Cómo lidiar con el trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) se caracteriza por presentar miedos u obsesiones irrazonables que hacen que la persona lleve a cabo comportamientos compulsivos con el fin de reducir o aliviar la ansiedad. El TOC puede variar de leve a grave y también puede surgir junto con otros problemas de salud mental. Puedes tener dificultades para lidiar con el TOC, en particular si no solicitas ayuda profesional. Los psiquiatras tratan a las personas con TOC empleando diversos tipos de terapias y medicamentos. Asimismo, los pacientes con TOC pueden escribir un diario, unirse a un grupo de ayuda y emplear técnicas de relajación con el fin de lidiar con su enfermedad. Si consideras que podrías sufrir de TOC, debes solicitar la ayuda de un profesional de la salud mental. Continúa leyendo para aprender más sobre las maneras en las que puedes lidiar con el trastorno obsesivo compulsivo.

Recibir ayuda para tratar el TOC

  1. Solicita un diagnóstico profesional. Incluso si crees que podrías sufrir de TOC, nunca intentes diagnosticarte por tu cuenta. Los diagnósticos psiquiátricos pueden ser muy complejos y su objetivo es que los profesionales de la salud mental los usen para ayudar a sus pacientes.
    • Si no has podido resolver por ti solo tus problemas relacionados con la obsesión o la compulsión, puedes acudir a un psicólogo o profesional de la salud mental para recibir un diagnóstico y tratamiento.
    • Pídele al doctor que te derive si no sabes con certeza por dónde comenzar.
  2. Puedes someterte a psicoterapia. La psicoterapia se emplea en el tratamiento del TOC. Esta implica conversar con un terapeuta sobre tus obsesiones, ansiedades y compulsiones en citas frecuentes programadas. Es probable que no puedas curar el TOC con la psicoterapia, pero esta puede ser una manera eficaz de lidiar con sus síntomas y hacerlos menos notables. La terapia podría curar aproximadamente al 10 % de los casos, pero puede aliviar los síntomas hasta en el 50 al 80 % de los pacientes. Los terapeutas y consejeros emplean diversas técnicas para tratar a los pacientes con TOC.
    • Algunos terapeutas emplean la terapia de exposición, la cual hace que los pacientes se expongan poco a poco a las condiciones que generan la mayor parte de su ansiedad, como no lavarse las manos a propósito luego de tocar una perilla. El terapeuta trabajará con el paciente de esta manera hasta reducir su ansiedad en torno a esta situación.
    • Algunos terapeutas usan la exposición imaginaria, la cual emplea narraciones breves con el fin de estimular situaciones que generan la mayor parte de la ansiedad del paciente. El objetivo de esta exposición consiste en hacer que los pacientes aprendan a controlar la ansiedad que sienten en una situación y hacer que pierdan la sensibilidad a lo que la desencadene.
  3. Puedes consumir medicamentos de venta con receta. También existen varios medicamentos de venta con receta que han demostrado ser de utilidad para tratar los pensamientos obsesivos o comportamientos compulsivos de corto plazo relacionados con el TOC. Recuerda que estos medicamentos tratan los síntomas y no curan el trastorno; por ello, en lugar de solo usar un tratamiento con medicamentos, es mejor emplearlo junto con una terapia de conversación para curar el TOC. Entre estos medicamentos tenemos a los siguientes:
    • clomipramina (Anafranil)
    • fluvoxamina (Luvox CR)
    • fluoxetina (Prozac)
    • paroxetina (Paxil y Pexeva)
    • sertralina (Zoloft)
  4. Desarrolla un sistema de apoyo sólido que te ayude a lidiar con el TOC. Muchas personas creen que el TOC es un problema que se debe únicamente a la disfunción cerebral de la persona; sin embargo, es esencial tener en cuenta que la aparición del TOC suele ocurrir luego de un acontecimiento traumatizante de la vida, o incluso una serie de ellos que sean muy estresantes. El estrés y la ansiedad pueden surgir al vivir experiencias como la muerte de un ser querido, perder un trabajo importante o ser diagnosticado con una enfermedad que puede causarte la muerte. Este estrés y esta ansiedad pueden hacer que algunas personas sientan una mayor necesidad de controlar determinados aspectos de su vida que otros podrían considerar irrelevantes.
    • Esfuérzate para desarrollar un sistema sólido de apoyo social en el que respeten tus experiencias pasadas, tal como lo mereces.
    • Rodéate de personas que te apoyen. Se ha demostrado que si sentimos el apoyo de un grupo de personas, esto será esencial para fomentar la salud en general.
    • Busca maneras de pasar el mayor tiempo posible con personas que te importen. Si sientes que no recibes el apoyo suficiente de todos aquellos con los que estés en contacto actualmente, puedes acudir a un grupo de ayuda para TOC en tu localidad. Estas reuniones suelen ser gratuitas y pueden ser una manera grandiosa de empezar a conversar sobre tu trastorno con otras personas que te brinden su apoyo y sepan algo de lo que podrías estar pasando.

Controlar el TOC y mantener una actitud positiva

  1. Trabaja con tus desencadenantes. Oblígate a concentrarte más y de manera minuciosa en las situaciones que suelen obsesionarte. Los trucos pequeños pueden ser de utilidad para hacerte sentir que tienes más control en estas situaciones, lo cual puede bastar para cuestionar tus patrones que generan estrés.
    • Por ejemplo, si siempre te preocupas por no saber si has apagado la cocina, cada vez que lo hagas crea una imagen mental en la que apagues la cocina. Si generas esta imagen mental, esto será de utilidad para recordar que en realidad la has apagado.
    • Si la creación de una imagen mental no te sirve, mantén una libreta cerca de la cocina y escribe una nota cada vez que la apagues.
  2. Registra tus sentimientos en un diario. Un diario es un instrumento grandioso que te permite resolver tus emociones y aprender más de ti. Tómate un tiempo todos los días para sentarte y escribir sobre todas las experiencias que hayas tenido y que te hayan generado ansiedad o angustia. Si registras tus pensamientos obsesivos en un papel y los analizas, esta puede ser una manera grandiosa de sentir que tienes cierto control sobre ellos. Asimismo, escribir un diario podría ser de utilidad para entablar conexiones ente tu ansiedad y otras ideas que hayas tenido u otros comportamientos que hayas mostrado. Si desarrollas este tipo de consciencia propia, esta será una herramienta grandiosa que te permitirá conocer los tipos de situaciones que contribuyen con tu TOC.
    • Intenta describir tus pensamientos obsesivos en una columna, luego etiqueta y califica tus emociones en otra. Puedes escribir una tercera columna en donde incluso puedas describir toda interpretación del pensamiento obsesivo que hayas tenido luego de esas emociones.
      • Por ejemplo, imagina que tienes un pensamiento obsesivo como “Este bolígrafo está cubierto con los gérmenes de desconocidos. Podría contraer una enfermedad terrible y transmitírsela a mis hijos, lo que los enfermará”.
      • Ahora podrías haber reaccionado al pensamiento con algo como “Si no me lavo las manos sabiendo que podría transmitirles alguna enfermedad terrible a mis hijos, sería un padre terrible e irresponsable. Si no hago todo lo que esté a mi alcance para proteger a mis hijos, esto es tan malo como lastimarlos yo mismo”. Registra y describe ambos pensamientos en tu diario.
  3. Recuerda con frecuencia cuáles son tus cualidades. Se ha demostrado que la autoafirmación es muy eficaz contra los sentimientos negativos. No te menosprecies ni dejes que el TOC defina tu persona. En ocasiones, podrías tener dificultades para ver más allá de tu TOC, pero recuerda que eres más que solo una persona enferma.
    • Elabora una lista con todas las cualidades fantásticas que poseas y léela siempre que te sientas triste. Puedes mejorar tus sentimientos positivos sobre tu persona incluso si solo lees una de las cualidades y te miras en el espejo.
  4. Felicítate por cumplir tus objetivos. Es esencial que te fijes metas conforme avance tu tratamiento. Si te fijas metas (sin importar lo pequeñas que sean), esto te dará algo en lo que te esforzarás y motivos para celebrar. Debes hacerte un cumplido y sentirte orgulloso siempre que alcances una meta que no podrías haber alcanzado antes de iniciar tu tratamiento contra el TOC.
  5. Cuídate mucho. Durante tu tratamiento contra el TOC, es esencial que cuides muy bien de todo tu cuerpo, tu mente y tu alma. Inscríbete en un gimnasio, alimenta tu cuerpo con comida saludable, descansa lo suficiente y nutre tu alma participando en servicios religiosos o en otras actividades que reconforten tu alma.
  6. Emplea técnicas de relajación. El TOC genera mucho estrés y ansiedad. La terapia y los medicamentos podrían ser de utilidad para calmar algunos de tus sentimientos negativos; sin embargo, también debes tomarte un tiempo todos los días para relajarte. Realiza actividades como la meditación, el yoga, la respiración profunda, la aromaterapia y otras técnicas relajantes que te permitan lidiar con el estrés y la ansiedad.
    • Prueba diferentes técnicas de relajación hasta encontrar algo que te sirva, luego inclúyelo en tu rutina diaria.
  7. Sigue tu rutina diaria. Afrontar el TOC podría hacerte sentir como si abandonaras tu rutina habitual, pero esto no te será de utilidad. Mantén tu rutina diaria y sigue tu vida. No permitas que el TOC evite que vayas a la escuela, hagas tu trabajo o pases tiempo con tu familia.
    • Si sufres de ansiedad o miedos en relación con determinadas actividades, conversa sobre ello con un terapeuta, pero no lo evites.

Aprender sobre el TOC

  1. Conoce los signos del TOC. Los pacientes con TOC podrían estar invadidos por pensamientos y necesidades repetitivos y molestos, así como comportamientos indeseados e incontrolables. Estos comportamientos pueden obstaculizar su capacidad de desempeñarse. Entre los comportamientos podríamos tener al ritual de lavarte las manos, la necesidad interminable de contar lo que está frente a ti, o incluso una simple serie de pensamientos negativos recurrentes que al parecer no puedes olvidar. Asimismo, los pacientes con TOC suelen experimentar una sensación incesante y generalizada de incertidumbre y falta de control. Estos son algunos de los demás comportamientos comunes que guardan relación con el TOC:
    • Tener que revisar todo varias veces. Esto comprende a los comportamientos como revisar varias veces que has cerrado la puerta del auto, encender las luces y apagarlas un número fijo de veces para cerciorarte de que en verdad estén apagadas o repetir cosas en general una y otra vez. Las personas que padecen de TOC suelen percatarse de que sus obsesiones son irracionales.
    • Una obsesión con el hecho de lavarse las manos o con la suciedad o la contaminación. Las personas que padecen de ello se lavarán las manos después de tocar todo lo que consideren contaminado.
    • Pensamientos molestos. Algunas personas con TOC tienen pensamientos molestos; es decir, aquellos que son inadecuados y que les generan estrés. Por lo general, estos se encuentran en tres categorías: pensamientos violentos inapropiados, pensamientos sexuales inapropiados y pensamientos religiosos blasfemos.
  2. Conoce el patrón de obsesión, estrés y compulsión. Los pacientes con TOC sufren de ansiedad y estrés a causa de sus desencadenantes, razón por la cual se sienten obligados a realizar determinados comportamientos. Estos comportamientos permiten aliviar o disminuir su ansiedad de manera temporal; no obstante, el ciclo vuelve a iniciar cuando el alivio desaparece. Los pacientes con TOC podrían atravesar el ciclo de obsesión, estrés y compulsión varias veces en un día.
    • Desencadenante. Un desencadenante puede ser interno o externo, como un pensamiento o una experiencia. Este podría ser un pensamiento molesto de que estás contaminado o la experiencia de haber sufrido un robo en el pasado.
    • Interpretación. Tu interpretación del desencadenante consiste en lo probable, lo grave o lo amenazante que lo percibas. Para que el desencadenante se vuelva una obsesión, la persona tendrá que percibirlo como una amenaza muy real y considerar que es probable que ocurra.
    • Obsesión y ansiedad. Si la persona percibe al desencadenante como una amenaza real, este generará una ansiedad considerable, lo que con el tiempo producirá una obsesión con el pensamiento o con la probabilidad de que este ocurra. Por ejemplo, si tienes un pensamiento molesto de que te robarán y este te genera un miedo y una ansiedad intensos, este pensamiento podrá volverse una obsesión.
    • Compulsión. La compulsión consiste en la rutina o la acción que debes llevar a cabo para lidiar con el estrés que la obsesión genera. La compulsión surge a causa de la necesidad de poder controlar algún aspecto del entorno con el fin de sentir que tienes control sobre la amenaza de la obsesión. Podría consistir en revisar que las luces estén apagadas 5 veces, decir una oración que hayas inventado o lavarte las manos. Podrías notar que consideras que el estrés que padeces al tener que revisar el seguro varias veces es menor que el que podrías sufrir si te roban.
  3. Conoce la diferencia entre el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y el trastorno de la personalidad obsesiva-compulsiva (TPOC). Muchas personas consideran que el TOC es una preocupación extrema por el orden y las reglas. Esta tendencia podría ser una señal del TOC, pero este no puede diagnosticarse de ese modo, salvo que los pensamientos y los comportamientos relacionados con la preocupación sean indeseados. Por otra parte, esta tendencia podría ser un signo del TPOC, el cual consiste en un trastorno de la personalidad que se caracteriza por la presencia de estándares personales elevados y una cantidad excesiva de atención brindada al orden y la disciplina.
    • Recuerda que no todos los pacientes con TOC sufren un trastorno de personalidad; sin embargo, existe un alto grado de comorbilidad entre el TOC y el TPOC.
    • Muchos de los comportamientos y los pensamientos relacionados con el TOC son indeseados; por ello, este trastorno suele asociarse con un nivel de disfunción mayor al del TPOC.
    • Por ejemplo, los comportamientos relacionados con el TOC podrían obstaculizar la capacidad de llegar al trabajo a tiempo o, en los casos más graves, incluso salir de casa. Con frecuencia, brotarán pensamientos molestos y a veces confusos, como “¿Y si olvido algo importante en casa esta mañana?”. Estos podrían hacer que la persona sufra un nivel de ansiedad que la debilitará. Si una persona muestra este tipo de comportamientos y pensamientos desde una etapa temprana de su vida, lo más probable es que sufra de TOC, en lugar de TPOC.
  4. Ten en cuenta que existen diversos grados y tipos de TOC. En todos los casos de TOC, el pensamiento o el comportamiento de la persona desarrollarán patrones que contarán con efectos negativos notorios en sus actividades cotidianas. La variedad de los patrones relacionados con el TOC puede ser amplia; por ello, este trastorno podría comprenderse mejor como parte de un espectro de trastornos, en lugar de una condición única. Si los síntomas interfieren con tu vida diaria, estos podrían hacer que busques tratamiento.
    • Determina si un patrón de pensamientos o comportamientos determinado influye en tu vida de manera negativa. Si es así, debes recibir ayuda.
    • Si tu TOC es leve y no influye en tu vida diaria, es probable que aun así tengas que recibir ayuda para mantenerlo bajo control. Por ejemplo, podrías requerir ayuda para un TOC de grado menor si sueles sentir la necesidad de revisar los seguros de las puertas luego de haber comprobado varias veces que estaban cerrados. Incluso si no reaccionas a estas necesidades, este comportamiento podría distraerte lo suficiente como para evitar que te concentres en otras actividades de tu vida.
    • La línea que hay entre el TOC y una necesidad irracional esporádica no siempre es clara. Tendrás que determinar por tu cuenta si la necesidad que sientes es lo suficientemente grave como para requerir ayuda profesional.

Consejos

  • Debes consumir los medicamentos que el doctor te recete tal como te lo haya indicado. No los omitas, no dejes de tomarlos ni aumentes la dosis sin conversar antes con el psiquiatra.

Advertencias

  • Conversa con el psiquiatra de inmediato si los síntomas del TOC se agravan o si vuelven a aparecer.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página