Cómo correr a campo traviesa

En ocasiones, correr a campo traviesa es un deporte difícil, pero extremadamente gratificante pues al concluir tu recorrido sientes que has logrado algo increíble. Se puede correr a campo traviesa sobre pasto, barro, senderos de tierra, zonas rocosas, agua, colinas, etc., es decir, casi todo tipo de terreno no pavimentado. Aunque puede sentirse presión en ocasiones, al final, los resultados físicos y las amistades que se logran a través del sacrificio en común, hacen que definitivamente valga la pena el entrenamiento y aleja toda molestia ocasionada por el dolor. A continuación encontrarás algunos consejos para ayudarte a comenzar a correr a campo traviesa.

Pasos

  1. Piensa por qué te gustaría comenzar a correr a campo traviesa. El correr a campo traviesa tiene beneficios tanto físicos como mentales; practicar este deporte te da mayor predisposición a ser más fuerte y versátil, capaz de correr en todo tipo de clima y a través de todo tipo de terreno. Si normalmente corres en pista, añadir a tu entrenamiento el correr a campo traviesa puede “reforzar” tu preparación para lo que quieras. Además, el entrenamiento a campo traviesa no solo incrementará tu velocidad, pues no solo se enfoca en la velocidad, sino también en la resistencia.
    • Correr a campo traviesa requiere un gran esfuerzo de tus músculos; pero el incremento gradual en la fuerza y mejora de velocidad se da de forma desapercibida, lo que es común en el entrenamiento en pista. Esto significa que podrás incrementar tus habilidades como corredor de forma paulatina sin ocasionarte y acumular daños.
    • Correr a campo traviesa te enseña mucho sobre autodisciplina, incluso un talento como corredor a un nivel moderado será recompensado gracias a la buena disciplina. Y, a pesar del desafío (o quizás debido a este) que implica correr a campo traviesa, tendrás mucho tiempo para aprender cómo presionarte de formas que nunca imaginaste posibles.
    • Otro beneficio de correr a campo traviesa que se ve también en el deporte de correr en general incluye la capacidad de poder mantener tu peso bajo control; esto puede variar entre tus metas personales y tus metas competitivas, dependiendo de lo que busques; tus piernas estarán en excelente forma, y sentirás un incremento de energía.
    • El final de una carrera a campo traviesa puede concluir con recompensas geniales como un buen baño de agua caliente, masajes, comida deliciosa, y dormir en una cómoda cama (con el premio adicional de que descansarás increíblemente bien toda la noche).
  2. Prepara tu equipo. Lo bonito de todas las disciplinas para correr es que se necesita poco equipo; y correr a campo traviesa no es la excepción. Necesitarás pantalones cortos o pantalones para correr, una camiseta, una o dos capas de ropa si te diriges a alguna zona alta (como senderos en montañas), una botella o cantimplora plegable para bebida, y zapatillas para correr. Si corres hacia algún lugar no muy seguro (por ejemplo, lugares donde también transitan bicicletas, cuatrimotos, etc.) utiliza vestimenta de seguridad o colores fuertes también. Busca ropa deportiva que permita que tu piel respire cuando sudes, y utiliza una botella o cantimplora portable, de modo que puedas beber mientras corres. Es recomendable que gastes un poco en comprar dos pares de zapatillas:
    • El primer par será para que entrenes. Este par debe ser acolchonado, sino podrían salirte ampollas o generar dolor en las pantorrillas debido al impacto con el suelo.
    • El segundo par de zapatillas debe ser uno para correr a campo traviesa con suela antideslizante con “clavos” (o lisos si tu recorrido incluye carretera pavimentada). Este par es para competencia. Es un par mucho más ligero, y el acolchonado es más delgado para un centro de gravedad menor. No utilices este calzado para entrenar, ya que se desgasta rápido. Además, utilizar este tipo de calzado cuando entrenas puede ocasionarte lesiones ya que no son tan acolchonados como las zapatillas para entrenar.
  3. Toma en cuenta las medidas de seguridad para tu condición física. Antes que empieces a entrenar para correr a campo traviesa, asegúrate de repasar los puntos básicos para mantenerte flexible y hacer bien los estiramientos. No olvides calentar antes de empezar a correr, y hacer estiramientos al terminar. También podrías incluir entrenamiento con pesas y entrenamiento de recorridos como natación, ciclismo, y caminatas; ya que trabajarás otras áreas de tu cuerpo y además harás una pausa a tu entrenamiento de correr, pero seguirás ejercitándote y liberando el estrés. Y naturalmente, si aún no estás corriendo, habla con tu doctor respecto a iniciarte en este deporte, en caso tengas algún problema con tu condición física. Si no estás en forma, no te rindas; solo tómalo con calma y no exijas mucho a tu cuerpo, te acostumbrarás paulatinamente a correr y al ejercicio. Lo bello de correr es que mejorarás tu condición física y resistencia gradualmente.
    • Siempre calienta y haz estiramientos. Un calentamiento debe durar unas cuantas vueltas o unos cuanto kilómetros, o correr despacio, e incluso caminar, dependiendo de cuánto vayas a correr. Un buen método es caminar vigorosamente durante 5 minutos, luego correr a tu ritmo durante algunos minutos más. Esto acelerará los latidos de tu corazón y comenzarás a sudar. Luego que hayas calentado, estírate. Los estiramientos prevendrán o disminuirán las probabilidades de sufrir una lesión.
    • Camina vigorosamente durante 5 minutos cuando termines de correr. Luego estírate. Es más importante estirarte después de correr que antes. Estirarte después de correr previene las lesiones y funciona bien ya que tus músculos están calientes y por lo tanto más flexibles, reduciendo las posibilidades de lesionarte.
    • Haz planchas y abdominales todos los días. Esto fortalecerá la parte superior de tu cuerpo, lo que también es muy importante al correr. Comienza con cincuenta planchas y veinticinco abdominales, y luego incrementa la cantidad.
    • Puede que te duelan las pantorrillas y muslos si no estás acostumbrado aún a correr. Esto es bueno, ya que significa que estás trabajando los músculos de un modo que nunca antes lo hiciste. Es parecido a cuando vas al gimnasio después de mucho tiempo y haces una rutina completa de levantamiento de pesas. Por supuesto que te dolerán los músculos, pero no es algo malo. Puedes hacer recorridos un poco más cortos si el dolor es muy molesto.
  4. Para un mejor desempeño, come bien. Tu condición física como corredor a campo traviesa depende también de lo que comas. Asegúrate de comer alimentos saludables para proporcionar a tu cuerpo la mayor ingesta de energía que necesita para correr. También es muy útil comer pequeñas meriendas, pero deberás comer de forma más frecuente a lo largo del día (tal vez entre 6 y 8 pequeñas meriendas cada 2 o 3 horas).
    • Reduce o elimina la comida rápida de tu dieta. Este tipo de comida proporciona calorías que no son nutritivas y no te dan energía a largo plazo.
    • Incrementa los carbohidratos complejos. Come muchas verduras, frutas, granos enteros, y bebe agua. Y consume muchas proteínas de alta calidad.
    • Lee sobre nutrición deportiva. Es un campo complejo y con muchas ideas, pero solo tú sabes las necesidades de tu cuerpo y podrás hacer la mejor elección para satisfacerlas. Investiga un poco y prueba qué es lo que te brinda más energía.
    • Antes de una carrera, come ligero. Se recomienda que comas 2 o 3 horas antes de empezar una carrera, y 1 hora antes de entrenar. Comer muy cerca a la hora de empezar la carrera puede ocasionarte un calambre.
    • Bebe entre 230 y 460 ml (8 to 16 fl oz) de agua o bebida deportiva una hora antes de correr.
  5. Comienza a entrenar. Cuando comiences, es una buena idea empezar despacio e ir formando tu fuerza, resistencia y entusiasmo por el deporte. Correr mucho al inicio hará que te des por vencido. Al inicio, no corras 10 kilómetros en una sola carrera. Cuando empieces, corre solo para que te familiarices con cómo se siente correr sobre diferentes tipos de terreno, y cómo responde tu cuerpo al correr en pendientes cuesta arriba y cuesta abajo, sobre terrenos rocosos, con desniveles, etc. Será un proceso, así que solo acostúmbrate poco a poco a correr sobre tantos tipos de terreno como sea posible.
    • Busca lugares adecuados para que comiences a correr a campo traviesa. Algunas buenas opciones son los parques locales (no utilices las áreas pavimentadas), senderos en tu área, colinas, e incluso jardines botánicos (si puedes correr sobre pasto y barro). Planificar con anticipación lugares adecuados para correr, reducirá el tiempo que inviertas en buscar lugares adecuados.
    • Empieza corriendo media maratón. La mayoría de corredores se preguntan entre ellos cuáles son sus mejores tiempos por kilómetro, así que este es el espacio ideal para que empieces a darte una idea de tu ritmo actual. Un kilómetro y medio equivale a cuatro vueltas en una pista de atletismo promedio, y te proporcionará un buen indicador de tu velocidad, habilidad, y resistencia sobre esta distancia inicial. Corre a un ritmo que te presione ligeramente, pero que no sea una lucha; no te preocupes si no puedes hacerlo al principio, esto se trata de de definir tu condición inicial y pronto comenzarás a mejorar. Toma el tiempo en que corres un kilómetro y medio y trabaja en tu ritmo para correr; será un ritmo entre 1 y 2 minutos más lento por kilómetro que tu tiempo de prueba por kilómetro. Sigue corriendo el kilómetro y medio a tu ritmo inicial hasta que sientas que estás listo para aumentar el ritmo.
    • Pasa a correr 3 o 4 kilómetros, y continúa trabajando en aumentar tu distancia. Para un novato, correr más de 16 kilómetros será cansado y doloroso; y para corredores más experimentados, más de 25 kilómetros en una carrera ocasionará más daños que beneficios. Elige un ritmo fácil de 3 o 4 kilómetros , 3 o 5 días por semana, durante unas cuantas semanas.
    • Date cuanto tiempo necesites para desarrollar tu fuerza, resistencia, e interés por el deporte. No es una competencia para estar listo; la carrera se da cuando ya estás listo y en el recorrido al competir con otros. Hasta entonces, tómalo con calma y disfruta el entrenamiento. Y no temas caminar en ocasiones cuando corres; los corredores experimentados mezclan el correr con caminar para dividir el entrenamiento en partes, e incrementar la habilidad para correr durante mayor tiempo (esencial para correr a campo traviesa).
    • Ten cuidado al correr en colinas. Correr mucho cuesta arriba ocasiona lesiones a las músculos y articulaciones, y los descensos muy rápidos también pueden hacer daño. Da zancadas pequeñas cuando corras cuesta arriba, y mantén el esfuerzo más que la velocidad. Los descensos alargan las zancadas un poco, pero mantén la disciplina para detenerte al correr a velocidad. Enfócate en el ritmo de tu respiración al correr en pendientes.
    • Si es posible, busca un amigo para correr. Será más fácil que has grupo con alguien con el mismo entusiasmo que tú para aprender a correr a campo traviesa. A medida que mejoren, los dos podrán competir juntos durante el entrenamiento.
    • Utiliza tu hora de almuerzo para correr. Si tienes acceso a parques locales, fuentes de agua, colinas, etc., cerca a tu trabajo; toma la hora de almuerzo como una oportunidad para tener algo de tiempo de aprendizaje.
  6. Ponte metas. Una vez que hayas probado un poco el terreno, y te acostumbres a correr en todo tipo de superficies, enfócate en pequeñas y grandes metas para ayudar a formar tu resiliencia y resistencia.
    • Ponte una gran meta. Ahora que ya comenzaste, es hora de enfocarte en tu primera carrera a campo traviesa. ¿Cuál será? Elije una que se acerque y comienza a trabajar basándote en ella.
    • Comienza añadiendo un recorrido largo y difícil por lo menos una vez por semana. Haz tu mejor esfuerzo para mantenerte corriendo sin detenerte durante un lapso de tiempo largo, como una hora o dos, e incrementa el tiempo gradualmente. Los fines de semana son la mejor opción para estos recorridos, aunque también puedes aprovechar la luz del día en las tardes durante los meses más cálidos del año.
    • Continúa entrenando considerando una rutina de días de entrenamiento fuerte y días de entrenamiento ligero. Sin importar cuanta experiencia tengas como corredor, el entrenamiento no debe ser fuerte todo el tiempo. De este modo tendrás un desgaste en tu motivación y tu cuerpo pronto. En lugar de esto, implementa un sistema de entrenamiento conformado por algunos días de entrenamiento ligero y otros días de entrenamiento fuerte. Como principiante, introduce los días de entrenamiento fuerte a tu rutina gradualmente.
    • Busca en línea algunas ideas para programas de entrenamiento. Existen sugerencias sobre diferentes programas de entrenamiento dictados por diferentes entrenadores o corredores a campo traviesa. Adáptalos de modo que se adecúen a tu entorno local y necesidades personales. La clave es incrementar tu habilidad gradualmente y asegurar que cubras todas las bases, incluyendo distintos terrenos, en ascenso y descenso, todo tipo de clima, incrementar tu resistencia y velocidad, y tu habilidad para presionarte solo un poco más cada vez.
    • Mantén un registro. Esto te ayudará a monitorear tu progreso y te permitirá saber cuándo sea el momento de llevar tu entrenamiento al siguiente nivel.
  7. Prepárate para la competencia. Una vez que hayas entrenado y sientas que estás listo para competir, busca alguna competencia a la que te puedas inscribir. Paga la inscripción y organiza tu transporte con anticipación. Es importante que cambies tu estilo de entrenamiento dos semanas antes de la competencia, enfocándote en la competencia en sí, más que en tu entrenamiento estándar. Algunas cosas específicamente relacionadas a la preparación para una competencia que debes tomar en cuenta son:
    • Si es posible, intenta correr el circuito como práctica previa al evento; ya que conocer bien la carrera es una parte importante para no llevarte alguna sorpresa; además podrás conocer hasta dónde eres capaz de llegar o superar otros retos.
    • Si es muy lejos, realiza recorridos similares en tu propia zona para prepararte. Además, aprende todo lo que puedas sobre el recorrido. Revisa el material de inscripción, entra a los sitios web importantes, y realiza tus consultas a través de foros de corredores a campo traviesa.
    • Deja de lado el entrenamiento las últimas dos semanas. En la penúltima semana, solo realiza dos recorridos fuertes. Enfócate en recorridos de alta calidad. La última semana, solo realiza un recorrido fuerte, hazlo alrededor de 3 o 4 días antes del día de la competencia.
    • Tener muchos periodos de recuperación durante la preparación para la carrera es sumamente importante.
    • El día antes de la carrera debe ser un día de entrenamiento ligero (si realizas un entrenamiento muy fuerte te podrían doler las piernas) y asegúrate de tener por lo menos 8 horas de sueño sin interrupción la noche antes de la carrera.
    • Prepara una bolsa de merienda y el líquido necesario. Lleva un plátano para comer después de la competencia. El azúcar del plátano será rápidamente absorbido por tu organismo, reponiendo tu energía. Además el potasio presente en esta fruta te ayudará a prevenir los calambres.
  8. Participa en la carrera. Ya realizaste tu preparación para la carrera y estás listo para demostrarte algo. Piensa que el evento es la culminación de todo el trabajo duro y determinación hasta este punto, y no pierdas de vista la razón por la que estás participando. Toma en cuenta lo siguiente para el día de la carrera:
    • Llega por lo menos una hora antes de la carrera. Esto es aún más importante si no conoces el área, ya que querrás pasar algún tiempo familiarizándote con el terreno y las reglas, etc., además de firmar el registro y conocer la organización.
    • Calienta. Hazlo por lo menos 10 a 30 minutos antes de comenzar la carrera. Asegúrate de tener suficiente tiempo para hacer tus estiramientos antes de dirigirte a la línea de partida.
    • Ya tienes planeado tu ritmo de partida. Algunas personas recomiendan correr el primer kilómetro de la competencia rápida y vigorosamente. Los beneficios de esto es que podrás correr más adelante y mantenerte al ritmo de los corredores con más nivel, además habrá menos gente delante de ti. Esto es alentador y evita que te obstruyan el paso. Por otro lado, otros corredores a campo traviesa prefieren correr a su ritmo desde el inicio, ya que correr rápido puede desgastarte rápidamente y hacer que pierdas tiempo. Es absolutamente necesario que conozcas tu ritmo y tu método para competencia antes de iniciar, aunque como principiante, si estás preparado para experimentar en las primeras competencias, este puede ser un buen momento para descubrir cómo te desempeñas mejor. Busca un buen ritmo para ti, y en cada nueva competencia trata de volver ese ritmo un poco más rápido.
    • Cuando estés en la competencia, no te preocupes sobre el tiempo y los espectadores. Estarás corriendo a tu ritmo, y tu umbral del dolor es suficiente para contenerte.
    • Si logras estar adelante, asegúrate de dejar atrás a todo el resto de gente, y así puedas amortiguar el último tramo de la carrera, que con frecuencia decide el final de la misma. Cuando estés corriendo y a punto de alcanzar a alguien, haz un movimiento rápido para pasarlo y desestabilizarlo.
    • Nunca mires los pies de otros competidores. Esto puede hacer que corras a su ritmo y te quedes atrás; mantén la mirada sobre sus hombros.
    • Enorgullécete de tu logro sin importar en qué lugar culmines la competencia. Esta tipo de competencia es muy exigente, e incluso solo participar ya es un gran logro.
    • Lee sobre cómo correr en una competencia a campo traviesa e infórmate sobre más estrategias para correr en esta disciplina.
  9. Renueva tu motivación. Habrá ocasiones en las que te enfrentes a grandes dificultades durante el entrenamiento, y donde será necesario que te des un tiempo para reflexionar el porqué de tu entrenamiento. Piensa en las razones que te inspiran a asumir este reto, incluyendo la competencia en la que deseas participar, los amigos que estás conociendo al ser parte de la gente que corre a campo traviesa, la satisfacción que sientes al ver cómo mejora tu condición física y resistencia, y otras razones similares.
    • Si te has presionado mucho, cede un poco. Date un tiempo para recuperarte y recuerda que estás corriendo por ti mismo, no por otras personas. Esta forma de correr implica participar y dar lo mejor de ti. No importa el lugar en el que termines la competencia o el entrenamiento, siempre y cuando persistas en dar lo mejor de ti.
    • Ten presente que, al igual que en las maratones, en las competencias a campo traviesa la mente hace el 90%, mientras que el físico el 10%. Toma la decisión de continuar y dar lo mejor de ti hasta el final.
  10. Para tus competencias a campo traviesa, elige lugares bonitos y donde puedas tomar aire. Una vez que estés a gusto corriendo a campo traviesa, y si ya eres capaz de pasar de los circuitos en la escuela o universidad, ¿por qué no combinar esta disciplina con visitas a algunos lugares espectaculares en el mundo corriendo a campo traviesa para conocerlos? Por todo el trabajo y costos de viaje, la recompensa incluirá tener una visión de toda la belleza que te rodea, conociendo corredores de esta disciplina igual de entusiastas que tú de otras partes del mundo, así como tener la oportunidad de quedarte en algunos lugares hermosos, en caso estés preparado para viajar también.
    • Correr a campo traviesa es un deporte popular en muchos países, incluyendo Estados Unidos, Canadá, Escocia, Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, y otros países de Europa, Asia, y África.
    • IAAF Athletics (Asociación Internacional de Federaciones de Atletas) proporciona fechas sobre próximas competencias alrededor del mundo, incluyendo competencias a campo traviesa, así que puedes visitar esta página y planear qué competencia te interesa. Y finalmente, ¡Disfruta tu travesía corriendo!

Consejos

  • No tienes que ser rápido, el correr a campo traviesa trata de superar tu propio tiempo. Puedes lograr lo que quieras si te enfocas en eso.
  • Establece metas y ve más allá. Digamos que tu objetivo es correr hasta un árbol y de ahí caminar un poco. En lugar de llegar hasta esa meta, presiónate y llega un poco más lejos. De ese modo, una vez que llegues a tu meta solo repítete “No pares”.
  • Correr escuchando música te mantendrá motivado.
  • Encuentra a alguien que conozcas que suela ser un poco más rápido que tú, e intenta seguir su ritmo, esto te ayudará mucho.
  • No pierdas la motivación de correr durante los mese más fríos de otoño o invierno. Toma el clima adverso como un reto más para correr; esto lo hará más emocionante.
  • Mantente positivo. Correr a campo traviesa es un deporte mental; si sientes que no lo puedes hacer, no lo harás.
  • La constancia en el entrenamiento es lo más importante. A través de la constancia lograrás mayor resistencia.
  • Al entrenar, date algunas recompensas. Un lindo equipo para correr y zapatillas son una excelente recompensa, también lo son los masajes, comida saludable deliciosa, o un nuevo libro sobre estrategias para correr. Y ya que estás en este mundo, por qué no leer algún libro o historia sobre grandes corredores a campo traviesa que puedan inspirarte.
  • Si no tienes más opción que practicar en carreteras, intenta hacerlo cerca al pasto o al margen de la carretera. Es más fácil para tus articulaciones y más seguro para ti en caso de alguna caída o cuando aparezca algún vehículo. Si vives en un área donde no haya pasto y no sea posible correr por el margen de la carretera, busca algún parque en la zona donde puedas correr unas cuantas veces al mes y puedas cambiar de escenario.
  • Los amigos corredores pueden ser muy útiles para que no te sientas solo mientras te ejercitas.
  • No corras de forma vigorosa al empezar la carrera, de lo contrario te quedarás sin energía. Y al final de la carrera corre vigorosamente 100 o 200 metros antes de la línea de llegada, y no bajes la velocidad incluso cuando ya estés a unos pocos metros de la llegada.
  • Una rutina variada es la clave para divertirte y mantenerte motivado. Incluso si te gusta exigirte 20 kilómetros al día como práctica, varía. Si corres en carreteras, cambia tus rutas, corre unas vueltas alrededor de un parque del lugar, o en algún parque de juegos, o haz algún juego que implique correr en lugar de simplemente correr a velocidad. Las rutas con obstáculos también pueden ser divertidas y puedes programar algunas paradas de entrenamiento para hacer flexiones, planchas y sentadillas entre cada obstáculo.
  • Mantente con alguien que pueda seguir tu ritmo toda la competencia. Luego, al final, corre a velocidad y gánale.
  • Analiza tu ritmo al correr. Aprende cómo se siente. Aprender cómo correr basándote en cómo se siente es una herramienta muy valiosa, ya que a medida que estás más en forma, acelerar tu ritmo será más fácil para ti, por lo que ajustar tu entrenamiento requiere darle el estímulo adecuado a tu cuerpo automáticamente.
  • Corre en grupo. Esto ayudará a motivarte. Si estás en la escuela, únete al equipo de tu escuela. Es muy importante que encuentres gente con un nivel de habilidad similar al tuyo, de modo que puedan presionarse y apoyarse mutuamente. Un entrenador también es de mucha ayuda.
  • Dona tu equipo de correr usado a un grupo que lo reutilice o lo recicle. Haz una búsqueda por internet y ayuda a otros.
  • SIEMPRE ve al baño antes de iniciar una carrera. Haz que un familiar o amigo te espere al final de la competencia con agua o alguna bebida deportiva.
  • Si la gente se burla de que no estés en forma, o gordo, o que seas un mal corredor, no hagas caso. Serás tú quien se ría cuando tengas mejor desempeño que todos ellos.
  • Corre en ropa cómoda.
  • La música es una gran manera de mejorar tu ritmo. Arma una lista de canciones que te motiven y corre con el volumen alto. Ni siquiera te darás cuenta de cuán rápido estás corriendo.
  • Siempre piensa en lo que te motivó más; la medalla olímpica de oro, una meta respecto a tu condición física, o lo que funcione para ti.
  • Ten tu propio ritmo.
  • Siempre come algo ligero y saludable 1 o 2 horas antes de tu comida principal. Si comes algo que es muy grande o grasoso, durante la carrera podrías sentirte mareado y tener náuseas. Cuando sientas que quieres vomitar, no te pares, siéntate inmediatamente y descansa. No importa si llegas primero o no. Tú eres más importante.
  • Siempre corre a un ritmo que te sientas cómodo durante toda la carrera.
  • Intenta correr poniendo el peso primero sobre el metatarso más que sobre los talones. Es más eficiente y te ayudará mucho a estar en forma. Las zapatillas sin tacones pueden ayudar mucho a practicar esto. Incluso podrías considerar quitarte los zapatos durante una pequeña carrera, enfocándote en la forma correcta de correr.
  • Cierra la boca mientras corres.
  • Evita correr con iPods, reproductores mp3, o similares. Así otros corredores no te tomarán en serio, y es mejor enfocarte en correr en lugar de estar asegurándote de que tu aparatito esté acomodado correctamente.
  • No corras a velocidad al principio; es mejor que trotes al principio y luego al final corras tan rápido como puedas.
  • Sé gentil contigo mismo; si corres muy bien en carreras de velocidad, pero corres despacio en competencias a campo traviesa, no dejes que esto te afecte. Es difícil encontrar a un competidor que sea bueno en las tres disciplinas para correr: de carrera, de maratón y a campo traviesa. El punto es que expandas tu versatilidad al correr y obtengas los beneficios que da el correr a campo traviesa. Aunque pueda ser muy cansado y no ser tu disciplina favorita, la resistencia y la fuerza de voluntad que obtengas podrán proporcionarte más poder para las carreras o maratones; y además diversión.

Advertencias

  • Aunque las planchas, abdominales, y cierta cantidad de ejercicios con pesas son buenos ya que ayudan a fortalecer los músculos superiores, ten presente que no eres un jugador de fútbol. No deseas ese peso extra. Si levantas pesas, enfócate en los músculos superiores y de las piernas (el levantamiento de pesas para el pecho y sentadillas son los mejores para esto). Además, levanta poco peso, pero haz muchas repeticiones. Esto formará músculos esbeltos que beneficiarán tu resistencia.
  • Recuerda que cuando incrementes semanalmente la cantidad de kilómetros que corres, no lo hagas tan rápido. No corras 5 kilómetros una semana, y 8 la siguiente. Incrementar la cantidad muy rápido hará que te lesiones. Intenta incrementar 1 kilómetro cada semana. O 10% cada semana. Así que si corres 5 kilómetros la primera semana, corre 6 la segunda, 7 la tercera, y así sucesivamente.
  • Cuando corras en carreteras, incluso las que están dentro de la ciudad, siempre mantente pendiente de los carros. Dales espacio, incluso si tienes el derecho de paso. Es mucho mejor dejar que los carros pasen a que seas atropellado, ya que no tienes ninguna protección.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página