Cómo hacer que se propaguen las rosas

Las rosas están consideradas unas de las flores más bellas del mundo. Es una planta que verdea durante todo el año –es perenne– y produce rosas. Actualmente hay más de cien especies identificadas de esta planta. Los rosales pueden formar arbustos, árboles o lianas trepadoras, y vienen en todos los tamaños imaginables. Sus flores cubren un espectro de colores desde el blanco puro hasta el rojo encendido, y todas las tonalidades que puedan encontrarse en el camino. Si cuentas con un rosal que es tu favorito y te gustaría que tus rosas se propagaran, aquí hay pasos muy sencillos que puedes seguir para lograrlo. No se necesita ningún equipo ni herramientas especiales, salvo por un buen cuchillo o tijeras de jardinería afiladas, unas cuantas macetas, y un material para cubrir tus plantas.

Pasos

  1. Localiza un tallo que mida alrededor de 30 centímetros; debe tener 3  o más retoños en él.
  2. Corta un pedazo del tallo de al menos 15 centímetros. Los tres retoños deben conservarse en esta sección recortada.
  3. Elimina todas las hojas que estén en la base del fragmento de tallo recortado.
  4. Aplica una solución enraizante a la base de tu tallo recortado (este paso es opcional, para facilitar su traslado).
  5. Inserta el recorte de tallo directamente en la tierra o en una maceta para flores.
  6. Presiona el tallo hasta que 5 o 7 centímetros de él se hayan introducido en la tierra.
  7. Cubre el tallo con un frasco de cristal bastante amplio o una botella de plástico a la que hayas recortado el cuello.
  8. Riega la tierra alrededor del recipiente que cubre el tallo, para asegurar que éste reciba humedad.
  9. Espera alrededor de 2 meses para que el tallo eche raíces y le comiencen a crecer hojas. 

alternativo usando una bolsa de plástico para cubrir el tallo

  1. Llena una maceta de plástico de 5 centímetros de radio con tierra para sembrar.
  2. Localiza un tallo que mida alrededor de 30 centímetros; debe tener 3  o más retoños en él.
  3. Corta un pedazo del tallo de al menos 15 centímetros. Los tres retoños deben conservarse en esta sección recortada.
  4. Elimina todas las hojas que estén en la base del fragmento de tallo recortado.
  5. Aplica una solución enraizante a la base de tu tallo recortado (este paso es opcional, para facilitar su traslado).
  6. Inserta tu tallo directamente en la maceta para flores; debe estar cubierto por la tierra hasta más o menos la mitad de su altura.
  7. Coloca la maceta en una bolsa de plástico (con capacidad de alrededor de 4 litros)
  8. Coloca algunas varillas de madera al interior de la bolsa para impedir que se cierre sobre la maceta y el tallo. Mantén su parte superior abierta para que reciba aire; esto impedirá la putrefacción del tallo. 

Después de que el tallo haya enraizado

  1. Recorta los pies que se proyecten fuera del área de enraizado, una vez que las raíces parezcan estar fijas (puedes hacer esto en todas las direcciones si estás trabajando con una maceta que puedes girar; si tu rosal está directamente en el suelo, deberás ser muy cuidadoso con los recortes y podrás hacerlos todos para no dañar las raíces).
  2. Coloca la maceta en un lugar fresco; evita que la luz del sol caiga directamente sobre ella.
  3. Mueve tu planta a un lugar más iluminado una vez que las raíces hayan crecido y se vean perfectamente estables.

Consejos

  • Siempre usa un buen cuchillo o tijeras de jardinería afiladas para evitar dañar la planta original de la que obtendrás el recorte.
  • Si vas a reutilizar tu maceta, asegúrate de lavarla por completo y eliminar cualquier cultivo de bacterias o moho que la humedad y la tierra hayan originado (incluso restos de plantas anteriores).
  • Es importante que tus recortes reciban suficiente luz solar y agua para que se propaguen con éxito. Procura que los tallos cubiertos siempre reciban agua, aunque no demasiada para evitar que las raíces se pudran. También cuida que tengan suficiente iluminación, pero no dejes que reciban la luz directa del sol en las partes más calurosas del día.
  • Los recortes se propagan más eficazmente en primavera, con un clima cálido. Incluso hasta el inicio del verano puede ser una buena temporada, mientras no haya calor en exceso o muy poca humedad.
 

Cosas que necesitarás

  • Rosal con tallos y retoños
  • Tijeras de jardinería afiladas o cuchillo
  • Macetas o una sección de jardín libre para sembrar
  • Tierra para siembra
  • Solución enraizante (opcional)
  • Frascos de cristal anchos, botellas o bolsas de plástico.
  • Guantes para jardinería
  • Agua
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página