Cómo pensar en una idea para un libro (para escritores jóvenes)

¿Te encanta escribir libros, pero no puedes encontrar la historia adecuada? Bien, lo primero que hay que hacer es... ¡pensar en una idea!

Pasos

  1. ¡Escribe un libro con casi cualquier cosa! Puedes observar mientras haces las compras, en la casa de un amigo, o cuando veas que sucede algo realmente sospechoso; pero no te metas con los asuntos personales de nadie. Por ejemplo, puedes escribir sobre tu tía Edna: la tía Edna siempre fue muy reservada. No permitía que su hija entrara a su estudio, ni que el perro entrara a la casa; ¡ni siquiera permitía que su esposo entrara a su habitación! Ahí fue cuando Harry McCoy lo descubrió: su dulce, delgada y reservada tía Edna era un agente de la CIA.
  2. Tal vez no quieras investigar. Quizás podrías simplemente relajarte, hacer tus cosas, y dejar que la idea aparezca en tu mente un día. Toma el primer paso si necesitas escribir de inmediato.
  3. Haz una tormenta de ideas. ¿Cómo crees que tu autor favorito consigue sus ideas? Conviértete en... un detective en busca de pista, un comprador en busca de jamón, o una anciana buscando sus gafas. Usa tu imaginación y deja que fluya tu creatividad. Si vas a escribir un libro de fantasía, puedes pensar en un personaje como un dragón llamado Mongo, o una especie de criatura llamada Grumaton, con cinco colas, seis colmillos, once brazos y ¡veintiún piernas! Sé creativo, ¡esa es la idea!
  4. También podrías hacer algo que te guste. Si te gusta nadar, puedes ir a la piscina y mientras nadas, pensar en cómo incorporarle a una historia tu amor por la natación. Quizás al personaje principal del libro le encante nadar, o la historia podría desarrollarse en una piscina... Inténtalo, ¡y sé creativo! Nunca se sabe lo que se te puede ocurrir.
  5. Si comienzas a tener una idea de qué es lo que quieres escribir, ¡formúlate preguntas! ¿Qué sucedería si...? ¿Cómo sucedería? ¿Tiene sentido? ¿Dónde sucedería? ¡Escribe muchas respuestas y escoge tu favorita!

Consejos

  • Mantente motivado, y estate atento a las cosas sobre las que podrías escribir.
  • Una buena forma de comenzar a escribir es basar una historia en algún sueño que hayas tenido. También puedes escribir sobre tu propia vida y tus experiencias.
  • Intenta que tu historia sea original, piensa en algún objeto o actividad único. Querrás entretener y motivar al lector para que siga leyendo.
  • Sé tu mismo y nunca te preocupes por si a los lectores les agradará tu libro.
  • Crea una caja de ideas. Coloca una introducción, un cuerpo y una conclusión en la caja de ideas. Luego coloca todas tus ideas en la caja.
  • ¡No te olvides de hacerlo interesante y de usar muchos adjetivos! Que sea divertido, aventurero o realista.
  • Las ideas que suelen tardar más en aparecer en la cabeza suelen ser las mejores.
  • Si estás realmente atorado, una buena idea es tomar un papel en blanco y ponerle diez renglones. Recurre a tus amigos, padres, abuelos, y pídeles a cada uno que te digan una palabra que vaya con dónde , quién y cómo .

Advertencias

  • ¡PERO! Una buena idea para mejorar tus habilidades de redacción es tomar uno o varios libros de tu autor favorito y luego analizar su escritura, e intentar encontrar los patrones que usa. Luego toma el libro que prefieras de ese autor e intenta escribir una secuela. Intenta usar el mismo estilo que el del autor. Es un buen ejercicio para conocer tu propio estilo personal de redacción, y también es una buena práctica para desarrollar personajes y ambientes y también una trama cautivadora. ¿A quién le importa que no se pueda publicar por ser plagio? Nadie más que tú tiene que leerlo, ¡y es divertido!
  • No copies ideas de otras personas. Eso se llama plagio, y es ilegal.

Cosas que necesitarás

  • Una computadora portátil o de escritorio con un procesador de texto
  • Pluma o lápiz
  • Tu imaginación
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página