arcilla, primero debes comprar la arcilla que gustes. Una arcilla polimérica en al menos seis colores distintos será suficiente, además de cualquier herramienta que quieras utilizar para moldear la arcilla (como un cuchillo de plástico o un rodillo).
    • Si planeas exhibir tu maqueta de ADN cuando la termines, prepárale una base donde puedas colocarla. La base puede ser una tabla de madera pequeña con un taco en el centro para sujetar la cadena de ADN.
    • Deberás hornear la arcilla polimérica una vez que termines de moldearla, así que asegúrate también de contar con un horno en funcionamiento.
    • Puedes optar por utilizar un alambre flexible para darle un soporte adicional a tu maqueta de ADN.
  2. Crea dos hebras largas para representar la doble hélice. Elige uno de los colores de la arcilla polimérica y estíralo en trozos de aproximadamente 30 cm (un pie) de largo por 1,3 cm (½ pulgada) de espesor. Estos pedazos constituirán los costados de la hebra de ADN, así que asegúrate de que sean lo suficientemente robustos como para sujetar otras piezas sin desarmarse.
    • Para agregar un soporte extra a tu estructura, puedes envolver la arcilla alrededor de dos pedazos largos de alambre flexible.
    • Puedes modificar libremente el tamaño de la hebra de tu maqueta de ADN para satisfacer tus preferencias personales. Para armar una maqueta de ADN más pequeña, simplemente reduce el tamaño de estas hebras de la doble hélice.
  3. Añade los grupos azúcar y fosfato. Las hebras de la doble hélice del ADN están formadas por dos grupos: los azúcares y los fosfatos. Utiliza otro color de arcilla polimérica para hacer los trozos que representen a los fosfatos en la doble hélice.
    • Estira el color que hayas elegido para el grupo fosfato hasta que esté plano. Corta tiras de 1,3 cm (½ pulgada) de ancho y 1,3 cm (½ pulgada) de largo.
    • Comenzando por la parte inferior de una de las hebras de la doble hélice, envuelve un trozo de la arcilla-fosfato aplanada alrededor de la hebra.
    • Asegúrate de que quede bien aplanada y apretada a la hebra de la hélice para que no se caiga.
    • Deja un espacio vacío de 1,3 cm (½ pulgada) sobre la hebra, y a continuación agrega otro trozo de la arcilla-fosfato aplanada. El área libre de la doble hélice representa los grupos azúcar.
    • Continúa alternando las arcillas de los grupos azúcar y de los grupos fosfato con una separación de 1,3 cm (½ pulgada), hasta que hayas cubierto ambas hebras de la doble hélice.
  4. Crea tus bases nitrogenadas. Existen cuatro bases nitrogenadas que forman la cadena de ADN: cistosina, guanina, adenina y timina. Estas forman los "peldaños" entre las dos hebras de la doble hélice. Elige un color de arcilla polimérica para representar cada una de estas cuatro bases.
    • Estira cada color de arcilla en trozos de 1,3 cm de largo (½ pulgada) y aproximadamente medio centímetro de espesor (¼ de pulgada). Utiliza un cuchillo para cortar los bordes de estos trozos y darles un acabado liso.
    • Cuenta cuántos grupos azúcar has creado en tu cadena de doble hélice. Esta es la cantidad de pares de bases nitrogenadas que deberás crear.
    • Empareja tus colores en los grupos correctos. La citosina y la guanina siempre deben ir emparejadas (en cualquier orden), y la timina y la adenina siempre deben ir emparejadas (en cualquier orden).
    • Si quieres darle mayor soporte a los pares de bases nitrogenadas, corta unos trozos de alambre flexible que tengan una longitud de un poco más de 2,5 cm (1 pulgada), y colócalos en los centros de tu arcilla.
    • Combina los pares de colores apretando las puntas de dos hebras de tus trozos de 1,3 cm de arcilla hasta unirlas. Una vez que los colores estén unidos en el centro, haz rodar suavemente el trozo para crear un trozo de arcilla liso y continuo.
  5. Añade tus bases nitrogenadas a la doble hélice. Una vez que hayas hecho todas tus secciones de bases nitrogenadas de 2,5 cm, debes pegarlas a tu doble hélice.
    • Comienza por el primer grupo azúcar en tu doble hélice. Utiliza otro trozo pequeño del mismo color de arcilla que el del grupo azúcar, aproximadamente del tamaño de un guisante.
    • Une una de las bases nitrogenadas al grupo azúcar utilizando el trozo pequeño de arcilla coloreada. Pellizca hasta juntar los trozos, y suaviza los bordes haciéndolos rodar entre tus dedos.
    • Posiblemente sea más sencillo unir todos los trozos de las bases nitrogenadas de un solo lado a una hebra de la doble hélice. Luego, cuando tengas todas las secciones de 2,5 cm sobresaliendo de uno de los lados de la doble hélice, une la otra hebra al lado opuesto.
    • Asegúrate de que todos los trozos estén unidos firmemente. Si insertas un alambre en el centro de tus grupos de bases nitrogenadas, puedes clavar los extremos del alambre en las hebras de la doble hélice para unir mejor las piezas.
  6. Tuerce la doble hélice. Para darle la forma clásica en espiral a tu maqueta de ADN, sostén la doble hélice por ambos extremos y luego tuércelos en el sentido opuesto al de las agujas del reloj.
  7. Hornea tu maqueta. Sigue las instrucciones que aparecen en el paquete de la arcilla polimérica, y luego hornea tu maqueta para fijar su forma.
    • Si tienes papel encerado, coloca tu maqueta sobre una hoja de este papel para asegurarte que no se pegue a tu bandeja para hornear.
    • Para evitar quemarte, siempre deja que tu maqueta se enfríe luego de sacarla del horno.
  8. Exhibe tu maqueta. Una vez que la maqueta esté horneada y se haya enfriado, ¡muestra tu trabajo duro! Cuélgala con hilo de pescar de un móvil o del techo, o únela a una base de madera.

Construye una maqueta con alambre y cuentas

  1. Reúne los materiales. Para este proyecto, necesitarás algunos metros de alambre, un alicate de corte y pinzas, y las cuentas que desees.
    • Si quieres ir un poco más lejos con este proyecto, podrías utilizar un soldador para unir permanentemente todas las piezas entre sí.
    • Puedes utilizar cualquier tipo de cuenta, aunque las cuentas de vidrio le dan el mejor aspecto al proyecto. Si lo prefieres, añade cuentas pequeñas como espaciadores entre las cuentas más grandes.
    • Ten preparados al menos seis colores de cuentas diferentes, con una cantidad suficiente para el tamaño que desees que alcance tu proyecto.
    • Si pretendes montar este proyecto para exhibirlo cuando termines, fabrica una base de madera para colocar tu maqueta.
  2. Arma la doble hélice. Estas son las hebras largas que mantienen unida a la molécula de ADN en forma de escalera. Corta dos piezas de alambre de igual tamaño; estas piezas serán el cuerpo de la maqueta de ADN, así que hazlas tan largas como quieras dependiendo de qué tan grande o pequeña quieres sea tu maqueta.
    • Elige dos colores de cuentas, y pon una en uno de los extremos de cada alambre. Enrolla el extremo del alambre alrededor de la cuenta una segunda vez, creando un lazo en el exterior de la cuenta. Esto evitará que las cuentas se deslicen por el extremo.
    • Añade dos colores de cuentas en un patrón alternante a lo largo del alambre. Los dos colores representan los grupos azúcar y los grupos fosfato que forman el largo de la doble hélice.
    • Puedes elegir entre utilizar una cuenta de cada color y utilizar varias cuentas de cada color, pero asegúrate siempre de tener la misma cantidad de cuentas de ambos colores en el alambre.
    • Haz lo mismo para el otro trozo de alambre de la doble hélice, asegurándote de que se alineen los colores (grupos azúcar y fosfato) cuando estén ambos trozos de alambre uno al lado del otro.
    • Deja un espacio libre de 5 cm (2 pulgadas) en el extremo superior del alambre, para que puedas unir los “peldaños de la escalera” en los espacios entre las cuentas.
  3. Añade los “peldaños de la escalera”. Cuenta la cantidad de grupos azúcar que hiciste en la doble hélice, y luego corta esa cantidad de trozos de alambre de 6 cm (2,5 pulgadas).
    • Enrolla los extremos de cada trozo de alambre alrededor de la doble hélice cerca de las cuentas del grupo azúcar. Haz esto para todos los trozos, de manera que te quede una hebra completa de la doble hélice con varios trozos de alambre sobresaliendo de ella.
    • Si quieres hacer una maqueta de ADN más atractiva visualmente y robusta, utiliza un soldador para soldar los trozos pequeños de alambre a la hebra larga de la doble hélice.
  4. Fabrica los grupos de bases nitrogenadas. Elige otros cuatro colores, y representa con cada uno de ellos una de las bases nitrogenadas. La guanina y la citosina siempre van emparejadas; la timina y la adenina también van emparejadas siempre.
    • Probablemente necesitarás varias cuentas para rellenar cada trozo pequeño de alambre, así que elige cantidades iguales de cada grupo de cuentas de las bases nitrogenadas para colocar en los alambres.
    • Asegúrate de mantener las cuentas emparejadas en los grupos correctos. Siempre coloca la citosina junto a la guanina, y la timina con la adenina. De todos modos, puedes ponerlas en el orden que quieras, y colocar más de un par que del otro.
  5. Coloca las cuentas de las bases nitrogenadas. Una vez que tengas todas las cuentas separadas, colócalas en los alambres que sobresalgan de una de las hebras de la doble hélice. Asegúrate de dejar un espacio libre de aproximadamente 1,25 cm (1/2 pulgada) al final del alambre para poder unir ambas hebras de la doble hélice entre sí.
  6. Une la otra hebra de la doble hélice. Una vez que tengas todas las cuentas colocadas en los trozos de las bases nitrogenadas, puedes tomar la otra hebra de la doble hélice para unirla. Alinea la hebra lateral para que refleje la primera base nitrogenada, y luego añade los trozos de alambre pequeños.
    • Puedes enrollar los trozos de alambre a la hebra de la doble hélice usando pinzas de punta delgada. Une estos trozos pequeños de alambre en el mismo lugar donde los colocaste en la hebra opuesta de la doble hélice.
    • Si te resulta posible, puedes usar un soldador para unir derritiendo los últimos trozos de alambre, creando una maqueta de un aspecto muy agradable.
  7. Coloca una tapa en los extremos de tu maqueta. Para prevenir que se salgan las cuentas, enrolla el alambre en un lazo alrededor de la última cuenta de cada hebra de la doble hélice. También puedes optar por soldar el alambre en forma de un nudo para bloquear a las cuentas, evitado que se salgan.
  8. Tuerce la doble hélice. Para crear la forma clásica en espiral de la hebra de ADN, sostén los extremos y con cuidado gíralos en el sentido opuesto a las agujas del reloj.
  9. Exhibe tu maqueta. Una vez que hayas añadido los retoques finales, ¡tu maqueta estará terminada! Cuélgala de un móvil o del techo usando hilo de pescar, o únela a una base de madera con un poco más de alambre o pegamento. ¡Muestra tu obra!

Consejos

  • Estos dos modelos son un poco difíciles para un niño, así que asegúrate de que, si estás haciendo esto para un proyecto escolar, quien te ayude tenga la edad suficiente para no lastimarse con los elementos.
  • Si utilizas un horno o un soldador para crear tu maqueta de ADN, siempre ten cuidado de no quemarte.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página