Cómo hacer té verde

El té verde es una maravillosa bebida con propiedades muy beneficiosas para la salud. Sin embargo, si no estás familiarizado con ciertas técnicas básicas de preparación, esta infusión puede salirte amarga, con sabor a hierba o demasiado fuerte, pero no te preocupes; con algo de paciencia es fácil hacer una taza perfecta de té verde.

Té verde en bolsitas

  1. Decide cuántas tazas de té verde quieres preparar. Por lo general, se recomienda utilizar una cucharadita (5 g) de hojas o perlas de té verde por cada taza de agua. Una taza de agua será suficiente para preparar una taza de té.
  2. Mide la cantidad deseada de hojas o perlas de té verde y échala en el colador o el filtro.
  3. Llena de agua una olla de material no reactivo (como el cristal o el acero inoxidable) y caliéntala a unos 80 ºC (180 ºF). Puedes utilizar un termómetro de cocina para comprobar la temperatura, pero si no tienes, simplemente vigila el agua y no dejes que llegue a hervir.
  4. Coloca el colador o el filtro lleno de té en una taza vacía.
  5. Vierte el agua caliente en la taza, sobre las hojas de té.
  6. Deja las hojas en infusión durante 2-3 minutos. Si las dejas durante más tiempo el té adquirirá un sabor ligeramente amargo.
  7. Saca el colador o el filtro de la taza.
  8. Deja que la infusión se enfríe un poco y disfruta de tu perfecta taza de té verde.
  9. Listo.

Té verde en polvo

  1. Añade el té verde en polvo al agua. Si haces más de una taza duplica, triplica, etc. las cantidades de polvo y de agua.
  2. Hierve el agua en una olla. Hierve el agua hasta que el té verde en polvo caiga hacia el fondo.
  3. Cuela el té verde vertiéndolo en un una taza.
  4. Añádele miel y una rodaja de limón.
  5. Sírvelo inmediatamente.

Té verde con jengibre

  1. Decide cuántas tazas de té verde quieres hacer. Por lo general, se recomienda utilizar una cucharadita (5 g) de hojas o perlas de té verde por cada taza de agua. Una taza de agua será suficiente para preparar una taza de té.
  2. Mide la cantidad deseada de hojas de té verde. Echa las hojas en un colador o un filtro y añade jengibre fresco, jengibre seco en polvo o perlas de jengibre.
  3. Llena de agua una olla de material no reactivo (como el cristal o el acero inoxidable. Caliéntala a unos 80 ºC (180 ºF). Puedes utilizar un termómetro de cocina para comprobar la temperatura, pero si no tienes, simplemente échale un vistazo al agua de vez en cuando para evitar que llegue a hervir.
  4. Coloca el filtro o el colador lleno en una taza vacía.
  5. Vierte el agua caliente dentro de la taza, sobre las hojas de té.
  6. Deja las hojas en infusión durante 2-3 minutos. Si las dejas durante más tiempo, el té adquirirá un sabor ligeramente amargo.
  7. Saca el colador de la taza.
  8. Deja que la infusión se enfríe un poco y disfruta de tu perfecta taza de té verde.
  9. Listo.

Ingredientes

Té verde en bolsitas :
  • Bolsitas, hojas o perlas de té verde (1 cucharadita por taza de agua aproximadamente)
  • Agua caliente
  • 5-6 hojas de Tulasí (planta también conocida como albahaca sagrada o albahaca india)
  • Miel
  • Zumo de limón
Té verde en polvo :
  • 1/2 cucharada sopera de té verde en polvo
  • 1 taza de agua
  • 2 cucharadas soperas de miel
  • 1/2 limón
Té verde con jengibre :
  • 1 cucharadita (5 g) de hojas o perlas de té verde por cada taza de agua
  • Jengibre fresco o jengibre seco en polvo (o en perlas)
  • Agua

Consejos

  • Añadiendo miel mejorarás el sabor de la infusión.
  • Es recomendable utilizar agua depurada, especialmente si el agua del grifo tiene un sabor o un olor perceptibles.
  • Puedes añadir jugo de limón para mejorar el sabor.
  • Si bebes mucho té verde, considera la posibilidad de instalar un dispensador de agua caliente en el fregadero. La temperatura del agua de estos aparatos es perfecta para hacer té verde.
  • Utilizando una cafetera de émbolo (si haces más de una taza) o una taza de cristal (si solo preparas té para una sola persona), permitirás que el té se enfríe más rápido y disminuirás el sabor amargo.
  • Si te sale muy flojo, deja las hojas de té en infusión hasta conseguir la intensidad deseada.
  • Hay quienes calientan el agua en el microondas para acelerar el proceso de preparación, aunque los expertos en té no lo recomiendan.
  • Para reutilizar las hojas de té, solo tienes que sumergirlas con el colador dentro de una taza de agua helada justo después de preparar la infusión. Dependiendo del tipo de té que prepares, podrás reutilizarlo una o más veces.
  • Añade media cucharadita de azúcar si el té está muy amargo.

Advertencias

  • El segundo error más grave es dejar el agua en infusión durante demasiado tiempo. El té verde no se debe dejar en infusión durante más de 2 minutos o 2 minutos y medio. El té blanco y el té gris se dejan aún menos tiempo en infusión (entre 1 minuto y 1 minuto y medio suele ser más que suficiente).
  • El mayor error que puedes cometer al preparar té verde es hacerlo con agua demasiado caliente. A diferencia del té negro, el té verde, el blanco y el gris deben prepararse con agua a 80-85 ºC (180-185 ºF).
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página