Cómo quitar el chicle de un zapato

Todos han pisado un chicle en algún momento de sus vidas. No es una experiencia divertida, sobre todo si los zapatos son nuevos. Por suerte, hay varios trucos fáciles para quitar el chicle de la suela del zapato. ¡Encuentra el método que te guste en el siguiente artículo!

Congelando el chicle

  1. Pon el zapato en una bolsa de plástico. Toma el zapato con el chicle pegado y ponlo en una bolsa de plástico, como una bolsa de almacenamiento de alimentos grande o una bolsa de supermercado. No importa si no todo el zapato cabe en la bolsa, solo asegúrate de que la parte con el chicle esté presionada contra el plástico.
  2. Presiona el plástico contra el chicle. Presiona la bolsa de plástico firmemente contra el pedazo de chicle durante varios segundos. Es necesario que el chicle se adhiera al plástico antes de congelarse, de lo contrario, este método no funcionará.
  3. Pon el zapato en el congelador. Haz un espacio en tu congelador para que entre el zapato cubierto de plástico. Si tu zapato no está completamente dentro de la bolsa de plástico, deberás mantenerlo alejado de cualquier alimento para evitar la propagación de gérmenes.
  4. Deja el zapato en el congelador durante 1 o 2 horas. Así, el chicle podrá congelarse en la bolsa de plástico. Una vez que esté congelado, quita el zapato y la bolsa del congelador.
  5. Quita el zapato de la bolsa de plástico. El chicle debe pegarse a la bolsa de plástico en lugar de tu zapato, ¡lo cual lo dejará sin chicle!

Con hielo

  1. Llena una bolsa de plástico grande con cubos de hielo. Pon tu zapato encima de los cubos de hielo con el lado del chicle hacia abajo. Evita que los cubos de hielo caigan dentro o alrededor de tu zapato, sino se mojará.
  2. Mantén el hielo helado. Para evitar que se derrita demasiado rápido, usa una bolsa de almacenamiento de alimentos que se pueda cerrar o amárrala para cerrarla.
  3. Presiona firmemente el hielo sobre el chicle hasta que se congele. Solo podrás quitar el chicle después de congelarlo. Es posible que tome un poco de tiempo, ¡así que ten paciencia!
  4. Una vez congelado, raspa el chicle del zapato. Usa cuidadosamente un cuchillo para mantequilla sin filo o una espátula para raspar el chicle congelado del zapato. Mueve el cuchillo lentamente para evitar cortar el zapato o a ti.

Con WD-40 (ablandador)

  1. Rocía el chicle con WD-40. Consigue una lata de WD-40 (disponible en supermercados y tiendas de artículos de limpieza) y rocíala sobre la suela de tu zapato y alrededor del chicle. Deja que repose por lo menos 1 minuto para que el WD-40 afloje la unión adhesiva del chicle.
  2. Quita el chicle. Usa papel toalla, un trapo o cualquier trozo de tela para quitar el chicle de la suela del zapato. Se supone que saldrá con bastante facilidad. En caso contrario, rocíalo por segunda vez con el WD-40 y vuelve a intentarlo.
  3. Limpia la suela del zapato. Después de quitar el chicle, usa papel toalla o un trapo limpio para limpiar el zapato de nuevo para eliminar cualquier residuo adicional del WD-40. Tira el trapo o papel toalla cuando hayas terminado.

Con mantequilla de maní

  1. Consigue un poco de mantequilla de maní. Aplica una capa gruesa de mantequilla de maní cremosa (aproximadamente 2 cucharadas) al chicle y luego déjalo reposar durante 10 minutos.
  2. Limpia la mantequilla de maní. Después de 10 minutos, usa un cepillo de alambre para quitar tanto la mantequilla de maní como el chicle. Es posible que te tome un poco de esfuerzo, pero el chicle también saldrá.
    • Recuerda limpiar cuidadosamente las ranuras de la suela en vez de frotar el cepillo de alambre para evitar dañar tu zapato.
  3. Limpia el zapato. Sostén la suela de tu zapato debajo de un poco de agua fría y frota con una esponja para eliminar cualquier residuo de mantequilla de maní.

Con arena y un palo

  1. Consigue un palo de madera y un poco de arena seca. Este método funciona bien si estás fuera y pisas un chicle fresco que todavía está bastante suave y flexible. Todo lo que necesitas es un poco de arena seca (o tierra) y un palo pequeño de madera.
  2. Espolvorea un poco de arena sobre el chicle. Quítate el zapato y espolvorea un poco de arena en la parte superior del chicle. Usa el palo para empezar a frotar la arena con el chicle (empezará a salir en trozos pequeños).
  3. Agrega constantemente más arena y sigue frotándolo. A medida que el chicle comience a salir, espolvorea un poco más de arena en la parte superior y continúa frotándolo. La arena será casi como un exfoliante para la parte inferior de tu zapato.
    • Continúa hasta que el chicle salga por completo. Es posible que tome un poco de tiempo, pero es mejor actuar con rapidez en lugar de dejar que el chicle se seque y se endurezca en tu zapato.

Disolviendo el chicle

  1. Usa un líquido más ligero. Sumerge un paño viejo o un pedazo de papel toalla en un poco de nafta y frótalo sobre el chicle. Empezará a disolverse.
    • Asegúrate de utilizar la nafta en un lugar bien ventilado y alejado de cualquier fuente de calor, ya que es muy inflamable.
  2. Usa un quitaesmalte. El quitaesmalte de uñas a base de acetona también se puede utilizar para disolver el chicle de la suela de un zapato. Remoja un papel toalla o un paño en el quitaesmalte y frótalo sobre el chicle hasta que desaparezca.
    • Solo ten cuidado del tipo de zapato que usas en este método, ya que la acetona puede dañar el acabado de los zapatos de charol o gamuza.

Con aceite de oliva

  1. Frota aceite de oliva encima del chicle. Evita que caiga directamente sobre el zapato si es de cuero o de gamuza, sino podría dejarlo manchado.
  2. Déjalo actuar 1 minuto.
  3. Quita el aceite frotándolo con papel toalla.
  4. Retira el exceso de chicle con alguna herramienta puntiaguda remojada en aceite de oliva.
  5. Listo. El chicle deberá haber salido por completo. Deséchalo adecuadamente.

Consejos

  • Si no puedes quitar el chicle de inmediato, entonces debes rasparlo para sacar la mayor cantidad posible. Usa un cuchillo sin filo para hacerlo o frota la suela de tu zapato con una acera de concreto en un lugar en el que nadie transite.

Advertencias

  • No uses tus manos para eliminar el chicle, porque uno no sabe en dónde ha estado.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página