Cómo lucir atractivo

No puedes controlar tus genes ni tus rasgos físicos básicos, pero sí puedes controlar como usas lo que tienes. Ser atractivo es una combinación de diferentes factores que incluyen la higiene, la personalidad y el estilo. Ya sea que solo quieras ampliar tu sex-appeal o estés completamente perdido y no sepas por dónde empezar, a continuación te presentaremos unos cuantos cambios sencillos que podrás hacer para lucir más atractivo.

Aseo personal

  1. Ponte desodorante. Busca una fragancia y protección especiales para ti, y póntelo inmediatamente después de salir de la ducha. Si te das cuenta de que sudas o hueles mal durante el día, lleva el desodorante en tu mochila o maletín y ponte más.
    • Si olvidas ponerte desodorante antes de salir de casa, busca un poco de alcohol en gel y aplícatelo en las axilas. El alcohol matará las bacterias que producen el mal olor. Tendrás que aplicártelo varias veces durante el día.
  2. Dúchate todos los días. Lávate bien el cabello y usa un jabón o gel para el cuerpo que tenga una esencia limpia y fresca.
    • Si normalmente te duchas en la mañana, considera la posibilidad de poner espejos que no se empañen para la ducha, así podrás lavarte bien la cara y rasurarte mientras te duchas.
  3. Échate colonia (loción) o espray para el cuerpo. Tu olor a lo largo del día puede construir o destruir tu atractivo. Si es un buen olor, las personas automáticamente se acercarán a ti. Si no es buen olor, puede tener el efecto opuesto y repeler a las personas. Las siguientes son algunas directrices a seguir:
    • No te eches demasiado. Es lo más importante para oler bien. No puede ser demasiado fuerte, porque sí es posible tener demasiado de algo bueno. Incluso las rosas pueden ser nauseabundas si das un largo respiro a un aceite concentrado de rosas. Ponte tres o cuatro presiones máximo y solo tres presiones del espray para el cuerpo. Tu nariz se acostumbrará a la esencia y dejarla de olerla después de unos cuantos minutos, pero otras personas podrán seguir oliéndote.
    • Busca una fragancia que funcione con tu olor natural. La química de cada cuerpo es ligeramente diferente y por lo tanto no todos los aromas se ajustan a todas las personas. Hay algunos aromas que funcionan en algunas personas y que huelen horribles en otras. Si puedes, prueba una colonia o espray para el cuerpo antes de comprarlo. Úsalo durante un día y pídele a un amigo que te diga cómo huele después de unas cuantas horas.
    • Trata de combinar tu gel de baño con tu colonia. No tienen que ser de la misma fragancia, pero deben ser similares para que no produzcan un olor chocante.
    • Ponte colonia sobre los puntos de mayor pulsación. Las partes del cuerpo con una gran cantidad de circulación de sangre cercanas a la superficie estarán un poco más calientes a lo largo del día, lo que calentará la colonia y la hará oler más fuerte. Las áreas más comunes son las muñecas, la garganta y la nuca.
  4. Lávate la cara cada mañana y cada noche. Los hombres naturalmente tienen más testosterona que las mujeres, lo que está relacionado a un amento de espinillas y granos. Contraatácalo procurando mantener limpia tu cara.
    • Busca productos apropiados para tu tipo de piel. Los tipos más comunes son:
      • Piel sensible o seca: si tu piel tiende a ser rugosa y seca o se pone roja e irritada fácilmente, usa un limpiador extremadamente suave. Evita el bronceador y utiliza una crema hidratante suave.
      • Piel mixta en la zona T: si tu frente, nariz y mentón (o la zona T") tiende a ser grasa, pero tus mejillas son secas, tienes piel mixta. Muchas personas tienen este tipo de piel, así que busca una crema para piel normal o mixta. Utiliza un bronceador suave en tu zona T y termina con crema hidratante.
      • Piel grasa: si tu piel tiende a ser uniformemente grasa, busca un limpiador a base de arcilla o un limpiador en seco. Utiliza un bronceador suave en toda tu cara y cuando termines ponte crema hidratante. Si tu piel se siente grasa durante el día, compra algunos paños para la cara de la sección del cuidado de la piel en la farmacia y frótatelos en la cara por la tarde.
    • Si tienes acné, échate una crema con ácido salicílico y una con peróxido de benzoílo en las espinillas. Si no te ayuda, consúltalo con un dermatólogo.
  5. Aféitate o recorta tu vello facial. Ya sea que elijas tener la cara libre de vello o dejarte la barba, la clave es arreglar tu vello facial todos los días.
    • Para una apariencia de afeitada limpia, rasúrate cada mañana antes de salir al trabajo o la escuela. Primero moja tu piel y usa una rasuradora afilada y crema de afeitar. Rasúrate en contra de la dirección del crecimiento del vello, es decir de la mandíbula a la mejilla. Así tendrás una afeitada más al ras, pero podría irritarte más. Si tienes problemas para hacerlo de esta forma, intenta ir en dirección del crecimiento.
    • Controla tu barba, bigote o barba de chivo. Asegúrate de que los bordes estén bien definidos, limpios y recorta cualquier vello que esté irregularmente largo. Cuando te limpies la cara, pon atención cuando te frotes la piel debajo del vello facial.
  6. Arréglate las cejas (opcional). No es necesario sacarte las cejas, pero puede ayudarte a verte más aseado. A continuación te daremos algunos puntos básicos:
    • Busca un buen par de pinzas. Los dos extremos deben de tocarse completamente. Así, sacarte las cejas será menos doloroso y más eficiente.
    • Usa el resto de tu cara como línea para guiarte. Busca un lápiz y sostenlo en una de las ventanas de tu nariz para que el lápiz cruce tu ceja. El pelo que está en el espacio por el que cruza el lápiz por la llamada zona de "uniceja" es el pelo que debes quitarte. Procura que se vea uniforme en ambas cejas.
    • Limpia tus arcos. Si tus cejas todavía se ven algo repletas después de sacarte la parte del centro, puedes intentar arrancarte un poco debajo de los arcos. Eso sí, recuerda solo sacarte el vello "debajo" de las cejas, no de encima.
  7. Límpiate y recorta tus uñas. Cada 2 o 3 días, cuando salgas de la ducha, tómate un minuto para recortar rápidamente tus 20 uñas y limpiarlas de cualquier suciedad que pudiera tener debajo. Estarán más suaves y dóciles después de estar bajo el agua unos minutos. Tanto las uñas de tus manos como las de tus pies deben estar cortas para que haya una pequeña linea blanca sobre el borde de tus dedos.
  8. Cepíllate los dientes y usa hilo dental. Combate el mal aliento y ten una sonrisa blanca cuidando muy bien tus dientes.
    • Renueva tu cepillo dental. Debes reemplazar tu cepillo cada 3 meses o después de que te recuperes de un resfriado o enfermedad contagiosa. Si las cerdas se comienzan a deshacer, necesitarás uno nuevo.
    • Cepíllate todas las noches. Cepillarse no solo saca los residuos de comida, también ayuda a prevenir enfermedades del corazón.
    • Cepíllate la lengua. Tus dientes pueden brillar de blancos y limpios, pero aún tendrás que lidiar con el mal aliento si tu lengua está sucia. Con pasta dental, date unas cepilladas por toda la lengua cada vez que te cepilles (no lo hagas muy fuerte, sino puedes dañarte el tejido).
    • Termina con un enjuague bucal. Haz gárgaras por 20 segundos y luego escupe.

Estilo de cabello

  1. Córtate el cabello de forma regular. Aunque quieras dejarlo crecer, debes cortarte las puntas regularmente. Puedes ir a la peluquería o cortártelo tú mismo. De cualquier forma, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:
    • Si prefieres tener el cabello corto, procura cortártelo cada 2 o 3 semanas. Asegúrate de que tú o tu estilista afeite el cabello que crece en la parte baja de la nuca.
    • Si te quieres dejar crecer el cabello, córtate las puntas cada 4 a 6 semanas aproximadamente. Aunque estará cubierto por el cabello largo, pon atención al cabello que crece en la parte baja del cuello.
  2. Lávate el cabello frecuentemente. Lavarlo todos los días es beneficioso para la mayoría, pero puedes dejar pasar un día si tu tipo de cabello es particularmente seco.
    • Busca un champú y acondicionador especial para tu tipo de cabello: seco, graso, etc.
    • Cómprate un champú y un acondicionador por separado, los productos 2 en 1 no son tan buenos.
    • Pídele consejos a tus estilista, ¡pues son expertos! Si les compras un champú y un acondicionador, podrían ser más costosos que los normales, pero es probable que sean de mejor calidad.
  3. Utiliza productos para el cabello (opcional). No tienes que usar productos especiales para peinarte, pero la mayoría lo hace. Pueden ayudar a que tu cabello se vea más brillante, saludable y también brindan más fijación y control. La siguiente es una lista de productos comunes utilizados para el cabello de los hombres:
    • Cera o cremas: ayudan controlar las puntas rebeldes o quitar el rizado a los rizos sin dejar el cabello tieso y poco manejable.
    • Mousse: le da al cabello volumen y brillo, con mínima fijación. Para obtener los mejores resultados, aplícatelo al cabello mojado y deja que se seque.
    • Pomadas, cera para el cabello o arcilla para cabello: utiliza estos productos para moldear tu cabello en formas difíciles de adquirir, como un copete o rizos (para cabello liso natural). Ten presente que podrías tener que lavarte el cabello varias veces para quitarte todo el producto, así que aplícalo levemente. Una cantidad del tamaño de un guisante debe ser suficiente si tienes el cabello corto, mediano o delgado. Utiliza pomada o cera para el cabello para una apariencia brillante y mojada. Utiliza arcilla para el cabello para un tono mate más natural.
    • Gel: a diferencia de la pomada, el gel contiene alcohol que seca tu cabello y lo mantiene fijo. Para una fijación más fuerte, aplícate el gel al cabello mojado.
    • Pegamento para cabello: ¿alguna vez te has preguntado cómo hay personas que mantienen sus mohicanos tan derechos? Probablemente usen alguna variación de pegamento para cabello, que provee la fijación más fuerte posible. Ten cuidado con la consistencia del producto y lávate el cabello completamente.
    • ¡Pídele consejos a tu estilista! Él o ella sabrá qué no se ve bien.
  4. Peina tu cabello con el estilo que más te guste. Quizá necesites experimentar un poco para encontrar el peinado que se adapte mejor a tu cara y a tu estilo, pero al final encontrarás una apariencia que funcione diariamente. Toma en cuenta las siguientes opciones:
    • Hazte la raya. Puedes hacerte la raya del cabello justo a la mitad, a un lado o no hacerlo. Intenta algunas formas diferentes y mira si te gusta.
    • Peina tu cabello en una dirección, en lugar de hacerte una raya. Puedes peinarte la parte de arriba de tu cabello hacia un lado. Si está particularmente corto, intenta peinarlo hacia adelante. Si lo tienes largo, puedes peinarlo hacia atrás o con las puntas hacia arriba. Te lo reiteramos, prueba estilos diferentes.
    • Si tienes el cabello largo, puedes intentar ponerlo en una cola de caballo, peinándolo para que quede enfrente de tu cara o peinándolo hacia atrás y solo fijando la parte de arriba.
  5. Lidia con la calvicie (opcional). Si estás algo calvo, puede ser mejor cortar o afeitar tu cabello corto para que la diferencia entre las áreas con cabello y sin él sean menos notorias. Asegúrate de lavarte el cabello justo después de hacer ejercicio, pues no hacerlo puede acelerar la calvicie, además date un buen masaje en la cabeza cada vez que te des un baño.

Ropa

  1. Siempre vístete bien. Sí, ¡todas las mañanas! Incluso cuando te vistas casualmente para un día común y corriente, no te pongas lo que encuentres por ahí. Escoge prendas que combinen y que vayan acorde a lo que vas a hacer.
  2. Compra con un amigo. Cuando te compras ropa, es probable que no te des cuenta de lo que te queda bien o no, al menos porque no puedes verte de cuerpo entero en un espejo. Además, lo que le queda bien a una celebridad o a un modelo en una fotografía podría no quedarte bien a ti. Por eso, pídele a una amiga (o a un amigo) que se vista bien y sepa sobre moda que te acompañe a comprar ropa.
  3. Ponte ropa que te quede bien. La ropa económica que te queda bien se verá mucho mejor que la ropa costosa que no.
    • Pruébate todas las prendas antes de comprarlas y pídele a tu amigo que te mire de todos los ángulos. No te confíes de las marcas estándar, pues solo son una guía aproximada.
    • En general, el dobladillo de los pantalones debe tocar los zapatos, las camisas de manga larga deben cubrir las muñecas y el dobladillo de la cama debe llegar a la cadera. ¡Incluso la ropa interior debe quedarte bien!
    • Prepárate para probarte varias prendas para cada una que termines comprando. Si una tienda no tiene algo que te quede fenomenal, ve a otra, no te conformes con algo que solo se ve aceptable.
    • No compres ropa en Internet. Primero, porque no te la podrás probar, así que es poco probable que te quede bien. Segundo, si no te la pruebas, no sabrás si te queda bien (aunque se vea lindo en el modelo de la foto).
    • No intentes esconder tu cuerpo. Aunque te avergüences de ser muy gordo o muy flaco, intentar cubrirlo con ropa holgada solo te hará ver peor. No tienes que usar ropa que se ajuste completamente a tu forma, pero no debe colgar ni dejar mucho espacio.
    • Si no puedes usar tamaños comunes, busca un sastre económico. Quizá tengas caderas cortas pero piernas largas y no encuentres un par de pantalones que te queden bien en ambas partes. Cómprate ropa un poco más grande de lo que necesitas y busca a alguien que pueda arreglarlo para que te quede a tu medida. Muchos negocios de lavado en seco pueden hacer ajustes a precio justo.
    • Tira o dona la ropa que ya no te quede bien. Quizá te encante esa camisa vieja de la secundaria, pero no debes seguir usándola si ya no te queda bien.
  4. Aprende a acentuar tus mayores atractivos. Te daremos una regla básica sobre la ropa: los colores claros remarcan y los colores oscuros disimulan. Por ejemplo, si te gustan tus hombros pero no estás tan seguro de tus piernas, podrías ponerte unos jeans oscuros y una camiseta de color claro.
  5. Descubre qué colores te quedan mejor. El color adecuado hará que tu piel se vea asombrosa, mientras que el incorrecto la hará ver pálida o poco atractiva. A continuación algunas pruebas básicas que puedes hacer:
    • Determina si te ves mejor con blanco o sin blanco. Prueba sostener una camisa totalmente blanca bajo tu cabeza y luego una que no sea blanca. Si eres como la mayoría de las personas, te verás notablemente mejor con una en vez de la otra. Una vez que lo decidas, apégate a lo que te funcione.
    • Determina si te queda mejor el negro o el café. Esto no es tan simple de decidir como con el blanco, pero algunos se ven notablemente mejor en negro y no en marrón y viceversa. Cuando te decidas por uno, no mezcles los colores. Por ejemplo, no uses zapatos cafés y cinturón café con pantalones negros. Ponte zapatos negros, pantalones negros y cinturón negro o todos marrones.
    • Trata de determinar si prefieres los colores "cálidos" o "fríos". Los colores fríos consisten en los azules, morados, verdes oscuros y rojos basados en azul, mientras que los colores cálidos consisten en los amarillos, naranjas, cafés y rojos basados en amarillo. Para averiguarlo, busca algo que sea rojo con azul y algo que sea amarillo con rojo, y sostenlos cerca de tu cara. ¿Cuál se ve mejor con tu tono de piel? (si necesitas más ayuda en determinar los colores cálidos o fríos, busca en línea un círculo de colores que te lo muestre).
  6. Pon algunas prendas básicas en tu guardarropa. Estas no deben pasar de moda rápidamente y deben estar hechas de materiales de calidad que duren varios años, por ejemplo: camisetas polo de color sólido o una camisa de botones, jeans azul oscuro, camisetas lisas blancas y negras (sin logotipos ni diseños gráficos), un saco de color sólido, un pantalón de vestir oscuro, una chaqueta oscura que te ajuste bien y unos tenis blancos. Siempre podrás lograr un conjunto presentable con estas piezas.
  7. Lava tu ropa regularmente. Algunas prendas de ropa pueden soportar varios días de uso antes de que se ensucien (como chaquetas o jeans), pero las camisas, ropa interior y calcetines solo deben usarse una vez antes de lavarse. Prepárate un horario para lavar tu ropa y no pases parte de la mañana buscando algo limpio por todos lados.
    • Cuando laves tus camisas y pantalones, ponlos en la secadora hasta que estén ligeramente húmedos, luego cuélgalos en perchas (o extiéndelos) hasta que se sequen.
    • De preferencia, plánchalos también antes de que estén completamente secos. Incluso los jeans son mejores cuando están planchados.
    • Guarda tu ropa (que no sea interior) en perchas o bien doblada para que no se arrugue.

Tener una presencia atractiva

  1. Practica una buena postura. Quizá parezca irrelevante, pero pararte derecho hará que te veas confiado y en control de ti mismo, algo que los demás encuentran atractivo. Mantén tus hombros cuadrados, tu columna recta y trata de centrar la cadera con los pies. Camina con confianza y no arrastres ni cruces tus pies. Tampoco mires fijamente el suelo ni pongas tus manos en los bolsillos, sino parecerás tímido y nervioso.
  2. Sonríe. Ofrecerle una sonrisa genuina a alguien es una de las maneras más sencillas para que te veas más atractivo instantáneamente. Practica sonreír frecuentemente y trata de pensar para que tu sonrisa sea fácil de obtener.
    • Desarrolla un cálido sentido del humor. Encuentra alegría y risas en los aspectos más ridículos de la vida y no temas señalarlo a los demás. Intenta mantener tus chistes lejos de temas que hagan referencia a funciones del cuerpo, actos sexuales o que sean discriminatorios.
  3. Haz contacto visual. Cuando hables con alguien (especialmente con alguien que te guste), demuestra que estás interesado y atento al mirarle a los ojos constantemente.
    • Usa el contacto visual para coquetear. Lanza varias miradas a alguien sentado cerca de ti o a alguien al otro lado de la habitación hasta que te vea. Mantén el contacto visual por un segundo, sonríe y luego mira a otro lado.
  4. Sé un caballero. No tienes que llenar una camisa con musculatura para mostrar interés y consideraciones básicas para otras personas. Di "por favor", "gracias" y "disculpa", además trata de mostrar cortesía sosteniendo la puerta para las personas que caminan detrás de ti.
    • Sé respetuoso con los demás. No los derribes por sus creencias y no seas agresivo de manera innecesaria. Si alguien trata de empezar una confrontación contigo, solo vete de ahí calmado. Esto demuestra que no te rebajas al nivel de la otra persona.
    • No digas malas palabras ni hagas comentarios crudos en público. Está bien relajarse un poco con los amigos o la familia, pero evita hablar así con personas que no conozcas bien.
  5. "Aprende a llevar una conversación. Ser un conversador competente puede ayudar a que las personas se sientan cómodas y relajadas contigo. Aprende a preguntar cómo está alguien de manera casual y deja que eso los lleve a otros temas de conversación. Haz preguntas abiertas (por ejemplo, en lugar de decir "¿Tienes planes para el fin de semana?, que puede responderse con un sí o no, mejor pregunta "¿Qué harás este fin de semana?") y aléjate de los temas conflictivos como la política o la religión.
    • Para mejorar tus habilidades de conversación, prueba entablar una charla con un extraño la próxima vez que estés esperando en público en la parada de autobús o en la fila de la tienda de abarrotes. Si puedes obtener una sonrisa genuina y unas cuantas frases de conversación de la otra persona, lo estarás haciendo bien.
  6. Habla clara y cuidadosamente. Cuando hables con los demás procura no murmurar o apresurar las palabras. Haz enunciados completos y evita abrir tu boca antes de que ya hayas pensado claramente lo que vas a decir. Esto te evitará muchas vergüenzas.

Cuidar tu cuerpo

  1. Come bien. Apegarte a una alimentación saludable te puede ayudar a evitar el mal aliento y el mal olor corporal, además te mantendrás sano y en forma. Prueba incorporar las siguientes recomendaciones en tu alimentación:
    • Evita la comida chatarra y los alimentos altos en azúcar. No hay problema de vez cuando, pero no debes consumirlo diariamente. Trata de limitarte a cantidades modestas de gaseosas, cerveza, barras de dulce, papas fritas y otros alimentos chatarra a solo una vez por semana.
    • Come muchas frutas y verduras. Lo has oído cientos de veces, pero comer muchas frutas y verduras es vital para una alimentación saludable. Trata de comer fruta fresca (como manzanas, naranjas y peras) como bocadillos y trata de comer al menos una verdura en la comida y en la cena.
    • Aprende a preparar tu comida. Comienza con cosas simples como huevo duro, emparedados y ensaladas, cocina hamburguesas y cortes de carne, calienta vegetales congelados, hierve arroz y pasta. Esto te hará ahorrar dinero, mejorar tu salud e incluso impresionar a la gente.
  2. Haz ejercicio. La actividad física constante no solamente ayuda al cuerpo a verse más atractivo, sino que también sube los ánimos y mantiene la salud para no enfermarse seguido. Programa un plan de ejercicio para ti y apégate a él. A continuación te brindaremos algunas sugerencias para comenzar:
    • Haz los estiramientos básicos, sentadillas, flexiones y otros ejercicios todos los días. Mantente constante con el número de repeticiones. Luego, cuando tus músculos mejoren, aumenta el número de repeticiones y verás los resultados.
    • Prueba diferentes planes de pesas. Trata de hacer todo lo que puedas, pero no te excedas y dale a tus músculos días de descanso para sanar y construir músculo. Levantar pesas todos los días de hecho puede ser malo para la salud. Eso sí, no temas verte demasiado tonificado. Los fisicoculturistas de las revistas se ven enormes porque levantar pesas es lo único que hacen para vivir. Procura que no pase lo mismo contigo.
      • Los levantamientos básicos son la prensa con banca, la sentadilla, la prensa militar, levantamiento de peso muerto y las mancuernas. Si necesitas más trabajo en el pecho, considera hacer la prensa inclinada. Si quieres hacer ejercicios de levantamiento más explosivos, considera el "power clean" o la prensa de empuje. Si aún no es suficiente, considera hacer la barra, trabajar tiras o las variantes de las mancuernas. Si tienes una membresía a un gimnasio, excelente, utiliza la barra y las máquinas como complemento.
    • Camina, trota, monta tu bicicleta o corre por 30 minutos o unos 1,5 a 3 km (1 o 2 millas) (si vas en bicicleta, corres, trotas o caminas a la escuela o al trabajo, entonces trabaja sobre tu estómago, piernas y espalda). Esto le ayudará a tu sistema corporal a ser más flexible y a ser propenso a cumplir mayores objetivos.
    • Considera ejercitarte en la mañana. El ejercicio ayuda a la piel a verse mejor durante el día. Solo asegúrate de ducharte al terminar. A veces, tras el ejercicio, llegarás a sudar y todo ese sudor no olerá bien. Dúchate después para estar completamente limpio y detener el mal olor.
  3. Aumenta tu inteligencia. Para algunas mujeres, nada es más atractivo que un hombre inteligente. Mantente al día con los trabajos de la escuela y esfuérzate mucho para sacarte las mejores calificaciones. Lee todos los días, lee también el periódico para estés al día con los acontecimientos actuales.

Consejos

  • Siempre toma en cuenta cómo se sienten los demás. Si hablas de ti mismo todo el tiempo, es más probable que no tengas a nadie más que a ti mismo.
  • Nunca seas grosero o trates de menospreciar a otros en público, sino podría enviar un mensaje negativo sobre ti, así que sé amable.
  • Si te salen una o dos espinillas, no te obsesiones por ello. A todos les salen por lo menos algunas durante su desarrollo. Siempre y cuando no actúes como si fuera algo grave, la gente no las notará. Para las espinillas ocasionales, es mejor olvidar los medicamentos antiespinillas y limitarse a ponerse un paño caliente sobre las espinillas cada ciertas horas. La mayoría dura unos pocos días, a menos que la piel se irrite y se infecte.
  • ¡Trata de no pasar demasiado tiempo frente a la televisión! Hacerlo reduce la cantidad de parpadeos y reseca los ojos, lo cual podría producirte ojeras. Además, el estilo de vida sedentario puede hacerte subir de peso o incluso estimular algunos malos hábitos (como pasar menos tiempo preparando comida o haciendo ejercicio) que pueden contradecir tu desarrollo personal. La razón exacta por la cual llegaste hasta el presente artículo.
  • Sé valiente ante las mujeres. Ellas adoran cuando están asustadas y puedes mantenerte fuerte y protegerlas.
  • No prestes demasiada atención a la persona que te gusta. Puede verse como "acosador". Háblale y si no le gustas, acéptalo. ¿Por qué desperdiciar tu valioso tiempo deseando lo que no puedes tener? Si actúas con dignidad, la dejas tranquila y desarrollas interés en otra persona, quizá le gustes después.
  • Mientras tratas de impresionar a la persona que te gusta, nunca, bajo ninguna circunstancia, señales tus defectos si no ha dicho nada. Probablemente no los haya notado y estarás degradando su opinión sobre ti al hacerlo.
  • No hagas un cambio tan repentino a vestirte mejor, sino te verás como un impostor. Haz un cambio gradual durante un mes y asegúrate de tener los amigos y la actitud que coincidan.
  • No escupas al piso cuando caminas.
  • Suénate la nariz. A nadie le gusta un chico que olfatea fuerte y la mayoría sentirá asco si ve un moco en la nariz. Así que evítalo, lleva un pañuelo contigo y asegúrate de usarlo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página