Cómo superar una experiencia de parto difícil

A veces, el parto puede ser inesperadamente difícil, abrumador e incluso doloroso. Si has experimentado un parto difícil, sigue estos pasos para ayudarte a superarlo.

Date tiempo para expresar tus emociones

  1. No tengas miedo de llorar. Especialmente si has tenido un parto de muerte fetal o una experiencia de parto traumático, tendrás tiempo para trabajar con tus emociones.
    • Es probable que naturalmente fluyas entre etapas de duelo; incluyendo pánico o negación, enojo, negociación, depresión y aceptación. Puedes tomar diferentes cantidades de tiempo para atravesar cada etapa, y es posible que necesites más ayuda durante las etapas que sean más angustiantes para ti.
    • Llora si necesitas hacerlo.
  2. Habla con tus seres queridos de tus emociones. Comparte tus sentimientos con las personas que te importan, permíteles saber por lo que estás pasando, les puede ayudar a saber cómo ayudarte a superar tu difícil experiencia.
    • Muchas mujeres experimentan algunas emociones negativas después del parto, sobre todo si han luchado con eventos inesperados; un nacimiento físicamente traumático o decepción por el resultado. Puedes encontrar que tus amigos y miembros de tu familia pueden ofrecerte consejos y apoyo amoroso para ayudarte a superar tu propia experiencia.
    • Es importante que compartas tus sentimientos con tus seres queridos y hacerles saber tus luchas. Ellos pueden ofrecerte ayuda en el cuidado del bebé, con las tareas domésticas, con comunicarle a los demás en caso de una muerte fetal, o haciendo los arreglos y convenios, para que puedas sanar.
  3. Considera unirte a un grupo de apoyo. Hay muchos en línea y grupos comunitarios para las mujeres que han experimentado una pérdida o decepción con relación al parto.
    • Hay una gran comunidad de mujeres que buscan consuelo, apoyo y sanar, al hablar de sus problemas y penas a las personas que pueden entender personalmente sus emociones. Considera la posibilidad de buscar un grupo que lidie con tus problemas en particular, tales como muerte fetal, partos por cesárea de emergencia, defectos de nacimiento, problemas médicos o depresión posparto.
  4. Busca ayuda profesional si es necesario. Tener una experiencia de parto difícil, no es poca cosa, y puede convertirse en depresión en algunos casos.
    • Si tienes sentimientos de tristeza persistentes e intensos, como enojo, culpa, falta de valor, u otra emoción perturbadora, háblale al médico sobre eso. Puede ser apropiado que busques ayuda profesional, aunque sea por poco tiempo, para ayudarte a trabajar a través de tus emociones y retos en torno a tu experiencia del parto.

Desarrolla un fuerte vínculo con tu bebé

  1. Abraza o pasa tiempo con tu bebé. Si tu bebé falleció o si nace muy prematuramente, puedes tener un tiempo limitado en el que lo puedas abrazar o tocar. Cuando tengas la oportunidad de estar cerca de él o ella, aprovéchalo.
    • Si tu bebé vive y ha salido del hospital, pasa tiempo con él o ella abrazándolo, acariciándolo y jugando, si es posible.
    • Trata de cantarle canciones de cuna, leerle cuentos, y habla con tu pequeño, incluso si él o ella no puede oírte.
  2. Documenta el nacimiento de tu hijo. Asegúrate de que el hospital lo mida, te de impresiones de las huellas de su mano o pie y te permia recoger algunas prendas de vestir o un mechón de pelo para tus recuerdos.
    • Es posible que desees crear un álbum de recortes o caja de recuerdos, aunque la idea no te parezca atractiva ahora, puede ayudarte a trabajar con tus emociones después. A veces, el acto de recoger y recopilar esas cosas o documentos puede incluso proporcionarte un vínculo o sentido de maternidad, orgullo e incluso paz.
    • Toma fotos de tu hijo. Si tu bebé está vivo o difunto, en casa o en el hospital, bien o mal, ha sido adoptado o volvió a casa contigo, tomarle fotos puede ayudarte a documentar la experiencia monumental de dar a luz a un ser humano único y puede ayudarte durante el proceso de duelo. Además, si tienes fotos para reflexionar en el futuro puede darte consuelo.
  3. Lleva a cabo los rituales religiosos o culturales como lo harías normalmente. Participar en experiencias que esperaste tener antes del parto, también puede restaurar un sentido de paz o esperanza, ayudándote a dejar atrás la experiencia de parto difícil.
    • Si lo prefieres, presenta o bautiza a tu bebé, circuncídalo, y por otra parte asístelo. Siguiendo los mismos pasos que hubieras tenido en tu experiencia del parto siendo menos traumática, puede ayudarte a darte un semblante de normalidad.

Consejos

  • No hagas caso de los juicios culturales sobre lo que debes o no debes sentir después de dar a luz, tus emociones y experiencias son únicas para ti y tendrás que trabajar a través de ellas personalmente para sanar adecuadamente.
  • No te castigues por sentirte decepcionada o molesta, con el tiempo, tus emociones se desvanecerán o cambiarán y podrás recuperarte.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página