Cómo agradarles a las personas en 90 segundos o menos

Solo tienes 90 segundos, así que debes sacarle el jugo a esa primera impresión. Una vez que lo logres, probablemente no cambiará. Con suerte, la mayoría de las personas actúan de la misma forma; si eres entusiasta y te interesas en alguien, es probable que esa persona también se entusiasme y se interese en ti. Pero es más complejo. Lee el paso 1 para aprender a cómo sacarle el jugo a ese primer minuto y medio.

Conversa

  1. Demuestra que estás realmente interesado y entusiasmado. Enfócate en tu objetivo, a la gente le agrada las personas que demuestran agrado por ellas. Puedes demostrar que estás realmente interesado en la persona con quien estás conversando y que estás entusiasmado con lo que te dice y con conocerla, así captarás su atención. Prácticamente puedes comenzar a hablar cosas tontas y ni siquiera lo notará.
    • ¿Cómo lo haces? Bueno, sonríe, establece contacto visual, y enfócate en la persona. Pregúntale algo, involúcrate en la conversación. No es tan complicado, y casi todo tiene que ver con el sentido común (más adelante se hablará de la intuición). Si te acercas con intensiones buenas y positivas, estarás destinado a tener éxito.
  2. Haz preguntas. Ya que sino, ¿cómo harías que la conversación siga fluyendo?. Cuando estés en medio de una conversación con alguien, asegúrate hacerle preguntas sobre él o ella. A la gente generalmente le gusta hablar de sí misma, así que es muy fácil agradar a las personas sabiendo escucharlas y mostrando interés en lo que dicen. Nunca notarán que fueron los que más hablaron hasta que sea demasiado tarde.
    • Por otro lado, asegúrate de comentar algunas cosas interesantes sobre ti mismo, así como de mantener la conversación recíproca. Podrás hacer preguntas abiertas (que no puedan responderse con un "sí" o un "no") y mostrar las cosas en común, además de tu personalidad. Así que en lugar de decir algo como "yo también fui a Londres", puedes decir "¿Acabas de volver de Londres? ¡Genial! Yo estuve por allá la primavera pasada con un grupo de amigos. ¿Qué lugares visitaste?"
  3. Halágalo. La forma más fácil y rápida de agradar a alguien rápidamente es hacerle cumplidos. Todos hemos sentido en algún momento que incluso el halago más pequeño nos puede alegrar el día. Solo asegúrate de ser sincero al decirlo. Decir algo como "me gusta...el tono de tus dientes" no hará que agrades a nadie.
    • Hazle cumplidos con respecto a lo que lleva puesto ("qué lindo tu vestido, realmente te sienta bien"), o sobre algo que hayan hecho ("que manera tan lista de atarte los cordones, intentaré eso la próxima vez"). Esto funciona ya que naturalmente, es difícil que te desagrade alguien que dice cosas lindas sobre ti.
    • Esta es una táctica que debe ser combinada con otras si planeas permanecer con esta persona más de 90 segundos. Imagínate tener un amigo que únicamente te alague todo el tiempo. No creerías ni una palabra de lo que te dice. Así que utiliza esta táctica, si planeas algo a largo plazo, solo como parte de tu agradable personalidad.
  4. Aprende su nombre. Si conoces a alguien por primera vez, es evidente que sabrás su nombre dentro de los 90 primeros segundos; y luego tendrás 89 segundos para utilizar toda tu magia. Recuerda esto y úsalo. Al final de la reunión, despídete, pero asegúrate de llamarlo por su nombre, ya que se siente más personal, puedes decir algo como "Fue un placer conocerte, Cecilia, espero verte pronto".
    • Dale Carnegie afirma que el nombre de una persona es para ella el sonido más dulce en cualquier idioma. Así que úsalo con frecuencia. Hacerlo es casi como decir un conjuro mágico que probablemente se te cumplirá.
  5. Desborda energías positivas. Cuando converses, intenta hablar solo de cosas positivas. Es mucho más placentero oír cosas positivas que negativas. Habla sobre lo que te gusta o de lo que disfrutas hacer, tus pasatiempos e intereses. Intenta no hablar negativamente de algo o sobre lo que te desagrada, ya que si solo tienes 90 segundos y vas a dejar una primera impresión, no querrás que la otra persona piense que una visión pesimista de la vida.
    • Es cierto, la conmiseración es una herramienta muy poderosa para crear lazos, pero no debe utilizarse en el primer minuto y medio de conocer a alguien. Guarda ese truco de socialización para cuando estés más familiarizado con las personas. Querrás ser positivo antes de ser negativo.
    • Asegúrate de mantenerte positivo, evita ser superficial. Así que cuando la persona con la que estás conversando diga algo como "Sí, acabo de volver de Londres", no respondas con algo como "¿ah, si? Bueno, yo acabo de llegar de París y Madrid " Esto no es un concurso. Te sientes honrado con su presencia, no intentes hacer que esa persona se sienta honrada con la tuya.
  6. Habla su idioma. En el libro "Cómo caer bien a los demás en menos de 90 segundos" de Nicholas Boothman, se habla de "hablar el lenguaje de la otra persona". El autor indica que la mayoría de las personas son visuales, cinestésicas, o auditivas; y coincidir con la persona te hará ser más parecido más efectivo, y en consecuencia más agradable. Si te enfocas en ser del tipo de persona que es con quien conversas, tendrás una conexión inmediata.
    • Suena todo muy abstracto ¿No es cierto? El ejemplo más simple es fijarte en cómo dicen "Te entiendo". Si dicen algo como "ya veo lo que quieres decir", probablemente sea una persona visual. Si dice "escucho lo que me dices" es auditiva. Y, si utilizan las manos, probablemente sea cinestésico.
  7. Pide un favor. Sí, leíste bien. Esto es conocido como el efecto Benjamin Franklin; pide a la persona un favor y le agradarás más. Podrías pensar que esto generará el efecto contrario, pero no es cierto. Todo se trata de la disonancia cognitiva y de entrar en su mente. ¿Quién diría que es tan fácil?
    • La idea es que la persona haga algo por ti (y probablemente lo harán, si el favor que le pides es sencillo), su subconsciente le dirá, "mmm...Acabo de hacer algo por alguien que apenas conozco...¿Por qué lo hice? ...Es cierto, me agrada" Suena algo muy básico hasta que te das cuenta que en ocasiones nuestro comportamiento determina nuestros pensamientos, y definitivamente éste es uno de esos momentos.
  8. Conoce el mundo de la otra persona y mantén defiende tus convicciones. A nadie le agrada una persona que recién acaba de conocer y ya se muestra emocionada de forma incontrolable. Tómate tiempo para aprender sobre el mundo al que acabas de ingresar; no por ti, sino para que logres ser una persona con quien valga la pena conversar. Podrás llegar a ser esa persona que la gente valora y aprecia, siendo alguien interesante y memorable.
    • Y si tus opiniones se tornan confusas, asegúrate de respaldarlas. Si tambaleas y no permaneces firme, corres el riesgo de que te pierdan el respeto. Al ser humano le atrae alguien que sea seguro de sí mismo y de sus creencias. Así que no seas tímido. Si te encanta Miley Cyrus, dilo. Si detestas lo cachorros, bueno, explica cuál es la razón y continúa. La honestidad siempre es la mejor opción.

Utiliza el lenguaje corporal

  1. Sonríe. Sonreír hace que luzcas amigable, abierto y alegre. Estas son cualidades que la gente generalmente le agrada asociar con ellos mismos, en caso ya no lo sepas. Cambia el hecho de que a nadie le agrade tener que acercarse a un desconocido a través de una sonrisa, pues este es el primer paso para demostrar que no tienes miedo. Incluso las personas más seguras de sí mismas considera esto un factor de mayor confianza. Y no cuesta nada.
  2. Sé como un espejo. Es justamente eso, adoptar la posición del cuerpo o expresión facial del otro. Esto le dice a la persona de manera inconsciente que eres como ella, o que te sientes del mismo modo. ¿Alguna vez al salir de un concierto de rock sentiste que habías tenido un gran intercambio de energía con esas miles de personas con las que acababas de vivir el concierto? Esto se debe a que todos estuvieron balanceándose, saltando y viviendo la música juntos. Lo mismo sucede en una conversación cotidiana. Pueden intercambiarse muy pocas palabras (o ninguna) y aún así sentir una conexión.
    • Si te propones hacer esto todos los días, todo el tiempo, es probable que te descubran. Pero hacerlo durante 90 segundos está bien. Así que imita el ángulo de su cuerpo, coloca los brazos en una posición similar, e imita sus gestos. Probablemente también sentirás el intercambio de energía.
  3. Establece contacto visual. Imagínate conocer a alguien que todo el tiempo mira sobre tu hombro. Probablemente tendrías que contenerte para no sacudir tu mano delante de su rostro y gritarle "¡amigo, estoy acá! " Evítales la tentación y establece contacto visual. Esto le dirá que lo estás escuchando, que estás interesado, y que te interesa la persona y lo que dice. El no establecer contacto visual es generalmente un error ya que es descortés.
    • Si esto es un problema para ti, intenta algún truco como empezar por mirar la punta de la nariz de la otra persona, o solo mirarla cuando esté hablando y descanse cuando tú hablas. No necesitas mirarla todo el tiempo; eso podría ser muy fuerte.
  4. Desarrolla tu lenguaje corporal. Esto es importante para demostrar que eres amable y respetuoso; si no lo haces, corres el riesgo de parecer grosero y distante. Para proyectar la imagen adecuada en tu mente, imagina ver a alguien con los brazos y las piernas cruzados, sentado en una esquina, con los ojos pegados a su celular. ¿Te acercarías a esa persona?¿La considerarías "agradable"? Probablemente no. Así que muéstrate abierto hacia los demás; incluso cuando pienses que nadie te está mirando.
    • Una buena parte de esto, además de no cruzar los brazos y mantener la cabeza erguida, es simplemente mantenerte conectado con el entorno y la gente a tu alrededor. Cuando tu teléfono suene, ignóralo. Demuestra que tu tiempo y tu atención está en la persona con la que te encuentras. No mires tu reloj o voltees la mirada hacia tu computadora. Vive el momento con la gente alrededor tuyo. Aunque no lo creas, tu teléfono seguirá ahí cuando todos se hayan ido.
  5. Utiliza el poder del contacto físico. Imagina que José Pérez, tu compañero de trabajo te saluda con un simple "hola" al pasar por tu cubículo; en cinco segundos ya lo habrás olvidado. Ahora imagina que José pasa cerca a tu cubículo y te toca el hombro al saludarte. ¿Qué se siente más genuino y qué hace que te agrade más? Ese es el poder del contacto físico.
    • Ahora imagina que José te dice "Hola, [tu nombre]¿Qué tal tu día?" mientras te toca el hombro. El acaba de combinar el contacto físico, tu nombre, y un saludo genuino y que demuestra interés. ¿Y ahora? Te agrada José, te agrada mucho más ¿No es así?
  6. Asegúrate de que tu tono de voz, tus gestos, y tus palabras concuerden. Esto es especialmente importante cuando te encuentras en una posición de poder o buscas una posición de poder; por ejemplo, en el lugar de trabajo. Pero también es importante cuando quieres persuadir a la gente o incluso cuando quieres compartir una idea. Si deseas ser confiable y lucir genuino, todo sobre ti deberá ser consistente. Imagínate que tu novio(a) te dice "Te amo" con los dientes apretados y mostrándote los puños, totalmente inconsistente ¿No?
    • Esto se ve con frecuencia en los políticos que fracasan. Es común ver a un viejo blanco decir "Estoy en contacto con la generación más joven. Sé lo que les preocupa", mientras sacude el puño, señala con el dedo, y frunce el ceño. No, eso simplemente se ve sospechoso, y se puede intuir. Un simple error hace la diferencia.

Demuestra tu personalidad

  1. Sé seguro de ti mismo. Las personalidades débiles repelen los demás. Las personalidades pomposas son desagradables y repelen a la gente en muchos sentidos. La confianza en uno mismo atrae y te hace irresistible. Así que en esos 90 segundos mantén la cabeza en alto, la espalda erguida, y sonríe. Lo lograste, ahora tu actitud es fresca y serena. Ahora eres alguien con quien la gente quiere conversar.
    • Y si te encuentras en una situación que lo requiera, que tu apretón de manos sea fuerte. Un apretón de manos débil es decepcionante para muchas personas, especialmente en el ámbito profesional. Uno prefiere un apretón de manos que diga. "este soy yo, aquí estoy", y no "aquí estoy...o eso creo".
  2. Vístete de forma adecuada. La gente juzga por la primera impresión (y eso incluye tu ropa), así que asegúrate de vestirte de manera adecuada de acuerdo al lugar donde te encuentres. A nadie le agradará verte en ropa de casa en un restaurante lujoso o con un maquillaje recargado en el gimnasio. Aunque es odioso admitirlo, la ropa contribuye mucho al concepto que tengamos sobre una persona; es inevitable juzgar casi de manera automática. Así que vístete de acuerdo a la ocasión.
    • Toma en cuenta los pequeños detalles. Los hombres pueden olvidar lo que su reloj brillante y llamativo dice de ellos, y las mujeres, lo que dice ese pendiente largo de pluma. Todo lo que llevas puesto de la cabeza a los pies; tu maquillaje, tu peinado, tus joyas, son información que otros pueden recopilar sobre ti. Así que elije tu vestimenta con cuidado para que aciertes con la primera impresión.
  3. Adopta su actitud. Esto tiene mucho que ver con lo de "lucir similar" al otro. Ya que a las personas les agrada alguien que consideran que se parece a ellas y que tienen muchas cosas en común (especialmente en los primeros 90 segundos de conocerla), es muy bueno adoptar la actitud que la persona muestra a los demás. Así que ya sea que la persona sea conservadora y correcta o que vaya contra las reglas, si es una actitud que puedes captar fácilmente, también podrás adoptarla fácilmente.
    • En otras palabras, si ves que la persona está vestida de forma relajada, remángate las mangas para una apariencia desenfadada. Si su corbata está desatada y su camisa fuera del pantalón, siéntete con la libertad de quitarte los zapatos. Si la persona tiene un gran latte de Starbucks en la mano, evita los comentarios anticapitalistas. Toma en cuenta todas las pistas visuales que puedas captar y aplícalas en ti mismo de pequeñas formas.
  4. No temas lucir ridículo. Jennifer Lawrence estuvo fantástica en "Los juegos del hambre", pero luego se tropezó en las escaleras al recibir un premio por esta película, y se volvió aún más fantástica. Así que si escupes tu latte sobre tu ropa al oír un chiste de tu nuevo amigo, relájate. En realidad esto podría hacer que ganes algunos puntos, si no pierdes los papeles. La persona le dará al incidente la misma importancia que tú le des, así que disfruta el momento, probablemente saque algo positivo de ti.
    • A todos les agrada saber que están tratando con personas reales. Por dentro todos tenemos ese tonto que puede ser descubierto hurgándose la nariz. Pasar un momento bochornos (y saber reírte de eso) demuestra que eres alguien real (y te sientes bien con eso). ¡Qué alivio!

Consejos

  • Cuando converses, habla sobre cosas generales que no requieran de opiniones personales muy fuertes. Esto se debe a que si decides hablar sobre algún hecho muy polémico, corres el riesgo de que la otra persona pueda tener una opinión muy diferente y sus personalidades choquen instantáneamente. Entonces tomará mucho más de 90 segundos para que le vuelvas a agradar.
  • Si has tenido un mal día, quédate en casa. El mal humor es difícil de cambiar y la gente se da cuenta; lo que hará que se lleven un mal concepto si conoces a alguien por primera vez. Espera hasta que te sientas más positivo.
  • Cuando establezcas contacto visual con una persona, no te quedes mirándola de forma extraña. Simplemente haz contacto visual cuando lo que diga sea importante, o por lo menos importante para ella.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página