Cómo escribir un cuento policíaco

¿Quieres escribir un cuento policíaco? Aquí encontrarás algunas instrucciones para comenzar. Sigue leyendo.

Pasos

  1. Elige una época para el cuento policíaco. Puede ser cualquier época, cualquier lugar, desde el antiguo Egipto hasta el futuro o podría ser en cualquier planeta imaginario en una nueva galaxia.
    • Investiga un poco sobre lo que haya sucedido en algún país, cualquier tipo de asesinato o caso extraño conocido. Si el caso nunca se cerró, puedes escribir el final de la forma que prefieras.
  2. Desarrolla la personalidad de tu detective. Puede ser firme, exhaustivo, paciente o incluso puede ser el asesino del cuento. Responder todas las siguientes preguntas puede ser innecesario. Sin embargo, ser minucioso en este paso puede ayudarte a escribir una historia creíble basada en un personaje principal completo y desarrollado.
    • Piensa en lo básico. ¿Es hombre o mujer? ¿Cuál es su nombre? ¿Cuántos años tiene? ¿Cuál es su apariencia (color de cabello, de ojos y de piel)? ¿De dónde es? ¿En dónde vive cuando comienza la historia? ¿Cómo se vuelve parte de la historia? ¿Es una víctima? ¿Es la causa de los problemas en la historia?
    • Desarrolla una familia para el personaje. ¿Tiene padres? ¿Hermanos? ¿Pareja? ¿Hijos? ¿Otras relaciones? ¿Grupos socialmente problemáticos? Que sea un personaje que pueda saberlo todo pero que haya desaparecido. ¡Hazlo tan normal o interesante como desees!
    • ¿Qué tipo de vida lleva? ¿Es famoso o apenas está comenzando? ¿Es inesperadamente inteligente? ¿Qué clase de misterios resuelve (asesinatos, robos, una combinación de ambos u otros tipos)?
    • Desarrolla sus gustos. ¿Cuál es su frase favorita? ¿Cuál es su color favorito? ¿Lugar favorito? ¿Refresco favorito? ¿Libro favorito? ¿Programa de televisión favorito? ¿Película favorita? ¿Música favorita? ¿Comida favorita? ¿A qué le tiene miedo? ¿Qué tan práctico es? ¿Usa alguna fragancia y, si es así, cuál? ¿Fuerte, suave, agradable o desagradable?
    • Idéale una religión. ¿Tiene alguna religión? Si es así, ¿cuál? ¿Inventó una o combinó varias como mejor le pareció? ¿De qué forma esto influencia sus acciones? ¿Es supersticioso?
    • Desarrolla sus relaciones. ¿Tiene muchos amigos? ¿Un mejor amigo? ¿Es romántico? ¿Cuál es la primera impresión que da? ¿Le gustan los niños? ¿Le gustan los fumadores? ¿Le gusta leer?
    • ¿Cómo se viste? ¿Usa maquillaje o tinte para el pelo? ¿Tiene aretes o tatuajes en alguna parte del cuerpo? ¿Qué tan atractivo es y qué tan atractivo cree que es? ¿Hay algo que quisiera cambiar o algo con lo que esté particularmente contento? ¿Cuánto tiempo dedica a pensar en su apariencia?
    • Aunque esto puede parecer mucho por lo que preocuparte para un cuento, desarrollar los personajes al máximo es una parte esencial de escribir una buena historia.
  3. Piensa en una trama y un misterio.
    • Usa las preguntas "¿quién?", "¿qué?", "¿cuándo?", "¿dónde?", "¿por qué?" y "¿cómo?" para comenzar: ¿quién cometió el crimen y por qué lo hizo? ¿Cuál fue el crimen? ¿Cuándo sucedió (en la mañana, en la tarde, en el medio de la noche)? ¿Dónde sucedió? ¿Cómo lo hizo?
    • Usa este esquema para hacer un boceto más completo de la trama con la mayor cantidad de detalles que se te ocurran. Para este momento, las ideas para la trama deben estar cocinándose en tu cerebro. No te preocupes por ponerlas en orden, ¡solo ANÓTALAS en algún lugar para que no se te olviden!
  4. Piensa en la escena del crimen. Esta es una parte especialmente importante de la historia, así que tómate el tiempo de desarrollarla completamente. Intenta describir cada detalle para que el lector pueda imaginarse la escena. ¿Cómo se ve? ¿Es diferente durante el día a durante la noche? ¿Cuáles son las diferencias entre la primera y la segunda escena del crimen? ¿Cuáles son los detalles del crimen? Es posible que quieras escribir un primer borrador de esta escena para obtener una idea básica.
  5. Crea un antagonista. Regresa y observa las preguntas que te hiciste para el protagonista y desarrolla la personalidad del antagonista lo más completamente posible. Piensa sobre todo en su relación con el protagonista.
  6. Piensa muy a fondo en el misterio, los sospechosos, los antagonistas, etc. Asegúrate de que tengas todo en orden antes de comenzar a escribir.
    • Haz una lista de los sospechosos. Detalla su personalidad básica usando algunas de las preguntas en el paso 1.
    • Haz lo mismo para los testigos y cualquier otro personaje.
    • ¡Asegúrate de tener en mente cómo se resuelve el misterio!
  7. Piensa en el tipo de trabajo de investigación. El trabajo de investigación debe ser bueno. Desarrolla cómo tu protagonista en última instancia resuelve el caso, teniendo en mente su personalidad y cualidades. Asegúrate de que no sea cursi ni demasiado obvio.
  8. Comienza a escribir. Comienza con un capítulo introductorio o dos para presentar a los personajes y el escenario. Luego haz que suceda la escena del crimen.
  9. Introduce a los sospechosos y los testigos (por ejemplo: "Ana entró a la oficina. Era una mujer alta, de piernas y manos delgadas. Su rostro parecía un diamante…"). Asegúrate de darle al lector una imagen vívida de cada uno.
  10. Crea suspenso. Mientras más suspenso crees, la historia será más interesante. Haz que el protagonista se quede atrapado en un par de situaciones y obstáculos que parezcan imposibles. ¡No hagas que el misterio sea muy fácil de resolver!
  11. Lee libros de misterio para obtener más ideas. Hay muchos en las bibliotecas o, si vas a comenzar a dedicarte seriamente a escribir historias de misterio, debes comprar una buena colección de libros de misterio.
  12. Al final, revela el motivo del crimen. Asegúrate de que el final esté claro en cuanto a quién cometió el crimen y por qué, y cómo se resolvió. No hay nada peor que dejar una historia de misterio extremadamente confusa en cuanto a lo que sucedió.
  13. Revisa el cuento por lo menos dos veces y asegúrate de que no haya inconsistencias. Reescribe las cosas según sea necesario y fraséalas de forma distinta para hacerlas más interesantes. Corta tantas cosas como sean necesarias. ¡Sé despiadado! Quieres que tu cuento sea lo mejor que pueda ser.

Consejos

  • Siempre escribe, revisa y revisa otra vez. Debes revisar tu cuento por lo menos 3 o 4 veces para asegurarte de que tenga sentido.
  • Es posible que quieras conseguir un cuaderno grande para escribir todas tus inspiraciones mientras trabajas en el cuento. Escribe la historia final en la computadora.
  • Observa a todos y a todo. No sabes de dónde puede venir tu siguiente idea para la trama, así que ¡mantente alerta!
  • Idea un buen título para el cuento. Debe ser lo más atractivo que se te pueda ocurrir. Si necesitas ayuda, pídele ideas a la gente (no tiene que ser solo a tus amigos). Puede ser muy obvio o muy vago. Haz que el título parezca decir todo sobre el cuento pero que no revele el punto principal. Los títulos vagos pueden ser geniales. Asegúrate de que sea un título que interesará a tu lector. Por ejemplo, "El gran misterio" suena como un escritor de kindergarten, mientras que algo como "Misterios de la medianoche" suena muy dramático. Dice algo sobre el cuento (algo sucede a la medianoche) pero no dice de qué se trata.
  • No uses la misma palabra una y otra vez. Reemplázala por un sinónimo.

Advertencias

  • No te excedas y escribas una trama tan intensa que termines escribiendo más de lo que deberías. Es un cuento de detectives, ¿recuerdas?
  • Sé original. Copiar a otros puede hacerte sentir bien, pero tienes que entender que ellos pueden haber dedicado mucho esfuerzo a su trabajo y no les gustaría para nada que te copies de ellos. Esto también podría llevar a que te multen.
  • No agregues "que" en cada oración. Tampoco escribas "él dijo y yo dije y salté y caí". Intenta explicar cada detalle o, de otro modo, tu cuento será tan aburrido y común que tú mismo te cansarás de escribirlo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página