Cómo soldar con TIG

La soldadura TIG (en inglés, tungsten inert gas) se caracteriza por el uso de un electrodo de tungsteno para calentar el metal, mientras que el gas argón protege el charco de soldadura de los contaminantes que se transmiten por el aire. Se puede utilizar para producir soldaduras de alta calidad y limpias en la mayoría de materiales, incluyendo acero, chromoly, acero inoxidable, aluminio, aleaciones de níquel, magnesio, cobre, latón, bronce y oro. Sigue los siguientes pasos para que consigas una soldadora TIG, la pongas a trabajar y comiences ahora mismo a crear obras de arte.

Configuración de la soldadora TIG

  1. Colócate el equipo de seguridad. Antes de utilizar cualquier máquina de soldar, asegúrate de usar gafas de protección, ropa gruesa y resistente al fuego, y un casco de soldadura con protección para los ojos.
  2. Conecta la antorcha TIG. Todas las antorchas TIG tienen una boquilla de cerámica para dirigir el argón y un mango de cobre para sostener el electrodo y para de alguna manera mantenerlos fríos. Utiliza el adaptador del paquete de accesorios para conectar la antorcha en la parte frontal de la máquina.
  3. Conecta el pedal en la máquina. El pedal se utiliza para controlar el calor con el que se está soldando.
  4. Selecciona la polaridad. Vas a escoger diferentes configuraciones en función del tipo de metal que estás soldando. Si estás utilizando aluminio, configura la soldadora para corriente alterna (CA). Si estás utilizando acero u otros metales, configura la soldadora para electrodo negativo de corriente directa (DCEN).
    • Si tu soldadora tiene una configuración de alta frecuencia, también necesitará que la ajustes. Para el aluminio, se necesita que el interruptor esté en alta frecuencia continua. Para el acero, debería estar en inicio por alta frecuencia.
  5. Muele el tungsteno. El espesor del metal que vas a soldar y la corriente de soldadura que utilices determinan el tamaño de la varilla de tungsteno. Asegúrate de moler en dirección radial alrededor de la circunferencia del tungsteno y no en línea recta hacia los extremos.
    • Utiliza la cara de una piedra fina para moler el electrodo de tungsteno. Solo por precaución, muélelo de tal forma que el electrodo apunte en la misma dirección en la que gira la piedra.
    • Muele el tungsteno y dale forma de bola a la punta para la soldadura CA y forma afilada para la soldadura DC.
    • Para hacer una soldadura a tope o soldadura de esquinas abiertas muele el tungsteno y dale la forma de un palito de cinco o seis milímetros.
  6. Configura el flujo de gas. Debes utilizar argón puro o una mezcla de argón con helio. Retira la tapa protectora de plástico.
    • Desplaza el cuerpo de la válvula abriéndola y cerrándola rápidamente para limpiar cualquier residuo fuera su cuerpo roscado.
    • Atornilla el regulador. Luego, ajusta la tuerca mientras giras simultáneamente el regulador hasta que se asiente en la válvula.
    • Ajusta el regulador con una llave y asegúrate de que la perilla de presión dé marcha atrás hacia la izquierda.
    • Coloca la manguera de gas y el medidor de caudal. Luego, enciende la válvula del cilindro. Asegúrate de activar la válvula del cilindro con cuidado y en pequeños incrementos. Por lo general, una revolución de cuarto de vuelta es suficiente.
    • Por último, revisa que no haya fugas. Fíjate si escuchas un silbido o utiliza un aerosol detector de fugas.
    • Configura la velocidad de flujo de gas mediante el ajuste del regulador del cilindro. Aunque la tasa puede variar en función de tu proyecto, por lo general se mantiene entre los 4 y 12 litros (3,2 galones estadounidenses) por minuto.
  7. Ajusta el amperaje. El amperaje te permite regular el control que tienes sobre el proceso de soldadura.
    • Cuanto más grueso sea el metal, mayor será el amperaje.
    • Mientras más coordinado seas con el pedal, más alto dejarás el amperaje.
    • Algunos índices convencionales de corriente son: para 1,6 mm, de 30 a 120 amperios; para 2.4mm, de 80 a 240 amperios; para 3,2mm, de 200 a 380 amperios.

Soldadura de metal

  1. Limpia el material de soldadura. La superficie debe estar libre de residuos antes de que empieces a soldar.
    • Para preparar el acero al carbono, utiliza una amoladora o una lijadora y púlelo hasta que quede un metal expuesto y brillante.
    • Para el aluminio, lo mejor es utilizar un cepillo de alambre de acero inoxidable.
    • Para el acero inoxidable, simplemente limpia la zona de soldadura con un poco de disolvente y un trapo. Asegúrate de guardar el trapo y los productos químicos en un lugar seguro antes de soldar.
  2. Inserta el electrodo de tungsteno en la boquilla. Desenrosca la parte posterior del soporte del electrodo sobre la boquilla. Inserta el electrodo de tungsteno y enrosca nuevamente la parte posterior. En general, el electrodo debe colgar aproximadamente a medio centímetro de distancia de la funda protectora sobre la boquilla.
  3. Junta las partes con una abrazadera. Utiliza un ángulo de hierro o una barra plana con abrazaderas en forma de C para asegurar las partes que deseas soldar.
  4. Suelda las piezas por puntos. La soldadura por puntos es muy pequeña y está destinada a mantener en su lugar una parte hasta que la soldadura final se pueda completar. Separa los puntos de soldadura unos pocos centímetros en las partes en las que se juntan ambos metales.
  5. Sostén la antorcha TIG en la mano. Asegúrate de mantenerla en un ángulo de 75 grados con el tungsteno elevado a no más de medio centímetro del metal.
    • No dejes que el tungsteno toque la pieza de trabajo o contaminará su material.
  6. Practica usando los pedales para controlar el calor. Tu charco de soldadura debe ser de medio centímetro de ancho. Es importante que mantengas el tamaño de tu charco constante durante la soldadura para evitar un final desordenado.
  7. Levanta la varilla de soldadura con la otra mano. Sostenlo para que se quede en posición horizontal en un ángulo de 15 grados desde la pieza de trabajo, sobre la base en la que la antorcha calentará la pieza.
  8. Utiliza la antorcha para calentar el metal base. El calor del arco creará un charco, una piscina de metal fundido que se utiliza para fusionar ambas piezas de metal.
    • Una vez que se origine un charco en ambas piezas utiliza la varilla de soldadura para darle ligeros toquecitos y evitar que se formen grumos.
    • La varilla de soldadura le proporciona una capa de refuerzo adicional a la soldadura.
  9. Haz que el charco avance en la dirección deseada utilizando el arco. A diferencia de la soldadura MIG, con la que llevas el charco por donde se dirige la antorcha, con la soldadura TIG se presiona el charco en la dirección opuesta a la que se inclina la antorcha.
    • Piensa que mueves tu mano como si fueras una persona zurda manejando un lápiz. Mientras que una persona diestra mueve el lápiz como una soldadura MIG (con ambos ángulos inclinados hacia la derecha), una persona zurda tiene el lápiz inclinado hacia la izquierda, aunque debe empujar el lápiz hacia la derecha.
    • Continúa avanzando el charco hasta que hayas soldado toda la zona deseada y hayas completado la soldadura TIG.

Conocer los diferentes tipos de soldaduras

  1. Forma una soldadura en ángulo sencilla. Comienza con una soldadura en ángulo para aprender la forma correcta de soldar con TIG. Una soldadura en ángulo se compone de dos metales unidos en ángulos rectos. Realiza un charco de soldadura en un ángulo de 45 grados a una esquina de 90 grados. Una soldadura en ángulo debe lucir similar a un triángulo desde un lado.
  2. Suelda uniones a solape. Forma el charco de soldadura entre el borde de una pieza de solapamiento de metal y la superficie de la pieza inferior de metal. Cuando estas piezas se fundan, sumerge la varilla de soldadura en el charco.
  3. Realiza una unión en T para conectar dos piezas de metal en un ángulo recto. Dobla la antorcha de manera que el calor llegue directamente a la superficie plana del metal. Mantén un arco más corto extendiendo el electrodo más allá del cono de cerámica. Coloca la varilla de soldadura sobre el borde en el que se juntan ambos metales.
  4. Derrite una unión de esquina. Derrite ambos bordes de metal en el punto en el que se juntan. Haz que el charco de soldadura se mantenga en el centro de la unión donde se juntan ambos metales. Necesitarás una cantidad significativa de varilla de soldadura para una unión de esquina porque los metales no se superponen.
  5. Crea una soldadura a tope. Centra la soldadura en fusión en los bordes adyacentes de ambas piezas de metal. Esto requiere más habilidad que los otros tipos de soldadura debido a que los metales no se superponen. Al terminar, disminuye el amperaje para rellenar el cráter que se forma.

Consejos

  • Si el metal está limpio, no se producirán chispas mientras sueldas.
  • Se pueden realizar las soldaduras TIG en todas las posiciones, incluyendo plana, horizontal, y elevada.
  • El secreto de la soldadura TIG radica sobre todo en que la soldadura en fusión se forme simultáneamente en ambas piezas de metal.
  • Al soldar con TIG, no deben producirse humos ni vapores; y si se producen, es posible que tengas que limpiar el metal meticulosamente.
  • Al soldar con TIG, no se utiliza ningún flujo y ninguna escoria bloquea la vista del charco de soldadura.
  • A medida que el tanque de gas se va acabando, debes aumentar la velocidad de flujo debido a que la mezcla de los gases no es tan pura en la parte inferior del tanque.

Advertencias

  • No utilices argón mezclado con dióxido de carbono como gas de protección. El CO2 es un gas activo y destruirá el electrodo de tungsteno.
  • Protege tu rostro con un casco de soldadura que tiene un matiz apropiado y lentes de filtro.
  • Utiliza guantes aislantes secos antes de encender la máquina de soldar.
  • Utiliza gafas de seguridad con protectores laterales bajo el casco.
  • Usa ropa y zapatos gruesos y resistentes a las llamas al operar la máquina de soldar.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página