Cómo fastidiar a tus hermanos

¿Te gusta fastidiar y hacerles bromas a tus hermanos? Este es un pasatiempo popular que hacen los hermanos y hermanas en todo el mundo. Después de molestarlos, tómalo con calma, porque no querrás que te odien durante el resto de tu vida. Además, hacer broma tras broma no es muy maduro. Con esto en mente, ¡empecemos a fastidiar!

Tratar de ser gracioso

  1. Fastídialo mientras esté durmiendo. Si está tratando de dormir, entonces se molestará realmente cuando no lo dejes dormir. Si ya está dormido, se molestará porque lo despertaste sin ningún motivo.
    • Cuando tu hermano esté durmiendo, pon tu cara justo encima de la suya, míralo fijamente, respira fuerte, tose o estornuda sobre él.
    • Si tu hermano está durmiendo, ve a buscar un poco de maquillaje y píntate una cara de payaso en el rostro. Luego, despiértalo con una linterna. Cuando abra sus ojos, apunta la luz de la linterna hacia tu rostro. ¡Él verá la cara de payaso y se asustará mucho!
    • Si tu hermano está tratando de dormir, hazle preguntas ridículas como “¿de dónde vienen los perros?” una y otra vez. Continúa haciéndole la misma pregunta hasta que tu hermano quiera gritar.
  2. Ve a su habitación varias veces y dile cosas agradables. Luego, pídele que lea algo en tu habitación porque es un buen lugar. Cuando se vaya, mueve algunas de sus cosas (o escóndelas) y siéntate a leer uno de sus libros. Asegúrate de que haya otras personas alrededor, pues así habrá más sospechosos. Si te echa la culpa, di, por ejemplo: “No fue mi intención” o “Los vi, pero me olvidé cuál era su lugar”.
  3. Haz trampa en los juegos, pero no dejes que él la haga. Si él gana, entonces di: “¡Gané, gané!” varias veces. Cuando le ganes a tu hermano en tu juego favorito, grita repetidamente: “¡Perdiste!”.
    • Cada vez que le estés ganando a tu hermano en un juego, tómalo muy en serio. Cada vez que tu hermano esté ganando, actúa como si no te importase. No te hagas un gran problema si tu hermano pierde el interés cuando estés ganando, ¡él quiere que te molestes!
  4. Actúa como un mimo durante un tiempo. Fingir ser una caja invisible, pero si alguien entra a tu habitación, actúa normal. Si tu hermano te insulta, haz cualquier cosa que guarde relación con lo que dijo y señálalo. Trata de hacer su cara para que se asuste.

Juegos mentales

  1. Juega con un objeto imaginario. Si tu hermano dice, por ejemplo: “Eres un idiota”, voltéate y si hay un lápiz detrás de ti, levántalo y di: “Todo está bien, lápiz. Mi hermano no hablaba en serio”.
    • Si sigues hablando con el objeto imaginario en lugar de tu hermano, se molestará mucho.
    • Es posible que tu hermano te regañe y te diga, por ejemplo: “Tú eres el tonto que está hablando con un lápiz”. El plan de apoyo en esta ocasión es decirle a tu maestro o padre que tu hermano no solo le regañó al lápiz, sino también a ti.
  2. Aprende un idioma que él no conozca. Empieza a insultarlo en ese idioma. Asegúrate de que tus padres tampoco conozcan el idioma. Para que sea más fácil, no aprendas solamente malas palabras, aprende insultos, groserías o frases perversas en tu vocabulario. Trata de que no se parezca a las palabras que significan o podrían pillarte.
    • Como alternativa, simplemente puedes decir: “Hola, tu nombre es (nombre)” o cualquier otra frase y hacerle creer que lo estás insultando. Luego, una vez que te ruegue (o te acuse), puedes decirle lo que realmente significa.
    • Otro método que funciona es decirle “benevolente”, que significa “agradable”. Una vez que esté molesto y le digas lo que realmente significa, continúa con esto un par de días más y un día cambia la palabra “benevolente” por “malévolo”, lo cual significa “malo” o “desagradable”.
    • Inventa tu propio idioma y empieza a insultarlo en él. Asegúrate de que sea difícil de entender. Si él lo entiende, entonces les podrá decir a tus padres.
  3. Síguelo y míralo fijamente adondequiera que vaya. Este es otro truco súper molesto. Si él también hace lo mismo, entonces míralo con los ojos bien abiertos y una cara que dé miedo. Pon tu cara por lo menos a 3 cm (1 pulgada) de la suya y haz que sea muy detestable.
    • Mira fijamente la parte posterior de la cabeza de tu hermano hasta que él se voltee. Cuando lo haga, simplemente sonríe y salúdalo. Luego, ¡hazlo una y otra vez hasta que se moleste!
  4. Señálalo con el dedo. Ni siquiera tienes que mirarlo, pero si se mueve, síguelo con tu dedo. Por alguna razón, señalar es realmente amenazante y molesto. ¡Tu hermano lo odiará!
  5. Ignóralo cruelmente incluso si se molesta. Cuando tu hermano te esté hablando, permanece en silencio e ignóralo como si no estuviese ahí. Esto funcionará a la perfección cuando te pregunte dónde está algo.
  6. Dile a tu hermano que es una chica y a tu hermana que es un chico. Tu hermano odiará que finjas que es un género diferente, especialmente si es un chico. Decirle a un chico que es una chica es una de esas cosas que realmente molestan.
    • Llámalo “accidentalmente” por lo contrario que es, por ejemplo, si tienes un hermano y le estás hablando a alguien en frente de él, di: “¡Mi hermano es tan molesto! Ella… quiero decir, él dijo que…”. Hazlo una y otra vez.

Hacer ruido

  1. Toca el mirlitón (kazoo) u otro instrumento muy molesto. Un mirlitón es un instrumento muy molesto. Tócalo de tal manera que suene ruidoso y detestable. Hazlo en la mañana, de noche o cada vez que tu hermano esté tratando de concentrarse o quiera tranquilidad (estudiando, viendo su programa favorito).
    • Otro instrumento molesto que puedes tocar por todos lados es una grabadora. Esta vez, quita la parte superior de ella y sopla muy fuerte cuando tu hermano esté haciendo la tarea, viendo televisión, hablando por teléfono, etc.
  2. Haz un sonido cualquiera de vez en cuando. Asegúrate de que no te vea. Se molestará por no saber de dónde proviene. ¡Simplemente puedes sentarte en una esquina y reírte!
  3. Haz sorbidos muy ruidosos cada vez que bebas algo. Si estás solo con tu hermano y tienes sed, ve por un vaso de agua (u otro líquido) y haz sorbidos. Esto lo volverá loco después de un rato.

Repetición

  1. Canta una canción una y otra vez. Elige canciones que sean molestas cuando las cantes una y otra vez. Canta la canción en un tono molesto y asegúrate de que a tu hermano no le guste nada.
    • Canta “la la la la la” en el oído de tu hermano. Cuando se dé la vuelta, corre, pero sigue haciéndolo hasta que grite.
    • Canta una canción molesta como “Arroz con leche” y forma palabras con ella.
  2. Canta cosas tontas. Por ejemplo, di: “turi turi waka waka iiibananananananana” una y otra y otra vez.
  3. Imítalo. Es realmente molesto repetir exactamente lo mismo que un hermano dice. Además, es una manera de ignorar lo que está diciendo.
    • Por ejemplo, si él te dice: “Eres estúpido”, dile: “Yo sé que lo eres, pero… ¿qué soy yo?”. Él dirá: “¡Eres estúpido!” de nuevo. Continúa diciendo: “Yo sé que lo eres, pero… ¿qué soy yo?”. Esto hará que se moleste mucho.
    • Si él continúa diciéndote “estúpido” o cualquier otra cosa, trata de usar un poco de conocimiento general y dile: “Las personas que llaman a otras personas 'estúpidas' son en realidad las personas más estúpidas del mundo, lo cual significa que eres estúpido. ¡Adiós!”.
    • Si tu hermano te dice “copión”, simplemente dile: “Eso es lo que crees y lo que quieres que sea”. Luego, continúa diciendo exactamente lo que él diga hasta que se vaya furioso y frustrado.
  4. Búrlate en su cara. Cuando tu mamá o tu papá le diga a tu hermano cualquier cosa (excepto cosas como “¡tienes las mejores calificaciones!” o algo así), di: “Sí, (su nombre)”. Por ejemplo, si tus padres le dicen a tu hermana que limpie su cuarto, simplemente di: “Sí, Clara”. Haz esto cada vez que tus padres le den una orden a tu hermano.
  5. Continúa preguntando “¿qué?” a cualquier cosa que diga. Si te pregunta dónde está algo, di: “¿Qué?”. Sin embargo, si alguien viene y te dice algo, no le digas a él o a tu hermano “¿qué?”.
  6. Haz un ruido continuo e incesante. Podría ser cualquier cosa: pitar, tararear, cantar, etc. Cuando se moleste y te diga que pares, dile que no y sigue haciendo cualquier sonido que estés haciendo. Tu hermano hará otro sonido incesante solo para molestarte y que pares. Si lo hace, haz como si no pasara nada y encógete de hombros. Él tratará de meterse y luego gritará y se irá.

Tiempo de regaño

  1. Mételos en problemas. Si estás solo con tu hermano, tírate al suelo y grita. Cuando tu mamá o papá llegue, dile que él te empujó. Es muy probable que tus padres lo castiguen.
  2. Acusa a tu hermano. Si tu hermano está haciendo algo que no quiere que tus padres sepan, acúsalo (a él realmente le molestará). Asegúrate de tener pruebas de lo que está haciendo grabándolo (ya sea audio o video) o fotografiándolo. Es una venganza muy dulce.

Hacer bromas

  1. Acércate sigilosamente y asústalo cuando menos se lo espere. Si está en el baño y la puerta está abierta o está en su escritorio haciendo su tarea en silencio, acércate sigilosamente y grita “¡buu!” muy fuerte o haz sonar una alama a todo volumen.
  2. Toma su tarea, fotocópiala, arrúgala y dile: “Estoy arrugando tu tarea”. Luego, rómpela en pedacitos y tíraselos. Haz esto cada hora.
  3. Arruina su progreso. Supongamos que a tu hermano le gusta jugar videojuegos o juegos en el ordenador. Si arruinas su progreso para que vuelva a hacer el nivel, se molestará mucho.
    • Si tu hermano juega un videojuego, espera hasta que salga de la habitación. Una vez que haya dejado la habitación, reinicia el nivel o el juego completo y escóndete rápidamente. Asegúrate de tener más de un hermano, pues así habrá más sospechosos. Niega cualquier acusación de tu hermano diciendo que es posible que él mismo haya reiniciado el juego porque quería sentir nuevamente la emoción del juego.
    • Si, por ejemplo, juega Call of Duty o Halo que tienen puntos de bonificación y niveles largos de campaña, reinicia el nivel cuando no haya guardado las misiones, niveles, etc.
    • Pregúntale a tu hermano si necesita ayuda en un nivel y luego muere o daña intencionalmente el progreso del personaje. Di: “¡Uuuuuups!”, deja el control y aléjate.
    • Si está en el ordenador todo el día, desconecta el módem y vuelve a conectarlo o encuentra otra manera de desconectar el Internet (como hacer una llamada, si tienes una conexión por red telefónica).
    • Cuando tu hermano pequeño se siente a jugar su videojuego favorito, consigue una toalla larga y grande, y corre hacia la habitación en donde esté con la toalla envuelta alrededor tuyo. Él te mirará y te preguntará qué estás haciendo, pero no digas nada. Cuando su atención esté completamente en el juego, avanza poco a poco hacia la pantalla del televisor. Luego, cubre la pantalla rápidamente y mantenla en esa posición para que no pueda ver su juego. Él comenzará a molestarse y cuando veas que está a punto de estallar de ira, ¡suelta la toalla y corre!
  4. Déjalo en la oscuridad. Si tu hermano está en la bañera con la cortina cerrada y ha dejado la puerta abierta, entra, apaga la luz y cierra la puerta. Tendrá que salir de ese baño caliente para que pueda ver.
    • Si tu hermano está haciendo tranquilamente su tarea en la noche con la luz encendida, entra a la habitación despacio, en silencio y apaga las luces. Cada vez que hagas esto, tendrá que levantarse de su asiento y encender las luces para que pueda ver su tarea.
  5. Esconde sus cosas favoritas. Lo mejor de esto es que puedes esconderlas en el armario de otro hermano, así la culpa va para él y no para ti. ¡Acabas de matar dos pájaros de un tiro!
  6. Pon agua en su leche. Si va a tomar su desayuno, almuerzo o cena, pregúntale si le gustaría un poco de leche. Ve al refrigerador, llena el vaso con agua y luego vierte un poco de leche para que se vea blanca. Sírvele y luego huye.
    • Pon sal en su refresco. Pregúntale si desea una gaseosa, ábrela, añádele un puñado de sal y espera hasta que la beba. Cuando se queje, simplemente dile: “¡La gaseosa no es saludable para ti de todos modos! ¡Te estoy cuidando, hermano!”.
    • Si no quieres poner sal en su gaseosa, simplemente agítala muy fuerte justo antes de que se la des. Cuando la abra, saldrá disparada por todas partes.
  7. Finge que estás durmiendo. Si estás viendo televisión o simplemente estás recostado en tu cama y escuchas que tu hermano está acercándose, actúa como si estuvieras durmiendo. Es posible que se aleje o se acerque a ti. Si se acerca a ti, salta y grita, y le darás el susto de su vida. Ten en cuenta que es mejor hacerlo en su oído.
  8. Haz la clásica envoltura de plástico sobre el inodoro. Si quieres hacerle una buena broma, coloca papel celofán u otra envoltura plástica en el asiento del inodoro y dile que el baño está abierto. Cuando vaya, tendrá que limpiar mucho.
  9. Cuando tu hermano esté dormido, ponle crema de afeitar (o crema batida) en su mano. Luego, hazle cosquillitas en su nariz y corre. Salta a tu cama y finge estar dormido. Si él entra y trata de hacerte lo mismo, ponle la crema en su rostro. ¡Un clásico!
  10. Si tu hermano está en el ordenador escribiendo algo (un ensayo para la escuela o algo en Facebook), cambia algunas palabras. Por ejemplo, si él escribió: “Mi nombre es Guille”, puedes cambiarlo a: “Mi nombre es Chicle”, o algo parecido. Puedes añadir, cambiar o borrar su trabajo.
  11. Reorganiza su cuarto al máximo. Mueve su escritorio, su cama y todas sus cosas. Hazlo mientras tus padres están ocupados en alguna otra parte de la casa y mientras tu hermano no esté. De esta manera, es posible que tus padres lo hayan hecho (mientras más sospechosos, mejor). En realidad funciona.
  12. Mueve sus juguetes en la noche o mientras no esté (solo funciona con los hermanos menores). Pon una película de fantasmas o Toy Story antes de que entre. Él creerá que su habitación está embrujada o que los juguetes cobran vida.
  13. Pregúntale qué desea y hazle un bocadillo. Hazle un bocadillo, pero asegúrate de añadir algunos trucos difíciles de notar. Supongamos que quiere leche, añádele un poco de agua. Tal vez quiere un sándwich, añádele un ingrediente extra. Haz cualquier cambio pequeño y si te pregunta, inventa algo.

Molestar a tu hermano

  1. Moléstalo con cosas insignificantes. Si tu hermano está enojado en su cuarto y con la puerta cerrada, toca la puerta una y otra vez hasta que te haga caso. Cuando se acerque a la puerta y te pregunte qué quieres, haz una pausa, di: “Hola” y corre. Esto hará que se enoje extremadamente.
  2. Llámalo por apodos que odie. Grita su nombre una y otra vez con los diferentes apodos que odie, justo en su oído y cuando esté ocupado. Como alternativa, puedes esconderte y decirlo, así no podrá encontrarte.
  3. Moléstalo cuando esté con sus amigos. Si tu hermano es mayor, síguelo cuando esté con sus amigos. Cuando te diga que te alejes, no digas nada y continúa siguiéndolos. Haz esto hasta que uno de tus padres te diga que te alejes.
    • Si tus padres te dicen que te detengas, diles: “¡Solo trataba de ser amigable! No tengo ningún amigo”, y es posible que tus padres obliguen a tu hermano a que te incluya.
    • Si tu hermano empieza a insultarte, tirarte cosas o intimidarte, lleva esta evidencia a tus padres y trata de meterlo en problemas.
  4. Juega el juego de la canasta de papel. Cada vez que tu hermano o hermana abra su boca para bostezar, hablar o cantar, coge un papel arrugado y tíralo en su boca mientras gritas: “¡Canasta!”. Se lo pensará dos veces antes de abrir su boca en tu presencia.
  5. Grábate. Grábate diciendo: “Eres un odioso” con una voz de canción tonta. Ve a gachas debajo de su cama mientras no se dé cuenta y reproduce la grabación repetidas veces.

Poner a tu hermano en vergüenza

    • Esto funciona realmente bien con hermanos menores. Los hermanos mayores no se avergüenzan tanto de tener una novia.
  1. Hazte pasar por él en una de sus cuentas. Cuando tu hermano vaya a enviar mensajes instantáneos a sus amigos o esté usando Facebook, espera que a que se levante para ir al baño o tomar un descanso y salga de la habitación. Entra a hurtadillas y escribe algunas palabras en el chat o cambia el estado de tu hermano a algo realmente fuera de lugar, por ejemplo: “¡Me gustan los caballos con forma de nubes!”.
  2. No te sientes y lo aguantes. Si tu hermano trata de burlarse de ti sin evidencia que lo respalde con cosas como “eres estúpido” o “perdedor”, atácalo con una historia vergonzosa. Esto es realmente eficaz cuando hay otras personas alrededor.
    • Por ejemplo: “¿Recuerdas esa vez cuando fuiste al baile en la escuela con Emily y tuviste diarrea y cuando regresaste tus pantalones estaban goteando?”. Los detalles magnifican el efecto. Búrlate de él al respecto. También puedes inventar historias, y si se niega, parecerá más real.
  3. Acompaña a tu hermano mayor cuando esté pasando tiempo con su novia. Si están acurrucados en la sala de estar mientras ven una película, siéntate y mírala. Será una prueba de voluntad, así que prepárate para durar más que él.
  4. Moléstalo mientras esté en el teléfono. Mientras esté en el teléfono con su amigo, toma en secreto el teléfono para escucharlo. Es posible que te metas en problemas, pero vale la pena. Cuando reveles que estabas escuchándolo, dilo en el momento perfecto, pero no demasiado pronto.
    • Mientras tu hermano esté hablando por teléfono, trata de llamarlo desde un número telefónico restringido para que no sepa que eres tú. Cuando te conteste, finge ser un abuelo viejo pidiendo queso o algo por el estilo.
    • Si tu hermano mayor está al teléfono con su novia y hay una extensión telefónica, haz sonidos de eructos en la línea.
    • Finge que uno de tus padres necesita que tu hermano haga algo de inmediato o los está llamando. Cuando cuelgue el teléfono para ver qué es lo que necesita, cuelga el teléfono.
  5. Dile a tu hermano que lo amas una y otra vez. En medio de un restaurante o en presencia de sus amigos, dale un gran abrazo y dile: “¡Te quiero tanto!”, una y otra vez. Si quieres que sea peor, usa un lápiz labial rosa o rojo brillante y bésalo en toda su cara.
  6. Revela sus secretos personales. Si un amigo va a venir, róbale el diario a tu hermano o donde sea que guarde sus secretos más profundos. Léelo y empieza a revelar sus secretos en frente de su amigo.
  7. Escríbele una carta de amor de parte de la persona que le gusta. Imagina que eres la persona que le gusta y escríbele una carta preguntándole si se pueden encontrar en algún lugar en el momento que desee. Esto funciona sobre todo con los hermanos mayores y tendrás que esforzarte un poco para encontrar a la persona que le gusta.
  8. Escríbele una carta de amor a alguien de parte de tu hermano. Haz todo lo posible para copiar su letra para que se vea convincente. De nuevo, esto funciona sobre todo con los hermanos mayores y tendrás que esforzarte un poco para descubrir quién está enamorada de él.
  9. Dile que lo amas tanto que lo vas a abrazar y ten por seguro que correrá.

Jugar rudo con él

  1. Empújalo y pínchalo. Si duermes en la misma habitación que él. Empújalo sin que te vea. Haz esto unas cuantas veces y luego deja que te descubra a propósito. Lo enojará más si sabe que eres tú.
    • Empújalo continuamente y retrocede si intenta tomar represalias. Esto es muy famoso para molestar a la gente. Empuja a tu hermano, retrocede y luego toma rápidamente un libro y empieza a leer.
  2. Moléstalo en los paseos largos en carro. Los paseos en carro pueden ser realmente molestos para los hermanos por estar juntos en el mismo lugar por un tiempo.
    • Ofrécele el asiento delantero y siéntate justo detrás de él. De vez en cuando puedes:
    • Chuparte el dedo y meterlo dentro de su oreja.
    • Hacerle cosquillas en su oreja o cerca de sus costillas.
    • Dar un empujón con tus piernas en la parte trasera de su asiento.
    • Dar un soplo de aire justo en la parte posterior de su cuello.
    • Dar una patada en la parte posterior de su asiento.

Advertencias

  • Prepárate para la venganza.
  • Es posible que tu hermano use estos consejos para vengarse, así que ten cuidado.
  • No hagas la misma broma una y otra vez. Tu hermano te atrapará y te acusará. Esto hará que tus padres estén muy enojados.
  • Es posible que te castiguen severamente, ¡así que ten cuidado!
  • No hagas esto cuando tu padre o tutor esté alrededor, pues te atrapará fácilmente.
  • No te sorprendas si te metes en problemas con tus padres. Cada acción tiene una consecuencia.
  • Trata de hacer esto solo cuando haya sido realmente malo contigo.
  • Si molestas a tu hermano constantemente, lo más probable que es que te odie. Es probable que arruines tu amistad con él de por vida.
  • No hagas esto si tu hermano es inteligente, a menos que seas más inteligente. Si no lo eres, te atrapará y hacer que se enoje será muy difícil.
  • Intimidar un hermano es tan inaceptable como intimidar a cualquier persona. No intimides a tu hermano y si te intimida a ti, díselo a un adulto.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página