Cómo reparar la encuadernación de un libro

¿Tu libro favorito se está cayendo a pedazos, se le están cayendo las hojas, o tiene una cubierta que se ha separado del libro? En vez de tirar ese libro, te mostraremos unos cuantos trucos para restaurarlo a una condición en la que lo puedas usar, disfrutar y puedas tener tranquilidad. ¡Sigue leyendo!

Pasos

  1. Junta tus suministros. Revisa la sección de “Cosas que necesitarás” abajo para una lista de materiales y suministros que necesitarás para reparar un libro.
    • Prepara un espacio de trabajo bien iluminado con tus materiales a la mano.
    • Deja tus materiales acomodados con un libro que necesite repararse, y otro libro sujetado con ligas mientras el pegamento se seca.
  2. Repara las firmas y páginas primero. Vuelve a coser las firmas, o pega las páginas sueltas antes de intentar pegar de vuelta la cubierta.
    • Las páginas sueltas deben ser pegadas o cosidas de vuelta antes de intentar reparar el lomo o la cubierta.
    • Las firmas son las páginas que están dobladas juntas; los extremos doblados de las firmas están cosidos. Usa hilo doble encerado o para edredones y anuda el extremo para evitar que se salga y después tengas que volver a coser las firmas de nuevo.
    • Si una firma se ha roto de donde estaba cosida, puedes poner una tira delgada de cinta de reparación de una costura a lo largo del doblez de la firma para reparar/reforzarlo cuando lo cosas después.
    • Aplica una capa de pegamento a lo largo del borde del lomo de tus firmas una vez que estén cosidas o pegadas de nuevo. Esto se secará y dará un acabado flexible que te ayudará a prevenir que se aflojen de nuevo.
  3. Prepara y aplica la cinta de encuadernación.
    • Corta un pedazo de cinta de reparación de una costura del largo de la altura del libro.
    • Aplica un lado de la cinta de reparación de una costura con la línea del centro alineada al borde del lomo de tus páginas. Presiona firmemente la parte de atrás del lomo y las páginas frontales con un doblador de hueso o teflón.
    • Pega la capa que queda de cinta de reparación de una costura a la parte de adentro de la cubierta de atrás y al borde interior del lomo.
    • Presiona la cinta de reparación de una costura firmemente para eliminar burbujas y para asegurar que se pegue bien.
  4. Repite el proceso las veces que sea necesario.
    • En este ejemplo, la cinta es aplicada en el borde del frente.
    • La foto muestra la “capa del fondo” de la cinta de reparación de una costura pegada al frente de la página y la mitad del lomo... con la “parte de arriba” medio doblada hacia arriba para una mejor vista. La capa de “arriba” será pegada a la parte interior del lomo y por dentro de la cubierta, respectivamente.
  5. Pega el lomo. Aplica cinta clara al lomo, dejando un traslape de 1-1/2 pulgada entre la canaleta y la cubierta.
    • Presiona la cinta firmemente al lomo.
    • Presiona la cinta sobre el borde del lomo y sobre las canaletas firmemente para que se adhiera bien y se pueda mover.
    • Alisa cualquier remanente de cinta en la cubierta de en frente, eliminando las burbujas y presionando firmemente para que se adhiera bien.
  6. Utiliza las ligas. Mantén todo en su lugar con ligas o una prensa para libros mientras el pegamento se seca.
  7. Remueve el libro de la prensa o quítale las ligas. Ahora tienes una cubierta restaurada.
    • Aunque no es recomendable, la cubierta restaurada debería ser lo suficientemente fuerte para sujetarlo de cabeza.
  8. Termina. Completa cualquier otra reparación como reforzamiento del lomo o de las esquinas, pegando con cinta o pegamento las hojas desprendidas, etc.

Consejos

  • Cuando repares un libro, empieza con las áreas más dañadas y sigue con las menos dañadas. Si el reforzamiento del lomo no se pega o no funcionó, no tiene sentido reforzar las esquinas o pegar las páginas sueltas.
  • La cita para reparar clara funciona mejor para el exterior del libro.
  • La cinta de reparación de doble costura son dos capas de cinta, puestas a espaldas y luego cosidas por el centro. La línea de las puntadas reemplaza la bisagra rota de tu libro.
  • Brodart y Demco tienen folletos de reparación disponibles.

Advertencias

  • Nunca uses cinta para empacar en un libro o cinta adhesiva para ductos. La primera se despegará en unos tres años. La segunda se hará pegajosa en el mismo tiempo y arruinará tu libro. No uses cinta adhesiva scotch tampoco: la capa adhesiva se caerá después de unos años.
  • Usa la cinta más angosta que funcione para lo que la necesitas. No tiene caso usar una cinta de seis pulgadas de ancho en una bisagra que puede ser arreglada con cinta de una pulgada de ancho.
  • No intentes reparar un libro valioso o extraño, pues los intentos de repararlo pueden dañar o reducir el valor del libro significativamente. Hay muchos conservadores de libros y encuadernadores que están especializados en la conservación, y para un libro valioso, contacta una biblioteca universitaria.

Cosas que necesitarás

  • Pegamento plástico (disponible en compañías de suministros para libros como Vernon Library Supplies, Demco y Brodart) El pegamento plástico es un pegamento blanco similar al de Elmer’s, pero cuando se seca queda permanentemente flexible. Un pegamento ideal es el pegamento PVA (Acetato Polivinil), vendido comúnmente en tiendas de materiales de arte y de encuadernación.
  • Cinta de reparación de una costura - Usa un largo para cada bisagra que necesites reemplazar. (Esta cinta fue usada en los ejemplos, pero también puedes usar cinta de reparación de una costura en el ancho de tu libro.) Disponible en tela o tyvek.
  • Tijeras afiladas.
  • Un doblador de hueso o un objeto similar, duro y liso para alisar las arrugas y presionar la cinta para remover las burbujas y para que se adhieran mejor. (Una regla con un borde suave y redondeado funciona bien.) (Las herramientas de madera de los ceramistas también funcionan bien, pero el doblador de hueso es mucho más liso y menos propenso a romper el papel. Un doblador de teflón, que no dejará ninguna marca sobre el papel.)
  • Hilo extra encerado (El hilo para edredón o el hilo dental sirven también en casos de emergencia) (El hilo encerado de lino es fuerte pero flexible, mientras que el de algodón o el hilo dental pueden romperse cuando se someten a mucha presión.)
  • Una aguja puntiaguda.
  • Ligas de hule de carpintero o prensas para libros. (para sostener el libro mientras el pegamento se seca)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página