Cómo darle mantenimiento al aire acondicionado

El nivel de mantenimiento que un dueño de casa le puede dar a su aire acondicionado es muy limitado, pero algunos pasos simples y fáciles pueden darle vida nueva a aparatos viejos y de mal funcionamiento o a aquellos que producen olores fétidos. Sigue leyendo para conocer más.

Pasos

  1. Desconecta tu aire acondicionado. Desconecta el cable de alimentación del aparato.
  2. Retira el filtro y la pantalla o cubierta del aparato, si lo necesitas. Retira el filtro para dejar expuestos los serpentines de enfriamiento. Además, para algunos modelos hay que retirar la cubierta o pantalla delantera para permitir un completo acceso al serpentín. Generalmente, la cubierta está asegurada con tornillos, algunos de los cuales son visibles una vez que se retira el filtro.
  3. Rocía el serpentín delantero del aire acondicionado con un agente de limpieza diseñado para este uso. En muchos centros de artículos para el hogar y ferreterías venden productos expresamente para este trabajo en particular. Estos limpiadores ayudan a quitar olores de los depósitos de suciedad, de moho, de humo de cigarros y puros, etc. de los serpentines. Hazlo con cuidado para cubrir solo los serpentines con el limpiador. Evita rociar espuma en los cables eléctricos, los controles y demás piezas. Los limpiadores en espuma funcionan mejor solo cuando se usan como acabamos de explicar.
  4. Limpia el filtro. Limpia el filtro con agua pura o cámbialo si fuera necesario. Es obligatorio tener un filtro limpio. Es mucho más fácil y económico retirar y limpiar el filtro cada 15 horas (aproximadamente dependiendo de los niveles de polvo o suciedad en el espacio) que limpiar el aire acondicionado con un limpiador de espuma. Si sospechas que el filtro contribuye a los olores, mójalo y lávalo con una pequeña cantidad de detergente lavaplatos o detergente para ropa con aroma.
  5. Cambia la cubierta y el filtro, y restablece la energía luego de 10 a 15 minutos.
  6. Pon a funcionar el aire acondicionado. Configura el aparato con la opción "Enfriar" y ajusta el termostato a la opción más fría. El aire tibio y húmedo de dentro se condensará al pasar por los serpentines de enfriamiento. El condensado enjuagará la suciedad y la espuma de los serpentines y las recolectará en la bandeja recogegotas. La bandeja recogegotas las drenará hacia fuera, pero solo si se instala el aire acondicionado correctamente (inclinado hacia atrás y ligeramente en dirección al suelo).
  7. Repite el proceso si es necesario. Si has descuidado tu aire acondicionado, podría necesitar una segunda aplicación para producir aire frío y estar libre de olores. Espera hasta que los serpentines estén libres de espuma antes de la segunda aplicación. Si el aparato produce aire frío pero hace el condensado para lavar los serpentines, puede deberse a un bajo nivel de humedad. En condiciones de bajos niveles de humedad, toma más tiempo enjuagar los serpentines. Si el aparato no produce aire frío, lo más probable es que haya perdido su carga de refrigerante o que el compresor tenga fallas.
  8. Apaga el aparato y desconecta el cable de alimentación.
  9. Examina los serpentines externos.
  10. Limpia los serpentines externos, si así lo deseas. Los serpentines externos están expuestos al agua de lluvia y quizá no necesiten limpiarse. Si no estás seguro o si te encuentras en un lugar sucio o polvoriento, podría ser recomendable limpiarlos. Aplica limpiador de espuma con el aparato apagado. Dale de 10 a 15 minutos al limpiador de espuma para que haga efecto.
  11. Enjuaga el limpiador de espuma con una manguera de jardín. Como no se forma ningún condensado en el serpentín externo cuando el aparato está en funcionamiento, tendrás que enjuagarlo manualmente. No fuerces un chorro de agua directo hacia los serpentines, sino simplemente deja que la espuma salga mientras cae agua por encima de ellos.
  12. Restablece la energía y pruébalo. Configúralo en enfriar y ajusta el termostato a baja temperatura. El aire de descarga debe ser frío y oler a limpio. Si no es así, probablemente ya sea hora de darle mantenimiento profesional o cambiarlo.
  13. Reconoce cuándo es hora de comprar un aparato nuevo. El mantenimiento es muy bueno y recomendado, pero a veces no se puede reparar.

Consejos

  • Aplica también estos mismos pasos para los sistemas de aire acondicionado central. El sistema de acondicionamiento de aire en un ático o sótano contiene el "serpentín interno" y el equipo compresor externo contiene el "serpentín externo".
  • Los equipos de aire acondicionado que no enfrían tanto pueden responder favorablemente a una limpieza de serpentín interno y externo. Si no lo hace, podría indicar la presencia de un compresor defectuoso o una pérdida de la carga de refrigerante. Este problema es casi siempre más costoso de reparar que de cambiar, excepto en los casos de los aparatos de unidades térmicas británicas muy grandes (12.000 a 15.000 BTU y más grandes) y de sistemas de aire acondicionado central.

Advertencias

  • Siempre sigue las instrucciones del frasco del limpiador y úsalo solo como se explica.
  • La suciedad es el enemigo del aire acondicionado. La suciedad actúa como aislante térmico y roba eficiencia, básicamente aumentando el costo de funcionamiento.
  • Un filtro sucio o un serpentín interno sucio puede producir "formaciones de hielo" del serpentín interno. Las formaciones de hielo bloquean el flujo de aire frío en el espacio y contribuirá a fallas en el serpentín o en el compresor.
  • Un serpentín externo sucio puede obstruir su capacidad para liberar el calor acumulado dentro. Los arbustos, las cercas, etc. pueden reducir la circulación de aire alrededor de los serpentines externos y tener un efecto similar al de un serpentín sucio. Si dejas que cualquiera de estos factores permanezca por un largo periodo de tiempo, puedes provocar una falla en el compresor.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página