Cómo jugar a los palitos

Los palitos son un juego de estrategia y un poco de matemática. Tiene sus raíces en Japón y también se le conoce como ajedrez de dedos, espadas, dedos mágicos, dedos chinos, etc. En este artículo se enseña cómo jugarlo, y además algunas variaciones para hacerlo más interesante.

Pasos

  1. Tanto tú como tu oponente deben sacar un dedo de cada mano.
  2. Deben elegir quién va primero. Supongamos que vas tú.
  3. Debes golpear con tu dedo la mano del oponente. En ese caso, tu oponente debe sacar otro dedo de la mano que golpeaste (ya serían dos) porque la mano con la que golpeaste tenía un dedo fuera.
  4. Puedes dejar que el oponente golpee una de tus manos.
    • Si eres golpeado en la mano que solo tiene un dedo afuera, debes agregar otro dedo de la mano golpeada (siendo dos en total).
    • Si eres golpeado por la mano que tiene dos dedos afuera, entonces debes agregar dos dedos a tu mano golpeada (haciendo un total de tres).
  5. Deben continuar golpeando las manos y sacando dedos como se ha descrito, pero cuando una mano tiene los cinco dedos fuera, se le llama “mano muerta”. La mano muerta se debe colocar detrás de la espalda. La persona que llegue a las dos manos muertas, pierde.
  6. Puedes hacer el juego más interesante al agregarle algunas reglas:
    • División: en lugar de golpear la mano de tu oponente, puedes dividir tus manos, lo cual se contabiliza como un turno. Por ejemplo, supongamos que en una mano tienes cuatro dedos y en la otra tienes dos, para un total de seis dedos. Durante tu turno, puedes “redistribuir” los dedos, así tendrás tres dedos en cada mano. Hay algunas maneras de regular las divisiones:
      • Los jugadores pueden dividir los dedos en cualquier forma que quieran. Si tienen una distribución de 4/1, pueden dividir a 3/2.
      • Los jugadores solamente pueden dividir la cuenta de sus dedos a la mitad. Si tienen 2/0, pueden dividir a 1/1. Si tienen 3/1, pueden dividir a 2/2. Si tienen 3/2, no pueden dividir porque el cinco no se puede dividir a la mitad.
      • Un jugador puede “revivir” una mano muerta ejecutando una división.
    • Falanges: un dedo puede ser dividido en dos falanges, o “medios dedos”. Una falange se indica doblando un dedo. Las falanges se crean al dividir números impares. Por ejemplo, un 3/2 se puede dividir en 2.5/2.5. De esta manera se logra que el juego dure más tiempo.
    • Sobrevivientes: normalmente, si a alguien se le golpea la mano y llega a levantar los cinco dedos o más (por ejemplo, si alguien con 4 dedos fuera es golpeado con una mano que tiene 3 dedos fuera) pierde esa mano. Con sobrevivientes, esa mano permanece en el juego con 2 dedos (porque esos sobrevivieron después de llegar al 5). Entonces, para sacar del juego una mano del oponente, el número de dedos que saque tiene que ser exactamente 5, no más. Si la mano de tu oponente tiene, digamos, 3 dedos la única forma de sacarla del juego es golpeándola con dos dedos. Si la golpeas con tres, le quedará un dedo sobreviviente y seguirá en el juego.
    • Juego exacto: los jugadores pueden golpear una mano si la cantidad total de dedos no supera el 5. Por ejemplo, si tu oponente tiene 3 dedos, podrás golpearlo únicamente con 1 o 2 dedos en tu mano (este último sacaría la mano del juego). Pero no podrás golpear la mano del oponente si la tuya tiene 3 o 4 dedos porque el total excedería los 5. Esta regla abre la posibilidad al estancamiento, si ambos jugadores tienen ambas manos con 4 dedos cada una.

Consejos

  • Este juego puede ser jugado por más de dos personas. Cada jugador debe tener el turno de hacer su movimiento antes que el primer jugador pueda mover otra vez. Esto se puede realizar con facilidad otorgando los turnos en sentido horario o en contra del mismo.
  • En algunas variaciones, el juego puede repetirse cuando ambos jugadores juegan duro y logran comenzar otra vez. Cuando eso sucede, pueden o bien realizar movimientos diferentes a los que hicieron la vez anterior o pueden llegar a un empate.

Advertencias

  • Puedes cambiar tus movimientos porque al repetirlos le das más posibilidades de ganar a tu adversario.
  • No debes inventar reglas a medida que estés jugando con alguien a quien conoces bien. Un jugador desesperado seguro intentará agregar la regla de las falanges cuando esté por perder.
  • Las variantes del juego que generan repeticiones normalmente extienden la duración del juego.
  • Para este juego hace falta mucha atención de tu parte. No juegues a los palitos si debes prestar atención a otra cosa verdaderamente importante.
  • Cuando saques tus manos, trata de no acomodar las manos como lo harías para aplaudir. Esto puede resultar muy molesto ya que dificulta la visión para saber cuántos dedos tienes afuera en cada mano.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página