Cómo diagnosticar y quitar cualquier mancha en una piscina

Entrar a una piscina fría es un gran escape del calor del verano. Sin embargo, una piscina sucia puede estropear la diversión y hacer que la gente no quiera entrar. Las manchas ocurren naturalmente en una piscina y se necesita un mantenimiento regular para evitar que reaparezcan. A veces, puede ser bastante fácil eliminar las manchas pero, otras veces, las manchas difíciles de quitar pueden necesitar mucho más que solo refregar. Las manchas en la pared o el suelo de la piscina pueden ser ocasionadas por metales en el agua o por residuos de algún material orgánico en la piscina. Tu primera pista para diagnosticar una mancha es revisar su color.

Diagnosticar la mancha

  1. Observa el color de la mancha para clasificar la causa. Existen manchas de varios colores que aparecen comúnmente en las piscinas e identificar las que tengas te guiará en la dirección correcta para el tratamiento. Dependiendo de la causa de la mancha, necesitarás un plan diferente para quitarla.
    • Las dos categorías principales de manchas son manchas de base metálica y orgánica, las cuales vienen en una variedad de colores.
    • Estas combinaciones de colores incluyen marrón verdoso, rojo azulado, azul verdoso negro, marrón verdoso rojo, rojo rosáceo o marrón purpúreo negro. Trata de distinguir qué combinación de colores tiene la mancha.
  2. Revisa para ver si hay manchas orgánicas en el suelo de la piscina. Es probable que estas manchas sean causadas por hojas, bayas, algas, gusanos, animales muertos u otros residuos orgánicos que dejan manchas si se les deja asentarse en la superficie de la piscina. Si no se los retira rápidamente, se hundirán y empezarán a descomponerse en el suelo de la piscina. Afortunadamente, las manchas orgánicas pueden ser muy fáciles de quitar.
    • Las manchas orgánicas normalmente son de color verde, marrón o morado azulado. Puede ser fácil diagnosticar las manchas orgánicas si puedes ver residuos orgánicos (como hojas) asentados en el fondo de la piscina.
    • Si sospechas que la mancha es orgánica, puedes aplicar una pequeña cantidad de cloro directamente sobre ella. Una mancha orgánica se disolverá fácilmente con un cepillo de cabeza suave, mientras que una mancha de metal no se quitará.
  3. Presta atención a las manchas inorgánicas o a base de metal. Estas sustancias pueden introducirse inadvertidamente en las piscinas por medio del agua de pozo o de la corrosión de las tuberías de cobre. Solo se necesita que se oxide un trozo de cobre del tamaño de una moneda de un centavo en tu piscina para ocasionar manchas grandes. Los tipos de metales que pueden introducirse en tu piscina incluyen la herrumbre, el manganeso, el hierro y el cobre. Si hay manchas de color oxidado en la piscina debajo de una escalera, es probable que la fuente sea un metal y debes examinar también la escalera para ver si hay corrosión. Revisa cerca de las escaleras, alrededor del desagüe y debajo del borde de la piscina para ver si hay descoloración. Las manchas que se vean de color marrón rojizo o muy oscuras normalmente están relacionadas con los metales en el agua de la piscina.
    • Los metales que normalmente ocasionan manchas en las piscinas son el hierro, el manganeso y el cobre. El cobre proviene de los ionizadores y la corrosión de las tuberías de cobre y latón. Esto ocasiona manchas color azul, verde, verde azulado, negro o morado oscuro. El hierro proviene del agua de pozo y de la corrosión de las tuberías y equipamientos de hierro y ocasiona manchas color marrón oxidado, gris o marrón verdoso. El manganeso proviene del agua de pozo y ocasiona manchas color rosado, negro amarronado oscuro o morado. El calcio proviene del yeso, la lechada, el mortero o el choque de hipoclorito de calcio y se manifiesta como cristales blancos.
    • Si tienes una mancha a base de metal, es importante saber exactamente qué metal la ocasiona para tratarla adecuadamente.
    • Una causa común de las manchas de cobre color azul verdoso es un mantenimiento químico inadecuado. Los niveles bajos de pH y los niveles altos de cloro también pueden erosionar el intercambiador de calor de cobre dentro del calefactor de la piscina. Mantener un equilibrio adecuado en el agua facilita evitar que se desarrollen manchas de metal.
  4. Busca ayuda profesional. Si quieres que un profesional se encargue de quitar las manchas, busca en las páginas amarillas especialistas en piscinas o vendedores minoristas de piscinas en tu localidad. Necesitarás llevar una muestra del agua de la piscina a su local para que puedan probarla y determinar exactamente qué tipos y niveles de metales hay en tu piscina. Un profesional puede recomendar un aditivo especial diseñado para eliminar las manchas de metal.
  5. Asegúrate de llevar una muestra adecuada de agua para el diagnóstico. Usa una botella o un vaso limpio y sujétalo de forma que la abertura mire hacia el fondo de la piscina. Sumérgelo completamente en el agua y luego dale la vuelta para recolectar la muestra de agua. No tomes la muestra cerca de algún chorro o separador. Es mejor tomar la muestra del centro de la piscina. Si esto no es posible, acércate lo más posible al centro para obtener los resultados más precisos.
  6. Asegúrate de realizar una prueba de metales totales como parte de las pruebas regulares. Las pruebas de metales libres solo miden los metales no secuestrados, mientras que las pruebas de metales totales miden todos los metales en la muestra de agua.
  7. Usa tiras de prueba para probar el agua en casa. Toma una muestra de agua del centro de la piscina. Una vez que tengas la muestra de agua, sumerge rápidamente una tira de prueba seca en el agua. Sin sacudir el exceso de agua, sujeta la tira en el aire durante alrededor de 15 segundos. La tira cambiará de color y tendrás que compararlo con la parte trasera del empaque para obtener los resultados. Existen muchos tipos de tiras de prueba que puedes comprar para probar diferentes cosas pero en realidad solo necesitas revisar el pH, la alcalinidad y el cloro libre.
    • Usa las tiras de prueba por lo menos una vez a la semana. Lleva una muestra a la tienda local de piscinas una vez al mes para que la revisen profesionalmente, sobre todo al inaugurar y clausurar la piscina.
  8. Utiliza un kit de prueba con líquidos. Estos son kits de prueba muy avanzados pero, para una piscina casera, puedes ceñirte a los kits de prueba de pH y cloro o al rojo de fenol y el OTO para el cloro. Los kits de prueba con líquidos pueden ser muy precisos pero debes poder interpretar bien los colores que resulten. Por ejemplo, una vez que dejes caer los químicos en la muestra de agua, esta cambiará de color y, dependiendo de cuán claro u oscuro sea, debes compararlo de forma precisa con las instrucciones en el empaque para obtener un plan de tratamiento adecuado. Ten cuidado ya que puede ser difícil descifrar los diferentes colores y tonos.
    • El OTO es el químico que prueba el cloro total. Es un líquido amarillo que añades a la muestra. Mientras más amarilla esté la muestra, habrá más cloro en el agua de la piscina.
    • El rojo de fenol es un químico rojo que añades a una pequeña muestra de agua para revisar el nivel de pH. Mientras más roja esté el agua, el nivel de pH será más alto.
    • Con un kit de prueba que utilice líquidos, es difícil ver los colores más claros. Asegúrate de usar un fondo blanco para examinar los colores de forma que seas preciso.
  9. Determina si la toma de agua es el problema. Si llenas la piscina de un pozo, prueba esa agua directamente antes de llenar la piscina. Si determinas que hay una gran cantidad de metales en esa agua, drena la piscina hasta que quede un cuarto o la mitad del agua y rellénala con agua suavizada. Luego, tendrás que circular el agua durante por lo menos 48 horas y volver a probarla. Si aún hay una alta concentración de metales, repite el procedimiento.
    • Si la toma de agua no es el problema, es probable que los metales se introduzcan en el agua de la piscina por medio de la corrosión. Revisa todo el equipo de la piscina para ver si hay corrosión y asegurarte de que no se filtren metales al agua de la piscina.

Tratar manchas orgánicas

  1. Retira los materiales orgánicos de la superficie de la piscina. Normalmente, las manchas color marrón verdoso están relacionadas con algo orgánico, como algas u hojas que se quedaron en el suelo de la piscina. Estas sustancias deben retirarse como parte del tratamiento. Las manchas orgánicas por lo general no son difíciles de quitar pero, con el tiempo, la piscina adquirirá un color marrón claro opaco que no podrás quitar. La descoloración marrón ocurre muy lentamente y puede ser difícil de notar al principio.
    • Si hay árboles cuyas ramas cuelgan sobre la piscina, revisa para ver si hay hojas, ramas o frutos que puedan haberse caído al agua. Puedes usar un separador para piscina para limpiar rutinariamente los residuos.
    • Debes usar una aspiradora para retirar cualquier residuo orgánico que caiga hacia el fondo de la piscina. Puedes usar una aspiradora portátil o una aspiradora automática que utilice un sensor.
  2. Lava la piscina con ácido. Si se desarrollan manchas permanentes, puedes drenar el agua de la piscina y lavarla con ácido si tiene un revestimiento de yeso. Esto no es algo que puedas hacer todo el tiempo ya que involucra raspar una capa delgada del yeso de la piscina intencionadamente. Para restablecer la superficie blanca y brillante, debes utilizar un lavado con ácido alrededor de cada cinco años.
  3. Prueba un tratamiento de choque con enzimas junto un cepillo duro para eliminar las manchas. Esto puede eliminar rápidamente las manchas color marrón verdoso que se acumulen debido a los residuos orgánicos. También puedes probar un químico para piscinas a base de enzimas. Todas las enzimas naturales para piscinas corroerán el material orgánico para eliminar la mancha sin que tengas que refregar mucho ni usar químicos fuertes que dañen el revestimiento de la piscina. Si la mancha se encuentra alrededor de toda la línea de flotación de la piscina debido a los materiales que flotan en la superficie, un limpiador a base de enzimas ayudará a descomponer los compuestos y aceites orgánicos acelerando las reacciones químicas que ayudan a hacer que las manchas prácticamente desaparezcan por su cuenta. Después de esto, refriega minuciosamente para asegurarte de eliminar todos los residuos y aceites que hayan quedado.
  4. Hazle un tratamiento de choque con cloro a tu piscina. Es mejor abordar las manchas orgánicas clorando mucho el agua y luego dándole a la piscina un poco de amor y cuidado con un buen cepillado. Puedes utilizar un cepillo rígido de mango largo para llegar alrededor de toda la piscina. Trata de verter una pequeña cantidad de cloro sobre una mancha orgánica para hacerla desaparecer instantáneamente. Ten cuidado: esto funciona muy bien con las piscinas de yeso pero no trates de quitar manchas de esta forma en una piscina de vinilo porque podría eliminar el patrón del revestimiento.
    • Prueba el agua para asegurarte de que los niveles de pH y alcalinidad sean los adecuados. El nivel de pH debe estar entre 7,4 y 7,6, mientras que la alcalinidad debe estar entre 100 y 150 ppm (partes por millón).
  5. Quita las manchas localizadas con ácido muriático y un cepillo para fregar. Vierte cuidadosamente el ácido dentro de un trozo de tubo de PVC y déjalo caer sobre una mancha en la pared de la piscina. Ten cuidado: si toda la piscina está ligeramente manchada, podrías terminar con una mancha vívida color blanco rodeada de un color más oscuro.
    • Después de usar el producto para quitar manchas, asegúrate de darle un tratamiento de choque a la piscina para que haya una cantidad suficiente de cloro en el agua antes de que se vuelva verde debido a un brote de algas.
  6. Omite los químicos fuertes que sean abrasivos al fregar. Prueba un limpiador de lechada para llegar a las grietas estrechas. Existen dos tipos diferentes de cabezas que puedes comprar. Una es para una piscina de concreto y la otra es para una piscina de vinilo, así que asegúrate de revisar cuál necesitas antes de comprarla. Una vez que la tengas, puedes unirla a la vara de la piscina para quitar las manchas difíciles de alcanzar.

Tratar las manchas de metal

  1. Sigue los pasos adecuados para eliminar cualquier metal de tu piscina. Una opción es comprar un producto para quitar metal que se asiente en la canasta del separador por hasta un mes. Este es el primer paso de la mayoría de los procedimientos para quitar manchas y, en general, te ayudará a limpiar la piscina. Existen muchos tamaños de los que elegir que ofrecen varios grados de potencia así que, si es posible, pregúntale a un profesional cuál tipo es mejor para tu situación.
  2. Apaga todas las máquinas y equipos de la piscina que estén cerca del agua. Esto incluye los cloradores, los ionizadores de metal, los generadores, los sistemas UV y los generadores de ozono. Durante el proceso de quitar manchas y los tratamientos con químicos fuertes, es mejor evitar que el agua entre en contacto con los calefactores de la piscina, los generadores de cloro y otros sistemas que no sean de filtración que se encuentren cerca de la piscina.
  3. Reduce el nivel de cloro de la piscina a entre 0 y 2 partes por millón. Mientras más bajo sea el nivel de cloro, necesitarás menos ácido ascórbico para limpiar la piscina. Puedes esperar a que el nivel de cloro baje naturalmente con la lluvia o con el tiempo pero, si estás corto de tiempo, puedes añadir tiosulfato de sodio al agua siguiendo las instrucciones del fabricante.
    • Añade un alguicida al agua de la piscina. Asegúrate de seguir las instrucciones en el empaque en cuanto al método de aplicación y la cantidad que necesitas para el tamaño de tu piscina. Esto evitará que crezcan algas con niveles más bajos de cloro.
  4. Elimina las manchas de metal con ácido ascórbico. Los minerales reaccionan mejor a los químicos y, si crees que la mancha está relacionada con los metales o si las sugerencias anteriores para las manchas orgánicas no funcionan, prueba los productos a base de ácido ascórbico para piscinas. Si quieres probar un método casero fácil y efectivo, muele tabletas de vitamina C y frótalas contra la mancha. Después de unos minutos, revisa para ver si empieza a aclararse. Ten en mente que el ácido ascórbico funciona mejor para tratar las manchas de hierro mientras que el ácido cítrico funciona mejor para tratar las manchas de cobre.
    • Trata las manchas grandes añadiendo ácido ascórbico al agua de la piscina espolvoreándolo uniformemente sobre la superficie. Empieza usando 225 g (0,5 libras) de ácido ascórbico por cada 38 000 litros (10 000 galones) de agua.
    • Configura el filtro a "circular" y enciéndelo. Deja que el ácido ascórbico haga efecto durante media hora.
    • Revisa la piscina para ver si las manchas han desaparecido. Si siguen allí, añade más ácido ascórbico y deja que el filtro circule el tratamiento durante otra media hora. Repite este procedimiento hasta que la piscina esté limpia.
  5. Restablece un equilibrio químico saludable en el agua de la piscina. Es importante monitorear el pH, la alcalinidad y los niveles de dureza para asegurarte de que se encuentren dentro del rango apropiado, el cual está determinado por el tamaño de la piscina. Debes encender cualquier clorador automático, generador de cloro, sistema UV y generador de ozono. Coloca un paquete nuevo de eliminador de metal en la canasta del separador de la piscina o un paquete grande de eliminador de metal en la canasta de la bomba para mantener bajos los niveles de metal y ayudar a mantener la piscina libre de manchas a lo largo de la temporada.

Prevenir todas las manchas

  1. Haz que el mantenimiento de la piscina sea una rutina regular. La prevención es mucho más fácil de mantener que la eliminación de manchas y las curas. Cada semana, prueba una muestra del agua de la piscina para ver si tiene los niveles químicos ideales, ya sea con un kit casero o llevando la muestra a un profesional. Si llenas la piscina con agua de una fuente que no sea el "agua municipal", también debes probar la toma de agua porque el agua de pozo contiene mucho hierro que puede dejar manchas.
    • Realiza pequeños tratamientos de choque cada semana para evitar los brotes de algas.
    • Refriega el fondo de la piscina varias veces a la semana como una medida preventiva.
  2. Evita que regresen las manchas metálicas. Asegúrate de probar el agua regularmente para ver si contiene metales ya que las manchas regresarán si tu piscina es altamente metálica. Recuerda: los metales ocurren naturalmente y pueden introducirse en tu piscina por medio de la toma de agua o de la corrosión ya sea del equipo de la piscina o de las tuberías. Es importante monitorear los niveles de metal todas las semanas.
    • Usa un agente secuestrante, también conocido como quelante. Estos aíslan a los minerales dentro de una solución, la cual evita que floten libremente en el agua y ocasionen manchas. Solo asegúrate de que el agente no contenga ácido fosfónico ya que este forma fosfatos al descomponerse y puede ocasionar un brote de algas.
    • Las bolsas absorbentes desechables también eliminan los metales. Solo coloca una en la canasta del separador (o de la bomba) y absorberá metales como el cobre, el hierro, el manganeso, el cobalto, la plata y el níquel.
  3. Mantén a raya las manchas orgánicas manteniendo a tu piscina libre de residuos naturales. Puedes separar el agua de la piscina o usar una aspiradora automática para limpiar las hojas, bayas y ramas que caigan en el agua. También debes conseguir una cubierta duradera para el invierno que puedas colocar cuando no uses la piscina.
    • Las manchas oscuras pueden ocurrir debido a aludes de lodo o mantillo que caigan dentro de la piscina. Si no puedes evitar que estos materiales caigan en la piscina, puedes volver a cubrirla con un yeso o revestimiento de color oscuro para ayudar a esconder este tipo de manchas.

Consejos

  • Prueba el pH y la alcalinidad de la piscina todas las semanas y el total de sólidos disueltos (TDS, por sus siglas en inglés) todos los meses o cada tres meses.
  • Puedes conseguir los químicos, soluciones y kits de prueba para piscinas en la mayoría de las tiendas de bricolaje y de piscinas.
  • Si terminas usando un producto para eliminar manchas que hayas conseguido en una tienda de piscinas, debes reducir el nivel de cloro hasta por debajo de 1 ppm de forma que el cloro no compita con el producto quitamanchas.
  • Los dueños de piscinas de yeso deben prestar atención especial al pH, la alcalinidad y el TDS de la piscina para evitar los daños al revestimiento.
  • Después de tratar las manchas de metal con ácido ascórbico, la piscina también debe tratarse con un agente secuestrante de metal para mantener los metales en el agua.
  • También asegúrate de añadir un producto eliminador de metales a la canasta del separador o de la bomba para absorber los metales del agua y evitar que se contengan.
  • El ácido ascórbico puede eliminar manchas. Prueba las tabletas de vitamina C molidas. Colócalas en un calcetín, muélelas bien y aplícalas directamente sobre la mancha. Tendrás que cepillar un poco pero eliminarán la mayor parte de la mancha en poco tiempo.

Advertencias

  • Si tienes un calefactor en la piscina y encuentras manchas de cobre o cantidades excesivas de cobre en el agua cuando la pruebes, prueba inmediatamente los niveles de pH y alcalinidad de la piscina y hazles un mantenimiento adecuado de allí en adelante. Las tuberías dentro de un calefactor de piscina, llamado "intercambiador de calor", están hechas de cobre. Si los niveles de pH y alcalinidad de la piscina no se mantienen adecuadamente, este intercambiador de calor corroerá el cobre y lo disolverá rápidamente en el agua de la piscina, ocasionando manchas y destruyendo el calefactor. Si el pH alcanza un nivel por debajo de 7,0, el agua se volverá ácida y empezará a disolver todas las superficies y metales. Revisa el nivel de pH varias veces a la semana para evitar los problemas con el pH bajo.

Cosas que necesitarás

  • tiosulfato de sodio
  • alguicida
  • tabletas de vitamina C
  • ácido ascórbico
  • enzima comercial para prevenir la herrumbre
  • eliminador de metal
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página