Cómo negociar un salario inicial alto

Incluso cuando te las has arreglado para conseguir el trabajo de tus sueños, todavía queda pendiente el tema del salario. ¿Es posible negociar un salario inicial alto? Sí, es posible, siempre y cuando tengas una idea de tu propio valor y sepas bien cómo presentar tu propuesta. He aquí algunas sugerencias para ayudarte en el camino de la última negociación antes de ocupar tu nuevo puesto.

Pasos

  1. Supera cualquier reticencia a pedir un salario elevado. Si eres del tipo de persona renuente a pedir más dinero por razones que van desde el miedo a preguntar hasta un problema de autoestima o falta de confianza en tu capacidad, es hora de que enfrentes tus miedos. Estar agradecido por obtener un trabajo en tiempos difíciles, sentirte ansioso por recibir un "no", o no querer ser reprendido simplemente por preguntar no son buenas formas de abordar el asunto. Cualquiera que sea la razón que te detiene, lo es también de que no vayas a obtener el mejor trato. A continuación hay algunos factores en común que impiden a la gente negociar de la mejor manera:
    • Miedo: probablemente la razón más común por la que las personas no solicitan un aumento del monto inicial tiene que ver con diferentes miedos; a ser rechazado, a parecer muy agresivo, al resentimiento de tus futuros jefes y a sentirte mal si la respuesta es negativa. El miedo es un asesino de todas las cosas buenas de la vida y mientras más temprano lo enfrentes, mejor será para ti, mental y financieramente.
    • Justificar el salario ofrecido: Decirte a ti mismo que el salario ofrecido es suficientemente bueno, que no necesitas más o que amarás el trabajo tanto que el dinero que ganes será suficiente, etc., son todas “excusas”. Excusas para no hacer el intento, ni comprometerte, ni negociar. ¡Mereces más que eso! Después de todo, ¿acaso te apasiona tanto el trabajo que lo harías gratis? No, claro que no ¡pues no se trata de "esa" clase de pasión!
    • Humildad: Un poco de humildad siempre está bien, pero no la vale la pena ser un pisado toda la vida, especialmente cuando tu bienestar está en juego. Preocuparse por ganar más que tus amigos o familiares, no ser visto como alguien humilde o infravalorarse por ser talentoso y no tener que esforzarte tanto no son signos saludables de humildad––solo son maneras de desanimarte a pedir un aumento. ¡Ya existirán múltiples oportunidades para demostrar tu humildad cuando tu jefe tome todo el crédito por tu trabajo! Si realmente tienes un problema con no ser visto como alguien humilde, practica agradeciendo a aquellos capaces de actuar antes de lo que lo solicites, de esa manera, puedes evitar la preocupación de no ser considerado con los demás o sentirte culpable innecesariamente.
    • Falta de autoestima: Sentirte inseguro sobre el valor de tu trabajo, decirte a ti mismo que los demás son más inteligentes o dignos, o que merecen ganar más que tú, es la peor manera de desanimarte. ¡Detente, antes de que caigas en el anonimato!
    • Falta de confianza: Esto viene unido a la falta de autoestima, el miedo y la humildad. Preocuparte por ser rechazado por preguntar o parecer demasiado agresivo o vulnerable. Esto es una forma poco asertiva de comenzar una relación laboral, y ellos lo notarán. ¡Al menos, considera la idea de solicitar un curso de asertividad como parte del trato si no tienes el valor para pedir dinero contante y sonante!
    • Apatía: Sentirte indiferente al respecto. Quizás experiencias pasadas te han enseñado que es una pérdida de tiempo intentarlo. El problema con la apatía es que se cuela en todos los aspectos de tu vida cuando la has dejado entrar. Sácala de ti cuanto antes.
    • Ideas sesgadas: Alguna personas todavía creen en clichés y tienen prejuicios acerca de ganar más dinero, como que los ricos son esnobs o codiciosos, los asuntos del dinero son una molestia o implican rebajarse uno mismo para tratarlos o que esto puede afectar la relación con tu jefe o tus demás compañeros de trabajo. Si tienes cualquiera de estos puntos de vista sesgados, date cuenta que estos no hacen sino detenerte ¡deshazte de estos prejuicios ahora! Tu cuenta de banco te lo agradecerá.
  2. Ármate de valor. En primer lugar, si no lo solicitas, tu futuro empleador no va hacerlo por ti, ellos no leen la mente, ni tampoco es como si de pronto vayan a subir su oferta sin que estén presionados a hacerlo. Recuerda que si bien un "no" es una de las posibles respuestas, también lo es un "sí", "veremos qué podemos hacer con ello", y "¿qué tal un acuerdo?". En cada caso, el empleador va a escucharte, midiendo tu voluntad de comprometerte y buscar lo mejor, algo que extrapolará sobre tu desempeño en el trabajo en lo que respecta a ofrecer y recibir lo mejor para la compañía. Aún si la respuesta es un "no", has abierto la relación laboral con un mensaje positivo de asertividad y valor, y eso será tomando en cuenta cuando llegue el momento de hablar sobre aumentos salariales en el futuro, es decir, que eres alguien para ser tomado en serio.
    • Si no lo solicitas, potencialmente perderás una cantidad de dinero que alguien más audaz tomará. ¡Sé tú el más audaz!
    • Después de discutir el pago en la primera etapa de tu relación laboral, tendrás una noción clara de qué es lo que se espera de ti en relación a ganar más dinero a través de aumentos de salario. Esta es una muy buen posición para empezar.
  3. Construye tu propuesta señalando exactamente lo que tu empleador debe tener en cuenta para determinar si debe aumentar su propuesta salarial. En primer lugar, considera "aquello" que te hace especial y valioso (a parte haber sido elegido para el puesto). Se trata de establecer tu valor como profesional, y de aclarar y confirmar cuales son los motivos para solicitar un aumento. Compara tus "habilidades y experiencia" con la de otras personas que laboran en el mismo campo y anota los factores clave que demuestran que en esos aspectos estás por encima de los demás. Particularmente, selecciona tus fortalezas sobresalientes y que demuestran tu estilo incomparable, talento y capacidades. Aún cuando algunos de estos ya se encuentren explicados en tu CV y en la entrevista, siempre habrá algunos hechos más concretos que puedes presentar para ganarte a tu futuro jefe, y además esta es una buena oportunidad para mostrar de forma completa y detallada la evidencia de tu valor frente al de tus compañeros. Para esto considera lo siguiente:
    • Tu nivel y grado de experiencia en campo.
    • Tu formación académica, incluyendo la que cursas actualmente y la que esperas cursar.
    • Tu habilidad para captar nuevos clientes o usar tu red de contactos.
    • Tu nivel de conocimientos acerca de tu futuro empleador, junto con el de los competidores y cómo tomar ventaja de ello en favor de tu nueva empresa.
  4. Lo siguiente es investigar. No puedes negociar sin los hechos. Más aún, nunca puedes asumir que tu nuevo empleador lo tiene todo a la mano ¡a ellos no les pagan para velar por tus intereses! Una vez que sea claro que has obtenido el trabajo, es tiempo de saber lo que otros en tu posición "ganan" en la industria. Junto con tu experiencia y conocimientos específicos, esto debería darte una idea justa y objetiva sobre cual es un buen sueldo para tu posición y también si la oferta recibida es razonable, si está por debajo del promedio o es magnífica (¡se presume que calificar de "magnífica" a una oferta salarial es una reacción poco común!). Busca hechos concretos que respalden tus afirmaciones. Algunas cosas que debes hacer son:
    • Revisa guías salariales (algunas se encuentran en línea, pero si tienes dudas pregunta en tu librería local).
    • Habla con tus maestros y antiguos jefes.
    • Habla con tus colegas para ver si pueden señalas las habilidades que, en su experiencia, son las que más destacan y pregúntales cómo han demostrado esas habilidades anteriormente.
    • Si es relevante, habla con clientes para obtener su opinión con respecto a tu valor
    • Mira el historial de pago de la empresa a los empleados en tu puesto.
    • Se recomienda que aproximes una cifra razonable para sugerirla a tu futuro empleador. Es más difícil decir que no a una específica, bien pensada y justa cifra que a una solicitud imprecisa del tipo "el cielo es el límite".
  5. Practica. Si eres de la clase de personas que se ponen nerviosos cuando preguntan por algo y encuentras este asunto de negociar el salario aún más difícil que asistir a la entrevista en donde obtuviste el puesto, entonces invierte un poco de tiempo practicando la forma en que lo pedirás. Párate frente al espejo y, en voz alta, expón tus motivos para solicitar un aumento, la cifra sugerida y tus reacciones a posibles respuestas, incluso un rechazo. Este es el momento para desarrollar tu "estrategia de juego" en la libertad de tu propio espacio.
    • Ten a un amigo de confianza fingiendo ser el jefe al otro lado. Pídele que responda a diferentes escenarios de tal manera que puedas practicar cada uno, desde el "sí, por supuesto, incrementaremos tu salario" hasta el "de ninguna manera" y también " el "necesitamos pensar sobre esto".
    • No complique el asunto. Más simple es mejor y la respuesta debe ser positiva, sea cual fuere la respuesta del empleador.
  6. Empieza a negociar. Conoce el salario más bajo que estarías dispuesto aceptar y el más alto que quisieras (para ello, mira el siguiente paso sobre razonabilidad). Luego, empieza siempre con una cifra más alta de la que pretendes, esto significa conocer de antemano cual es tu monto base. Esto proporciona un margen para negociar montos menores y llegar a un "acuerdo". Si tienes suerte, será justamente el que querías.
    • Toma esto como una operación comercial, pues eso es lo que es. Aunque es personal para ti, es un asunto impersonal para la empresa, que solo quiere tenerte sentado detrás del escritorio tan pronto como sea posible al mejor precio. Esta es otra oportunidad para promocionarte frente a ellos con la seguridad de saber que ya tienes el trabajo, así como una ligera ventaja para solicitar un salario más alto antes de aceptar el trabajo.
    • Para aquellas personas introvertidas, rebeldes o tímidas que sienten pánico y desagrado ante la idea de "promocionarse", no deben confundir el promocionar su valor profesional con el valor personal. El valor personal no es lo que se está examinando. Es el valor profesional lo que necesitas pulir en un discurso estándar. Maneja esto como la operación comercial que es y mantén todo en el campo profesional; no estás promocionando lo valioso que eres a nivel personal.
    • Reconoce que un alto porcentaje de empresas esperan renegociar sus propuestas salariales por lo que a propósito ofrecen una propuesta más baja de la que esperen que aceptes. Si bien esto no aplica a todas las empresas (ten cuidado con las organizaciones gubernamentales en donde las escalas salariales son públicas y definidas), ¿por qué no aceptar la posibilidad de que te han ofrecido menos en base a este razonamiento? ¡Haz el intento!
    • Date cuenta que aquellos que piden son escuchados. "El que no llora no mama" es algo real, ahora y en otras operaciones laborales.
  7. Sé realista y razonable. No esperes las estrellas cuando solo te han ofrecido la luna. Un salario alto es una buena meta, pero uno astronómico bordea la codicia o es imposible de cumplir. Nunca solicites un monto por encima del valor tu puesto en el mercado a menos que tengas una razón excepcional para hacerlo. Una vez más, esto se trata de investigar, pero también de usar tu intuición, conocimientos generales y saber escoger el momento correcto.
    • Acepta el hecho de que has obtenido el trabajo como parte del proceso de negociación. Esto es exactamente en lo que tu futuro empleador piensa constantemente y presionar demasiado puede afectar tu causa.
    • Acepta el hecho de que algunas empresas solo pueden permitirse cierta cantidad antes de que "tu talento" se encuentre fuera de su alcance. Ten en mente que aún las empresas más grandes y ricas necesitan ser rentables y no hinchan el salario de sus trabajadores hasta niveles ridículos. De hecho, incrementar los montos salariales es visto actualmente por la mayoría de ciudadanos como una evolución laboral poco saludable y la siguiente década se verá sin duda a la razonabilidad convertirse en un elemento clave al momento de determinar el salario, incluso en el caso de los mejores directores ejecutivos.
  8. Espera que tu futuro empleador pida un tiempo para considerarlo y quizás para que negocien un poco más. Una posibilidad es la potencialmente positiva solicitud de tiempo para reflexionar, seguida por "negociemos un poco más". Tu futuro empleador probablemente no acepte toda propuesta (lo más posible) pero seguramente está dispuesto a transigir. Mira esto como una buena señal y prepárate para negociar.
    • Si te vuelven a hacer preguntas, contéstalas con calma y paciencia aún cuando sientas que te están entrevistando de nuevo. Tal vez tu futuro empleador te está probando para conocer más detalles que le ayuden a tomar la decisión. ¡Solo diviértete!
    • En algunas ocasiones, tu compromiso con la empresa puede ser puesto a prueba. Prueba que has hecho todo lo necesario tanto para la entrevista como para esta solicitud y pasarás esta prueba sin problemas. Solo ten cuidado de no sugerir que tu compromiso es proporcional a tu salario, esto es un asunto delicado, por lo tanto tranquilízalos diciéndoles el entusiasmo que sientes de pertenecer a una empresa que reconoce tus habilidades y experiencia.
    • Si has investigado y juzgas que es apropiado hacerlo, puedes hacer sugerencias de acuerdos durante la negociación que pueden abrir la posibilidad de diferentes tipos de recompensas, como licencias adicionales, tiempo libre para hacer voluntariado, bonos anuales o reservas, una oficina más grande, vuelos a casa si es que trabajas en otro estado, cursos de desarrollo personal, membresías de clubes, un espacio en el aparcamiento, etc. En muchos casos, la empresa puede tener un margen de negociación que no implique recompensas monetarias que ellos estarán gustosos de adicionar a la oferta que te propongan.
  9. Prepárate para la posibilidad de recibir un "no". Conoce de antemano cómo reaccionarás si la respuesta es un "no". Intenta ser amable, pero también intenta pensar más allá de la situación. Reconoce que el empleador se sentó contigo a la mesa de negociaciones con la mejor intención.
    • Recuerda que tú no eres tu salario. Esto no es personal, solo son negocios.
    • Mira los pasos previos para que, en caso de recibir un "no", puedas sugerir otras posibilidades no monetarias.
    • Aún cuando recibas un "no", has hecho muy bien al intentarlo. Has probado que puedes hacer preguntas y conducirte con independencia. Lo vas a hacer muy bien en tu nuevo trabajo.
    • Por último, pero no menos importante, recuerda que un "no" podría ser una forma velada de decir "no por ahora, pero no podemos explicarte el porqué", es decir, la situación económica no lo permite en este momento, pero la empresa no te va a revelar esa situación. Sin embargo, si continuamos en los buenos tiempos, los aumentos futuros pueden compensar el "no" original.
  10. Finaliza la solicitud con una nota positiva, dado que eso será bien recibido por tu futuro empleador. Hayas tenido éxito o no (y en muchos casos no lo sabrás pues la mayoría de empleadores solicitan un tiempo para considerar tu propuesta) da por terminado el asunto con educación y sin rebajarte. Un simple "bien, muchas gracias" es una buena y neutral forma de responder. Mantén la sonrisa, esa amigable y perfecta sonrisa para los asuntos de negocios.
    • No balbucees ni agradezcas la consideración utilizando muchos superlativos. Eso suena a desesperación.
    • Nunca conviertas un "no" en un contragolpe, tal como señalar que sabes que todos los demás en la empresa está ganando más que tú y bla bla bla. ¡Esto es una invitación a que te retiren la oferta de trabajo!
  11. Solicita la oferta por escrito. Sea cual sea la oferta, nunca tomes un trabajo sin que todo lo pactado se encuentre firmado en papel y tinta. Ahora ve, negociador inteligente, ¡tu nuevo trabajo te espera!

Consejos

  • Considera que más tienes para ofrecer. El hecho de que ellos te hayan ofrecido el trabajo indica claramente que te quieren en la empresa. Pero si tienes algo adicional acerca de tu valor como profesional para impresionar a tu futuro empleador, ahora es el momento de mostrarlo. Por ejemplo, tal vez eres capaz de traer dos nuevos clientes a la empresa. O quizás estás dispuesto a asumir la carga de dos clientes adicionales fuera de los que corresponden a tu puesto. Que no se entiendan estas promesas como sobornos sino para dejar claro que tienes una dinámica especial que estás trayendo a la empresa. Prepárate para cumplir estas promesas de todos modos, pues has revelado lo que puedes hacer por ellos y lo considerarán como parte del trabajo que te han dado. En otras palabras, ofrece solo aquello que estás listo para entregar como empleado sea cual sea el resultado de las negociaciones salariales, mientras esperas que esto le muestre a tu empleador tu valor profesional.
  • Si sientes que tu trabajo no está siendo bien pagado, no te preocupes. Al menos tienes un pie en la puerta y el único camino es cuesta arriba, inclusive con respecto al salario. Acepta con alegría que tienes el trabajo e intenta ser el mejor. Existirán nuevas oportunidades para conseguir aumentos, promociones, viajes, etc. que llegarán en el futuro, por no hablar de la experiencia que recibirás y que te ayudará a lograr tus objetivos.

Advertencias

  • Nunca compares las posibilidades que te ofrecen una y otra empresa, especialmente cuando realmente no tienes otra oportunidad laboral (como volver a tu antiguo trabajo). La única empresa con la que negocias podría dejarte ir si empiezas a jugar con estas posibilidades. Recuerda comparar mas no amenazar ni presumir que tienes mejores oportunidades en otros lugares.
  • Solo puedes negociar en el espacio existente entre "tienes el trabajo" y "sí, gracias". Intentar negociar luego de que has aceptado el trabajo está fuera de lugar.

Cosas que necesitarás

  • Comparar tu trabajo con el de tus compañeros en la industria - tarifas salariales y niveles de trabajo similares
  • Una lista con tu trabajo profesional
  • Un espejo (y un amigo quizás) para ensayar tu solicitud
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página