Cómo prepararte para un ayuno

El ayuno es un método que lleva a las personas a privarse de todos los alimentos y bebidas en su régimen alimenticio durante un periodo preciso. El objetivo es limpiar el sistema digestivo, bajar de peso y en algunos casos, se debe a propósitos espirituales o religiosos. En este artículo te presentamos algunas medidas que puedes tomar para preparar tu cuerpo de forma adecuada para el cambio drástico y repentino de tu alimentación durante un ayuno. Lee el paso 1 para empezar a prepararte para tu ayuno.

Aprender sobre el ayuno

  1. Consulta con tu doctor o profesional de la salud antes de ayunar. Hay muchas buenas razones para ayunar, incluso si no padeces de una enfermedad. Sin embargo, hay riesgos potenciales involucrados en el ayuno y es algo que debes discutir con un profesional autorizado antes de ponerte a ayunar sin ninguna preparación.
    • Algunos medicamentos que tomas podrían tener efectos peligrosos en tu organismo durante el ayuno, debido a los cambios en la química sanguínea.
    • Es posible que el ayuno no sea ideal para las personas que experimentan afecciones médicas como el embarazo, cáncer avanzado, presión arterial baja, etc. Si presentas cualquier condición médica, debes consultar con tu doctor antes de ayunar.
    • Este podría llevar a cabo un análisis de orina o de sangre antes del periodo de ayuno.
  2. Determina el tipo y la duración del ayuno que deseas realizar. Hay cientos de prácticas de ayuno. Algunas incluyen solo beber agua, otras solo jugos (o líquidos claros), algunas son por razones espirituales o para bajar de peso o ayudar a mejorar una afección médica. Necesitarás elegir cuál es la que más te conviene.
    • El ayuno de solo agua es un tipo más agresivo de ayuno y uno de los tipos más difíciles. Puedes hacerlo de 1 a 40 días (aunque 40 días definitivamente es algo extremo y no recomendable sin la autorización de un doctor). 10 días es el periodo recomendable para este ayuno. Necesitarás empezar y terminar con una dieta de solo jugos durante dos días. El agua destilada es la mejor agua para beber durante un ayuno de solo agua.
    • El ayuno de solo jugos es una de las opciones más seguras para ayunar, puesto que sigues obteniendo nutrientes de los jugos que bebes, así que no es tan agresivo como el ayuno de solo agua y es más recomendable. 30 días es el periodo estándar para este ayuno. Debes beber jugos de verduras y de frutas (no mezcles ambas). También puedes tomar tés herbales y caldo de verduras. Asegúrate de colar los jugos para evitar las fibras que harán que tu sistema digestivo trabaje más duro.
    • El ayuno Master Cleanse consiste en una mezcla entre el ayuno de solo agua y el ayuno de solo jugos. En este bebes una mezcla de limones recién exprimidos, agua y jarabe de arce durante 10 días. Es un ayuno fácil porque seguirás consumiendo algunas calorías (aunque no tantas como de costumbre).
    • Los periodos de ayuno pueden durar de 1 a 40 días, dependiendo de tu meta específica y el tipo de ayuno que vas a hacer (ayuno de solo jugos, ayuno de solo agua, ayuno de solo líquidos claros, etc.) ya que ello determinará la manera de actuar de tu cuerpo frente a la ausencia de gran parte de sus calorías.
  3. Prepárate para los cambios que podrían ocurrir en tu organismo. El ayuno se trata de eliminar toxinas que se han acumulado en tu organismo (este cumplirá dicho objetivo incluso si ayunas por motivos religiosos o espirituales). Por lo tanto, es necesario prepararte para sentirte enfermo y débil, sobre todo al inicio.
    • El ayuno podría provocar efectos secundarios como diarrea, fatiga y debilidad, aumento del dolor corporal, dolores de cabeza, etc., como consecuencia del proceso de desintoxicación.
    • Considera tomarte algo de tiempo libre en el trabajo o relajarte más durante el día para adaptarte a los efectos del ayuno en tu cuerpo.

Prepararse para ayunar

  1. Reduce tu consumo de todas las sustancias habituales y adictivas 1 a 2 semanas antes del ayuno. Mientras más reduzcas la basura que consumes, menos sentirás el ayuno en tu organismo. Por lo tanto, deja poco a poco de beber alcohol y trata de reducir o dejar de fumar por completo.
    • Este procedimiento disminuirá cualquier síntoma de abstinencia potencial que podrías experimentar durante el ayuno y reducirá las toxinas que el ayuno eliminará de tu cuerpo.
    • Las sustancias habituales y adictivas incluyen: alcohol, bebidas con cafeína como el café, el té y la soda, cigarrillos o cigarros.
  2. Modifica tu dieta 1 a 2 semanas antes del ayuno. Además de eliminar las sustancias adictivas, será necesario hacer un cambio en tu dieta de modo que tu organismo no tenga que trabajar muy duro para eliminar las toxinas y las sustancias dañinas que no dejarás de comer estos días.
    • Una buena forma de lograrlo poco a poco es eliminar unas cuantas cosas al día (productos de azúcar refinado durante los dos primeros días, carne los dos siguientes días y luego los productos lácteos, etc.).
    • Disminuye tu ingesta de chocolate y otros alimentos que contengan azúcar refinado y que sean ricos en grasas (como las sodas, el chocolate, los dulces y los productos de panadería y pastelería).
    • Come porciones más pequeñas de carnes de modo que tu sistema digestivo no tenga que trabajar tan duro y de modo que tu organismo empiece a acostumbrarse a funcionar con menos calorías que lo usual.
    • Disminuye tu consumo de carnes y productos lácteos, debido a que pueden obstruir tu organismo y son más difíciles de digerir.
    • Aumenta las porciones de las frutas y verduras cocidas o crudas que consumes. Esto mejorará el proceso y habrán menos toxinas que eliminar.
  3. Limita tu dieta 1 a 2 días antes de ayunar. Aquí es cuando realmente debes asegurarte de que tu cuerpo esté preparado y es por eso que las personas no pueden entrar en un ayuno sin prepararse con anticipación (o si lo hacen, tendrán más dificultades durante el ayuno).
    • Come solo frutas y verduras, puesto que limpiarán y desintoxicarán tu cuerpo como preparación para el periodo de ayuno.
  4. Bebe abundante líquido. Bebe solo agua, jugos de frutas y verduras hechos de frutas o verduras crudas y frescas. Necesitarás aumentar tu ingesta de líquidos durante el periodo previo al ayuno para ayudar a mantenerte hidratado y preparar a tu organismo para recibir solo líquidos durante un tiempo.
  5. Haz ejercicios moderados. No debes hacer mucho ejercicio, pero definitivamente necesitarás hacer un poco para asegurarte de mantener la circulación del líquido linfático y el funcionamiento adecuado del sistema vascular. Haz un poco de yoga lento o sal a dar una caminata moderada.
    • Sé consciente de que te sentirás cansado, incluso en el periodo preparatorio para el ayuno, pero no te preocupes por ello. Simplemente adapta tus niveles normales de actividad para que se adecuen a dicho cansancio.
  6. Descansa mucho. Si duermes y descansas lo suficiente, eso determinará qué tan bien harás el ayuno y qué tan bien te recuperarás después. Asegúrate de dormir lo suficiente en la noche y de relajarte durante el día.
    • Es por eso que es mejor planearlo con anticipación, en vez de entrar en ayuno de forma precipitada. Necesitarás tiempo para recuperarte y descansar. En consecuencia, será necesario asegurarte de no tener un horario muy ocupado.

Saber qué esperar

  1. Asegúrate de conocer los efectos físicos que experimentarás. El ayuno tiende a ser más incómodo y difícil durante los dos primeros días y generalmente esos son los días en que las personas lo abandonan. Pero si lo superas, probablemente empezarás a sentirte mejor desde el día 3 en adelante, con episodios ocasionales de malestares a medida que tu cuerpo sana y se purga.
    • En la primera etapa (normalmente los días 1 y 2) del ayuno podrías experimentar dolores de cabeza, mareos, náuseas, mal aliento y lengua muy cargada (o saburrosa). Estos solo son signos de que tu cuerpo está limpiando tu sistema de toxinas. Probablemente también tendrás mucha hambre durante esta etapa.
    • En la etapa 2 (del día 3 al 7, dependiendo del ayuno)) tu piel podría volverse grasosa y podrías empezar a sudar un poco, pero ello significa que tu cuerpo está empezando a adaptarse al ayuno. Tus senos nasales podrían pasar de obstruidos a despejados varias veces.
    • En las últimas etapas, tus intestinos liberarán su carga, la cual puede salir como diarrea o heces sueltas y puede contener mucho moco, puesto que no ha entrado nada en tu cuerpo durante varios días. Tu aliento seguirá oliendo mal hasta que tu cuerpo se haya deshecho de las toxinas. Probablemente también sigas sintiendo pocas energías, ya que tu cuerpo tiene menos (o nada) calorías para mantenerlo.
  2. Mantén tu ayuno. Muchas veces las personas se rinden los dos primeros días a causa de los malestares y creen que no mejorarán. A menos que padezcas de una condición médica grave (lo cual será necesario consultar con tu doctor), romper tu ayuno antes de tiempo no traerá ningún beneficio para tu cuerpo. Hay algunas cosas que debes hacer para asegurarte de completar tu ayuno.
    • Establece tu objetivo. Antes de empezar a ayunar, haz una declaración clara respecto al motivo de tu ayuno. ¿Es por razones de salud? ¿Es por motivos religiosos? ¿Deseas limpiar tu organismo? Haz de ello una declaración clara y recuérdate tu objetivo en los momentos difíciles del ayuno.
    • Haz un compromiso. A veces puede ser útil hacer que un amigo o un familiar de confianza te ayuden a mantener tu compromiso de ayunar. Es más difícil romper un ayuno cuando alguien está supervisándote.
    • Registra tu ayuno. Mientras te preparas para el ayuno, anota cada día lo que comes, cómo te sientes y cuál es tu objetivo. Hazlo durante el ayuno, de modo que veas la forma en que tu cuerpo cambia y procesa dicho cambio y te mantengas concentrado en tu objetivo.
    • Prepárate físicamente. Esto significa seguir los consejos de tu doctor y seguir específicamente las reglas del periodo preparatorio y del ayuno que has elegido. Incumplirlos puede hacer que tu ayuno sea mucho más difícil e incómodo.
  3. Asegúrate de conocer las ventajas y desventajas para tu salud. Aunque podrían haber buenas razones para ayunar, no es una buena herramienta para bajar de peso, ya que casi siempre recuperas de inmediato el peso perdido después de terminar el ayuno y no puedes añadir ejercicios saludables.
    • El ayuno puede eliminar las toxinas del organismo, en especial para las personas que tienen dietas bajas en nutrientes, como los alimentos procesados. También quema la grasa, que es donde el cuerpo almacena muchas toxinas. El ayuno combinado con una dieta mejorada puede eliminar el lupus, la artritis y enfermedades crónicas de la piel como la psoriasis y el eczema. Además, puede ayudar a curar el tracto digestivo de los que sufren de colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn y ayudar a bajar la presión arterial.
    • Algunos problemas a los que debes prestar atención son: la acidez estomacal (el estómago producirá más ácido durante el ayuno, cuando pienses en comida o huelas comida). Así que si tomas medicamentos para la indigestión, debes seguir tomándolos. También podrías tener problemas de deshidratación durante el ayuno, así que asegúrate de beber mucha agua y líquidos. El estreñimiento también puede ser una molestia, ya que no te ejercitarás tan regularmente (o no comerás alimentos que ayuden al estreñimiento).
    • Las personas que no deben ayunar son los que tienen sistemas inmunológicos comprometidos, diabetes, problemas renales, embarazadas, arritmia cardiaca, etc.

Consejos

  • Cambia poco a poco el tipo y la cantidad de alimentos de tu dieta mientras más cerca estés del inicio del ayuno.
  • Modifica tu horario de alimentación 1 a 2 semanas antes de ayunar para ayudar a aliviar las sensaciones de hambre.
  • Reemplaza los alimentos pesados con alimentos y frutas suaves y fáciles de digerir.
  • No exageres tus preparaciones para el ayuno. Si la duración de tu ayuno será de tres días, haz tres días de preparación, etc.

Advertencias

  • Si tienes diabetes NO ayunes. El ayuno puede provocar caídas y subidas peligrosas de los niveles de azúcar en la sangre.
  • Es indispensable ayunar bajo la supervisión de un médico, sobre todo si vas a hacer un ayuno prolongado o tienes problemas de salud.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página