Cómo hacer trueques

El trueque es una forma de intercambiar bienes y servicios directamente, sin ningún tipo de moneda. Las personas han hecho trueques por siglos, pero el internet ha abierto un nuevo mundo de posibilidades para esta actividad. Ya sea que estés tratando de conseguir algún valor de las cosas que te sobran o ahorrar dinero intercambiando servicios, sigue leyendo para saber cómo encontrar oportunidades de trueque y hacer acuerdos que harán feliz a todos.

Elige servicios y artículos para ofrecer

  1. Considera tus servicios profesionales. La elección más obvia es hacer un trueque por un servicio que ya brindas en tu empleo o que has ofrecido en el pasado. Puedes ofrecer de todo en un trueque, desde trabajos dentales hasta carpintería. Haz que tus socios potenciales para el trueque sepan de tu experiencia profesional en el área para que tu oferta sea más atractiva para ellos.
    • Si manejas un negocio, considera ofrecer tus servicios a cambio de diseño de folletos, cálculo de impuestos o cualquier otra necesidad que tenga tu negocio. Esta es una gran manera de atraer clientes que de otra forma no te contratarían o comprarían tus productos, sin perder nada.
  2. Identifica habilidades asociadas con tus pasatiempos. Si te gusta cocinar u hornear, puedes ofrecer comida casera o pasteles. Algunas veces hay gran demanda por artículos de arte y manualidades, especialmente si ofreces crear una pieza personalizadas para tu socio del trueque. Si no se te ocurre ningún artículo o servicio relacionado a tus pasatiempos, pídele a algún amigo que te dé sugerencias: quizá no te hayas dado cuenta de que el tiempo que pasaste reparando tu auto o escribiendo poesía te dio habilidades muy valiosas.
    • Piensa en pasatiempos que se relacionan con el mantenimiento de una casa, como la jardinería o reparaciones que puedas hacer tú mismo.
  3. Haz una lluvia de ideas para descubrir habilidades menos obvias. Muchas personas adquieren habilidades en sus empleos, pasatiempos o vida diaria sin darse cuenta. Haz una lista de todas las tareas que haces en forma regular. Fíjate en cada una de ellas para identificar las habilidades o conocimientos especializados que te permiten hacer esas tareas con rapidez y eficiencia.
    • Muchas personas tienen dificultades con tareas matemáticas, como preparar sus impuestos o llevar la cuenta de gastos de su casa o negocio. Todo lo que necesitarías es ser rápido y exacto en multiplicaciones y divisiones para ofrecer esos servicios básicos.
    • Otras habilidades incluyen la organización del hogar, resolver problemas de cómputo, traducciones (si eres bilingüe) o editar copias.
  4. Ofrece tareas menos especializadas que otros no pueden o no quieren hacer ellos mismos. El trueque puede incluir cuidar de mascotas, quitar mala hierba del jardín, hacer encargos, limpiar la casa y otras tareas que son más fáciles de hacer para unas personas que para otras. Si disfrutas haciendo esas tareas comunes o si puedes hacerlas con rapidez, considera también ofrecer esos servicios. Estas tareas pueden ser muy difíciles para personas que no tienen un medio de transporte, tienen problemas de salud o movilidad o una agenda muy ocupada.
    • Si tienes habilidades especiales o experiencia en cualquiera de ellas, menciónalo al discutir el trueque. Hacer que el presupuesto de las compras sea más rendidor o cuidar de una mascota exótica son tareas que quizá tú des por sentadas pero pueden ser exactamente lo que alguien más está buscando.
  5. Busca artículos que quieres desechar. Revisa tu casa con la perspectiva de hacer un trueque. Puedes encontrar cosas pequeñas que serían difíciles de vender pero fáciles de ofrecer en un trueque. Los libros y ropa que ya no te interesan, una tostadora o algún otro artefacto, hasta botellas selladas de vino o alimentos, pueden negociarse en trueques.
    • Si haces un trueque de artículos pequeños con frecuencia, trata de conseguirlos gratis o baratos en las ventas de garaje, los podrás intercambiar en un trueque más adelante.
    • Si cultivas alimentos o crías animales por su carne o huevos, puedes ofrecerlos en trueques.
  6. Presta tu casa, tu auto u otras cosas valiosas. Si logras hacer un intercambio de casas mientras te vas de vacaciones, ahorrarás mucho dinero en hoteles. Como alternativa, alquila una habitación por medio del trueque en lugar de pagar con dinero o deja que un viajero duerma en tu sofá por unos días. La gente también puede tener interés en usar tu auto o que tú los lleves a algunos lugares. Si tienes una sierra de mesa, una cortadora de césped o alguna herramienta costosa, puedes prestársela a tus socios de trueque.
    • Este tipo de trueques pueden ser un poco más riesgosos, ya que le estás dando al alguien el acceso a artículos valiosos que quieres que te devuelvan. Puedes hacer este tipo de trueque solo con amigos o con personas que algún amigo mutuo pueda recomendar según tu nivel de confianza.

Busca oportunidades para hacer trueques

  1. Busca páginas web de trueques. Las páginas web para trueques varían desde “multipropósito”, tales como Craiglists o U-Change, hasta las específicas, como SwapStyle para ropa o BookMooch para libros. Asegúrate de leer cuidadosamente las instrucciones y averigua las tarifas de membrecía o las tarifas por recibir o enviar artículos antes que te involucres con un nuevo sitio web.
    • Algunas páginas web piden que pagues el costo de despacho de tus artículos, lo cual puede ser costoso si vas a enviar cosas pesadas o grandes. Es una buena idea que primero averigües el costo del despacho antes de aceptar el trueque.
    • En algunas páginas web los miembros se contactan entre sí para llegar a un acuerdo. En otras se ganan “puntos” (o alguna moneda virtual) por proveer artículos o servicios que luego podrás usar para pedir artículos o servicios de otras personas.
  2. Únete a un banco de tiempo para intercambiar servicios. Si te interesa intercambiar servicios más que artículos, únete a un banco de tiempo en tu área o empieza uno por tu cuenta. Cualquiera que se una a un banco de tiempo puede “contratar” a otra persona para cualquier tipo de trabajo. En lugar de recibir un pago, la persona que hace el trabajo consigue que el número de horas que trabajó se registre en su base de datos. Es persona luego podrá “contratar” a otro miembro del banco de tiempo por esa cantidad de horas. En el sistema usual de los bancos de tiempo, una hora de trabajo vale lo mismo para otra hora de trabajo, sin importar cuánto costaría contratar a alguien para que haga el mismo trabajo. Esto hace que el regateo para los acuerdos sea más fácil.
    • Por ejemplo, Federico le da seis horas de tutoría en matemáticas a Brad y la gente que administra el banco de tiempo le registra esas seis horas. Federico luego “usa” cuatro horas contratando a otro miembro del banco de tiempo, Alicia, para que haga cuatro horas de carpintería. Federico tiene ahora un crédito de dos horas en el banco de tiempo, las cuales puede usar para contratar a cualquier otro miembro del banco.
  3. Busca oportunidades de hacer trueque en tu comunidad. Si buscas grupos de trueque en línea en tu propio pueblo o región, quizá encuentres un foro de tu comunidad donde podrás hacer acuerdos con gente los alrededores. También debes revisar los paneles de la comunidad donde se colocan los anuncios para enterarte de las ofertas. Una de las mayores ventajas de los negocios con gente de tu zona es la facilidad de negociar servicios que requieren un encuentro cara a cara o intercambiar artículos que son muy pesados o delicados para enviar por correo.
    • Las páginas web grandes, como Craigslist, te permiten buscar oportunidades en tu región con frecuencia.
  4. Coloca anuncios en tu comunidad. Ya sea que estés buscando intercambios individuales o manejando un negocio, los anuncios locales son una gran forma de llamar la atención hacia tus ofertas de trueque. Coloca volantes alrededor de tu comunidad, habla con tus vecinos o incluso puedes organizar un intercambio familiar de regalos para las festividades. Conseguir socios regulares o de largo plazo de esta forma es una gran manera de ahorrar dinero en tareas regulares, como el cuidado del césped o desarrollar mejores relaciones con tus vecinos.
    • Puedes pedir ayuda para pasar la voz gratis o por una pequeña tarifa en tu centro comunitario, en el periódico de la comunidad o en la iglesia.
  5. Afilia tu negocio a una agencia de intercambio de trueques. Las empresas pueden usar otros métodos para arreglar trueques con sus clientes pero quizá tu negocio esté interesado en ahorrar dinero negociando con otras empresas. Para esto, considera unirte a una agencia de intercambio de trueques. Al igual que algunos grupos de trueque para personas, la mayoría de estas organizaciones funcionan acreditando la cuenta de tu empresa con una moneda virtual cada vez que brindas un servicio a otro miembro. Puedes usar esta moneda virtual para conseguir otros servicios a cambio, aunque quizá tengas que pagar una tarifa por el servicio de contacto para el intercambio.
    • Siempre busca el agente de intercambio en el Better Business Bureau y en páginas en internet que tengan reportes para ver si sus servicios son sobresalientes y si vale la pena pagar la tarifa.
  6. Simplemente pregunta. Nunca hace daño preguntar si alguien está dispuesto a acordar un trueque, siempre y cuando estés dispuesto a recibir un “no” por respuesta. La mayoría de personas y negocios no están acostumbrados al trueque pero pueden estar dispuestos si se les presenta una buena oportunidad. Menciona qué servicios o productos estás ofreciendo, pregunta si hay algo específico que estén buscando y no insistas si no muestran interés.

Prepara el acuerdo de trueque

  1. Sugiere la posibilidad de hacer un trueque. Si no conociste a esta persona en un grupo dedicado al trueque, menciónale con cortesía la posibilidad de hacer un trueque antes de entrar en más detalles. Usa frases como “¿Te interesaría hacer un trueque?” o “Me gustaría intercambiar servicios en lugar de dinero si necesitas alguna reparación en tu casa”. No empieces ofreciendo una cantidad exacta de artículos ni regatees el precio de la visita. Primero asegúrate de que la persona está interesada en la idea del trueque.
  2. Investiga a tu socio potencial antes de llegar a un acuerdo. Si algún amigo te refirió al socio de trueque, pregúntale a tu amigo sobre la confiabilidad de esa persona. Si es posible, pídele a tu socio de trueque que te muestre su trabajo y pregúntale sobre su experiencia o certificación si es necesario. Mientras mayor sea el valor del acuerdo, será más importante que te asegures de recibir un pago de “alta calidad”.
    • Si vas a hacer un trueque por un artículo que esté en las cercanías, examínalo en persona. Si vas a hacer un trueque a larga distancia, pide fotografías de cada lado del artículo.
    • Si sospechas que tu socio en el trueque no cumplirá su parte, invita a un amigo o a un tercero neutral para que venga contigo como testigo cuando hagas el trato. Mejor aún, no hagas un trueque con personas que no te inspiren confianza.
  3. Haz que cada parte describa el servicio o artículo en detalle. Es mejor ser exactos sobre lo que ofreces antes de avanzar en las negociaciones. ¿”Arreglar el jardín” significa quitar la mala hierbas del jardín o hacer un trabajo completo de paisajismo trasplantando árboles? ¿Los artículos que estás ofreciendo están totalmente funcionales o hay sorpresas que la otra persona debería saber? Es difícil negociar un acuerdo si ambas partes tienen ideas distintas de lo que se está ofreciendo, así que mejor aclara todo lo antes posible.
    • Cuando ofrezcas un artículo, entrega fotografías del artículo o, en caso de que te encargues de trabajos artísticos, entrega fotografías de trabajos anteriores. No tienen que ser fotografías profesionales, pero asegúrate de que sean claras y frente a un fondo de un solo color.
  4. Determina el valor de cada servicio. Para intercambios casuales entre amigos puedes decidir durante una conversación si una hora de clases de francés equivale a un pastel horneado en casa. Cuando negocies con extraños o negocies valores altos, es mejor discutir el trato formalmente. Cada parte debe explicar cuánto cobraría normalmente por el producto o el servicio que está entregando. Sé abierto al regateo o a reducir el precio si el acuerdo te ahorra dinero. Una vez que hayan llegado al acuerdo que, por ejemplo, una caminadora vale $ 50 y una hora de trabajo en el jardín vale $ 15, llegar a un arreglo que le parezca justo a ambas partes será más fácil.
    • Ya que no están intercambiando monedas exactas, el valor de la contribución de cada parte rara vez es pareja. En el caso anterior, el jardinero puede estar de acuerdo en trabajar 3 horas ($ 45) y recibirá a cambio una caminadora ($ 50), en lugar de trabajar exactamente 3 horas y 20 minutos ($ 50).
  5. Si no puedes llegar a un acuerdo, agrega algo extra. Si no pueden ponerse de acuerdo en un intercambio de servicios o artículos que les parezca justos a todos, agrega algo extra. Esto puede ser dinero, otro artículo que querías desechar o algún otro servicio.
  6. Involucra a una tercera persona si es necesario. Esta estrategia es común entre gente experta en trueques o que está involucrada en una comunidad de trueques. Debes estar atento para saber si alguna persona necesita servicios particulares y ver si puedes arreglar un acuerdo triple. Por ejemplo, Alfred puede pasear los perros de Bob. Bob puede reparar el techo de Carol. Carol puede cortar el césped de Alfred.
  7. Revisa que los siguientes detalles estén cubiertos. Para grandes transacciones, o transacciones con extraños, es buena idea hacer un acuerdo por escrito. Para muchos trueques pequeños, los acuerdos verbales o por correo electrónico son suficientes. De todas formas, asegúrate de estar de acuerdo con los siguientes puntos antes de cerrar el trato:
    • ¿Quién es responsable de entregar las herramientas, ingredientes o materias primas? Si se necesita comprar algo, ¿quién paga y quién se quedará con las nuevas herramientas o el exceso de materiales?
    • ¿Cuál es la fecha límite para completar el servicio o entregar los productos? Si se trata de un servicio a largo plazo o un servicio regular, escojan una fecha para hablar y ver si ambas partes están contentas.
    • ¿Cuál es el servicio de seguimiento esperado? es buena idea ponerse de acuerdo en el número máximo de horas para servicios que pueden necesitar un tiempo adicional impredecible, tal como el mantenimiento de una página web, antes de hacer un nuevo acuerdo.
    • Si alguien está haciendo un servicio en tu casa o jardín, ¿tiene que llamar por anticipado antes de ir o puede llegar y trabajar aun cuando tú no estés?
  8. Aprende a mantener una conversación pronta y amable. Si te estás comunicando por mensajes de voz o correos electrónicos, haz el esfuerzo de responder tan pronto como puedas. Si hay una demora antes que puedas tomar una decisión o cumplir con el servicio o la entrega del artículo, avísale a la otra parte cuánto va a demorar. Hazle saber que esperas una respuesta terminando tus mensajes con una pregunta que deben responder “sí” o “no” y hazle seguimiento para saber si la otra parte ha tomado una decisión en caso que no te respondan a los pocos días.
    • Si decides no aceptar un trato, haz que la otra parte lo sepa lo antes posible. No pienses que ellos recibirán el mensaje si dejas de comunicarte con ellos.
  9. Declara los intercambios por trueque en tus impuestos. En los Estados Unidos y en la mayoría de países, los negocios están obligados a declarar las ganancias por trueques basándose en valores estimados de los servicios o productos recibidos. Las personas también están obligadas a declarar ganancias de capital si terminaron “ganando dinero” en un trato, nuevamente basándose en valores estimados de los bienes o servicios intercambiados.
    • Si no estás seguro del valor de los artículos intercambiados, trata de encontrar ejemplos similares en la web tal como los artículos que se venden en eBay o Cragislist.
    • Las empresas en Estados Unidos deben declarar sus ganancias en el formato 1040, declaración C o en el formato 1040, declaración C-EZ. Si ya presentaste tus impuestos y dejaste fuera las ganancias por trueques, corrígelos con el formulario 1040X.
  10. Debes saber que los amigos y la familia querrán hacer trueque con menos frecuencia. Ten en cuenta que muchas personas “ya” han hecho trueques con personas que ellos conocen pero lo ven como un acuerdo casual o como un intercambio de regalos. Quizá tus amigos o familia pueden rechazar una oferta explícita de trueque porque les puede parecer como una transacción o pueden estar de acuerdo pero no comprender que tú esperas lo traten como una obligación seria. En estos casos, es mejor pegarte a los intercambios informales de pequeño valor y reducir tus expectativas de una devolución pronta o de gran calidad.

Consejos

  • Otro lugar para buscar oportunidades para trueques son los mercados de productores. Algunos granjeros con gusto intercambiarán alimentos por trabajo en la granja u otros productos o servicios.

Advertencias

  • Te cuidado con los estafadores. Algunas personas no cumplen con el trueque, así que ¡hazlo a tu propio riesgo! Si hay un monto importante en juego y crees que la otra parte actúa de manera sospechosa, mejor cancela el trato.
  • En muchos países estás obligado a pagar impuestos sobre las ganancias que tengas por trueques, basándote en valores monetarios de los artículos intercambiados.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página