Cómo enfriar un pastel

Dependiendo del tipo de pastel que prepares y de cuánto tiempo tengas para enfriarlo, existen diversos puntos que debes considerar. Si enfrías tu pastel de forma inadecuada, podría terminar agrietado o pastoso. Enfriarlo en el refrigerador es un método más rápido, pero también puedes enfriarlo en la encimera o en el horno. Puedes trasladar el pastel a una rejilla de alambre, dejarlo enfriar en el molde o incluso enfriarlo boca abajo. Sigue los consejos e instrucciones de este tutorial para enfriar tu pastel rápida y eficazmente, en función del tipo de pastel.

Enfriar un pastel en el refrigerador

  1. Decide cuánto tiempo tienes. Dependiendo del tipo de pastel, puedes enfriarlo con este método en tan solo un par de horas. Estas son algunos puntos que debes considerar:
    • Los pasteles de ángel, los pasteles cuatro cuartos, los bizcochos y otros pasteles ligeros y esponjosos pueden enfriarse en el refrigerador en 1 o 2 horas.
    • Es posible que este método no sea la mejor opción para un pastel de queso, ya que los cambios rápidos de temperatura pueden alterar la estructura del pastel, lo que produce grietas. Para los pasteles ricos y cremosos que se sirven fríos, este método podría requerir hasta 4 horas.
    • Si enfrías un pastel tradicional, este método te tomará 2 o 3 horas.
  2. Retira el pastel del horno. Una vez que el pastel esté listo, usa agarraderas para retirarlo con cuidado del horno y colócalo en la encimera de la cocina. Déjalo reposar por 5 a 10 minutos. Estas son algunas pautas que hay que considerar:
    • Si trabajas con un pastel de queso u otro pastel cremoso, es recomendable apagar el fuego y dejar enfriar el pastel en el horno por 1 hora antes de trasladarlo al refrigerador. Si no tienes tiempo, puedes colocar el pastel en el refrigerador, pero podría agrietarse ligeramente.
    • Si trabajas con un pastel de queso, pasa un cuchillo de mantequilla por el borde del pastel y el molde mientras el pastel aún está caliente. Así evitarás que el pastel se pegue al molde más adelante.
    • Puedes colocar el molde sobre una superficie de madera como una tabla de cortar para evitar que el calor dañe la encimera.
  3. Mete el pastel en el refrigerador. Después de dejarlo enfriar brevemente en la encimera, coloca el molde en el refrigerador por 5 a 10 minutos más. Así enfriarás más el pastel sin hacer que se seque. Debe estar frío al tacto después de 5 o 10 minutos. Estos son algunos puntos que debes considerar:
    • Si enfrías un bizcocho o un pastel de ángel, es recomendable enfriarlo boca abajo. Puedes lograrlo volteando el molde boca abajo y colocando la parte tubular sobre el cuello de una botella estable. Darle la vuelta para enfriarlo ayuda a evitar que colapse a medida que se enfría.
    • Si enfrías un pastel cuatro cuartos, es recomendable sacarlo del molde para enfriarlo. Enfriar este tipo de pastel por mucho tiempo en el molde puede hacer que se humedezca en exceso y que se pegue al molde. Trasládalo a una rejilla de alambre y llévalo al refrigerador.
  4. Envuelve el pastel en papel film. Saca el molde del refrigerador y sella la parte superior envolviéndolo al menos dos veces con papel film. Sellar bien el pastel permitirá mantenerlo húmedo a medida que continúa enfriándose.
    • Si has sacado el pastel del molde o lo has colocado boca abajo, no es necesario envolverlo.
  5. Deja enfriar el pastel en el refrigerador por 1 o 2 horas más. Si enfrías un pastel de ángel o un pastel cuatro cuartos, es posible que solo necesites enfriarlo por 1 hora más. Si se trata de un pastel de queso, déjalo enfriar por las 2 horas completas.
  6. Afloja el pastel del molde. Usa un cuchillo afilado o un cuchillo de mantequilla y pásalo por los bordes del molde entre la orilla del molde y el pastel.
    • Asegúrate de mantener el cuchillo de forma vertical para que no cortes accidentalmente los costados del pastel.
  7. Retira el pastel del molde. Coloca un plato grande sobre el molde. Sostén firmemente el plato junto con el molde y dales la vuelta. Agita el molde suavemente para trasladar el pastel a la fuente.
    • Si tu pastel es delicado, golpetea suavemente el fondo del molde unas cuantas veces hasta que salga el pastel.
    • Ahora que el pastel ya está frío, eres libre de glasearlo y decorarlo a tu gusto.

Enfriar un pastel en una rejilla de enfriamiento

  1. Elija la rejilla de enfriamiento adecuada. Asegúrate de elegir tu rejilla de enfriamiento en función del tamaño del pastel que hornees. El tamaño estándar más grande de un molde (para los bizcochos bundt y los pasteles redondos) es 25 cm (10 pulgadas). Por lo tanto, una rejilla de al menos 25 cm (10 pulgadas) de ancho te servirá prácticamente para todas tus necesidades. Las rejillas de enfriamiento son una herramienta esencial para cualquier panadero o pastelero, puesto que ayudan a enfriar el pastel de forma rápida y homogénea. Estos son algunos puntos a considerar:
    • Elige una rejilla de alambre que entre fácilmente en el lavavajillas y en la zona donde planeas guardarla.
    • Las rejillas de enfriamiento funcionan permitiendo que el aire circule por debajo del pastel, lo cual ayuda a evitar la condensación que podría hacer que el fondo quede pastoso.
  2. Retira el pastel del horno. Una vez que el pastel esté listo, usa agarraderas para retirarlo con cuidado del horno y coloca el molde directamente en la rejilla de enfriamiento.
    • Si enfrías un pastel de queso, simplemente apaga el horno y déjalo allí por 1 hora. Esto le permite enfriarse poco a poco para evitar que se agriete.
  3. Deja reposar el pastel. En este punto, es una buena idea revisar la receta para averiguar el tiempo de enfriamiento. Dicho tiempo puede variar de forma considerable dependiendo del tipo de pastel que hornees. Como regla general, espera enfriarlo en la rejilla por 10 a 15 minutos.
    • El molde debe descansar sobre la rejilla para asegurarte de que fluya el aire en el fondo del molde.
  4. Afloja el pastel del molde. Retira el molde de la rejilla de enfriamiento y colócalo en la encimera. Usa un cuchillo afilado o un cuchillo de mantequilla y pásalo por los bordes del molde entre la orilla del molde y el pastel.
    • Asegúrate de mantener el cuchillo de forma vertical para que no cortes accidentalmente los costados del pastel. Pasa el cuchillo por los bordes un par de veces para aflojar el pastel del molde.
  5. Rocía la rejilla con un espray de cocina. Antes de trasladar el pastel directamente a la rejilla de enfriamiento, debes rociarla ligeramente con un espray de cocina.
    • Dado que el pastel aún estará algo caliente, colocarlo sobre una rejilla rociada con espray de cocina evitará que se pegue a ella.
  6. Traslada el pastel directamente a la rejilla (opcional). Sostén la rejilla de enfriamiento sobre la parte superior del molde y dale vuelta lentamente. Golpetea con suavidad el fondo del molde hasta que salga el pastel. Levanta poco a poco el molde para trasladar el pastel a la rejilla. Antes de sacarlo del molde, considera lo siguiente:
    • Si enfrías un pastel de queso, no debes intentar trasladarlo a la rejilla de enfriamiento, puesto que es muy delicado y podrías arruinar el pastel.
    • Sin enfrías un pastel cuatro cuartos, retirarlo del molde más pronto permitirá evitar que se ponga muy pastoso.
    • Si enfrías un pastel de ángel, omite la rejilla y colócalo boca abajo en la encimera. Para enfriarlo boca abajo, dale la vuelta al molde y coloca la parte tubular sobre el cuello de una botella estable. Darle la vuelta para enfriarlo ayuda a evitar que colapse a medida que se enfría.
    • No olvides usar agarraderas a la hora de manipular el molde. Dado que el molde no lleva mucho tiempo fuera del horno, es posible que aún esté lo suficientemente caliente para quemarte.
  7. Retira el pastel de la rejilla de enfriamiento. Después de dejarlo enfriar por completo durante 1 o 2 horas, trasládalo a un plato o una fuente y glaséalo y decóralo como gustes.

Consejos

  • En el caso del pastel de ángel, enfríalo boca abajo por 3 horas.
  • Para evitar que se agriete el pastel de queso, pasa un cuchillo fino por el borde del pastel apenas salga del horno.
  • No debes enfriar el pastel cuatro cuartos totalmente en el molde. Sin embargo, un pastel caliente es muy delicado para sacarlo del molde de inmediato. Evita que se ponga pastoso mientras enfría sacándolo del molde después de pasar 20 minutos en la encimera.

Advertencias

  • Siempre usa agarraderas o guantes protectores a la hora de sacar el pastel del horno para evitar quemarte.
  • Las temperaturas del horno son variables. Por lo tanto, vigila de cerca tu pastel para asegurarte de que no se cocine en exceso.
  • Si tratas de retirar un pastel caliente de su molde, podría agrietarse y desmoronarse.
  • Si enfrías un pastel de ángel boca abajo, no pases un cuchillo por el borde del molde, ya que esto podría hacer que se caiga el pastel.

Cosas que necesitarás

  • un molde para hornear
  • rejillas de enfriamiento
  • agarraderas para manipular el molde caliente de forma segura
  • papel film
  • un cuchillo
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página