Cómo atar como puerco a alguien

Si atas como puerco a alguien, tendrá una probabilidad muy baja, o nula, de escapar. Lo único que tienes que hacer es atar las manos, los pies y los codos de la persona y atar un nudo que conecte todas estas partes por detrás de la espalda. Solo asegúrate de que la persona que intentas atar te haya dado permiso para hacerlo y de que puedas desatarla rápidamente de ser necesario en un apuro. Revisa el paso 1 para comenzar.

Pasos

  1. Obtén el consentimiento de la persona que pretendes atar. Atar a alguien sin su consentimiento es ilegal. Es importante comprender que ser atado como puerco por largos periodos de tiempo puede ser bastante incómodo. Nunca dejes atado a alguien en esta posición por más de una hora ni lo dejes sin supervisión en ningún momento.
    • Comprueba periódicamente que la persona respire con facilidad y comodidad, en especial si usas mordazas u otros implementos para hacer ataduras simultáneamente. Lo primero y más importante es la seguridad.
  2. Ata las manos de la persona por detrás de su espalda. Lleva cuidadosamente las manos de la persona por detrás de su espalda con las palmas una contra la otra. Toma la soga y enróllala varias veces alrededor de sus muñecas. Ajusta la soga firmemente entre los brazos.
  3. Une los codos de la persona atándolos con suavidad. Ata justo por encima de los codos, uniéndolos tanto como sea posible y ajustándolos lo suficiente para que no se deslicen de su lugar. El grado en el que atas los brazos depende de ti. Incluso puedes atar solo las muñecas si quieres.
    • En este punto, algunas personas prefieren asegurar las manos de la persona en su cintura, pero esto no es necesario en una atadura básica. Si quieres, puedes hacerlo enrollando soga alrededor de la cintura o del estómago de la persona, como un cinturón, y empujando sus brazos hacia abajo, de modo que quede incapaz de moverlos hacia arriba o abajo. Luego, asegura las sogas con un nudo llano.
  4. Haz que la persona se eche sobre su estómago en el piso. Haz que esté cómoda y asegúrate de que pueda respirar con facilidad mientras yace bocabajo sobre su estómago. Cabe repetir que debes revisar periódicamente que la persona atada esté cómoda.
  5. Une los pies de la persona atándolos a la altura de los tobillos. Usa la misma técnica básica que usaste en las manos y los brazos, uniendo los tobillos, pasando soga entre ellos y envolviendo cada uno individualmente. Luego, únelos envolviéndolos con la soga firmemente.
    • Para obtener los mejores resultados, asegúrate de que la persona no esté usando zapatos ni calcetines. Si puedes quitárselos tendrás una gran ventaja, pues podrás atar los dedos también. Las sogas estarán en la piel desnuda, por lo que no se deslizarán y serán más fáciles de atar en general.
  6. Usa otra soga para atar los tobillos a las muñecas por detrás de la espalda. Para terminar de atar como puerco, primero pasa la soga a través de las sogas de los tobillos y las sogas de las muñecas, acercándolas y llevando los tobillos hacia arriba a medida que doblas las rodillas de la persona.
    • Puedes añadir soga adicional si lo deseas. A algunas personas les gusta añadir otra soga entre los codos y los pies, atando los dedos de los pies o cualquier otra parte que quieras conectar. Experimenta con nudos y orientaciones distintas si quieres.

Consejos

  • Es el momento ideal para hacerle cosquillas a la víctima en los pies, pues no hay nada que pueda hacer para detenerte.
  • Usa una soga más ancha, de 0,5 a 1 cm (1/4 a 3/8 de pulgada). Enrolla de 3 a 4 veces alrededor de las muñecas y los tobillos para expandir la presión sobre un área mayor y para reducir la posibilidad de lesiones. Asegúrate de que las sogas enrolladas queden lado a lado y de que no se crucen entre sí. Si solo ataste los codos, es probable que se deslice al ajustar hacia los tobillos. Aprende a añadir un arnés para pecho, que inmovilice los hombros. No habrá forma de moverse.

Advertencias

  • Estar atado como puerco por cualquier periodo de tiempo puede ser extremadamente incómodo e incluso doloroso, en especial si las sogas están demasiado apretadas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página