Cómo hacer glaseado casero de fresa

El glaseado de fresa le agrega un sabor único, cremoso y delicioso a cualquier variedad de pastel, galleta o cupcake. Existen muchos tipos distintos de glaseado de fresa, desde el típico glaseado de crema de mantequilla hasta el glaseado de queso crema más único. Requiere un poco de preparación, pero los resultados bien valen la pena.

Hacer glaseado de crema de mantequilla y fresa

  1. Cocina las fresas, el azúcar y el agua en una cacerola mediana por 10 minutos. Coloca 2 tazas (400 g) de fresas frescas en rodajas, 1/2 taza (115 g) de azúcar blanca granulada y 1/2 taza (120 ml) de agua en una cacerola. Pon a hervir la mezcla a fuego medio bajo, luego reduce el fuego a bajo y deja que se cocine a fuego lento por 10 minutos.
  2. Haz un puré con la mezcla de fresa. Vierte la mezcla de fresa en una licuadora o procesador de alimentos y procesa hasta obtener un puré suave y homogéneo, por 10 segundos. De vez en cuando, detén la licuadora o procesador y empuja los grumos hacia el fondo con una espátula de goma.
    • Mientras más suave esté el puré, más suave será la crema de mantequilla.
  3. Enfría el jarabe de fresa en el refrigerador mínimo 20 minutos. Vierte el jarabe en un bol y cúbrelo con una hoja de papel film. Colócalo en el refrigerador y déjalo allí al menos por 20 minutos.
  4. Reserva 4 cucharadas de jarabe de fresa y guarda el resto en el refrigerador. Mantén el jarabe de fresa restante en un frasco o botella con una tapa hermética y úsalo dentro de una semana. Puedes usarlo por encima de helados, gofres, panqueques y otros postres.
  5. Bate la mantequilla con 1/2 taza (65 g) del azúcar en polvo. Puedes hacerlo con una batidora manual, una batidora fija o un procesador de alimentos con varillas batidoras. Asegúrate de raspar el fondo y los lados del bol. Mientras más azúcar agregues, más firme será la crema de mantequilla.
  6. Agrega 1 cucharada (15 ml) de jarabe de fresa y vuelve a batir. Sigue agregando el azúcar y el jarabe de fresa poco a poco, hasta acabar todo el azúcar. Recuerda que solo estás usando 4 cucharadas (60 ml) del jarabe de fresa.
  7. Agrega el extracto de vainilla. Incorpóralo y bate a alta velocidad por 20 segundos, para aligerar el glaseado. El extracto de vainilla puede cambiar un poco el color del glaseado. Si no te agrada, usa el tipo claro sin color.
  8. Incorpora la mitad y mitad, 1 cucharada (15 ml) a la vez. Sigue agregando la mitad y mitad hasta que la crema de mantequilla mantenga su forma. Es posible que no necesites usarla en su totalidad.
  9. Incorpora la pizca de sal. Agrégala y bate a alta velocidad solo por 20 segundos. De este modo, reducirás un poco el dulzor mientras aligeras el glaseado aún más.
  10. Usa el glaseado de inmediato o cúbrelo y guárdalo en el refrigerador hasta tres días. Si necesitas usar la crema de mantequilla refrigerada, déjala reposar en la encimera hasta alcanzar la temperatura ambiente y luego bátela a baja velocidad hasta que esté suave y homogénea.
    • Si la prefieres más espesa y más firme, refrigera la crema de mantequilla por 40 a 45 minutos. Asegúrate de cubrirla con una hoja de papel film para que no se seque.

Hacer glaseado de queso crema y fresa

  1. Haz un puré con las fresas y el azúcar. Coloca 1 1/4 tazas (250 g) de fresas frescas picadas y 1 cucharada (15 g) de azúcar blanca granulada en una licuadora o procesador de alimentos. Procesa los ingredientes hasta obtener un puré suave y homogéneo, por 10 segundos. De vez en cuando, detén la licuadora o procesador y empuja los grumos grandes hacia el fondo con una espátula de goma.
  2. Cuela el puré con un cernidor fino en una cacerola mediana. Tira lo que quede atrapado en el cernidor. Al final obtendrás 1/2 taza (120 ml) de puré de fresa.
  3. Cocina el puré de fresa por 10 a 15 minutos. Pon a hervir el puré de fresa a fuego medio y luego reduce el fuego a bajo. Déjalo cocinarse a fuego lento por 10 a 15 minutos o hasta que espese. Luego, obtendrás 3 a 4 cucharadas (50 a 60 ml) de puré de fresa.
  4. Enfría el puré de fresa y luego reserva 3 cucharadas (45 ml) para tu glaseado. Vierte el puré de fresa en un bol y deja que alcance la temperatura ambiente antes de enfriarlo en el refrigerador al menos por 20 minutos. Una vez que el puré se haya enfriado, mide 3 cucharadas (45 ml). Si sobra algo, puedes guardarlo en el refrigerador en un frasco o botella pequeña.
  5. Bate la mantequilla con el queso crema hasta obtener una mezcla suave y homogénea, por 30 segundos. Puedes hacerlo en un bol con una batidora manual, una batidora fija o un procesador de alimentos con varillas batidoras.
  6. Incorpora el azúcar en polvo, 1/2 taza (65 g) a la vez. En total usarás de 3 a 4 tazas (375 a 400 g) de azúcar en polvo. Mientras más azúcar agregues, más firme será el glaseado.
  7. Agrega la sal y luego bate hasta que el glaseado quede ligero y suave. Esto te tomará entre 3 a 5 minutos. No olvides raspar el fondo y los lados del bol, sobre todo si usas una batidora manual.
  8. Incorpora el puré de fresa y el extracto de vainilla y vuelve a batir hasta combinar bien los ingredientes. El extracto de vainilla puede cambiar el color del glaseado. Si esto es un problema para ti, usa el extracto de vainilla claro.
  9. Usa el glaseado de inmediato o refrigéralo. Si el glaseado está muy suave para tu gusto, cúbrelo con una hoja de papel film y colócalo en el refrigerador hasta que alcance la consistencia deseada. Revísalo cada 15 minutos.
    • Guarda cubierto el glaseado que no uses en el refrigerador, hasta 1 semana. Déjalo reposar a temperatura ambiente por 15 a 30 minutos antes de usarlo.

Hacer glaseado de crema batida de fresa

  1. Primero enfría el equipo de mezclar. Coloca el bol y la batidora en el congelador por 15 a 30 minutos. Si usas una batidora fija o un procesador de alimentos, ve si puedes retirar el bol y colócalo en el congelador. Si no es posible, no te preocupes.
    • Trabajar con un equipo frío evitará que la crema batida se ponga muy suave.
  2. Bate la crema batida espesa y fría, el extracto de vainilla y el azúcar blanca granulada hasta formar picos suaves. Coloca todo, menos el puré o mermelada de fresa, en el bol de tu batidora. Bate los ingredientes hasta formar picos suaves.
  3. Incorpora 1/3 de taza (80) de puré o mermelada de fresa fría. No importa si son comprados o hechos por ti mismo.
  4. Bate todo hasta formar picos firmes. El color y la textura deben ser uniformes y consistentes. Si usas una batidora manual, no olvides raspar el fondo y los lados del bol.
  5. Prueba la crema batida y realiza cualquier ajuste que consideres necesario. En este punto, la crema batida estará lista para usarla. Sin embargo, es posible que no esté perfecta para tu gusto, así que pruébala y agrega más azúcar, crema, puré o mermelada. Asegúrate de batir bien después de cada adición.
    • Si está muy líquida o no está lo suficientemente dulce, agrega más azúcar.
    • Si deseas más sabor a fresa, échale más puré o mermelada de fresa.
    • Si está muy espesa, agrega más crema batida espesa.
  6. Usa el glaseado de inmediato o cúbrelo y guárdalo en el refrigerador. Úsalo dentro de 3 días.

Ingredientes

Glaseado de crema de mantequilla y fresa

  • 225 g (8 onzas) de mantequilla sin sal ablandada
  • de 3 1/2 a 4 tazas (440 a 500 g) de azúcar en polvo cernida
  • 4 cucharadas (60 ml) de jarabe de fresa
  • 1 cucharada (15 ml) de extracto de vainilla
  • 2 cucharadas (30 ml) de mitad y mitad, crema espesa o leche entera
  • una pizca de sal
Puré de fresa
  • 2 tazas (400 g) de fresas frescas en rodajas
  • 1/2 taza (115 g) de azúcar blanca granulada
  • 1/2 taza (120 ml) de agua

Glaseado de queso crema y fresa

  • 1 1/4 tazas (250 g) de fresas frescas picadas
  • 1 cucharada (15 g) de azúcar blanca granulada
  • 115 g (4 onzas) de mantequilla sin sal ablandada
  • 225 g (8 onzas) de queso crema ablandado
  • de 3 a 4 tazas (375 a 400 g) de azúcar en polvo
  • una pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Glaseado de crema batida de fresa

  • 1 taza (240 ml) de crema batida espesa y fría
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla pura
  • de 1 a 2 cucharadas (15 a 25 g) de azúcar blanca granulada o al gusto
  • 1/3 de taza (80 ml) de puré o mermelada de fresa fría

Consejos

  • Siempre debes dejar que tus pasteles y cupcakes se enfríen por completo antes de glasearlos. Si los glaseas muy pronto, el glaseado se derretirá.
  • Si te da flojera hacer el jarabe de fresa, siempre puedes comprarlo en el supermercado. Los conservantes o la mermelada de fresa también son buenos sustitutos.
  • Las recetas de crema de mantequilla y queso crema rinden suficiente glaseado como para cubrir un pastel de 22 x 32 cm (9 x 13 pulgadas) o un pastel de dos capas de 20 cm (8 pulgadas).
  • Las recetas de crema de mantequilla y queso crema rinden suficiente glaseado como para cubrir 24 cupcakes con un cuchillo. Si deseas ponerlo en una manga pastelera con una boquilla, podrás cubrir de 15 a 18 cupcakes.
  • Si el glaseado está muy líquido, échale más azúcar. Pero si está muy espeso, agrega más líquido (por ejemplo, mitad y mitad o crema batida espesa). Si no agregaste ningún líquido, incorpora 1 cucharada (15 ml) de leche o mitad y mitad.

Cosas que necesitarás

Hacer glaseado de crema de mantequilla y fresa

  • una cacerola
  • una licuadora o un procesador de alimentos
  • una batidora eléctrica
  • un bol
  • papel film
  • un frasco o una botella (para guardar el exceso de jarabe de fresa)

Hacer glaseado de queso crema y fresa

  • una cacerola
  • una licuadora o un procesador de alimentos
  • un cernidor fino
  • una batidora eléctrica
  • un bol
  • papel film
  • un frasco o una botella (para guardar el exceso de jarabe de fresa)

Hacer glaseado de crema batida de fresa

  • una licuadora o un procesador de alimentos
  • una batidora eléctrica
  • un bol
  • papel film
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página