Cómo convertirte en papa

El papa es la cabeza de la iglesia católica. Técnicamente, los únicos requerimientos para convertirse en papa son que seas hombre y que practiques el catolicismo. Esto deja un campo abierto, pero todos los papas en los últimos siglos han sido un cardenal elegido en un cónclave papal constituido por otros cardenales. Para ser un papa, tendrás que comenzar al convertirte en un sacerdote y abrirte camino desde la parte inferior de la jerarquía católica hasta que tus semejantes te elijan. Ten en cuenta que es esencial creer completamente en la fe católica. Esto no es solo un trabajo, sino que es más una vocación.

Convertirte en un sacerdote

  1. Conviértete en católico. Debes ser un hombre católico para ser un papa. Tendrás que convertirte al catolicismo si no eres católico. Este proceso se conoce como el "ritual de la iniciación cristiana".
    • Este es un proceso que requerirá tiempo. Tienes que educarte acerca de la fe católica y las maneras en que opera la iglesia. Este proceso se llama "catequismo".
    • Tendrás que bautizarte. Esto sucederá después de que se termine tu educación.
    • Convertirse en un católico es una exploración de la fe. Se te tendrá que guiar y educar. Comunícate con la iglesia de tu localidad para comenzar con el proceso.
  2. Considera tu llamado. Ser un sacerdote no es solo un trabajo, sino un estilo de vida. Asegúrate de estar consciente de todos los requerimientos. Los sacerdotes católicos no tienen permitido casarse o tener relaciones sexuales
    • Pasa algo de tiempo considerando tu vocación. Debes considerar tus dones. ¿Eres misericordioso? ¿Tu fe es fuerte? ¿Eres feliz con tu vocación? Estas son unas cualidades importantes para un sacerdote.
    • Consigue algo de asesoramiento. Habla con tu sacerdote y pregúntale acerca de sus experiencias. Haz algunas preguntas específicas, como qué actividades hace un sacerdote. Luego, tómate un tiempo para reflexionar acerca del camino que sientas que debas tomar, ya sea que quieras ser o no un sacerdote.
  3. Toma un rol de liderazgo. A medida que crezcas, puedes comenzar a considerar más activamente si una carrera como líder espiritual es la correcta para tu vida. En el mundo, muchas diócesis ofrecen unos programas de liderazgo para los jóvenes católicos. Pregúntale a tu sacerdote local si esta es una opción para ti. Muchos de estos programas ofrecen unos cursos de desarrollo de liderazgo y de crecimiento espiritual. Estos programas pueden ayudarte a fortalecer tu fe y hacer que tu vocación sea más fácil de entender.
    • Matricularte en un programa de liderazgo puede ayudarte a tener una idea general de las habilidades que necesitarás para encargarte de una mayor autoridad en la iglesia a medida que tu carrera progrese hacia los rangos más altos.
    • Averigua si hay un programa de beca que te permita asistir a un programa de liderazgo en otra región si tu iglesia no lo ofrece.
  4. Edúcate. Necesitarás una preparación educacional específica para convertirte en un sacerdote. Primero, debes terminar la preparatoria. Puedes comenzar tu travesía para convertirte en un sacerdote mientras estás en la preparatoria. Por ejemplo, puede servir de ayuda tomar unas clases de un idioma extranjero. El papa es una figura internacional, así que la comunicación es una habilidad excelente que debes aprender, en especial si de verdad te conviertes en el papa.
    • Habla con tu asesor. La mayoría de las preparatorias tiene un asesor que puede ayudarte a hacer un plan para tu vida después de graduarte. Pídele que te ayude a investigar los seminarios y los programas teológicos para asistir de modo que progreses con tu carrera.
  5. Sigue aprendiendo. Tendrás que ir a una universidad o un seminario conciliar tradicional para convertirte en un sacerdote. Para ingresar en un seminario conciliar, tendrás que contar con un diploma de preparatoria o un examen de Desarrollo de educación general (GED, por sus siglas en inglés). Un seminario conciliar es una institución educativa que educa a los sacerdotes potenciales. Existen muchos de estos seminarios en todas partes de Estados Unidos y en el mundo.
    • Algunos hombres jóvenes asisten a una universidad tradicional antes de decidir convertirse en un sacerdote. Con frecuencia, comenzarán a trabajar después de obtener su grado universitario.
    • Este trabajo se suele realizar en una escuela de teología, que se asocia con una universidad. Un ejemplo de un título que se obtiene es una maestría en divinidad.
  6. Escoge la educación correcta. Tu viaje espiritual es importante, así que es una gran decisión determinar dónde perfeccionarás las habilidades que necesitas para seguir mejorando en tu vocación. Considera muchas instituciones educativas diferentes. Pregúntate si quieres una educación espiritual completa o si quieres enfocarte solo en aprender más acerca de la doctrina católica. Asegúrate de visitar el campus antes de tomar una decisión final.
    • Habla con los estudiantes que asisten actualmente a la institución educativa a la que consideras ir. Asimismo, pregúntales acerca de su experiencia.
    • Considera si un programa en particular te ayudará a crecer espiritual e intelectualmente.

Avanzar en tu trayectoria

  1. Sé un sacerdote efectivo. Debes asegurarte de destacarte en tu trabajo cuando te conviertas en un sacerdote. Esta es la mejor manera de conseguir un ascenso en los rangos de la iglesia. Un buen sacerdote es responsable y ayuda a los miembros de su iglesia y comunidad.
    • Al ser un sacerdote, eres responsable del bienestar espiritual de tu congregación. Realizarás los sacramentos, conducirás a las masas y escucharás las confesiones de las personas.
    • Un sacerdote ejemplar se gana la designación de "monseñor".
  2. Perfecciona tus habilidades interpersonales. Después de ser un sacerdote, cualquier ascenso que tengas será por un nombramiento. Esto quiere decir que tienes que causar una buena impresión en las personas que están en los puestos de liderazgo por encima de ti. Ocúpate de relacionarte bien con las personas en tu campo.
    • Sé un comunicador efectivo. Asegúrate de estar cómodo con hablar en frente de la multitud. Esto ya lo haces al ser un sacerdote y se volverá más importante a medida que progreses en la iglesia. Confía en ti y sé claro cuando hables.
    • Trabaja bien en equipo. Tendrás que dirigir a otros sacerdotes cuando seas un obispo o un cardenal. Practica escuchar las necesidades de las personas y comunicar unas instrucciones efectivamente.
  3. Conviértete en un obispo. Un obispo es básicamente el sacerdote jefe (o pastor) de una diócesis. Esta es un territorio o una región que contiene unas iglesias bajo la autoridad del obispo. De esta forma, el arzobispo gobierna su diócesis y supervisa a otros obispos. El papa es responsable de escoger a todos los obispos. Por ello, tienes que causar una buena impresión en las personas que le aconsejan.
    • Asegúrate de tener una comunicación regular con el arzobispo de tu región. Él podrá ofrecer una recomendación positiva cuando se le pida una opinión acerca de ti.
    • Los obispos suelen congregarse en unas reuniones regulares en las que establecen la política y los estándares litúrgicos de la religión.
    • El papa es responsable de nombrar a los obispos. Se vale de los obispos existentes para que le brinden unas recomendaciones.
    • Recuerda que no puedes postular formalmente para convertirte en un obispo; se te debe nombrar.
    • El consejero principal del papa en este proceso es el nuncio apostólico. Esta persona es el representante del papa ante el gobierno y la jerarquía de la iglesia de cada país.
  4. Conviértete en un cardenal. Este es un obispo al que el papa eligió para recibir su nombramiento especial. El papa escoge a los arzobispos para servir como cardenales de una diócesis específica. No todas las regiones tienen un cardenal.
    • Las áreas con unas poblaciones significativamente católicas, como Boston y Baltimore, suelen ser los lugares en los que el papa escoge establecer un cardenal.
    • Asegúrate de vivir en una región que tenga un cardenal. No podrías llegar a esta posición en una población pequeña y rural.
    • Mantén una relación positiva con el cardenal de tu área cuando seas obispo. Deja en claro que te entusiasma servir a la iglesia y demuestra tus habilidades administrativas efectivas.
    • Los cardenales son activos en la administración de la iglesia católica.
    • No existe una postulación formal o un proceso de entrevistas para convertirse en un cardenal. El papa debe nombrarte como tal.

Ser elegido papa

  1. Prepárate para la nominación. Es importante estar preparado ya que ser elegido papa suele darse cada algunas décadas. Asegúrate de que estés en comunicación con los miembros del Colegio de Cardenales. Ya debes haber establecido una buena reputación profesional para este punto. Sigue trabajando para demostrar que te convertirás en una figura pública positiva a medida que se aproxime el cónclave.
    • En los días siguientes al funeral del papa, los cardenales se reúnen para prepararse para el cónclave. Este es el momento en que sucede la politiquería. Trata de evaluar quiénes son tus partidarios.
    • Deja en claro a los otros cardenales que estás dispuesto a aceptar la nominación.
  2. Comprende acerca del cónclave. El proceso oficial para elegir al papa se conoce como "cónclave". El grupo gobernante de cardenales, conocido como el Colegio de Cardenales, se reúne para escoger al nuevo papa. Este grupo se reúne en la Capilla Sixtina. Todas las demás personas están prohibidas de ingresar a esta. La palabra "cónclave" significa literalmente en latín "lo que se cierra con llave".
    • Típicamente, el papa actual debe morir para que el cónclave se convoque. Es muy poco común que un papa renuncie.
    • Los cardenales se reúnen unos 15 a 20 días después de la muerte del papa para conducir una elección secreta.
    • Solo los cardenales tienen permitido ingresar en la capilla. Existen algunas pocas excepciones a esta regla, como el ingreso de un personal médico.
    • Cada cardenal debe tomar un juramento solemne de que se ceñirá a las reglas del cónclave, como lo escribió el papa Juan Pablo II.
    • Después del primer día de cónclave, se pueden dar dos votos en la mañana y otros dos en la tarde.
  3. Consigue la mayoría de los votos. No se considera apropiado "hacer una campaña" para ser papa. Sin embargo, ser un cardenal conocido y respetado es un trabajo que solo un grupo selecto puede lograr. Normalmente, solo existe un grupo pequeño de candidatos que se consideran en el cónclave. El hombre con más votos se elige como nuevo papa.
    • Existen tres fases en el proceso de votación: preescrutinio, en el que se preparan las boletas de votación; el escrutinio, en el que estas se recolectan y se cuentan; y el postescrutinio, en el que estas se vuelven a revisar y se queman.
    • El cónclave puede durar varios días, pero por lo general no suele ser más de dos semanas.
    • Un cardenal debe recibir 2/3 de los votos para ser elegido como papa. Las boletas de votación se queman después de cada voto. Si se ve que un humo negro sale de la capilla, quiere decir que se tendrá que dar otra votación. Sin embargo, el humo blanco indica la elección de un nuevo papa.
  4. Realiza tus responsabilidades. El papa es el líder espiritual de las personas católicas del mundo. En la actualidad, existen aproximadamente 1200 millones de católicos. Asimismo, el papa es la cabeza del estado soberano más pequeño del mundo, el vaticano.
    • El papa preside una bendición semanal para las personas que visitan el vaticano. Asimismo, ofrece una audiencia general a la semana.
    • El papa preside todas las celebraciones religiosas principales, como la Navidad y la Semana Santa.
    • Los papas modernos viajan por el mundo para reunirse con los católicos y los líderes del mundo.

Consejos

  • Aprende tantos idiomas como puedas. Al ser un papa, se esperará que te comuniques en italiano e inglés, pero conocer otros idiomas te ayudará a comunicarte con los fieles en todo el mundo.
  • Hazte conocido por ti mismo, pero evita volverte muy controversial. Tus compañeros cardenales podrían elegirte como papa si se te conoce por tus buenas laborales y tu actitud benéfica, en vez de por tu tendencia a avivar a las personas por tus comentarios poco populares.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página