Cómo curar la enfermedad de inflamación de la vejiga en peces dorados

Si tu pez dorado nada de lado o boca arriba, es posible que tenga el trastorno de la vejiga natatoria. Los peces dorados tienen una vejiga natatoria que los ayuda a mantenerse a flote. El estreñimiento, los órganos hipertrofiados o la infección pueden ocasionar que la vejiga natatoria deje de funcionar correctamente. En muchos casos, el trastorno de la vejiga natatoria puede remediarse cambiando la dieta del pez o limpiando el tanque. Los peces dorados especiales son más comúnmente afectados que otros peces.

Reconocer el problema

  1. Busca los síntomas comunes del trastorno de la vejiga natatoria. Este trastorno ocurre cuando la vejiga natatoria de un pez, la cual normalmente se infla y ayuda al pez a mantenerse adecuadamente a flote, se ve afectada. Independientemente de lo que ocasione el problema, los síntomas son generalmente los mismos. Cuando veas a tu pez boca arriba, no asumas que está muerto. Si aún respira, probablemente tenga el trastorno de la vejiga natatoria. Estos son los síntomas que debes buscar:
    • El pez no deja de flotar hacia la parte superior del tanque boca arriba.
    • El pez no deja de hundirse al fondo del tanque.
    • El pez nada con su cola más arriba de su cabeza (nota: esto es normal para las especies de peces que nadan verticalmente hacia abajo).
    • El pez tiene la barriga inflamada.
  2. Conoce cuáles peces tienen una mayor probabilidad de verse afectados. Los peces dorados, sobre todo los peces dorados especiales, y los peces beta son los más comúnmente afectados por el trastorno de la vejiga natatoria. Estos tipos de peces tienen cuerpos redondeados y cortos, lo cual ocasiona que sus órganos se compriman. Los órganos internos del pez pueden presionarse contra la vejiga natatoria y dificultar su funcionamiento adecuado.
    • Si tienes un pez dorado especial o un pez beta, tendrás que monitorearlo cuidadosamente en busca de señales del trastorno de la vejiga natatoria. Dejarlo sin tratar puede ocasionar la muerte.
    • Las variedades naturales de peces dorados con cuerpos más largos son menos propensas a contraer el trastorno de la vejiga natatoria ya que sus órganos no están tan abarrotados.
  3. Comprende lo que ocasiona el trastorno de la vejiga natatoria. Cuando los órganos diminutos de un pez se hipertrofian, pueden presionarse contra la vejiga natatoria y ocasionar que falle. El estómago, los intestinos y el hígado son especialmente propensos a hipertrofiarse debido a los hábitos alimenticios del pez. Cualquiera de los siguientes puede ocasionar el trastorno de la vejiga natatoria:
    • tragar bocanadas de aire al comer, lo que ocasiona que el estómago se hipertrofie;
    • comer alimento de mala calidad o lleno de aire, lo que ocasiona estreñimiento en el intestino;
    • comer demasiado, lo que ocasiona que los depósitos de grasa hipertrofien el hígado;
    • el desarrollo de quistes en el riñón, lo que ocasiona que se hipertrofie;
    • la deformidad de un órgano interno.
  4. Busca señales de infección. A veces, el trastorno de la vejiga natatoria es un síntoma de infección y no podrás resolverlo cambiando los hábitos alimenticios del pez. Si crees que tu pez tiene una infección, es importante tratarla de forma separada para ayudar a tu pez a sanarse otra vez.
    • Si tu pez tiene una infección, mostrará aletas comprimidas, temblores y falta de apetito además de otros síntomas del trastorno de la vejiga natatoria.
    • Empieza limpiando el tanque para reducir los niveles de bacterias. En muchos casos, esto matará a las bacterias que ocasionan la infección.
    • Si los síntomas persisten, considera tratar al pez con un antibiótico de amplio espectro para curar la infección. Los antibióticos están disponibles en tu tienda de mascotas local en la forma de gotas para el tratamiento del agua u hojuelas para peces medicadas. Asegúrate de seguir las instrucciones para no medicar de más a tu pez.

Tratar el trastorno de la vejiga natatoria

  1. Eleva la temperatura del agua del tanque. Una temperatura baja puede ralentizar la digestión y ocasionar estreñimiento. Mientras trates el trastorno de la vejiga natatoria de tu pez, mantén la temperatura del agua a entre 21 y 26 °C (70 a 80 °F) para ayudar a una digestión más rápida.
  2. Deja que el pez ayune durante tres días. Debido a que el trastorno de la vejiga natatoria es causado comúnmente por problemas alimenticios, empieza dejando que tu pez ayune durante tres días. Cuando los peces comen en exceso, pueden terminar con órganos internos hipertrofiados, lo que ocasiona que la vejiga natatoria se vea afectada. Dale al pez una oportunidad de digerir la comida que ya haya comido y deja que su estómago, sus intestinos y otros órganos regresen a su tamaño normal.
    • Ayunar durante tres días no debería afectar negativamente a tu pez. Sin embargo, no continúes el ayuno durante más de tres días.
    • Durante el ayuno, observa a tu pez para ver si el trastorno de la vejiga natatoria parece haber desaparecido. Si el pez aún muestra síntomas, pasa al siguiente paso.
  3. Prepara guisantes cocidos para el pez. Los guisantes son ricos en fibra además de ser densos, así que ayudan a aliviar los problemas de estreñimiento de un pez. Compra un paquete de guisantes congelados y cocínalos hasta que estén suaves (ya sea en el microondas o en la estufa). Retira la cáscara de un guisante y deja caer un poco de este en el agua para alimentar a tu pez. El pez no debe comer más de uno o dos guisantes al día.
    • Trata de no cocinar de más a los guisantes. Si están demasiado blandos, se desharán antes de que el pez pueda comerlos.
    • Cuando los peces comen comida en hojuelas, a menudo tragan aire a bocanadas, lo que ocasiona indigestión y la hipertrofia de los órganos. Alimentarlos con guisantes densos remedia este problema.
    • Los peces dorados son omnívoros en su estado salvaje, así que alimentarlos con guisantes no es peligroso. Sin embargo, alimentar a un pez beta o a otros peces con guisantes puede ocasionar indigestión y potencialmente agravar el problema, ya que estos peces son carnívoros.
  4. Alimenta al pez a mano si es necesario. Cuando dejes caer un poco del guisante en el agua, este será lo suficientemente denso como para hundirse al fondo del tanque. Los peces con el trastorno de la vejiga natatoria podrían tener problemas para nadar hasta el fondo y alcanzar la comida. Si es necesario, sujeta el guisante cerca de la superficie del agua hasta que el pez pueda acercarse lo suficiente como para comerlo.
    • También puedes ensartar un guisante en un mondadientes y sujetarlo cerca del pez.
    • Bajar el nivel del agua de forma que el pez pueda alcanzar los guisantes también es efectivo.
  5. Monitorea los síntomas del pez. Después de unos días con una dieta solo de guisantes, la digestión del pez debería empezar a volver a la normalidad y deberías ver que empieza a nadar sin problemas otra vez. Para este punto, puedes empezar a alimentar a tu pez con alimento regular para peces otra vez.
    • Si los síntomas persisten, el pez puede tener un problema intratable, como una deformidad de un órgano o daños internos. Dale unos días más para ver si los síntomas del trastorno de la vejiga natatoria desaparecen. Si tu pez nunca recobra la habilidad para nadar y comer adecuadamente, es posible que la eutanasia sea la solución más compasiva.

Prevenir el trastorno de la vejiga natatoria

  1. Remoja la comida antes de alimentar a tu pez. La comida para peces en hojuelas flota en la parte superior del agua, así que, cuando los peces le dan un mordisco, también tragan un poco de aire. Esto puede ocasionar que sus órganos se hipertrofien, conduciendo al trastorno de la vejiga natatoria. Prueba remojar la comida para peces antes de agregarla al tanque de forma que se hunda en el agua, permitiendo que los peces la coman sin tragar aire.
    • También puedes comprar comida para peces que se hunda automáticamente al fondo del tanque sin tener que remojarla.
    • Si alimentas al pez con cualquier cosa que no sea hojuelas ni gránulos, asegúrate de que sea rica en nutrientes y esté completamente descongelada antes de dársela.
  2. No lo alimentes en exceso. Cuando los peces comen demasiado, pueden estreñirse, lo que ocasiona que el intestino o el estómago se hipertrofien y conduce a problemas con la vejiga natatoria. A los peces solo se les debe dar una pequeña cantidad de comida una vez al día. Incluso si tu pez parece estar siempre hambriento, solo necesita una pequeña cantidad de comida para funcionar de forma saludable.
  3. Mantén limpio el tanque. Un tanque sucio alberga bacterias y parásitos, lo cual causa estragos en los síntomas de un pez y a veces conduce a la infección. Asegúrate de limpiar el tanque con frecuencia de forma que tu pez consuma agua limpia en lugar de nadar en desechos.
    • Usa un kit de prueba para el agua para probar los niveles de pH, amoniaco y nitratos. Cambiar el agua no garantiza los niveles adecuados, sobre todo si nunca has probado el agua desde que instalaste el tanque. A los peces dorados les va mejor con un nivel de pH de 7,2 a 7,6, la menor cantidad de amoniaco posible y un nivel de nitratos entre 0 y 0,25 ppm.
    • Prueba agregar sal para acuarios hecha para tanques de agua dulce. La sal para acuarios es buena para ayudar a combatir las enfermedades y estimula el sistema inmunológico del pez dorado.
  4. Mantén la temperatura del agua apropiadamente cálida. Revisa la temperatura de vez en cuando para asegurarte de que esté a alrededor de 21 °C (70 °F). Los peces dorados no se desarrollan bien en agua más fría; mantenerlos en una temperatura más baja puede ejercer presión sobre sus sistemas y ralentizar la digestión.

Consejos

  • Si alimentas a tu pez con hojuelas o gránulos regularmente, remójalos durante 5 a 15 minutos en un vaso de agua del tanque. A menudo se crean varios bolsillos de aire en la comida durante la producción. Este exceso de aire puede quedarse atrapado en el sistema digestivo.
  • Un pez dorado con estos síntomas también podría estar reaccionando a ser acosado por otro pez dorado en el mismo tanque. También puedes probar colocar al pez enfermo en un tanque "hospital" para ver si se recupera.
  • Alimenta al pez con pequeños trozos de guisante congelado a la vez unas cuantas veces al día. Deberías ver que la inflamación disminuye.

Advertencias

  • Nunca mantengas a los peces dorados en tazones debido a la falta de espacio y filtración.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página