Cómo escoger un diamante

La calidad y el precio de un diamante se determinan por cuatro condiciones: el corte, la claridad, el color y los quilates. Al seleccionar un diamante, busca uno que tenga un equilibrio de estas cuatro cualidades sin llevar tu presupuesto al límite. Los diamantes de una calidad perfecta son raros y extremadamente caros pero puedes elegir un diamante ligeramente menos perfecto que de todas formas parezca brillante a simple vista.

Determinar el corte

  1. Elige la forma adecuada para ti y tu presupuesto. Si bien el corte se refiere más a la calidad y el nivel de brillo, la forma es un aspecto del corte. Revisa las formas posibles disponibles en el mercado y elige la que te guste más. Si vas a comprar un diamante para alguien más, pregúntale su opinión antes de elegir una forma o lleva contigo a un amigo o familiar de confianza.
    • Elige una forma popular y clásica si no tienes a nadie a quien preguntar. Las formas más populares son los cortes redondo, brillante, princesa y cojín.
    • Considera una forma no tradicional si el receptor tiene una personalidad no tradicional. También ten en cuenta que las formas menos comunes pueden costar hasta un 30 % menos por el mismo peso de quilates y calidad. Las formas menos comunes que de todas formas son bastante populares incluyen los cortes marquesa, ovalado, pera y corazón.
  2. Elige el corte de la mayor calidad que puedas costear. El corte de un diamante determina la gran mayoría de su brillo y muchos consideran que es el factor más importante al elegir un diamante. Pídele al joyero que te muestre el informe de calificación de diamantes del Instituto Gemológico Estadounidense (GIA, por sus siglas en inglés) para cualquier diamante que consideres comprar. Este informe te dará una calificación aproximada para el corte.
    • Elige un diamante de "corte ideal" para obtener el nivel más alto de perfección.
    • Elige una calificación de diamante "muy buena" o "excelente" si quieres un diamante ligeramente menos costoso pero que de todas formas sea de buena calidad.
    • Considera una calificación "buena" si quieres equilibrar las demás condiciones y de todas formas ceñirte a tu presupuesto.
    • Nunca compres un diamante con una calificación de razonable a mala, sobre todo para los anillos de compromiso y otros regalos. Los diamantes a estos niveles tienen una falta grave de brillo.
  3. Considera la cantidad de chevrones. El lado del "pavilion" es el lado inferior de un diamante, el cual no es lo suficientemente visible y no tiene un impacto en su estilo centelleante. Los chevrones son de particular importancia al considerar los diamantes de corte princesa. Estas son las facetas del lado del "pavilion" del diamante que rodean al "pavilion" principal. La mayoría de los cortes princesa tienen dos, tres o cuatro chevrones. Mientras más chevrones haya, se reflejará más luz.
    • No hay una cantidad "correcta" de chevrones, solo preferencia personal. Más chevrones dan una apariencia más multifacética, mientras que menos chevrones dan una apariencia más lisa.

Determinar la claridad

  1. Pregúntale al joyero sobre la claridad de cualquier diamante que consideres comprar. Los diamantes están cubiertos de una cantidad considerable de destellos y brillos, lo que hace que las inclusiones sean menos notorias. Los varios niveles de claridad asociados con los diamantes son de F a IF, VVS1 a VVS2, VS1 a VS2, SI1 a SI2 e I1 a I3. Un joyero respetable será honesto sobre la calificación de un diamante y responderá a cualquier pregunta sobre lo que significa esta calificación.
    • Compra diamantes de calidad perfecta (FL) o internamente perfecta (IF) si quieres adquirir diamantes sin ninguna imperfección interna. Sin embargo, estos son muy raros y muy costosos.
    • Considera las calificaciones VVS1 o VVS2 para diamantes de alta calidad con inclusiones muy muy pequeñas que sean invisibles al ojo inexperto, incluso con una lente de aumento diez veces más potente.
    • Considera las calificaciones VS1 o VS2 para diamantes que sean perfectos a simple vista con inclusiones muy pequeñas.
    • Considera un diamante con una calificación SI1 o SI2 para diamantes con inclusiones pequeñas que de todas formas sean invisibles a simple vista pero fáciles de detectar con una lupa. Estas piedras parecen de buena calidad para la gran mayoría de las personas que las observan y también son menos duras con tu presupuesto.

Elegir el color

  1. Compra un diamante que equilibre la falta de color y el precio. Debido a que la mayoría de los tintes son extremadamente difíciles de ver, una calificación de color más alta no hace una gran diferencia en la calidad. Sin embargo, puede hacer una gran diferencia en el precio.
    • Elige un diamante de calificación D (azul blanco) si quieres un diamante completamente incoloro y el precio no es una preocupación.
    • Busca diamantes E o F ("blanco hielo" o "blanco fino", respectivamente) si no puedes costear un diamante D pero de todas formas quieres un diamante que sea incoloro con cualquier banda en cualquier tono de piel.
    • Los diamantes de calificaciones H, I y G se consideran blancos, representando la H el blanco de la mayor calidad. Toma nota de que, si bien estos diamantes parecen completamente incoloros, sí tienen un tono ligeramente amarillo si los miras contra un fondo blanco. Dicho esto, este tono desaparece cuando se engasta en una banda metálica ya que ningún metal es de un color completamente blanco.
    • Aunque de todas formas se ven blancos o incoloros contra la mayoría de los fondos, los diamantes de calificación J a M van desde "plata superior" (J) hasta "Cape ligero" (M), un color plateado más barato. Cuando se engastan en una banda de color, como una banda color dorado, parecen incoloros aunque podrían tener un tono al colocarse sobre metales más blancos, como el platino.
  2. Pregúntale al joyero sobre la fluorescencia de un diamante. La fluorescencia aparece cuando un diamante se expone a la luz ultravioleta pero generalmente no tiene un efecto en un diamante en condiciones regulares de luz. En raras ocasiones, la fluorescencia fuerte puede modificar la apariencia del color de un diamante, a veces ocasionando que se vea lechoso o aceitoso.
    • Considera un diamante con una fluorescencia media o fuerte si tienes un presupuesto ajustado ya que estos diamantes a menudo tienen descuentos.
  3. Considera un diamante "sofisticado", un tipo raro de diamante con una tonalidad especialmente intensa. Esto es para los pudientes ya que estos diamantes son costosos. Sin embargo, sobresaldrán de entre la multitud. Los diamantes sofisticados color rojo y rosado son raros, hermosos y costosos (además de ser los diamantes "sofisticados" más populares).

Comprender los quilates

  1. Toma en consideración el peso en quilates al último. Esto no afecta la calidad del diamante de ninguna manera, así que un mayor peso no necesariamente indica un diamante de mayor calidad. Sin embargo, toma nota de que esto podría no ser posible si tienes un presupuesto ajustado. ¿Quieres un diamante ligeramente más pequeño de una mayor calidad o lo opuesto?
  2. Considera seleccionar un diamante de un tamaño poco común para ahorrar dinero sin sacrificar la calidad. Los tamaños más comunes para los anillos de compromiso son de medio quilate, 1 quilate y 2 quilates. Las personas a menudo eligen pesos comunes, los cuales se conocen en la industria como "pesos mágicos". Debido a que son comunes, el precio de los diamantes de estos pesos generalmente es desproporcionadamente más alto que los diamantes justo debajo del peso mágico. Por ejemplo, un diamante de 0,98 quilates podría ser significativamente menos costoso que un diamante de 1 quilate sin ninguna diferencia visible en el peso.
  3. Si vas a comprar un anillo de compromiso o regalo, averigua qué tamaño prefiere el receptor. No todas las mujeres prefieren muchos quilates. Algunas pueden valorar más calidad que el tamaño mientras que otras pueden estar dispuestas a sacrificar un poco de calidad para obtener un diamante más notorio.
    • Pregúntale al receptor mismo su preferencia.
    • Pregunta a amigos o familiares cercanos sobre la preferencia del receptor.
  4. Considera el tamaño de la mano de quien vaya a usar el diamante si vas a comprar un anillo. Las mujeres con manos más pequeñas pueden preferir el aspecto de los diamantes más pequeños que el de los más grandes, los cuales tienen una tendencia a ser abrumadores. Sin embargo, las mujeres con manos grandes pueden ahogar a un diamante pequeño, haciendo que parezca más pequeño de lo que realmente sea.

Elegir características que vayan con el diamante

  1. Elige una banda metálica. Haz una lista de los metales preciosos y duraderos. Aquí es importante que el material de la banda dure tanto como el diamante. Los metales como el oro, la plata y el platino no solo son hermosos sino que duran años. Elegir entre ellos generalmente es un equilibrio entre la belleza y el presupuesto.
    • El oro es quizás la banda más común ya que se ve muy bien con cualquier diamante o tono de piel. Busca el oro y sus variantes, como el oro amarillo, rosado y blanco, para personalizar el anillo aún más.
    • La plata es otro metal asequible y que queda bien con casi todos los tonos de piel. De las diversas variantes de plata, la plata esterlina es la mejor ya que está compuesta de 92,5 % de plata pura y 7,5 % de aleaciones mixtas. Como tal, es la opción más asequible y es una opción duradera para una banda.
    • Puedes optar por bandas de platino si el presupuesto no es un problema. El platino se considera el más lustroso de todos los metales preciosos y está adquiriendo una popularidad extendida para los anillos de diamantes y de compromiso.
  2. Debes saber que las bandas de una mayor cantidad de quilates son más fuertes y resistentes a los rasguños. Considerar el peso en quilates al seleccionar bandas de oro es importante. El oro de 24 quilates contiene la mayor cantidad de oro puro. Además, debido a la mayor cantidad de oro puro, el oro de 24 y 22 quilates es más suave que el oro de 18 o de 14 quilates, lo que crea una mayor posibilidad de que las joyas se rasguñen o se doblen.
  3. Elige un engaste. Asumiendo que vas a elegir un diamante para un anillo, tendrás la opción en cuanto al engaste en donde lo colocarás. El corte que hayas elegido será un gran factor aquí. Por ejemplo, para un diamante de corte princesa, debes elegir un engaste que proteja las esquinas.
  4. Añade piedras de acento si deseas. Debes asegurarte de combinar el color y la calificación de cualquier diamante de acento con el diamante central, el cual es el punto principal. Estos son generalmente diamantes más pequeños o incluso otras joyas de color.

Comprar un diamante

  1. Establece un presupuesto antes de empezar a comprar. Hacerlo te ayudará a elegir el diamante de la mejor calidad que puedas encontrar por el dinero que tengas. Los diamantes son costosos y los vendedores pueden tratar de venderte más de lo que planeabas comprar si no estás preparado. Haz un presupuesto y cíñete a él.
    • Investiga un poco en línea antes de ir al centro comercial a juzgar precios.
    • No es malo comprar a lo largo de dos días. Usa el primer día para ver precios en diferentes joyerías y luego regresa al día siguiente para hacer la compra.
  2. Investiga. Aprende lo más que puedas sobre la calidad y el precio de los diamantes para evitar que te engañen. Esto también puede ayudarte a regatear un poco, sobre todo si sabes las calificaciones y la información sobre el color mencionada en los pasos anteriores.
  3. Compara precios y revisa en línea para ver si hay ofertas. Visita varias joyerías diferentes para obtener una selección y un rango de precios más amplios. Siempre asegúrate de comparar precios y de que el precio que se te ofrezca sea justo. Es una buena idea comparar cualquier precio que se te cotice en una joyería física con el precio de un diamante idéntico de un vendedor minorista respetable en línea ya que puedes ahorrar hasta el 50 % si compras un diamante idéntico en línea.
  4. Pide ver los informes oficiales de calificación, como el informe del GIA, antes de comprar un diamante. Si bien tu preferencia personal es importante, no permitas que te engañen y te hagan pagar más de lo que quieres. Una vez que sepas que te gusta el diamante, revisa las calificaciones en el informe del GIA antes de pagar una gran cantidad de dinero.

Consejos

  • Si decides comprar un diamante en línea, asegúrate de que los diamantes estén certificados por medio de un laboratorio independiente o que el negocio en donde los compres tenga credenciales. Busca negocios con membresías de sociedades notables.
  • Pregunta por la política de "diamantes libres de conflicto" del vendedor. Muchos minoristas obtienen sus diamantes de laboratorios que toman huellas o registran a los diamantes para asegurar que sean libres de conflicto.
  • Considera a un diamante creado en un laboratorio por encima de un diamante minado naturalmente ya que los diamantes creados en los laboratorios tienden a ser menos costosos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página