Cómo definirte a ti mismo

Cada persona lucha para saber quién es realmente. Cuando alguien se define a sí mismo, a menudo tiende a enfocarse en el aspecto negativo o comienza a compararse con otras personas. Si bien es cierto que solo tú puedes definir quién eres realmente, en este artículo encontrarás algunos consejos sobre cómo examinar las formas en las que te defines y cómo puedes emplearlas de forma positiva.

Descubriendo tu identidad

  1. Conócete. El autoconocimiento, particularmente el autoconocimiento sin prejuicios, es una habilidad increíblemente importante que ayudará a definirte. Necesitarás entender qué es lo que te motiva y cuáles son tus procesos mentales antes de que puedas definirte.
    • La atención consciente significa prestar atención a lo que se está pensando y a los patrones de pensamiento. Por ejemplo, te das cuenta de que tienes una tendencia a sentir que a los demás no les importa lo que pienses y que tus opiniones son insignificantes. Reconocer que tienes estos pensamientos y tratarlos antes de que comiencen a causarte ansiedad puede ayudarte a juntar las partes importantes de tu identidad.
    • Cuando comiences a prestar atención a tus procesos y patrones mentales, deberás practicar una actitud de no juzgar. Esto significa ser consciente de tus propios patrones mentales y aceptarlos; no obstante, no deberás culparte a ti mismo por dichos patrones. Todos tienen patrones y procesos mentales negativos, pero podrás eliminarlos de tu mente si le les prestas la debida atención.
  2. Observa la forma en cómo te identificas. Una vez que comienzas a prestar atención a la manera en la que piensas sobre ti mismo y sobre el mundo, deberás observar específicamente la forma en la que te identificas. Observa cuáles son los grupos y comunidades que empleas para crear tu identidad. Todas estas demuestran cómo te ves a ti mismo y te dicen qué es lo que dejas que te defina.
    • Por ejemplo, considera factores como la identidad sexual, la religión y la nacionalidad, y observa si son factores que puedes definir por ti mismo.
    • Examina los roles que desempeñas, tales como tu trabajo, tu posición en la familia (madre, padre, hermana, hermano) o tu estado sentimental (soltero, casado, etc.).
  3. Anota tus procesos mentales y las definiciones que tienes de ti mismo. Para volverte un experto en examinar y en ver cómo tus procesos mentales y definiciones determinan tu personalidad y tu forma de actuar, deberás anotarlos en un cuaderno conforme los vayas identificando. Podrás ver cómo te consideras a ti mismo y así te será más fácil eliminar las asociaciones negativas.
    • Hablar y trabajar con un psicólogo clínico puede ser de gran ayuda a la hora de descubrir patrones de pensamiento y de comportamiento. Asimismo, pueden ayudarte a afrontar los aspectos negativos de tus pensamientos.

Creando una definición de ti mismo

  1. Graba tus definiciones negativas. Grabar y prestarle atención a tus definiciones negativas te ayudará a desecharlas. Desechar dichos pensamientos abiertamente puede ayudarte a deshacerte de las ataduras que estos tienen en tu mente y ser.
    • No te limites de forma negativa. La definición de tu propio ser determina la acción. Por ejemplo, si te defines como alguien que tiene malas relaciones amorosas, entonces ya habrás perdido el potencial para tener una buena relación amorosa. Se trata de una historia que te dices a ti mismo y luego, al creer dicha historia, te comportarás de forma que puedas hacer que esa historia se vuelva una realidad.
  2. Identifica tus valores fundamentales. No querrás definirte basándote en fuerzas externas, ya que las fuerzas externas son inestables y siempre están en constante cambio. Al basar la definición que tienes sobre ti mismo en valores, será más probable que tu definición sea estable.
    • No perderás tu identidad si te basas en valores como la compasión, la valentía y la integridad.
    • Escribe una lista de dichos valores y empléalos en tu vida cotidiana de forma consciente. Por ejemplo, si la valentía es uno de tus valores fundamentales, defiende a alguien que es acosado en una parada de autobús. Por otra parte, si la honestidad es uno de tus valores fundamentales, confiesa haber agarrado el reloj favorito de tu padre. Finalmente, si la compasión se encuentra en tu lista, pasa tiempo como voluntario en un refugio para indigentes.
  3. Defínete a ti mismo de forma positiva. Esto no quiere decir que no tengas que reconocer los eventos y sucesos negativos que han sucedido en tu vida. Estos sucesos negativos forman parte de tu vida, al igual que los sucesos positivos, pero no definen quién eres.
    • Esto significa que no debes dejar que las circunstancias exteriores influyan en tu identidad. Aquello viene de tu interior, de tus valores fundamentales que ya has identificado como importantes para tu identidad.
    • Entiende que las experiencias negativas en tu vida te han aportado conocimiento. Por ejemplo, si tuviste una experiencia negativa en el amor, aprenderás de esa experiencia. ¿Qué te enseñaron esas experiencias acerca de la persona que quieres llegar a ser?

Consejos

  • Sé honesto contigo mismo, pero no seas demasiado crítico. Esto quiere decir que evitarás decirte a ti mismo: "Soy feo" o "soy estúpido".
  • Nunca olvides que solamente tú puedes definirte. Solo tú podrás definir y decidir quién eres realmente.

Advertencias

  • No trates de compararte con otros, ya que no será justo tanto para ti como para ellos. Todos tenemos diferentes antecedentes, inseguridades o expectativas de vida o de uno mismo. Compararse con otra persona es como separar todos estos aspectos y colocarlos como productos, para ver cuáles son mejores.
  • No te pongas en una categoría solo porque piensas que deberías encajar en una.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página