Cómo vencer la adicción a Twitter

En el mundo del entretenimiento de las redes sociales, la necesidad de estar en línea o de revisar actualizaciones frecuentemente puede desarrollar una falta de atención. La adicción es un término utilizado para describir a una persona que es “compulsiva o psicológicamente dependiente” de algo. En el caso de una adicción a Twitter, significa que no te sientes capaz de vivir un día sin escribir tuits o de seguir los tuits de otras personas, y te sientes deprimido, triste o tal vez incluso fuera de sí sobre lo que está pasando cuando no estás en Twitter. Si descubres que Twitter ha tomado muchas horas de tu día y te gustaría parar esto, y poner esta red social nuevamente en su lugar, te presentamos algunas sugerencias para acabar con tu adicción a Twitter.

Pasos

  1. Decide si calificas para una adicción a Twitter. Si has notado que tienes una o más de las señales de advertencia comunes de ser adicto a Twitter, necesitas someterte a una evaluación realista sobre Twitter:
    • Tuitear es más que diversión. Es tan importante como respirar. Sin tuitear, sientes… que no existes.
    • Los tuits deben seguir, pase lo que pase. Incluso si no tienes ganas de tuitear, tus manos y dedos no han recibido el mensaje, y se te han adelantado y tuiteado por ti. ¿Crees que es inconcebible? La adicción involucra acciones que no quieres hacer o incluso acciones de las que no eres consciente. Ha alcanzado un nivel en el que no te das cuenta de que estás tuiteando.
    • Lo insignificante adopta proporciones monumentales. Los asuntos mundanos importan. Tus seguidores merecen saber lo que hiciste esta mañana.
    • Las personas sin cuentas de Twitter son tecnófobos. Punto. Han sido borrados de tu libreta de direcciones. Los eliminarías de tu lista de seguidores si tuvieran una cuenta de Twitter.
    • Publicar actualizaciones de Twitter ante un accidente de avión, dando RCP a una persona que acaba de desmayarse, o presenciando un accidente terrible es considerado perfectamente normal. Al igual que conectarte a Twitter antes de administrar el epi-pen.
    • Twitter es tu día. Las demás actividades que pudiste haber hecho en tu día están planificadas en torno a ello. El trabajo se detuvo, los niños están descuidados y consumes comida congelada por enésima vez.
    • Es importante encontrar alguien más que publique actualizaciones por ti para cuando te sientas incapacitado ya que viajar al trabajo es molesto o una operación que salve tu vida te arruina el día. Le brindas a tu sustituto un horario completo, le has dicho qué decir y le has obligado a mantener tu estilo de tuitear… o algo así.
    • La “Ballena del error” dura mucho más. Después de darte cuenta de que no puedes publicar un tuit informando a todos que Twitter está fallando, maldices, das golpes al aire y rechinas tus dientes. Actualizas la pantalla una y otra, y otra vez hasta que las conversaciones de Twitter vuelvan a funcionar. Solo para decirle a los demás qué tan deprimido estuviste cuando falló Twitter.
    • Tu trabajo se está acumulando. Tienes muchos proyectos sin terminar y todavía te sientes con las ganas de tuitear.
    • Simplemente no puedes pasar un día sin dejar de tuitear. Se te hace incómodo no hacerlo y solo te sentirás mejor si vuelves a conectarte a Twitter.
    • Tus padres, compañeros de trabajo o supervisores te han dicho que dejes de tuitear, y no quieres dejar de hacerlo.
    • Tus relaciones en la vida real se están deteriorando debido a que pasas todo el tiempo en Twitter.
  2. Admite tu adicción a Twitter. Sí, es un cliché que la mitad de la lucha consiste en admitir el problema, pero no reconocerlo significa que no cambiarás el comportamiento adictivo. Y antes de apresurarte a tuitear que tienes una adicción a Twitter, admítelo a ti mismo por todos los medios posibles pero recuerda que no es necesario decírselo al mundo.
    • Si tuiteas acerca de tu adicción a Twitter, es probable que recibas muchas burlas y tuits bromeando al respecto con comentarios como: “Yo también” y “lo sé, es muy malo”. Todo esto minimiza la importancia de tu progreso, lo que fácilmente puede ocasionar que reduzca la importancia de admitir tu problema.
    • Mantente alerta, ya que algunas personas querrán sabotear cualquier intento que hagas para reducir o minimizar tu uso de Twitter. Esto a menudo pasa cuando los posibles saboteadores conocen que su propio uso de Twitter es descontrolado pero no pueden hacer nada al respecto. Ellos no quieren ninguna evidencia de otra persona que diga que es posible manejar Twitter como algo menos que una vida.
    • Si debes decir algo sobre disminuir el uso de Twitter, hazlo en términos más generales, tales como:
      • “Tengo una novela que terminar de leer. No me verán mucho por aquí”.
      • “Daré a luz mañana. Ya que no soy supermamá, no me verán por aquí hasta que aprenda a ser madre”.
      • “Acaba de surgir un trabajo muy grande y secreto. No podrán contactarme por unos meses”.
      • “Tuiteando menos porque me he iniciado en las carreras de maratón. ¡Me voy a correr!”
  3. Planifica el tiempo que vas a pasar en Twitter. Si te estás quejando sobre cómo una persona puede “planificar” el uso de lo que es esencialmente un medio espontáneo, estás en lo cierto. Twitter funciona gracias a espontaneidad. Y también es su debilidad porque no sientes que hayan limitaciones de tiempo, sea de día o noche, o cuando sea el momento correcto (o no) de tuitear algo bueno. El plan que necesitarás adoptar involucra cuándo, y no lo que tuitearás, así que relájate (aunque, haz tu mejor esfuerzo para minimizar lo innecesario y para ceñirte al plan). Intenta hacer lo siguiente:
    • Permítete una cantidad establecida de tiempo reservada para Twitter todos los días. Algunas sugerencias son: 15 minutos cada 3 horas, o un único bloque de una hora al día cuando tienes ocupado el resto del día.
    • Fija horas precisas para tuitear. Esto es diferente de la sugerencia anterior en la que puedes fijar una hora todos los días (digamos, a las 12:30 p.m. envía un tuit). Mantén el mismo horario establecido.
    • Verifica cuando tus tuits tienen el mayor impacto. Usando solo momentos de alto impacto puede reducir tu uso diario. Fija una hora que coincida solo con las horas de mayor impacto, esto variará dependiendo del lugar donde vivas y tus intereses. Evaluar el tiempo de mayor impacto es especialmente importante si promueves tu blog, tus novelas o tu belleza interna.
  4. Separa tiempo “exclusivo para Twitter”. Esto significa evitar el uso de Twitter como algo que puedes hacer mientras hacer múltiples tareas, tales como ver televisión, leer tus notas para el examen o escribir artículos acerca de dejar Twitter. Usarlo de esta manera, Twitter te servirá como una distracción, una excusa para no concentrarte bien en lo que sea que estés haciendo. El problema con ver todo como una actividad multitarea es que tiendes a disminuir el tiempo que desperdicias y cuánto te distrae para hacer algo bien y con satisfacción. Por el contrario, se siente hecho a medias y nunca realmente “hecho”. Fijar tiempo solo para Twitter puede ser útil para superar el uso como parte del desorden de las multitareas.
  5. Despide a todo tu equipo de soporte de Twitter. Todas esas aplicaciones y sitios de planeamiento que hace de Twitter tan genial… deshazte de ellos. Ya sea Tweetie, TwitterBerry, TweetDeck, TwitterFon, PocketTweets o ceTwit, estas plataformas móviles de Twitter te permiten tuitear prácticamente desde cualquier lugar. Eliminar estas aplicaciones de tu teléfono reducirán en gran medida la cantidad de tiempo que pasas conectado a Twitter todos los días. Hazlo antes de caer en la incredulidad; puedes hacerlo y tendrás éxito al final.
  6. Haz que Twitter sea un pasatiempo y no un hábito. Por ejemplo, permítete únicamente usar Twitter solo los fines de semana. Así esperarás los fines de semana, cuando estés más atento y apto para publicar tuits más interesantes y, tal vez, conectarte más profundamente con pocos tuits en lugar de estar tuiteando mucho.
    • Hacer esto puede ayudar a mejorar tu productividad en el trabajo si estás en el tipo de trabajo donde permiten el uso de Twitter (si el trabajo es tan aburrido que prefieres tuitear, entonces ¿tal vez sea hora de buscar un nuevo trabajo?). Por otro lado, si Twitter es parte de tu trabajo, elabora un plan para usarlo de la forma más eficaz, especialmente si trabajas remotamente.
  7. Libérate de la sobrecarga de información. El constante bombardeo de mensajes puede inducir un sentido de constante y gran sensibilidad que te pone al límite, con la necesidad de reaccionar y preguntarte por cosas que, en general, no puedes cambiar. ¿Acaso esa es una forma agradable de sentirte “todo” el tiempo? Busca tiempo libre para relajarte bajo los árboles o en el gimnasio, o en cualquier parte que sea tu lugar favorito. Sin tu teléfono.
  8. Date cuenta de que no eres el único sufriendo de adicción a Twitter. ¿Has notado esas cuentas que desaparecen de la nada? No aquellas de “actividades sospechosas”, sino las del tipo que hablaba sobre alimentos crudos que era un fanático enviando consejos sobre alimentos crudos todos los días, o el poeta cuyos haikus en Twitter te impresionaron por su excentricidad. Ellos parecían tan agradables, ¡siempre estaban en Twitter! Muchas de las cuentas que desaparecen son de personas que tuvieron ese momento de conciencia en el que se dieron cuenta de que pasaban demasiado tiempo en Twitter y no en alcanzar sus metas. El tipo de los alimentos crudos quiere hacer sus recetas en lugar de tuitearlas, el poeta de haikus quiere pasar más tiempo en silencio, en un lugar sin wifi gratuito para reflexionar o restablecer su creatividad. Sé amable contigo mismo, dándote cuenta de que los demás ya han estado aquí; la naturaleza evolucionaría de las redes sociales significa que muchas personas siguen evaluando como equilibrar Twitter en sus vidas ocupadas. Mantén tu perspectiva sobre el lugar de Twitter en tu vida tan renovada como las actualizaciones.
    • ¿A qué has renunciado por Twitter? ¿Fue una meta vana como ver mucha televisión o algo que importó, como escribir, hacer ejercicios, reflexionar o pasar tiempo con personas de carne y hueso? La respuesta a esta pregunta puede ayudarte a encontrar la motivación necesaria para hacer los ajustes de tiempo y energía.
  9. Deja Twitter. Si bien es una decisión radical, y si ya has intentado todo y sigues usando Twitter antes de podar el césped, salir del baño o planchar tu ropa de trabajo, entonces tendrás que dejarlo permanentemente. Después de todo, ¿Twitter llevará a las personas a Marte? No. Pero puedes apostar que será tuiteado interminablemente por las personas cuya experiencia de vuelo espacial no viene más que de enlaces informativos. Si no sabes cómo dejarlo, esto te puede ayudar:
    • Inicia sesión en Twitter.
    • Haz clic en “Configuración”.
    • Haz clic en “Desactivar mi cuenta” en la parte inferior de la página.
    • Ingresa tu contraseña cuando se te indique (sin la correcta contraseña de la cuenta no podrás desactivar tu cuenta).
    • Asegúrate de que realmente quieres hacerlo. Si has llegado hasta aquí, entonces hazlo. Recupera tu vida y a aquellos tecnófobos que están disfrutando de vino y queso en la esquina de las avenidas.

Consejos

  • Piensa en instalar un programa de protección en la web y restringe el acceso a Twitter. Aunque sepas la contraseña, hará que te detengas y pienses .
  • Siempre ten en mente que estás haciendo esto de manera voluntaria y por tu propio bien. Si no lo haces, no podrás acabar con tu adicción de una vez por todas.
  • Este es el mensaje que Twitter te envía cuando dejas de utilizarlo por un tiempo: Sucede mucho en Twitter todos los días, ya sea noticias, una oferta en tu tienda favorita, un embotellamiento local o un mensaje divertido de un amigo. Twitter te mantiene informado con lo que más te importa hoy y te ayuda a descubrir lo que más puede importarte mañana . Este mensaje sugiere que no eres capaz de descubrir lo que te importa sin estar continuamente conectado. Ten en cuenta que la intención de cualquier sitio web es mantenerte allí; al sitio web no le importa si esto le beneficia o no a tu equilibrio personal. Decide por ti mismo qué es lo que necesitas.
  • Si tienes hijos adolescentes, sigue las reglas que les has establecido acerca de las horas de uso de las redes sociales. Cuentas con reglas para guiar todo su proceso de madurez de forma segura hacia la adultez, ¿verdad? Solo recuerda que tú eres su ejemplo a seguir.

Advertencias

  • No es buena idea buscar ayuda sobre la adicción a Twitter de otros usuarios de Twitter. Ellos solo te convencerán de que es algo bueno. Por el contrario, busca a aquellos que no usan Twitter u otra red social similar, especialmente aquellos que lo hayan usado en el pasado y lo dejaron exitosamente.
  • Si te es difícil dejar de tuitear, será mejor que dejes de hacerlo de una vez por todas.

Cosas que necesitarás

  • Pasatiempos y actividades restablecidas
  • Una hoja de planificación
  • Temporizadores para recordarte cuándo detenerte.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página