Cómo evitar la sospecha y la paranoia

Una mente que sospecha siempre está intranquila y siempre apunta a significados ocultos que nadie más considera que están allí. Puede ser una forma de vida devastador a el ver el mundo a través de lentes súper-vigilantes y dejar que las cosas que no se revisan y que parecen sospechosas puedan evolucionar hacia un trastorno paranoide de la personalidad, un estado en el que podrías pensar que no tienes un "problema" pero que definitivamente serás conscientes que hay algo que no llena tu visión de la vida. Cuando un comportamiento sospechoso infundado provoca que cosas pequeñas salgan de proporción, tu mente está en un estado nervioso constante y pierdes la energía mental que podrías poner en usos más productivos y creativos. Aún peor es la realidad para los demás a tu alrededor en tu casa, el trabajo y cualquier otro lado, al tener que lidiar con tu naturaleza sospechosa irritante y a veces incluso con confrontaciones o amenazas. A veces ser natural y dejar que el momento suceda como debe ser, realmente ayuda a ver la vida más natural y llevadera, mientras al mismo tiempo conservas tu salud mental y no pones a prueba la paciencia de los demás. Si puedes darte cuenta que tu perspectiva sospechosa de la vida es poco saludable y estás dispuesto a hacer algo para corregirlo, entonces ya estás progresando. Este artículo presupone que puedes reconocer que tú o alguien más cerca de ti, tiene una perspectiva sospechosa que puede convertirse en paranoia si no tomas los pasos para contrarrestar esta transición. Si estás listo para trabajar en tu estado mental de sospechas, puedes tomar el control de él.

Pasos

  1. Sé consciente que existe un problema. La mejoría de este estado mental empieza primero con la compresión y consciencia de que definitivamente existe un problema. Nota y presta atención a tu propio comportamiento y haz un esfuerzo para compensarlo. Sorpresivamente, tú no ves tu comportamiento y tus actitudes como sospechosas, especialmente si equiparas tu comportamiento con cuidar y estar involucrado en la vida de las demás personas o con estar a la defensiva y protegerte (así como tratar de evitar que algo malo te pase). Aprender a señalar tus sospechas infundadas es un importante primer paso. Hazte las siguientes preguntas. Si tu respuesta a una o más es afirmativa, considera que tienes una forma de pensar sospechosa:
    • ¿Deformas mensajes simples y claros en algo más profundo e incluso increíble ante los estándares usuales de interacción? Leer entre líneas en cada palabra, la interacción y la acción te lleva a hacerte que asumas cosas que no están ahí. El sobre-análisis lleva a una parálisis, ya que sospechas de todo y de todos en lugar de seguir con tu vida.
    • ¿Constantemente investigas a alguien acerca de su vida, pregúntandole dónde está, qué está haciendo y cuánto tiempo estará allí antes de ir a casa o de verte de nuevo?
    • ¿Piensas que las personas siempre te estafan, te mienten o se preparan para lastimarte? ¿Objetivamente, tus sospechas son respaldadas por alguien más alrededor de ti?
    • ¿Te dejas llevar por la ira o caes en una aflicción profunda cuando alguien que quieres pasa tiempo con otra persona? Ésto puede ser remarcado especialmente si es tu cónyuge o pareja la que pasa tiempo con alguien del mismo género pero también puede estar relacionado con niños, amigos, compañeros de trabajo, etc.
    • ¿Siempre te preocupas de que las personas cerca de ti sean desleales? También puedes encontrar difícil confiar en alguien debido a que te preocupas que use esos secretos en tu contra.
    • ¿Sientes celos por las vidas, las acciones y las oportunidades? que otras personas tienen o hacen? Cualquier tipo de celos en tu vida debe ser manejado o te consumirá.
    • ¿Tienes problemas al sentirte inseguro? Pueden ser inseguridades por el amor, el dinero, la seguridad, la salud, etc. Dejar que estas inseguridades dirijan tus reacciones hacia el mundo evitará que te sientas fuerte y realizado.
    • ¿No puedes olvidar los desaires e insultos que otros han hecho contra ti? ¿Cargas con un deseo de venganza?
  2. Comprende los orígenes de la mentalidad sospechosa y paranoica. La sospecha y la paranoia tienden a empezar como un mecanismo para afrontar o compensar en situaciones en las que hay un sentido de ausencia de control sobre la seguridad propia. Con frecuencia el origen se encuentra en una niñez infeliz y traumática. Puede tener fuentes ambientales, biológicas y hereditarias. Para aquellos que han experimentado un tramo dentro de una relación, la confianza queda destrozada y existe una tendencia a transferir la sospecha hacia todo el mundo, como una forma de protegerse a si mismo antes de sufrir cualquier otro daño.
    • Desafortunadamente, muchas personas que tienen un trastorno paranoide de la personalidad no buscan tratamiento ya que se mira como si fuera depresión, ansiedad, abuso de sustancias, trastornos de pánico, fobias o trastorno bipolar. Ciertamente, no es usual que estas enfermedades vayan de la mano con un trastorno paranoide de la personalidad, así que si estás siendo tratado por una de estos trastornos, no temas discutir con tu médico sobre pensamientos sospechosos o paranoicos que hayas tenido.
    • Investigar un trastorno es una buena manera de llegar a buenos términos con él. Te ayudará a entender mejor el trastorno en sí mismo y a saber cómo puede impactarte o cómo podrías terminar si no lo manejas ahora. El conocimiento te permitirá desenredarte parcialmente de la culpa hacia ti o hacia alguien más, para que puedas empezar a ver la mentalidad sospechosa como un comportamiento de compensación en lugar de algo por lo cual debes sentir miedo o vergüenza o estar a la defensiva.
  3. Habla con tu terapeuta o profesional de la salud mental. Puede que puedas empezar a examinar tu visión mental por tu cuenta pero es mejor tener respaldo y determinar cuál es el mejor enfoque para ti. Este artículo presupone que estás obteniendo el cuidado médico apropiado al igual que tratas de trabajar con tus problemas por tu cuenta. Ésto es porque puede ser extremadamente difícil romper con una mentalidad sospechosa por ti mismo, especialmente si estás en la etapa de experimentar paranoia, y no deberías tener que hacer el viaje solo. No seas duro contigo mismo. Salir de tu coraza de protección es una tarea que otros están dispuestos a apoyar "si los dejas". Ésto también conlleva aprender a confiar en algunas personas en tu vida personal, que estarán listos para hacer excepciones para tus momentos menos deseados y así ayudarte a crecer más allá de las sospechas para tener una mentalidad de confianza. Piensa acerca de las personas que tienen un papel "neutral" en tu vida, las personas en las que no sospechas y las personas que sabes que puedes confiar en lo más profundo.
    • Cuando la sospecha alcanza la etapa de volverse un trastorno mental, el comportamiento desconfiado y sospechoso puede resultar en que el paciente no confíe incluso en su médico, haciendo que el tratamiento sea difícil y que sea aún más difícil cuando el paciente se rehúsa a aceptar la responsabilidad por su comportamiento. ¡Evita dejar que tus sospechas lleguen a esta etapa!
    • El trastorno paranoide de personalidad puede necesitar mucho tiempo de tratamiento y puede requerir métodos como: terapia con medicamentos, cambios de ambiente y terapia (en la que las consecuencias indeseadas del comportamiento paranoico se explican constantemente al paciente por parte del terapeuta). Los tipos adecuados de terapia incluyen psicoterapia a largo plazo, hipnoterapia, terapia cognitivo-conductal, psicoanálisis, etc.
  4. Pasa tiempo enfrentando el por qué desconfías de la gente. ¿Simplemente desearías poder relajarte, dejar de ver tanta falta de confianza en el mundo y soltar todos tus miedos sobre tu seguridad, con tal de disfrutar de la vida? Es importante enfrentar el por qué éste puede ser el caso y escribir es una buena manera de trabajar con todos los problemas. Anota todas las veces de tu vida en las que te sentiste herido, traicionado, desamparado o humillado, y los sentimientos que te acompañaron. Escribir puede ayudarte a clasificar y acomodar tus pensamientos, así como también a clarificar las relaciones entre tus pensamientos y las influencias externas como lo son otras personas y otras situaciones.
    • Escribe acerca de las experiencias de la niñez que te llevaron a sentir sospechas de tantas personas. Ésto incluye escribir acerca de las relaciones con cada miembro familiar y de tus experiencias de formación.
    • Mira una foto de ti mismo como niño. ¿Cuáles sentimientos vienen hacia ti? ¿Qué sentiste ser como eras en ese entonces?
    • Defínete a ti mismo. Escribe las respuestas a: "Pienso de mi mismo como...", "Tengo miedo a...", "Deseo..." y "Soy la persona más feliz cuando..." ¿De qué manera te gustaría cambiar estas respuestas?
  5. Otorga a otros el beneficio de la duda. Si tu propia vida ha sido una serie de giros y vueltas, entonces ten la certeza que muchos otros han experimentado las mismas dificultades, desafíos y preocupaciones que tú. Evita hacer suposiciones sobre la persona que son ahora, como pensar que la tuvieron fácil y que no tienen que lidiar con los mismos problemas que tú tienes. Cuando juzgas rápido a otra persona y no le das el beneficio de la duda, tienes el riesgo de decidir basado en tus propias suposiciones y entendimiento, y no en las realidades.
    • Ten en cuenta que algunas historias no tienen sentido cuando otra persona las explica, debido a que no puedes ver el panorama completo. Trata de ponerte en sus zapatos y ver la situación con empatía. En otras palabras, crece para ser más comprensivo con el error humano, la falibilidad e incluso la torpeza.
    • Evita pensar demasiado sobre las situaciones de la vida real. Si alguien si retrasa con el tráfico, simplemente significa que hay tráfico pesado y que no hay nada escondido o una treta astuta acerca del retraso. Incluso si existiera un patrón de retrasos, puede que la persona sea increíblemente ineficiente e incapaz de llegar a tiempo a todos lados. No significa que tiene algo entre manos basado solamente en este rubro, sin importar lo mucho que de desagrade.
    • Piensa en lo que te cuesta cuando dudas de alguien. ¿Quizás su tiempo, su presencia, su amor, tu amistad?
    • Empieza a aprender y practicar los antídotos a la falta de confianza y el pensamiento conspirativo. Es decir, la confianza, la aceptación y la serenidad.
  6. Evita utilizar las desgracias del pasado para determinar las situaciones actuales y futuras. Vivir en el pasado no es una forma saludable de dirigir tu comportamiento presente y futuro. No dejes que malas experiencias del pasado nublen tu juicio en el presente y aprende cómo frenarte a la hora de caer en respuestas sospechosas automáticas cuando se den situaciones similares. Aprende sin falta sobre tus experiencias del pasado para ajustar tu ingenuidad y mejorar tu capacidad de resistencia, pero usa el pasado como una piedra para pararse en lugar de un peso que te tira hacia abajo. Puedes evitar cometer o caer en los mismos errores de nuevo, sin recurrir a ser sospechoso y paranoico. En vez de eso, confía en tu sentido común, una sensación de perspectivas equilibradas y una mente abierta como los medios para guiarte a través de nuevas experiencias.
    • No puedes controlar a las personas, sin importar lo conveniente que sea esta idea. La esperanza de poder evitar que alguien se comporte de determinada manera está condenada al fracaso porque la otra persona no cambiará debido a tus necesidades. Quedarás sin poder, en una profunda confusión emocional y atorado en los patrones del pasado. Lo que sí puedes cambiar es tu reacción al comportamiento de otras personas y las expectativas de esos comportamientos, para que tengas más en cuenta y seas más sabio en lugar de cauteloso y temeroso.
  7. Deja ir la sensación de que alguien quiere dañarte o atraparte. Existen muchas personas genuinas y verdaderas. Date a ti mismo y a los demás la oportunidad de probarse a si mismos antes de pasar a un juicio final acerca de su carácter y su personalidad. Aprende a confiar en ti mismo antes, ya que todo empieza desde ahí. Con frecuencia atribuimos a otros el comportamiento que es muy similar al nuestro. En términos sencillos, la paranoia y la sospecha son atributos más de nosotros mismos que algo que realmente vemos en los demás. Al ver el mundo de manera sospechosa, es una proyección de nuestros propios miedos no resueltos hacia los demás.
    • El aislamiento y la soledad se alimentan al alejar de ti a las personas cuando ven que tienes una obvia falta de fe y confianza. Así, es un ciclo vicioso, irónicamente alimentado por "tu" sospecha.
    • Voltea la mesa hacia ti. Piensa cómo te sentirías si alguien que quieres o con el que pasas mucho tiempo no confiara en lo haces o dices. Piensa cómo te sentirías si alguien sigue acosándote por tu paradero y tus pensamientos. ¿Cómo te hace sentir eso? El sondeo sospechoso es desagradable en el mejor de los casos y francamente invasivo e inquietante en el peor.
  8. Mantén tu ira bajo control. Sí, tienes derecho a enojarte con las personas que te hieren cuando estás en una situación vulnerable. Pero esta ira no puede transferirse a cada persona que conoces a lo largo de tu vida. El control de la ira es importante para tu salud a largo plazo (ya que reduce los niveles de estrés y te ayuda a perdonar a las personas) y para preservar tus relaciones. Existen clases grupales o individuales sobre el control de la ira, que te permiten la libertad de explorar tus necesidades de la forma que mejor te funcione. De igual manera, encuentra formas para reducir los niveles de estrés.
  9. Genera una sensación de calma y piensa con lógica. Una vida bien vivida conlleva usar el sentido común y pensar antes de reaccionar o de hablar. Y cuando se interactúa con los demás, usar las habilidades de etiqueta, buenos modales y pensamiento crítico sólido puede mejorar tus relaciones y disminuir las lágrimas. Toma cada oportunidad para afilar tu intelecto en lugar de despuntar tus talentos con misticismo, miedo, superstición y verdades a medias. Si no sabes algo sobre los demás o una situación, evita llevar una hipótesis o las coincidencias a un estado de hechos en tu cabeza. Ese tipo de salto mental te hará aterrizar en problemas y hará que pienses que puedes confirmar cómo funciona el mundo simplemente al mirarlo y confiar en tus suposiciones. Nada es tan simple e irónicamente, haces más difíciles las cosas para ti mismo al pensar de esa forma. En vez de eso, busca un enfoque calmado y lógica para todas las situaciones que se te presentan y hazte preguntas antes de hacer declaraciones y buscar explicaciones y evidencia antes de sacar conclusiones.
    • La ansiedad usualmente acompaña al pensamiento de sospecha y paranoia. Si puedes recibir tratamiento para la ansiedad con un profesional de la salud, te ayudará a tener más calma en tus pensamientos.
  10. Mejora tus rutinas de sueño, ejercicios y alimentación. Evita convertirte en una persona mentalmente cansada y agotada. Una mente constantemente cansada puede caer fácilmente a un estado de frustración y confusión, que puede llevar a imaginaciones de sospecha. Cuando cuidas tu cuerpo y tu mente con un buen tiempo de sueño, relajación, buena nutrición y ejercicio regular, no solamente te sentirás mejor sino también de darás cuenta que ese equilibrio crea calma y te restaura. Aún más allá, el ejercicio es fantástico para liberar estrés cuando sientas que la sospecha quiere salir. Haz una caminata, trota o corre para dominar los miedos crecientes.
    • Haz meditaciones. La meditación puede ayudarte a aprender a enfocarte y relajarte. También puede utilizarse para aumentar tus sensaciones de bienestar y felicidad interna.
  11. Aprende a evitar el desplazamiento de culpa hacia el comportamiento de los demás. Culpas a los demás constantemente, discutir y quejarse de todo puede volverse rápidamente un hábito sin darte cuenta, y el hábito puede evitar que alcances la verdad o que veas tu propia contribución inútil al tema. A veces es mucho más fácil asumir que investigar, así que tenlo en mente antes de culpar sin saber nada.
    • Culpar y discutir constantemente pueden darse debido a insuficiencias que nacen de no conocer o confiar en ti mismo. Quizás necesitas encontrarte a ti mismo antes de estar listo para dejar ir las sospechas. Si es así, no retrases el inicio de ese viaje al descubrimiento personal.
    • No hagas un hábito de estar insatisfecho con las explicaciones que te dan los demás. Adopta una posición neutral y mira las cosas simplemente.
  12. Sé proactivo. Pregúntate cómo intentarás afrontar todo con problemas de pérdida de confianza tan grandes como la infidelidad, la deslealtad, el menosprecio y las revelaciones sorpresivas acerca de los demás. Tener una estrategia trazada de antemano para afrontarlo es un mucho mejor enfoque que concentrarte en nunca confiar en otra persona. Recuerda que demostrar que tienes razón acerca del comportamiento indigno de confianza en realidad no te ayuda si no has fortalecido tus propios mecanismos para afrontarlo, ya que aún serás tú quien deba hacer un recuento de daños en caso de que las cosas salgan mal. Pero si ya eres una persona fuerte, positiva y con auto-confianza, manejarás menos puntos críticos en la vida, especialmente si no pones todas tus relaciones en una misma canasta. ¿No es ésto más reconfortante que pensar cosas como "simplemente moriré si él me está engañando"?
    • Nota que ésto no se trata de "condonar" un comportamiento poco fiable. En lugar de eso, se trata de construir "tu" capacidad de recuperación para que puedas afrontar las cosas que pasan para mal y mientras tanto, sigues con vida buscando lo mejor en cada persona y presuponiendo lo peor.
    • Asegúrate que tienes más de una persona en la que puedes confiar para obtener respaldo y amistad. No te pongas en una esquina en la que existe una sola persona en tu vida en la que puedes confiar para todo, emocional y/o económicamente. Eso es simplemente buscarte problemas. Y es el doble de problemas si mantienes altas tus expectativas para esa persona que no puedes evitar mantenerla para ti.
  13. Adopta un cambio de comportamiento. Ten plena consciencia de tus procesos de pensamiento y haz los cambios para los patrones de pensamiento negativo cuando aparezcan. Aprender cómo cambiar tu actitud y tus patrones de pensamiento te ayudará a poner las dudas en su lugar.
    • Trabaja para construir tu autoestima. Sobreponerse a los patrones de pensamiento negativo puede aprenderse al leer buenos libros escritos por psicológos y otros autores de renombre pero también puedes pedirle a tu terapeuta que te ayude a romper los patrones inútiles de pensamiento.
  14. No seas ingenuo y permítete crecer. Una mentalidad de sospecha puede ser un medio para evitar tomar responsabilidad sobre ti mismo. En este sentido, ser sospechoso puede ser una manera completa de no enfrentar las realidades de relaciones fracasadas o de hacer malas decisiones sobre las relaciones. Aunque es doloroso, es mejor aceptar haber cometido errores al involucrarte con alguien que no es la persona correcta para ti y prepararte para un rompimiento necesario para que puedas seguir adelante para madurar lejos de su influencia, en lugar de recurrir a culpar a esa persona por todo lo que te funciona. Si existen razones reales para sospechar que alguien está jugando contigo, pregúntale directamente y juzga su comportamiento por sus respuestas y cómo esas respuestas te hacen sentir. No hay necesidad de ser un mártir, un prisionero o un guarda de prisión dentro de una relación. Si no funciona, no funciona, y es hora de hacer cambios constructivos.
    • Nadie te debe nada. El éxito y el respeto se ganan. Si alguien te miente continua y descaradamente, es que le estás dando suficientes razones para que se comporte de esta manera contigo. Aclarar el aire antes de que la mentira se convierte en un hábito y deja que esta persona sepa cuándo parar o retroceder y que tú no tolerarás este comportamiento poco fiable.
  15. Escucha tus propios sentimientos y no lo que permites que los otros implanten en tus creencias equivocadas. Basa tu evaluación de las otras personas en tu propio resumen, no en las opiniones que escuchas de otras. Cada relación de una persona con otra es altamente personal y puede que juzgues injustamente a alguien al confiar en el resumen de alguien más y en los rumores acerca de otra persona. En vez simplemente confiar en juicios de segunda mano, basa tu evaluación de otra persona en tu experiencia personal con ella. después de todo, una persona puede ser un gran amigo, un confidente de confianza y un padre amoroso y al mismo tiempo ser un esposo, maestro o jefe horrible e indiferente.
  16. Sé optimista y espera que también pasen buenas cosas en la vida. Sé paciente y saca lo mejor de todo cuando la oportunidad se presente. Involúcrate en actividades que se mantengan ocupado con un propósito y pasa tiempo con las personas que te distraigan de manera placentera. Cuando te mantienes activo y sigues comprometido con cosas que realmente te importan, es más difícil abrumarse con sospechas. Busca personas con las que puedas conectarte y aprender, además de crecer. Cuando intuyas que no es bueno estar cerca de alguien, defiéndete y rompe esas alianzas. Al final, trata de perder la sensación de víctima que impulsa gran parte de tus sospechas y aprovecha las oportunidades significativas que vendrán hacia ti cuando mantengas una mente más abierta. Y por encima de todo, sé bueno contigo mismo.
  17. Sigue con la terapia o la consejería profesional cuando la esperanza de recuperarte de una mentalidad de sospecha parezca difícil y distinta. Hablar sobre tus problemas ayuda a clasificar tus propios sentimientos sobre ciertos problemas. Tener a alguien que escuche tus preocupaciones y te dé otra perspectiva también puede despertarte a saber cómo exageraste situaciones o percibiste negativamente las cosas. Tener un confidente puede ayudarte a sobreponerte a un enfoque estrecho hacia las situaciones y permitirte hacer a un lado las sospechas.

Consejos

  • Una sospecha ocasional fundada en bases claras tiene garantías y es aceptable, y es parte de mantenerte vigilante para cuidarte a ti mismo. Prestar atención a señales obvias de violaciones de confianza o intenciones de hacerte daño te evitarán lamentos y corazones rotos en el futuro. Señales obvias incluyen encontrar a alguien engañándote, encontrar que faltan cantidades en tu cuenta bancaria, que la policía confirme los cargos, etc.
  • El comportamiento de sospechas destruye relaciones. Todo pensamiento negativo debe ser tratado como un huésped no invitado. No le des poder a tus pensamientos, vendrán y se irán.
  • La paranoia que nace del control inevitablemente contribuye a la depresión y a la enfermedad mental. Depende del individuo tomar y prestar atención a sus propias necesidades y su propia salud mental.
  • Una parte del viaje por la vida tiene que ver con aprender a tener un equilibrio entre la sospecha y volverse paranoico. Al madurar, encontrarás más fácil la diferencia y también el esperar menos de las personas y más de ti mismo.

Advertencias

  • Si te sientes fuera de control, una visita al doctor es lo correcto para evaluar la posibilidad de un trastorno mental que pueda requerir tratamiento. No te niegues a ti mismo el alivio que la medicina y la terapia pueden proporcionar. Estas formas de ayuda pueden llevarte de un lugar de pérdida y miedo a restaurarte a un estilo de vida completo y conectado. Evalúate lo suficiente para encontrar si hay algún problema de salud subyacente.
  • Utiliza el sentido común cuando debas modificar una mentalidad paranoica. No debes convertirte en un crédulo y confiar en todas las personas que conozcas. Confiar demasiado y ser demasiado complaciente, especialmente al punto de la auto-destrucción, es dañino y sin sentido.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página