Cómo cuidar a un conejo bebé salvaje

Debido a que la población de conejos salvajes se está incrementando en áreas urbanas, la probabilidad de descubrir un nido de conejos bebés es más alta que nunca estos días. Desafortunadamente, los nidos que parecen abandonados a menudo no lo son, y no es probable que los conejos bebés a los que los humanos sacan de sus nidos sobrevivan sin el cuidado de un veterinario o un rehabilitador de vida silvestre especializado. En muchos lugares, es ilegal cuidar de conejos salvajes a menos que seas un rehabilitador autorizado. Si necesitas cuidar de conejos bebés que realmente hayan quedado huérfanos hasta que puedas llevarlos a un veterinario o rehabilitador de vida silvestre, lee este artículo para conseguir ayuda.

Preparar un lugar para los conejos

  1. Asegúrate de que los conejos realmente necesiten que alguien los cuide. Una mamá conejo puede ser muy reservada; abandona el nido durante el día para mantener a raya a los depredadores. No quiere decir que haya abandonado a sus bebés. Si encuentras un nido de conejos bebés, déjalos solos. Si es obvio que necesitan ayuda (si la mamá está muerta en la carretera, por ejemplo), tendrás que llevarlos a un veterinario o rehabilitador de vida silvestre.
    • Un conejo de rabo blanco salvaje (EE. UU.) que no tenga la edad suficiente para ser destetado tendrá una mancha blanca en su frente. Si encuentras a un conejo salvaje bebé SIN esta mancha, significa que tiene la edad suficiente para sobrevivir por sí solo y debes dejarlo solo si es posible.
    • Si el conejo salvaje tiene una “mancha de leche”, SOLO debes interferir si estás seguro de que la madre está muerta (la viste) o si el conejo se encuentra en peligro inminente. Los conejos salvajes, en especial los que tienen una mancha de leche, rara vez sobreviven en cautiverio.
    • En el caso de un conejo bebé al que se le haya retirado de una situación de peligro (como un depredador), considéralo como una medida temporal. Mantenlo en un lugar seguro y tranquilo hasta que el peligro haya pasado y luego simplemente vuelve a colocarlo en la zona donde lo encontraste. Una madre conejo no rechazará a su bebé si tiene olor humano. Esta es la MEJOR oportunidad del conejo para sobrevivir.
  2. Prepara un lugar donde los conejos se puedan quedar hasta que puedas brindarles ayuda. Una caja de madera o de plástico con lados altos es ideal. Forra la caja con tierra libre de pesticidas y luego con una capa de heno seco (no con recortes de césped mojado).
    • Forma un "nido" circular en el heno para los bebés. Si puedes, fórralo con algún tipo de pelaje desinfectado.
    • Si tienes otras mascotas que pierden pelo, puedes dejar un puñado de pelo de su cepillo bajo el sol por unos días para matar a cualquier bacteria.
    • Si no tienes acceso a pelaje o no tienes el tiempo de esterilizarlo, forra el nido con una capa gruesa de pañuelos de papel.
    • Coloca un extremo de la caja sobre una compresa caliente, almohadilla caliente o una incubadora para mantenerla caliente. Coloca solo un lado de la caja sobre el calor de forma que los bebés puedan moverse si sienten demasiado calor.
  3. Coloca a los conejos suavemente dentro del nido. Usa guantes de cuero para manipular a los conejos. Pueden ser portadores de enfermedades y pueden sacarte sangre con una mordida. La mayoría de los conejos salvajes están llenos de pulgas, pero darles un baño puede matarlos, así que es mejor mantenerlos lejos de áreas donde viven seres humanos (y otros animales). También es mejor no dejarlos acostumbrarse al olor humano.
    • Manipula a los bebés lo menos posible. Pueden angustiarse con la manipulación excesiva y morir.
    • Coloca suavemente un poco del pelaje (o un pañuelo de papel) sobre los conejos para darles calor.
    • Ten en cuenta que los conejos salvajes pueden transmitir enfermedades a los conejos domésticos. Emplea procedimientos de limpieza meticulosos después de manipular a un conejo salvaje o a sus residuos, sobre todo si crías a otros conejos.
  4. Coloca una pantalla sobre la caja. Si los conejos pueden caminar, necesitarán estar cubiertos para evitar que salten fuera de la caja. Incluso si solo tienen unas semanas de vida, pueden ser expertos en saltar. Es posible que tengas que asegurarte de que la cubierta se mantenga protegida de la luz.
  5. Deja que los conejos duerman en la caja durante 3 días. Después de esto, puedes pasarlos a una madriguera pequeña.

Planear la alimentación de los conejos

  1. Si el conejo es uno de rabo blanco y aún tiene una mancha de leche, probablemente necesite tomar fórmula. Si un conejo NO tiene una mancha de leche, solo necesitará un acceso constante a vegetales frescos, heno y agua. Nota: si un conejo salvaje no tiene la mancha de leche, SOLO debe permanecer en cautiverio en el caso de que tenga una lesión que le impida buscar comida por su cuenta.
    • Cualquier conejo salvaje debe tener acceso continuo al heno, al agua y a los vegetales frescos del tipo que comería estando en condiciones salvajes. Incluso los conejos más jóvenes comerán los vegetales y el heno.
    • Al principio, los conejos bebés abandonados estarán probablemente deshidratados. Aliméntalos con Pedialyte durante las primeras veces.
  2. Si el conejo bebé necesita fórmula, aliméntalo con una combinación de fórmula hecha con leche de cabra. Las mamás conejo alimentan a sus crías al atardecer durante únicamente unos 5 minutos, de modo que los conejos bebés (dependiendo del tamaño y la edad) solo necesitarían alimento dos veces al día. Sin embargo, la fórmula no posee tantos nutrientes como la leche de la madre, así que generalmente es necesario alimentarlos más veces. Los conejos bebés deben terminar con la panza redonda y pequeña (no hinchada) al terminar de comer. Si no parece redonda, es mejor alimentarlos de nuevo.
    • Alimenta a los conejos con una mezcla de fórmula de leche de cabra preparada de la siguiente manera: ½ taza de leche de cabra evaporada y enlatada sin diluir con ½ cucharada de jarabe de maíz y una yema de huevo. La leche de cabra es la elección más segura para los conejos, pero el sustituto de la leche de gato podría servir en caso de emergencia. Puedes añadir probióticos a la mezcla, la cual debería quedar espesa.
    • Calienta la leche ligeramente y luego usa un gotero teniendo al conejo en una posición sentada para que no succione.
    • NUNCA alimentes a un conejo bebé con leche de vaca.
  3. Nunca sobrealimentes a un conejo bebé. La hinchazón debido a la comida excesiva es una causa común de muerte en los conejos salvajes. La máxima cantidad para cada alimentación depende de la edad del conejo. Sé consciente de que los conejos de rabo blanco son más pequeños y se les debe dar menos de las cantidades recomendadas. Estas son algunas reglas generales para las cantidades de alimentación:
    • De recién nacidos hasta una semana de edad: 2 a 2,5 ml (0,06 a 0,08 onzas) en cada alimentación, dos veces al día.
    • 1 a 2 semanas de edad: 5 a 7 ml (0,17 a 0,24 onzas) en cada alimentación, dos veces al día (menos si el conejo es muy pequeño)
    • 2 a 3 semanas de edad: 7 a 13 ml (0,24 a 0,44 onzas) cada alimentación, dos veces al día (menos si el conejo es muy pequeño)
    • A las 2 o 3 semanas, también empieza a darles "hierba timotea", heno de avena, gránulos y agua (agrega verduras de hoja frescas para los conejos salvajes).
    • 3 a 6 semanas de edad: 13 a 15 ml (0,44 a 0,5 onzas) en cada alimentación, dos veces al día (menos si el conejo es muy pequeño)
  4. Deja de alimentarlos con fórmula para bebés en el momento apropiado. Los conejos de rabo blanco se destetan a alrededor de las 3 a las 4 semanas, así que no debes darles fórmula para bebés más allá de las 6 semanas. Las liebres se destetan después de las 9 semanas, así que, después de las 9 semanas, reemplaza lentamente la fórmula con un plato de plátanos diminutos cortados y trozos de manzana.

Alimentar a un conejo recién nacido

  1. Sé muy sutil y lento. Deja que los conejos se alimenten a su propio ritmo y sé muy sutil al manipularlos. Si tratas de hacer que el conejo beba demasiado rápido, podría atragantarse y morir.
  2. Protege a los recién nacidos que aún no hayan abierto los ojos completamente. Si los conejos bebés son tan pequeños que solo tienen los ojos parcialmente abiertos, puede ayudar envolverlos en un pequeño pedazo de tela caliente que les cubra los ojos y las orejas para no asustarlos.
  3. Coloca la tetina del biberón en la boca del conejo. Prepárate muy cuidadosamente para alimentar al conejo recién nacido colocando la tetina del biberón en su boca.
    • Inclina al conejo ligeramente hacia atrás y procede a introducir la tetina entre sus dientes laterales. Toma nota de que es imposible introducir la tetina directamente entre los dientes delanteros.
    • Una vez que la tetina esté entre los dientes laterales, procede a deslizarla hacia la parte delantera.
    • Aprieta el biberón ligeramente para dejar que salga una pequeña cantidad de la fórmula.
    • En el espacio de un par de minutos, el conejo debe empezar a succionar.
    • Continúa alimentándolo con esta fórmula por alrededor de 3 a 4 días, dos veces al día, con la última alimentación a alrededor del anochecer, como lo haría la madre.
  4. Estimula los intestinos de los conejos recién nacidos. Los conejos de rabo blanco recién nacidos necesitan que se les estimule para orinar y defecar después de la alimentación. Esto se realiza acariciando suavemente el área genital y anal del conejo con un hisopo o una bola de algodón húmedos para imitar los lamidos de la madre.

Proporcionar a los conejos tiempo al aire libre

  1. Deja que los conejos pasen tiempo al aire libre comiendo césped. Apenas los conejos bebés puedan caminar, deben pasar unas horas al aire libre sobre el césped.
    • Mantenlos en una jaula de alambre para su protección. Es posible que quieras vigilarlos para mantenerlos a salvo de depredadores y otros peligros.
  2. Empieza dejando que los conejos coman y beban sin ayuda. Cuando los conejos tengan cuatro días de vida o más, coloca en su madriguera una tapa de recipiente pequeña y plana con agua y una tapa de recipiente pequeña y plana con la fórmula.
    • Vigila muy de cerca a los conejos bebés para ver cómo les va. Deben empezar a comer la fórmula y beber el agua sin ayuda.
    • Revisa la madriguera en busca de humedad. Trata de reponer la fórmula derramada para que coman la cantidad adecuada.
    • Repón la fórmula y el agua en la tarde y en la mañana. Asegúrate de no sobrealimentar a los conejos con la fórmula.
    • No coloques un plato profundo con agua en el área de los conejos, ya que podrían ahogarse en él.
  3. Introduce nuevos alimentos después de 4 días. Después de que los conejos hayan dominado el comer la fórmula y beber el agua por su cuenta, puedes empezar a dejar otros alimentos en su madriguera. Algunos que puedes probar son:
    • Césped recién cortado
    • Césped seco que parezca heno
    • Trozos pequeños de pan
    • Heno de trébol
    • Hierba timotea
    • Trozos de manzana
    • Avena
  4. Proporciona agua fresca en todo momento. Los conejos necesitan tener acceso constante a agua limpia y fresca. Esto ayuda a su digestión y los mantiene hidratados y saludables.

Ayudar a los conejos a hacer la transición al aire libre

  1. Desteta a los conejos de la fórmula. Cuando los conejos sean un poco más autosuficientes, destétalos de la fórmula y deja que se alimenten ellos mismos con césped y otra vegetación. Asegúrate de que los conejos tengan la edad apropiada para el destete (de 3 a 5 semanas para conejos de rabo blanco y más de 9 semanas para liebres).
  2. Deja de manipular a los conejos. Los conejos necesitan prepararse para regresar a su estado salvaje, así que debes dejar de tocarlos en lo posible. Se volverán menos dependientes de ti y más autosuficientes.
  3. Traslada a los conejos al aire libre a tiempo completo. Colócalos en una jaula de alambre con techo afuera de tu casa. Asegúrate de que la parte inferior de la jaula sea de alambre para que puedan pastar, y revisa que todos los agujeros sean lo suficientemente pequeños como para que los conejos no puedan pasar a través de ellos.
    • Traslada la jaula a diferentes lugares en tu jardín para que los conejos tengan un suministro regular de vegetación nueva.
    • Continúa proporcionando vegetación adicional además del césped.
  4. Traslada a los conejos a una madriguera más grande a medida que crezcan. Pásalos a una madriguera más grande al aire libre sobre el césped y continúa alimentándolos con vegetales adicionales dos veces al día. La madriguera debe tener una abertura o alambre en la parte inferior y debe ser segura para mantener a los conejos a salvo de los depredadores.
  5. Deja a los conejos en libertad. Cuando los conejos tengan alrededor de 20 o 22 cm (8 a 9 pulgadas) de largo mientras estén sentados, serán lo suficientemente grandes como para dejarlos en libertad en un lugar seguro.
    • Si no son autosuficientes, tenlos por un poco más de tiempo, pero no dejes que lleguen a la madurez en cautiverio.
  6. Llama a tu oficina local de conservación de la vida salvaje para pedir ayuda. Si un conejo que es lo suficientemente grande como para dejarlo en libertad aún no puede mantenerse solo, llama a un experto. Ellos sabrán qué hacer en tu situación particular.

Consejos

  • Alimenta a los bebés en el mismo lugar cada vez. Empezarán a asociar ese lugar con la alimentación que tanto necesitan, lo que hará que cada sesión sea un poco más fácil que la anterior.
  • Si es difícil distinguir a cuáles conejos ya has alimentado, pinta un diminuto punto de esmalte de uñas de un color diferente en la punta de la oreja de cada conejo. Luego, aliméntalos siempre en un determinado orden (como en el orden de los colores del arcoíris).
  • Usa un mosquitero para cubrir la parte superior de la jaula. Su peso y facilidad para retirarlo hacen que sea fácil de colocar y quitar, pero los conejos no podrán tumbarlo.
  • Asegúrate de que los conejos puedan respirar. Si los colocas en una caja con una tapa cerrada, asegúrate de hacerle agujeros.
  • Mantén el ambiente de los conejos silencioso y lo más libre de interacción humana posible.
  • Reconoce que el peligro de ponerles nombre a los conejos es que hará que te encariñes con ellos y que quieras quedártelos.
  • Los conejos bebés huérfanos bajo el cuidado humano tienen un 90% de probabilidad de morir. No te encariñes demasiado y cuida de ellos muy sutilmente.

Advertencias

  • No sobrecalientes la fórmula cuando se la des a los conejos. No beberán leche caliente ni agria.
  • No alimentes a los conejos con espinaca, col, brócoli, coliflor o alimentos similares. Estos pueden darles diarrea o gases dolorosos. Recuerda que los conejos no pueden emitir flatulencias, así que estos alimentos ocasionarán que sus estómagos se expandan.
  • Sé extremadamente cuidadoso, como al manipular a cualquier animal salvaje. Pueden ser portadores de muchas enfermedades.
  • Nunca mantengas a un animal salvaje en cautiverio por más tiempo del absolutamente necesario.
  • Asegúrate de que la fuente de calor que uses para la incubadora no sea demasiado caliente y no pueda prenderle fuego a la caja.

Cosas que necesitarás

  • Caja de madera o de plástico con lados
  • Tierra limpia y suave
  • Hierba timotea limpia
  • Pelaje animal desinfectado (o pañuelos de papel)
  • Incubadora, compresa caliente o almohadilla caliente
  • Guantes de cuero
  • Frascos de vidrio
  • Biberón con fórmula
  • Tetina pequeña de plástico
  • Leche homogeneizada
  • Cereal infantil
  • Toalla
  • Pantalla
  • Jaula de alambre (con un techo y parte inferior de alambre)
  • Heno de trébol (o hierba timotea)
  • Avena
  • Pan
  • Tazón de agua
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página